La caída de Kirkuk, el fracaso del proyecto burgués para el kurdistán y el fortalecimiento de su opción popular

Lo resaltable de los procesos kurdos en Siria y Turquía es que ambos parten desde una perspectiva popular y contrahegemónica, son feministas, ambientalistas, internacionalistas y, además, se basan en principios libertarios y marxistas para comprender la realidad y actuar frente a la misma, mientras proclaman al Confederalismo Democrático como su base ideológica.

Barrancabermeja en el espejo de Detroit

A primera vista parece que la cálida Barrancabermeja no tiene mucho que ver con la fría Detroit, pero hay aspectos que sí preocupan por lo similar. El primero de ellos es la dependencia de ciudades enteras con una industria en particular, en una fue la automotriz y en otra es la petrolera. La segunda similitud radica en que ambas industrias han entrado en crisis. La automotriz por la competencia de otros países y la petrolera por el agotamiento de sus reservas globales.

Extractivismo, historiografía y dialéctica

Lukács afirma en su gran obra Historia y conciencia de clase, que no estamos condenados a la existencia brutal y cruel que constituye nuestra realidad bajo el sistema capitalista. Esta afirmación esperanzadora se basa en comprender la dialéctica y el método marxista como herramientas descubridoras del cambio y a la vez constructoras de una nueva realidad que tampoco será pétrea, pero que sí será mucho mejor. Es momento de tomar las herramientas.

Uribe y la bandera falsa del Cesar

En estos momentos el Cesar está despertando, las comunidades campesinas y pescadoras están involucradas en acciones directas y pacíficas por la recuperación de sus territorios y por la defensa del medio ambiente; los detentadores de la tierra le temen a ello porque su poder descansa en la inacción de las víctimas de las distintas olas de despojo que vienen efectuado desde generaciones atrás.

El minotauro de Varoufakis

De la misma manera en que los reinos de antaño enviaban esos tributos hacia Creta, a partir de 1971 los países de todo el mundo envían sus ganancias y capitales a los EE.UU., el nuevo minotauro global que supuestamente les asegura la paz y la prosperidad, de la misma manera en que el Rey Minos se las aseguraba a los antiguos habitantes del Mediterráneo.