Circunscripciones de Paz: ¿existirá una vía entre el neoclientelismo y el neoleninismo?

La situación inédita creada por la definición de regiones de atención prioritaria, definidas como circunscripciones de paz, podría ser una oportunidad para la experimentación de nuevos modelos participativos y democráticos de planeación y de gobierno. Sin embargo, el contexto social y político tanto nacional como internacional, que parece oscilar entre neoclientelismo y neoleninismo, no pinta muy favorable a un reforzamiento de la cultura democrática.

Viajar por Colombia: un concentrado del Estado y la política colombianos

En la política y el comportamiento viales se observan tal vez de la manera más evidente la incuria político-administrativa y la sustitución del imperio de la norma jurídica republicana, igualitaria, por un orden sustentado en relaciones de fuerza y jerarquía social, económica y patriarcal (la conducta automotor es un espacio particularmente evidente para la afirmación machista). Situación que se repite seguramente en la gran mayoría de los ámbitos de la sociedad colombiana, si no en todos.

Perder una votación popular es cuestión de método

En la medida en que la élite política no tiene la última palabra en la decisión, se debe orientar el proceso de decisión para que tenga las mayores posibilidades de éxito ante el decisor final: el pueblo en su diversidad. Lo que implica la necesaria búsqueda del más amplio consenso político y social. La práctica del voto popular permite también, por medio de la expresión de las consignas de voto, extender la responsabilidad de las decisiones y de sus consecuencias al conjunto de los actores políticos, y no solo al gobierno.

El regreso del autoritarismo en política: ¿de Erdogan a Ordóñez?

Hace falta una verdadera política de despliegue institucional en las regiones que apunte a una reconstrucción del Estado y de lo público. Los inevitables problemas que ocurrirán en el proceso de implementación de los acuerdos de paz podrán ser aprovechados políticamente por los opositores sociales, económicos y políticos a los acuerdos firmados. En este sentido, la próxima elección presidencial será un momento clave para el país y su futuro democrático. Desde ya se puede vislumbrar la construcción de un proyecto político católico-conservador para encarar las elecciones presidenciales de 2018.

Refrendación, plebiscito e izquierda

A la hora de la uberización de las relaciones económicas, sociales y políticas –es decir de la desaparición progresiva de la necesidad de intermediarios en muchos ámbitos de la vida social– es por lo menos preocupante que la izquierda, que pretende luchar por la emancipación del pueblo, no le apueste a la construcción de una cultura de la responsabilidad democrática por parte de la ciudadanía más allá de la elección de representantes.

Socialismo del siglo XXI: de la esperanza a la decepción

En contraste con las tendencias políticas mundiales, las revoluciones bolivariana (Venezuela), ciudadana (Ecuador) y el Estado plurinacional boliviano, se desarrollaron como revoluciones democráticas de un nuevo tipo que prometían acabar, si no con el capitalismo, por lo menos con su versión neoliberal. Estos países se reconocieron bajo el lema del “socialismo del siglo XXI” para diferenciarlos de vías más socialdemócratas o “moderadas”. Hoy, el escepticismo y la decepción han reemplazado al entusiasmo inicial.

Romper el sentido de la elección: empezando por la Universidad Nacional de Colombia

Hoy en Colombia, el extenso poder de nombramiento directo o indirecto que dispone la Presidencia de la República en las instituciones del país permite considerar al régimen político como siendo más una monarquía administrativa que una república liberal, y aún menos una democracia. El régimen sigue generando y promoviendo conformismo (“gobiernismo”) entre sus sujetos y, a su vez, imposibilita una democratización real de las instituciones políticas y administrativas, ¡inclusive en las “autónomas” como las universidades!

De Jaime Garzón a Charlie Hebdo: la libertad que se asesina

Para buena parte de los franceses, este miércoles 7 de enero 2015 asesinaron a su juventud y a sus utopías olvidadas. Sin embargo, esta institucionalización en la cultura política francesa y francófona no los inmunizaba contra la actual pequeñez de espíritu de la clase política y religiosa, contra los moralizadores de todo tipo que quieren imponer su modo de vida y de pensar, sus costumbres y valores conservadores a toda la sociedad.

La agenda oculta del gobierno Santos: la Alianza del Pacífico y la paz al servicio del neoliberalismo internacional

A pesar de (o más bien debido a) la crisis de 2008 (subprime) en los Estados Unidos, la prolongada recesión europea y el estancamiento de la OMC (ciclo de Doha), los partidarios del ultraliberalismo económico siguen trabajando por la constitución de un espacio de libre comercio global. A nivel internacional cuentan ahora con un nuevo aliado: la Alianza del Pacífico. Con sus socios de la Alianza, el gobierno de Colombia negocia de manera casi secreta un Acuerdo internacional para la liberalización profunda del sector de los servicios. Así lo reveló Wikileaks en junio de este año1.

La izquierda democrática ante sus responsabilidades históricas

Rehusar hacer todo lo posible para que gane este escenario del mal menor, proponiendo el voto en blanco, la abstención o la libertad de voto, es apostarle indirectamente a la victoria del oscurantismo en una “stratégie du pire” o en una estrategia de la tensión buscando “profundizar las contradicciones”, que históricamente ha fracasado, y tomando el riesgo de mandar en los cementerios, en el exilio o en el silencio temeroso a muchos militantes y activistas progresistas, críticos y de derechos humanos (y sabemos que en Colombia no es una metáfora).

Bogotá: sobre evaluaciones y aprendizajes

La izquierda, si no quiere terminar por hacer política de la misma forma que la derecha, y con casi los mismos resultados, debe construir procesos de gestión y de toma de decisión distintos a los modelos jerárquicos y verticales que se instauraron a principios de siglo XX, y que fueron retomados de forma acrítica por la izquierda socialista y comunista con los resultados que conocemos: el social liberalismo europeo o la sociedad burocrática de los antiguos regímenes comunistas.

Bogotá: ¿Lecciones de gobierno para la izquierda?

Petro le hizo un favor grande a la derecha colombiana: logró deslegitimar la capacidad de gestión de la izquierda en el gobierno. Pensó que podía enfrentar las fuerzas políticas, administrativas, económicas y mediáticas contrarias con discursos y ligereza (como mínimo) jurídica y administrativa. No se puede reclamar un respeto estricto al Estado de Derecho, y rechazar su lógica cuando sus normas no le convienen. A fortiori conociendo a sus enemigos.

Comienza el espectáculo político: variaciones liberales de la derecha a la izquierda

Faltando un año para definir el nombre del próximo presidente de la República así como los “representantes del pueblo” para los próximos cuatro años, ya se está instalando el escenario electoral. Los diferentes actores ya empiezan a definir estrategias para hacer parte del casting. El teatro de la República prepara su gran espectáculo.