Perfilamiento: políticas de seguimiento y control en el Código de Policía

Una de las cuestiones más espinosas a la hora de analizar el perfilamiento como una práctica de control es que toda información proporcionada por un dispositivo es susceptible de ser interpretada de manera conveniente para quien la examina. Al desconocer que se es blanco de seguimiento y que la información producto de este puede ser interpretada de cualquier forma, se pueden cometer graves abusos.

Cuando no hay mal menor

Por donde se mire, entre el magnate y la ex-secretaria del Estado no había mal menor. Ahora que muchos han salido a protestar contra la feroz amenaza que representa Trump, la pregunta incómoda e inevitable es: ¿por qué no sucedió antes? Desde el momento en el que Sanders salió de la contienda electoral, la catástrofe por venir era evidente.

Chocó, la paz prometida

El anuncio de la culminación de las negociaciones entre las FARC y el gobierno tiene que poner nuestra mirada en las regiones que han sufrido (y siguen sufriendo) el flagelo del conflicto; ahora, sin las FARC, los esfuerzos deben concentrarse en erradicar el paramilitarismo que ha estado, desde siempre, de la mano de la desmedida y brutal explotación de recursos naturales en regiones en las que existe una intervención estatal muy dudosa.

Software libre: una lucha imprescindible

Es crucial insistir en la manera en que el movimiento por el software libre se vincula con un sentido profundo de la educación y la formación política. No solamente deberíamos tener a nuestra disposición la información suficientemente acerca del funcionamiento de los programas, los sistemas operativos, las aplicaciones o los artefactos: conocerlos implica que podamos ponerlos al servicio de otros, un servicio basado en la solidaridad y no un espíritu acumulador, acaparador o controlador.

Eros agónico en la era “del placer”

Todas nuestras experiencias vitales están profundamente trastocadas bajo este régimen: la sexualidad, en particular, es sometida a la regla pornográfica que, en nuestros días, se ha convertido en la fuente de normalización del sexo. Aquí y allá vemos cómo se comercia con los atributos sexuales pues hace parte de las presuntas libertades que ofrece el sistema, la ‘libertad del placer’.