¿Es Álvaro un hablamierda?

La relación de Álvaro con la verdad es problemática. Su discurso es incongruente y ventajoso. Le han dicho mentiroso, embustero y mezquino. Daniel Coronell le dice oportunista e hipócrita. Santiago Gamboa lo acusa de ser el precursor en Colombia de la política de la “post-verdad”. Sin embargo, no todo discurso deshonesto es mentiroso. El discurso deshonesto, sobre todo en política, puede llevarse a cabo mediante mecanismos sutiles de desubicación, manipulación y engaño. Conocerlos será útil para contrarrestarlos.

Tecnocracia, ignorancia y propaganda

Existe una tensión alrededor del uso propagandístico de la experticia. Por un lado, la figura del experto ha servido como mecanismo para diferir las preocupaciones e intereses populares y así postergar el compromiso democrático. Por el otro, el rechazo a la experticia y a la investigación plantea al experto como un enemigo abstracto y promueve la desinformación y la ignorancia. Ambas estrategias apuntan a rehuir y evitar la autonomía deliberativa y a sortear el funcionamiento apropiado de la deliberación democrática. La lucha contra la propaganda tecnócrata no es la lucha contra la experticia, sino contra la propaganda.