La paz en Colombia. Tres comprensiones

Las actuales negociaciones de paz entre las FARC-EP y el gobierno nacional, así como el eventual proceso con el ELN, muestran una situación particular. Hoy las fuerzas en conflicto no dialogan en medio del empate militar, pues la insurgencia ha recibido fuertes golpes que la han debilitado. También parece improbable que las fuerzas militares puedan aniquilar completamente a la guerrilla, pues ésta aún tiene alta capacidad operativa e incluso muestra control territorial en varias zonas del país.

Negociación, construcción de paz y la acción política de los movimientos sociales

Más allá, entonces, de la importante y oportuna distinción entre la negociación con miras al término del conflicto armado, y la construcción de paz, tal vez haga también falta pensar mejor las imbricaciones entre estos dos procesos, en la medida en que algunos de los obstáculos que se pueden presentar en el primero, tienen que ver con condiciones de posibilidad de la futura construcción de paz en un sentido más amplio.

Medios de comunicación y estructuración de la opinión pública

Ante la claridad de que la opinión política de buena parte de la población colombiana se crea mediáticamente a imagen y semejanza de los intereses de poderosos sectores económicos, los diálogos de paz demandan no sólo enormes esfuerzos por parte de los actores directos del conflicto, sino también exigen que esos diálogos se hagan extensos a todos los niveles de la sociedad con el objetivo de cambiar los imaginarios existentes.