Para volver a sembrar: ¿qué pasó con la paz y la violencia en 2016?

Uno de los aspectos de mayor relevancia que destaca el informe es la importancia de la información para el posconflicto en dos niveles: por una parte, la necesidades de generar análisis prospectivos que le permitan al país generar respuestas preventivas a formas de violencia que sean consecuencia posible en el proceso de desmovilización e implementación de los acuerdos de paz. Por otra parte, resalta la importancia de pensar el problema de la violencia que afecta a los ciudadanos en clave de salud pública, por lo que apuesta por un país libre de violencia.

Atacar a los jueces como estrategia (pre)electoral

La administración de justicia será un tema central en la contienda electoral por la Presidencia. Por eso, representantes de la corriente más conservadora de la justicia están ambientando un clima de hostilidad contra la labor judicial. Antes del debate quieren hacer creer a la ciudadanía que el garantismo es un obstáculo para hacer frente a la delincuencia común y que los jueces, en tanto garantes del procedimiento y los derechos, se amangualan con esta delincuencia para favorecerla.

Las plataformas comunes: una de las claves para entender el momento y evitar caer en la trampa de las divisiones históricas

Los espacios de convergencia abiertos recientemente por la Cumbre Agraria, así como la interlocución con el gobierno en mesas de negociación deberían estar acompañados de una cualificación de la propuesta que el movimiento social le hace al país. Esa cualificación pasa por una construcción local que, como las consultas populares, sepa encontrar los objetivos comunes que pueden articularnos y no una carrera por posicionar o dejar de lado alguno de los sectores del movimiento social y con ellos sus figuras territoriales.

La (dis)continua acumulación originaria del capital en Buenaventura

En este artículo busco interpretar la movilización del pueblo negro en Buenaventura como la apertura de un horizonte anti-capitalista y de-colonizador para el país en el marco actual del postconflicto. La posibilidad de dicho horizonte depende de entender la represión que el Estado ha ejercido contra el paro cívico, de cara a lo que denomino la (dis)continua acumulación originaria del capital en Buenaventura.

El tortuoso camino a la paz: retos para la movilización social y la oposición crítica

Mientras avanza el proceso de paz con el desarme y la dejación de armas por las FARC, persiste un sinfín de retos sociales y políticos. De estos, es necesario enfatizar los agravios a los líderes sociales que no dan tregua, así como la dificultad de encontrar un espacio seguro y duradero para expresar la oposición, la crítica o el pensamiento alternativo. Tendencias que no son nuevas pero que interpelan al ciudadano, al observador o al investigador, en el contexto de construcción de la paz.

Sobre las dualidades

El escenario político colombiano también está regido por este tipo de primitivismo binario (por llamarlo de algún modo), en donde, a fin de cuentas, solo prevalecen dos posturas: los que están a favor de Uribe y los que están en contra. Lo mismo sucede en los Estados Unidos con Donald Trump. El advenimiento de la llamada ‘tercera vía’ a finales del siglo pasado, en la que surgieron figuras políticas como el entonces Primer Ministro británico Tony Blair, con el tiempo terminó en un nuevo capítulo de la confrontación maniquea entre tories y laboristas.

Parex, otra petrolera canadiense con intereses en Colombia

Las empresas de Canadá con operaciones o intereses en Colombia en el tema de Hidrocarburos pasaron de 13 en 2001 a 16 petroleras en 2013. Lo curioso del asunto es que solo 2 empresas que en 2001 tenían intereses u operaciones continúan en el 2014 (Talisman y Nexen antes Canadian), mientras que la otras o fueron adquiridas por otras petroleras o llegaron nuevos actores y capitales de origen canadiense a buscar rendimientos financieros sobre las actividades hidrocarburíferas.