Diego Barragán

* Diego Barragán

Doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Magister en Sociología de la Universidad Nacional de Colombia y Contador Público de la Universidad de Ibagué. Se desempeña en tres campos temáticos: sociología de la educación, organizaciones y relaciones del trabajo y sociología histórica. En docencia, ha trabajando en pregrado y en postgrado, en la actualidad es catedrático en dos universidades de Bogotá. En investigación se desempeña como investigador y como evaluador, en universidades, en instituciones y en redes de investigación nacionales e internacionales

Es normal encontrar los fines de semana grupos de personas, cada vez más numerosos, en ciudades o campos, participando en carreras atléticas de fondo (Cauas, 2008). En carreras como la Media Maratón de Bogotá (21,09 Kilómetros), el número de participantes puede acercarse a 50,000; en Bogotá pueden programarse 3 o 4 carreras al mes, con distancia (5, 10, 15 o 21 km) y número de participantes distintos (calendario de carreras http://www.colombiacorre.com.co/calendario.html). En otras ciudades de Colombia se realizan carreras, como la Maratón de Medellín, que se efectúa todos los años en septiembre con una participación cercana de 13,000 personas en 42,195 km.

Respecto a las carreras de montaña, por la particular geografía del país, existen lugares hermosos donde se desarrollan pruebas como la del Cañón del Chicamocha (tienen diferentes distancias 10, 21, 42, 75, 116 y 165 km), la del Parque Nacional de los Nevados (entre 15 y 97 km), la de la Sabana de Bogotá (son variadas), la del Desierto de la Tatacoa o la de la Sierra Nevada de Santa Marta (24, 42 y 80 km). Incluso, como parte del turismo internacional, agencias de viajes ofrecen planes, con todo incluido, para participar en maratones en diferentes lugares como New York, Berlín, Chicago, Barcelona, Londres, París o Tokio, o participar en las carreras de montaña en lugares exóticos como Mont Blank (en los Alpes pasando por Francia, Italia y Suiza), Maratón de los Sables (el Desierto del Sahara, en Marruecos), el Cruce de los Andes (entre Chile y Argentina).

Se debe hacer una distinción entre los atletas de alto rendimiento que van a disputar los primeros lugares y los atletas amateur que solo quieren participar. En el primer caso, se pueden mencionar los deportistas kenianos como Eliud Kipchoge, Dennis Kimetto y Mary Keltany que han ganado juegos olímpicos y las maratones más significativas en el mundo. Aquí no se habla de ellos. Aquí se tratan particularidades de las personas comunes y corrientes que, en un momento, deciden participar en una carrera o comenzar la practica constante y se convierten en atletas amateur. Los motivos de los aficionados pueden variar: pueden ser parte de una decisión personal, una obligación medica de realizar ejercicio, mejorar su condición física o dejarse contagiar por la publicidad y la moda de correr.

Independiente de las distancias o los tipos de competiciones, la participación de atletas amateur en carreras de larga duración implica un esfuerzo y una sobrecarga en el cuerpo, pues se desarrolla una actividad invasiva en donde las articulaciones, los músculos, los órganos, los huesos, etc, reciben un esfuerzo fuera de lo normal, en ocasiones extraordinario. Hipotéticamente, los aficionados deben tener una preparación para mitigar las posibles consecuencias de participar en una actividad con un grado alto de exigencia (Ramírez & Prieto, 2016, 2) y a la vez, deben estar dispuestas para afrontar un esfuerzo que puede llegar a afectar su integridad física: desde desgarros musculares, problemas en las articulaciones, eventos cardiovasculares, hasta la muerte. Para mencionar casos de atletas que fallecieron durante el 2015, en Colombia una mujer1 y dos hombres2, a nivel internacional un atleta en Argentina y dos en España3, Correr es una actividad con un nivel alto de exigencia, que debe ser sistemática, preparada y estructurada por especialistas en el tema, quienes les dicen a los amateur qué deben hacer para mejorar su condición física, realizar un entrenamiento organizado o participar en un carrera en la medida de sus posibilidades.

En algunas carreras internacionales se exige una certificación médica para sustentar que el corredor se encuentra apto físicamente y pueda participar en la prueba. En Colombia y en numerosos lugares no se exigen certificaciones medicas. Lo realmente inquietante es cómo los corredores amateur asumen las carreras de fondo. Para ilustrar, se tiene un estudio sobre la Maratón de Londres en 2003 (Goudie et al, 2006) donde correr se toma irracional e irresponsablemente al participar en los 42 km: 36 personas fueron internadas en un hospital, durante o al terminar la carrera, por sufrir convulsiones generadas por el desbalanceó y la descompensación del cuerpo y, otro grupo, sufrió problemas en las articulaciones y los músculos.

Existen dos caminos destacados que influyen en la decisión de las personas de participar. Uno se refiere a los discursos de autoayuda o superación personal, en donde les dicen a las personas que solo con la voluntad pueden participar en la prueba, pero resulta que algunas personas tienen hábitos de vida (Cauas, 2008) afincados en el consumo de tabaco, de alcohol, de droga, niveles altos de sal, problemas de salud como presión arterial, problemas cardiovasculares o antecedentes familiares. De esta manera, muchas veces los discursos de superación personal o el poder de la voluntad asociados a hábitos de vida desordenados y poca preparación física, tienen como resultado que las personas pongan en riesgo su integridad física.

El segundo camino se basa en campañas publicitarias incentivadas por grandes empresas, que hace parte de un mercado mundial en expansión, donde la publicidad, los mensajes y las imágenes apabullan a los aficionados. Las carreras desde hace rato se convirtieron en un negocio y el modelo varia en correspondencia a las condiciones de la carrera, es decir, en correspondencia a la magnitud del negocio. Aquí, las empresas ven que el mercado de las carreras crece significativamente y la cantidad de consumidores aumenta; no importa la carrera, no importa la calidad de vida de las personas, lo que importante es que en carreras como la Media Maratón de Bogotá participan cerca de 50,000 potenciales consumidores que pueden adquirir sus productos. Los consumidores necesitan una indumentaria básica: zapatillas, medias, interiores, pantalonetas, camisas y cachuchas. Luego vienen accesorios de todo tipo: monitores de ritmo cardiaco, gafas, sensores de zancada, aditamentos con sistema de posicionamiento global, reproductor de música, dispositivos con cámara fotográfica, algún tipo de recipiente para cargar agua, geles, sueros, líquidos para hidratación, comida, frutas, etc. Es decir, para participar en una carrera de un día, un grupo significativo de personas necesitan adquirir mercancías, o si decide practicar la actividad de forma permanente, las personas deben participar de un mercado al cual puede acceder en correspondencia a su capacidad de endeudamiento o compra.

En el tsunami de carreras de fondo, el comprar objetos y ser posibles consumidores ocupa lugares secundarios; lo importante es involucrar el ejercicio físico como parte de la vida, donde los hábitos “normales” son modificados en beneficio de la calidad de vida de las personas (Murokami, 2014). Allí, las costumbres y, en especial, la cotidianidad se transforma4. Los cambios son acompañados por grupos de personas que pueden ser entusiastas atletas y especialistas en actividades físicas; es todo un equipo y una infraestructura que puede ayudar a la práctica usual o participar en una carrera. Racionalmente se debe hacer una evaluación de la participación de las personas en correspondencia con sus condiciones físicas y así programar la actividad en correlación a los cambios, avances o retrocesos que se observan en la actividad diaria. Desde luego, para un corredor amateur implica cambiar su vida (Cauas, 2008), su autoestima, su cuerpo, sus hábitos y sus relaciones con otras personas; incluso desarrollando una actividad física permanente y estructurada hace que se corran los umbrales de exigencia hasta llegar a niveles que hace un tiempo eran impensables.

Bibliografía

-Cauas, R. (2008). El boom del running en chile, desde una perspectiva psicológica. Revista Digital, 13(121) Retrieved from http://www.efdeportes.com/efd121/el-boom-del-running-en-chile-desde-una-perspectiva-psicologica.htm

-Goudie, A; Tunstall-Pedoe, D; Kerins, M & Terris, J. (2006). Exercise associated hyponatraemia after a marathon: Case series. Journal Royal Society of Medice, 99(7), 363-367. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1484555/

-Murokami, H. (2014). De qué hablo cuando hablo de correr. México, Tusquet.

-Ramírez, M & Prieto, F. (2016). Factores de riesgo del comportamiento y preparación de aficionados inscritos a carreras atléticas de fondo de 18 a 64 años en Bogotá, Colombia, 2014. Cadernos De Saúde Pública, 32(4) doi:10.1590/0102-311X00066815

-Rodal, F & García, J. (2012). Factores de riesgo de lesión en atletas. IV Congreso Internacional De Ciencias Del Deporte Y La Educación Física. (VIII Seminario Nacional De Nutrición, Medicina Y Rendimiento Deportivo)

-Santos-Concejero. (2017). Brain oxygenation declines in elite kenyan runners during a maximal interval training session. European Journal of Applied Physiology, Retrieved from https://www.researchgate.net/

  1. Mujer de 24 años murió tras disputar carrera atlética en Bogotá. El Tiempo. Marzo 18 de 2015. Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-15422459
  2. Deportista falleció tras Maratón Latina en Calima el Darién, Valle del Cauca. Noticias Caracol. Agosto 3 de 2015. Disponible en: https://noticias.caracoltv.com/deportes/deportista-fallecio-tras-maraton latina-en-calima-el-darien-valle-del-cauca. Fallece atleta participante en la carrera de Allianz 15K en Bogotá. Colombia Corre. Junio 2 de 2015. Disponible en: http://colombiacorre.com.co/noticias/983-fallece-atleta-en-la-carrera-allianz-15k-en-bogota.html
  3. Maratón trágico: un joven corrió 21 kilómetros y murió al llegar. Diario Clarín. Abril 21 de 2014. Disponible en: https://www.clarin.com/sociedad/maraton-tragico-corrio-kilometros-llegar_0_S10EtC65D7x.html. Mueren dos atletas aficionados durante un maratón en Castellón. Abril 20 de 2016. Disponible en: http://www.laopiniondemurcia.es/sucesos/2016/04/10/fallecen-corredores-maraton-castellon/728013.html
  4. En Colombia, frente a las lamentables condiciones del sistema de salud, (ver el artículo: ¿Cómo sacar una cita en una EPS sin morir en el intento? Disponible en: http://palabrasalmargen.com/), para los ciudadanos buscar unas condiciones y una vida digna es una necesidad.