De Snowpiercer a Okja: lucha de clases y liberación animal

La violencia estructural hacia los animales se disfraza con el discurso de la responsabilidad empresarial, el bienestar animal y el desarrollo sostenible. Una “mentira piadosa” para hacer más atractivo el engaño colectivo al que nos acostumbramos. Y es que, si bien algunos ignoran esta realidad, la mayoría sabemos cómo son las cosas, pero no queremos hacer nada al respecto.

Bogotá: ¿pública o privada?

Sin embargo, existe una contradicción entre el beneficio privado y público en la expansión urbana. Y en ningún caso es más evidente que en los debates ambientales. Claramente, la consolidación de la Reserva Van der Hammen les traería pocos beneficios económicos a los dueños de las tierras, puesto que no sólo no serían urbanizables, sino que se les comprarían a bajo costo. Ni los bancos ni los constructores harían negocios. Miles de familias no serían propietarias de los apartamentos que se construirían.

Economía política del Presupuesto General de la Nación (PGN), 2018

la evidencia histórica enseña que las legendarias rentas de las clases privilegiadas de los países atrasados no contribuyen en la más mínima medida  al crecimiento de las inversiones, sino por el contrario, limitan el desarrollo económico y social. En el siglo XVIII, Adam Smith (1723-1790) enseñaba que para lograr el desarrollo económico de un país “poco o mucho lo que necesita… es la paz, bajos impuestos, igualdad social, una administración y una justicia regulares, y que todo lo demás irá siguiendo el curso natural de las cosas”.

Culpa, explotación y apropiación de las mujeres: sobre dos recientes “llamados al orden”

Y si los “llamados al orden” no son acatados, no hay por qué inquietarse, siempre hay formas de restablecer ese orden (insultos, abiertas y soterradas formas de exclusión, violaciones… Una lista ciertamente extensa). Es más, si es necesario, se recurre a la fórmula de “salvar a las mujeres de sí mismas” porque no saben lo que hacen o lo que dicen. Y no hace falta hacer un gran esfuerzo para encontrar ejemplos de esta maniobra que permite que las mujeres sepamos dónde “tenemos” que estar, cuál es nuestro lugar, por si acaso se nos olvida (o decidimos simple y llanamente no ocuparlo).

Republicanismo plebeyo, por una alternativa política latinoamericana

Pensar cómo se construyen esas voluntades plebeyas, cómo desarrollan articulaciones para conformar instituciones y cómo se la juegan en la conformación de nuevas formas de gobierno y de organización será una de las tareas fundamentales de la teoría crítica latinoamericana. Es necesario asumir el terreno de disputa ideológica como parte de una batalla cultural y como escenario crucial para entender mejor esas reverberaciones fantasmagóricas, esas reiteraciones que van configurando lo que somos, pero que a su vez van permitiendo que nos situemos en relación con un futuro por venir.

Arte popular y cultura para la paz: apuestas estratégicas hacia la Nueva Colombia

El momento histórico nos impone superar inanes discusiones teóricas -que no pocas veces son el disfraz de intereses mezquinos personales o sectoriales- para, desde la práctica creativa y sensible, cautivar, enamorar y sumar voluntades y corazones a los procesos de transformación. Inventarnos y reinventarnos a partir de la sensibilidad y la emoción.

La rebelión no se perdona

La oligarquía no pretende limitar su poder sobre el pueblo, por eso tortura y mata a los que logran gozar de libertad, tratando de trascender sobre la base de la lucha revolucionaria, para imponer el miedo y el terror y que el pueblo no vuelva a revelarse bajo forma alguna, ya sea con la fuerza o con la palabra: “detrás del dispositivo que parece reconocerme que parece reconocerme, ¿no hay también otros hombres que, en realidad, no quieren reconocerme sino sólo controlarme y acusarme?

El discurso del odio – I

Todos los colombianos, en un ejercicio de autocrítica y de autorreflexión debemos ponernos en la tarea de asumir que nuestras acciones y pensamientos no pueden ser absolutos (sin conexión con nada más que con ellos mismos). Cuando hayamos aprendido eso, es posible que comprendamos que eso que dice el señor X de la señora Y no es un motivo para agredirnos, no es un factor que desencadene falsos argumentos sobre determinados temas como la paz, la migración, la familia, etcétera, que más allá de formar acéfalos trinantes, está destruyendo el ápice de luz que hay para un mañana mejor.

Argenzuela: ¿un juego de espejos?

Si durante el gobierno de Cristina Kirchner, la Argentina aparecía en estos discursos como la mejor alumna y discípula del chavismo en tanto continuadora de las enseñanzas de la maestra Venezuela, el cambio de ciclo representado por la asunción de Mauricio Macri no sería otra cosa sino el conjuro contra Argenzuela. En este sentido, la derecha argentina muestra a las claras la construcción espectral del chavismo como aquello en lo que, sin un cambio de rumbo mediante, es inevitable convertirnos.