Cambio climático, el nivel de alerta sigue siendo rojo

La cuestión del cambio climático es sin duda uno de los grandes negocios del siglo XXI. Ella pone en tela de juicio la forma de vida de los países “desarrollados”, y prohíbe que ésta sea tomada como modelo por el resto del mundo. Los países industrializados deben rápidamente tomar otra vía, al mismo tiempo que los países en desarrollo. El desarrollo excesivo de unos y el subdesarrollo de los otros no son los caminos que pueden conducir a lo que a veces se llama en Latinoamérica el “buen vivir”.

Changement climatique, le niveau de l’alerte reste au rouge

Le 27 septembre dernier, le GIEC a rendu le premier volume de son cinquième rapport. Il s’agit des conclusions du premier groupe de travail, qui est en charge de la « science du climat ». Deux autres rapports vont suivre, prévus à la publication en mars et avril prochains, fruit des efforts des groupes de travail 2 et 3 de l’organisme, relatifs respectivement aux « impacts, vulnérabilités et adaptation » et à « l’atténuation », c’est-à-dire aux manières de réduire les effets négatifs des changements climatiques.

Víctimas, entre la memoria oficial y el olvido

La discusión sobre las víctimas en Colombia, en el marco del actual proceso de paz, ha estado atravesada por disputas profundas entre proyectos políticos enfrentados. Si bien un espectro amplio de actores sociales, políticos, económicos se han pronunciado sobre la materia, la prensa escrita ha centrado su atención en el cruce de argumentos entre el uribismo y el gobierno de Juan Manuel Santos, en contra y a favor de la negociación.

“Todas las propuestas han sido recibidas…”

El silencio, la desconexión, la incomunicación escalofriante entre las gentes del común y sus gobernantes (los que tienen a su haber la fuerza del ejército oficial, o la fuerza del ejército insurgente), esa incomunicación escalofriante que resuena en esa escueta frase del comunicado: “todas las propuestas han sido recibidas…”, nos debe llevar a hacernos una reflexión profunda sobre un problema que excede el ámbito de la específica coyuntura histórica que es el proceso de negociación para el cese del conflicto armado entre gobierno y FARC.

Los sueños ahogados en el Huila

En el centro del Huila, las dificultades en el campo han producido una diferenciación creciente de tareas entre las mismas personas que viven allí y que se aferran a vivir en ella con el sueño de poder algún día trabajar su tierra para que sus hijos sigan con sus sueños. Sin embargo, estos sueños son cada vez más difíciles de realizar: límites en la expansión de la frontera agraria en esta región (con una estructura agraria que ha gozado de una relativa estabilidad tradicional) y la llegada de proyectos energéticos (con una lógica cada vez más agresiva), plantean la agudización de tensiones ya existentes con la destrucción de sus medios de vida.

Proceso de paz y sanción penal

No debería plantearse entonces como lo hace el Procurador que “el anhelo de paz no puede ser alcanzado a cualquier precio” sino que la paz, como reclamo generalizado de la sociedad colombiana, debe ser atendida como hecho social para que las normas que se aplican y, en general las decisiones gubernamentales, no sean simples disparates que buscan castigar o hacer caso omiso a problemas estructurales, sino medios adecuados para un fin legítimo.

Los avatares del dios o el problema cultural de la política partidaria en Colombia

Más allá de las referencias al proceso de construcción de una forma cultural (el uribismo en Colombia) he tratado de mostrar cómo ésta obedece a una lógica de orden religioso que se convierte en el corto plazo en la única alternativa de representación/actuación política, produciendo un contexto en el que toda forma otra es excluida sistemáticamente.