La irresponsabilidad de la prensa colombiana y el “fascismo” en Venezuela

Situaciones como la que atraviesa en esta coyuntura Venezuela ponen en evidencia la pésima calidad de los medios de comunicación y del periodismo, así como la poca disposición a la argumentación razonada con que se pretende desarrollar el debate público en Colombia, pues la columna examinada es sólo una muestra de lo que aquí constituye algo aparentemente “normal”.

Ucrania y el absurdo de la geopolítica europea

¿Cómo es posible que un pueblo, por la lógica del mal menor, se vea forzado a luchar por fuerzas políticas que en realidad luchan contra él? El pueblo ucraniano, luchando contra el desempleo, los bajos salarios y la corrupción, también por seguridad social, la mejoría de los servicios públicos y por un sistema político más democrático, se encuentra en esta situación absurda de contradicciones que demuestra la triste verdad de lo que la vida política se ha vuelto hoy en Europa.

Emigrantes, segundo producto de exportación de Colombia

Los colombianos que residen en el exterior envían al país más de 4.000 millones de dólares anuales en remesas. Hablamos de un monto de más de 8 billones de pesos, lo que convierte a nuestros emigrantes en la segunda mayor fuente de divisas para Colombia, por delante de productos de exportación clásicos como el café, las flores, el banano o el textil. Y sin embargo, enviar dinero a Colombia es asombrosamente costoso. Es inaceptable, deberíamos solucionarlo y yo propongo solucionarlo.

La euforia de las visas a Europa

Mientras en la UE el proceso colombiano ha tenido sorprendente acogida, y en Uruguay los nacionales de países pertenecientes al Mercosur tendrán facilitada la residencia permanente… en Colombia la ministra de relaciones exteriores está proponiendo pedir visas de tránsito a migrantes que salen de sus países a buscar mejor destino, como tantos colombianos hicieron y continúan haciendo.

El sueño del Zar

La democracia ha sido domesticada, incapaz de responder ante las problemáticas actuales, globales, que amenazan sus principios fundamentales. Asistimos pasivamente a un proceso de incremento desvergonzado en materia de desigualdad, no exclusivamente de la riqueza, sino además en el acceso al ejercicio de poder.

La parábola de Pepe y Pablo

Pienso que hay cierto tipo de impulso prometéico en todos los seres humanos. Ciertamente existe uno en el caso de los micos de Patarroyo, como también había uno en el sueño de Pablo Escobar de crear un “jardín del Edén en el que ninguna fiera se comiera a otra especie”. Un impulso similar fue el que llevó a sus verdugos –y a aquellos de Pepe el hipopótamo- a inmortalizar ese momento en que fueron más grandes que la vida.

La izquierda desunida siempre será vencida

Si la izquierda logra demostrar que es capaz de poner en marcha un proceso de convergencia espontánea, como el que propone Cepeda en sus dos cartas, sin contar con la existencia de un enemigo exterior todopoderoso, entonces habrá demostrado que tiene la madurez política necesaria para competir de verdad por el poder. Porque si hay una lección que habría que tener siempre presente, es que el fortalecimiento de la izquierda va inevitablemente de la mano con su unión.

No sólo es una cuestión de actitud: avances en materia de derechos sociales en la Bogotá Humana

La defensa de la Alcaldía de Gustavo Petro no consiste solamente en el hecho de reconocer que la actitud de la Procuraduría General de la Nación fue arbitraria e injusta; sino porque hay indicadores que demuestran que es una gestión que se ha tomado en serio derechos sociales como la salud, aún cuando existen normas, como la ley 100 del 93, que son un verdadero obstáculo para su goce efectivo.

Petro, el populista

La novedad del caso Petro no es el poco original uso que la oligarquía y demás opositores al Alcalde hacen del epíteto “populista”, calcado del ya desgastado discurso de la derecha neoliberal, sino el hecho de que la interpelación al pueblo haya tenido cierto éxito o, cuando menos, se haya percibido como exitosa al punto de preocupar a la oligarquía, en un contexto donde no hubo populismo y donde el pueblo secularmente ha estado al margen de la política y ha sido duramente castigado cada vez que ha intentado ingresar en ella.

Del matiz y la falacia: cómo contradecirse en política (imágenes que recreamos de inmediato)

Son sólo algunas imágenes que nos recrean todos los días, gracias a la multiplicidad de colores y formas en medio de un proceso electoral. El problema es que esa cantidad de tonos y figuras no son necesariamente lo mismo que una diversidad política o un escenario de democracia participativa. Son sólo formas de vender una imagen o una posición, incluso contradictoria con el hecho que la provoca.