La paz ambigua

Las vicisitudes de un proceso con las particularidades del actual conllevan necesariamente una falta de información sobre temas clave, que representan, o bien un desacuerdo entre los equipos negociadores, o una consideración de prudencia por parte de estos sobre lo que puede implicar el revelar dichos contenidos.

La asfixia, el estado racista y la movilización social en defensa de las vidas negras

¿Cómo existir para los otros cuando el aire por el que circula la voz está contaminado con gas lacrimógeno? El movimiento social y la protesta popular constituyen una respuesta, se trata de multiplicar la singularidad de la voz rechazada por el estado racista en la pluralidad de todas esas gargantas congregadas en las calles. Se grita “¡no puedo respirar!” para transformar la asfixia del estado racista, para limpiar el aire contaminado ya no con el aire acondicionado del capital corporativo sino con el que circula, impropio, por las gargantas en común de la protesta popular.

De Jaime Garzón a Charlie Hebdo: la libertad que se asesina

Para buena parte de los franceses, este miércoles 7 de enero 2015 asesinaron a su juventud y a sus utopías olvidadas. Sin embargo, esta institucionalización en la cultura política francesa y francófona no los inmunizaba contra la actual pequeñez de espíritu de la clase política y religiosa, contra los moralizadores de todo tipo que quieren imponer su modo de vida y de pensar, sus costumbres y valores conservadores a toda la sociedad.