Andrea del Pilar Naranjo

* Andrea del Pilar Naranjo

Investigadora independiente y abogada de la Universidad La Gran Colombia. Con especialización en Derecho Constitucional Universidad de Nuestra Señora del Rosario, Colombia. Maestría en Relaciones Internacionales Iberoamericanas y Doctora en Relaciones Internacionales Iberoamericanas. Universidad Rey Juan Carlos, Madrid-España. Principales líneas investigativas: derechos humanos, políticas públicas e integración regional. Publica en varios portales de internet, entre los que se incluyen el portal de columnas de análisis político e internacional y política exterior The Blue Passport, la revista Chilena Nuevo Ciclo, el Blog de opinión Condistintos acentos editado por el instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca y en los portales Colombianos de opinión Razón Pública y la Revista Perspectiva del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga y en su blog personal elpendulocritico.bolgspot.com

Si las tropas enemigas se hallan bien preparadas tras una reorganización, intenta desordenarlas. Si están unidas, siembra la disensión entre sus filas. Ataca al enemigo cuando no está preparado, y aparece cuando no te espera. Estas son las claves de la victoria para el estratega”.

Tzun Tzu

Con el lema “Prosperidad con equidad, el desafío de la cooperación en las Américas”, se inaugura un nuevo período de reuniones entre los jefes de Estado y de gobierno de los Estados Miembros de la Organización de Estados Americanos.

Panamá será esta vez la sede de la VII Cumbre de las Américas que pretende alejarse de los escándalos y los nulos acuerdos de su edición anterior, celebrada en Cartagena, Colombia, en 2012.

La oportunidad, además de ser foco farandulero y momento de profuso despliegue periodístico, permitirá evidenciar las tensiones políticas regionales en tres puntos fundamentales de los que se espera se produzca más que una declaración de buenas intenciones.

1. El eterno retorno de una política discutible: De Cuba a Venezuela

A pesar del poco avance de la cumbre de 2012, el momento sirvió para concentrar los pedidos de América Latina hacia el rechazo de la exclusión de Cuba del sistema de diálogo hemisférico. Consecuencia derivada del bloqueo que pesaba sobre la isla desde la década de los sesentas tras la revolución.

El bloqueo se inició con limitaciones al comercio en determinados sectores en respuesta a las expropiaciones del régimen a bienes de personas naturales y jurídicas norteamericanas en suelo cubano. Luego con su consagración legislativa la ley de ayuda extranjera de 1960 y la posterior ley Helms- Burton de 1996, se consolidaría una barrera total que no solamente contemplaba prohibiciones de exportación e importación sino que, además, impedía el traslado de personas y prohibía aún la cooperación de todo tipo con el gobierno cubano. Sin embargo, las medidas que sancionaban el alejamiento cubano de los llamados principios “liberales” y los derechos humanos1, buscaba no solamente desintegrar el régimen, sino disuadir a los Estados latinoamericanos sobre las desventajas de no ser “democrático” y recientemente no pro-aperturista.

La estrategia norteamericana desde sus inicios demostró ser inconveniente e ineficaz, tal como fue declarado en varios foros incluyendo la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas2.

La presión coyuntural y el aparente “replanteamiento” de la política exterior norteamericana sobre la isla, permitió anunciar el retiro progresivo de la política de bloqueo. Esto dio inicio a un período de suspensión temporal que iniciaría con la reanudación de relaciones diplomáticas, la liberación de prisioneros políticos de ambas partes y el retiro de Cuba de la lista de promotores del terrorismo.

En este sentido, la Cumbre de las Américas en ciernes será testigo de una de las primeras reuniones protocolarias entre los dos Estados luego del bloqueo, que para algunos estudiosos significará simplemente el cambio de estrategia en orden a desintegrar un régimen que no es de afecto a Washington3. Igualmente permitirá evidenciar las diferencias y reacciones del oficialismo venezolano a las medidas restrictivas impuestas por Obama en días pasados.

La orden ejecutiva origen de la sanción da muestras de la continuación del derrotero premio/castigo como eje de las relaciones internacionales estadounidenses. El objeto de reprimenda ahora se focaliza en Venezuela, lo que hace pensar en la posible reinserción de la política sancionatoria de bloqueo bajo un criterio idéntico, que suma a la presunta vulneración de derechos humanos, “la presencia de una extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y política exterior de los Estados Unidos”4.

2. El papel de América Latina y su proceso de integración

La VII Cumbre de las Américas será útil, además, para esclarecer la vigencia de las políticas panamericanistas5 y determinar la seriedad de los compromisos asumidos en los escenarios de integración de tendencia latinoamericanista.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, la Unión de Naciones Suramericanas, el sistema de integración Centroamericana y el Mercado común del Sur deben adquirir el peso de bloques reales a la hora de toma de decisiones en cualquier escenario. Por tanto, las posturas asumidas en el foro de las Américas, deben respetar los criterios fijados en estos esquemas, más allá de las acostumbradas negociaciones bilaterales y los enfrentamientos ideológicos superficiales, causas fundamentales de la desconfianza mutua y la fragmentación regional.

El cubrimiento periodístico, por su parte, debe abarcar más que la crítica del vestuario de los mandatarios, para realizar una labor de divulgación que permita que los ciudadanos americanos (incluyendo a los latinoamericanos) conozcan el proceso, las determinaciones y sus repercusiones reales y, de ser el caso, dinamicen las exigencias a sus gobiernos para el cumplimiento de lo decidido.

3. Reacomodación de centros de poder. Estados Unidos como potencia hegemónica

Finalmente, la cita en Panamá será relevante para medir la capacidad norteamericana a la hora de movilizar a los Estados para la toma de decisiones hemisféricas.

El surgimiento de nuevas potencias emergentes latinoamericanas como Brasil y México, así como el resurgimiento de aliados comerciales históricos como Rusia y China, hacen tambalear la idea de equilibrio hegemónico6 de los últimos lustros.

La posición latinoamericana sin embargo en su mayoría continúa la línea trazada por el liderazgo norteamericano: el sistema neoliberal de privatizaciones de servicios públicos y asistenciales así como el retraimiento estatal permanecen inalterados y en algunos estados como Perú y Colombia se amplían.

No obstante la política de contención ha llegado a sus estertores y la llamada intercomunicación derivada del transnacionalismo ha permitido conocer otros mercados y espacios que prometen dar mayor relevancia a América Latina más allá de su histórico papel de subordinación.

¿Será para Norteamérica el inicio de su declive como gran policía mundial, en suma de su función de “vigilar, civilizar, arrancar de la tierra, las riquezas que los países del sur, desordenados, que no saben explotar7?”.

La cita de las Américas este año será otro acto del gran teatro geopolítico americano. Los nuevos liderazgos y reacomodación de las potencias, la apertura hacia nuevos espacios mundiales y las expectativas de integración, ponen a la región en un nuevo período de su historia. El futuro dirá si la coyuntura fue utilizada para continuar con la cadena de inequidades y dependencias o aprovechada en procura del bienestar real de todos los habitantes hemisféricos.

  1. Cuban Democracy Act (“CDA”) United States Code Title 22. Foreign Relations And Intercourse Chapter 69. Disponible en http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Documents/cda.pdf. Consultado 23/03/2015
  2. Véase entre otras Resoluciones AGRes 68/8 de 2014, Comunicado especial XXIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, Panamá, los días 18 y 19 de octubre de 2013, Comunicado Especial condenatorio del bloqueo a la isla Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), Habana, Cuba, del 28 al 29 de enero de 2014.
  3. Véase por ejemplo a Carlos Santa María. Cuba-EE.UU.: ¿cambio de estrategia con similar objetivo? RT opinión. . Dic 23 de 2014. Disponible en http://actualidad.rt.com/opinion/carlos-santa-maria/161274-cuba-eeuu-cambio-estrategia-similar-objetivo.
  4. Orden Ejecutiva. 09 de marzo de 2015. Disponible en http://es.scribd.com/doc/258157005/Orden-ejecutiva-de-declaracion-de-Emergencia-Nacional-del-gobierno-de-Estados-Unidos-de-America-con-respecto-a-Venezuela.
  5. El panamericanismo como doctrina de fines del Siglo XIX buscaba una supuesta integración latinoamericana que permitiera la hegemonía de Estados Unidos. Véase América Latina entre siglos: dominación, crisis, lucha social y alternativas políticas de la izquierda (edición actualizada) Editorial Ocean Sur México D.F. 2006 Pp. 126-132 Dallanegra Pedraza Luis. El orden Mundial del Siglo XXI.
  6. DALLANEGRA PEDRAZA, Luis, El Orden Mundial del Siglo XXI, (Buenos Aires, Ediciones de la Universidad, 1998.
  7. L. Zea. Dialéctica de la Conciencia Americana. Alianza Editorial Mexicana. 1976. pág. 113. Citado en Campra Rosalba. América Latina, La identidad y la Máscara. 2ª Ed. Siglo veintiuno Editores. México 1987 Pág.16.