John Alexander Castro

* John Alexander Castro

Sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia, Magister en Estudios Sociales de la Universidad Pedagógica Nacional y Doctorando en Estudios Sociales en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Además, es profesor e investigador en la Universidad Antonio Nariño en Bogotá, catedrático de la Universidad Pedagógica Nacional y autor de distintos artículos sobre barras bravas

Esta columna quiero iniciarla con un sincero agradecimiento y un fraternal saludo a la señora Gina Parody, Ministra de Educación. Pues ella afirma que el gobierno ha mostrado generosidad frente a las negociaciones con la Federación Colombiana de Educadores, Fecode. Esta federación es un sindicato que reúne a profesores de educación preescolar, básica primaria, secundaria y media, de los distintos sindicatos departamentales y distritales.

Los dirigentes de Fecode anunciaron que no fue posible acordar, con la ministra de educación, los temas relacionados con nivelación salarial; la intervención en el servicio de salud prestado a los docentes; la evaluación de competencias del estatuto docente 1278 y la bonificación de los docentes del estatuto docente 2277. De esa manera, los profesores de educación prescolar, básica primaria, secundaria y media, iniciaron un cese de actividades, indefinidas, desde el 22 de abril.

El cargo de la señora Gina Parody le permite tener a su disposición los medios de información nacionales ya sean impresos, radiales o televisivos. En los medios afirmó que no va a negociar bajo presión. Me causa sorpresa que Gina Parody –especialista en resolución de conflictos de la Pontificia Universidad Javeriana, según Wikipedia–, ante su primer conflicto en su cargo, decida, unilateralmente, no negociar y amenazarlos con no pagarles a los docentes que se encuentren en cese de actividades, dejando a un lado una salida concertada con los maestros.

Eso me lleva a pensar, por ejemplo, si una persona estudia una licenciatura y en el momento que debe ejercer su profesión, esa persona se niega, unilateralmente, a impartir una clase a sus nuevos estudiantes porque se siente presionada al tener en su aula a 40 o 45 estudiantes, no en promedio, realmente. Por lo tanto, surge la pregunta ¿Para qué estudió esa persona una licenciatura y Gina Parody una especialización en resolución de conflictos?

Por otra parte, en filosofía uno de los contenidos a trabajar, con los estudiantes en educación secundaria, es la verdad como correspondencia. Ese tema es bastante didáctico ya que trata sobre la relación o la equivalencia de una afirmación u oración con lo que ocurre u ocurrió en la realidad. En consecuencia es posible afirmar si es correcta o es falsa esa afirmación. ¿Qué vinculo tiene la verdad como correspondencia con el cese de actividades y la Ministra de Educación?

La señora ministra afirmó que los maestros en Colombia ganan un promedio de $ 2’500.000. Sin embargo, quiero ilustrar ese promedio con el siguiente ejemplo: Un trabajador gana 1 SMLV (644.350); un segundo trabajador gana 2 SMLV (1’289.000); un tercer trabajador gana 3 SMLV (1’933.500); un cuarto trabajador 4 SMLV (2’578.000) y un quinto trabajador gana 5 SMLV (3’222.500). En otras palabras, según la ministra de educación, en promedio, estos trabajadores ganan $ 1’933.050. Sin embargo, el promedio no es el salario real de los trabajadores.

En este punto es necesario realizar una aclaración respecto a los salarios devengados por los maestros en Colombia, pues actualmente el sueldo está determinado por lo establecido por el estatuto docente 2277 de 1979, 1278 de 2002 y 804 de 2013. Es decir, los docentes que ingresaron, como empleados en el sector educativo oficial entre 1979 y 2001, se rigen por el 2277. Los profesores que ingresaron desde 2002 al presente, se rigen por el 1278. Y los maestros etnoeducadores que van a ingresar a la carrera docente se rigen por el 804. Además, el incremento salarial anual de los docentes está determinado, también, por el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

En el estatuto docente 1278 existen distintas categorías para definir el salario de un profesor. El escalafón docente en el estatuto 2277, es diferente. Lo mismo sucede en el 804. En el 2014, para los docentes del estatuto docente 1278 quedó definido de la siguiente manera:

56 Castro

En consecuencia, la afirmación de la señora Ministra de Educación, de un promedio salarial de $ 2’500.000 de los docentes, no corresponde con lo que ocurre con el salario real devengado por los docentes de educación prescolar, básica primaria, secundaria y media. Porque es necesario tener en cuenta el estatuto docente, la cantidad de maestros, el escalafón y el nivel salarial para determinar la asignación básica mensual. Por lo tanto, su afirmación es falsa.

La señora ministra no hizo referencia al salario de los docentes del estatuto docente 2277 de 1979 (ojalá se le haya olvidado y no lo haya omitido), ya que ellos no pueden ganar más, de asignación básica mensual, de lo que el escalafón 14 permite. En 2014, la asignación estaba en 2’711.939 pesos. Del 804 no es posible decir nada pues no ha ingresado ningún profesor. En julio de 2013, se inició un concurso docente en Colombia para que ingresaran nuevos profesores de Población Mayoritaria y Población Afrocolombiana Negra, Raizal y Palenquera. Pero hasta ahora no ha sido posible nombrar y posesionar a los nuevos profesores y los estudiantes deben seguir con profesores temporales. La ministra Parody, preocupada por la educación, dice sentirse maniatada para que ingresen nuevos docentes.

Asimismo, Gina Parody no contó en los medios de información nacionales que los docentes, hasta la fecha (27 de abril de 2015), aún están recibiendo el mismo salario de 2014, es decir, a los profesores no les han hecho el incremento salarial correspondiente a 2015. De ese modo, no es posible comprender cómo pudo, desde un punto de vista ético, la señora ministra afirmar tajantemente: los profesores ganan en promedio $ 2’500.000 y agregar que: “Todas las propuestas del Gobierno han sido generosas”. Si eso es cierto ¿por qué los docentes cesan sus actividades? Además, Gina Parody afirmó que: “Aunque hay déficit haciendo cuentas vimos que se puede hacer un aumento del 10% en sus salarios en los próximos cuatro años”. No obstante, la señora ministra no aclaró que ese aumento no es un 10% anual sino un 10% en los 4 años, es decir, hay un incremento salarial de 2,5% anualmente, sumado en los 4 años, da como resultado el 10%. Pero ese incremento, según la misma Gina Parody, depende de una reforma constitucional.

La señora ministra Gina Parody, para salir del embrollo que ella, solita, se metió con el promedio de los dos millones y medio de pesos, empezó a señalar que los docentes solamente trabajan seis horas diarias, que tienen un sistema médico inigualable y que los profesores no quieren evaluación. No obstante, esas afirmaciones no corresponden a la realidad, es decir, también son falsas. Los profesores están en las instituciones educativas durante seis horas diariamente. Pero ese tiempo no es suficiente para: preparar clase, realizar evaluaciones escritas y orales, pasar notas, elaborar informes académicos y convivenciales, asistir a capacitaciones, organizar reuniones con padres de familia y explicar los informes académicos, aplicar recuperaciones y más recuperaciones, las que infinitamente permite el Decreto 1290 de 2009.

Además, el servicio de salud brindado a los docentes no es distinto al servicio prestado por cualquier Entidad Promotora de Salud. Gina Parody afirmó que los docentes no quieren evaluación. Pero los profesores del estatuto docente 2277, 1278 y ahora, 804; tuvieron y tienen que presentar una evaluación para ingresar a la carrera docente. Los docentes del estatuto docente 1278, anualmente deben presentar una evaluación de desempeño, en cada una de las instituciones que realizan sus actividades pedagógicas. Y los docentes, del estatuto docente 1278, que quieran tener un ascenso salarial, deben presentar una evaluación para alcanzarlo, si la aprueban lo obtendrán, si no, como es lógico, no la alcanzarán.

Finalmente, me gustaría decirle a la señora ministra tres cosas. La primera, sus afirmaciones no corresponden a la realidad, en consecuencia, son falsas. La segunda, el valor de un par de gafas que usted utiliza tiene el mismo valor de la asignación básica mensual de miles de maestros en Colombia. Y la tercera, reitero lo afirmado por Yesid García, el gobierno, en cabeza de Juan Manuel Santos, está negociando con la guerrilla en medio del conflicto, negocie usted en medio del cese de actividades con los maestros. El único crimen que los docentes cometen es solicitar mejores condiciones salariales, tener una evaluación que se ajuste a la actividad profesoral: formativa y que valore los estudios realizados; y un sistema de salud digno, mientras siguen enseñando a escuchar, leer, escribir y pensar a millones de niños, niñas y jóvenes de Colombia.