Diversidad sexual, educación y violencia

Es importante promover un diálogo respecto a quiénes somos y queremos llegar a ser, y cómo vamos a generar un cambio que incida sobre todas las formas de violencia y discriminación que reproducimos por doquier pues, al parecer, los cambios que necesitamos no serán posibles solo con una reforma de un manual de convivencia o con la introducción de ciertos contenidos en una asignatura, pues al final parece que no es tanto con los estudiantes de nuestros colegios con quienes se necesita debatir y construir acuerdos para vivir de una manera auténticamente respetuosa de la diversidad.

La cuarta revolución industrial: ¿Hacia la implantación de un nuevo modelo económico?

Es necesario considerar, que la llamada nueva fase de la industria, no solo debe abrir el debate sobre las implicaciones de la era digital en la empresa y el mercado de servicios, sino que debe obligar a repensar cuál es el futuro de América Latina con el modelo de desarrollo actual, estructurado sobre la competencia y la utilidad, y erigido en un contexto de inequidad social, pobreza, violencia y degradación ambiental.

El regreso del autoritarismo en política: ¿de Erdogan a Ordóñez?

Hace falta una verdadera política de despliegue institucional en las regiones que apunte a una reconstrucción del Estado y de lo público. Los inevitables problemas que ocurrirán en el proceso de implementación de los acuerdos de paz podrán ser aprovechados políticamente por los opositores sociales, económicos y políticos a los acuerdos firmados. En este sentido, la próxima elección presidencial será un momento clave para el país y su futuro democrático. Desde ya se puede vislumbrar la construcción de un proyecto político católico-conservador para encarar las elecciones presidenciales de 2018.

La política de la irresponsabilidad y la ética de la revolución

En tiempos caóticos, lo más responsable es ser conscientes de la inestabilidad permanente, de ese largo periodo de transición en el que no sabemos hacia dónde vamos, pero sí sabemos cuáles son los genuinos problemas globales que debemos atacar. A contrapelo del conservadurismo oficial que desea políticas de izquierda signadas por la moderación, para nuestra caótica época la mejor manera de ser responsable es seguir defendiendo las convicciones más radicales.

La tortura como dispositivo necropolítico de división racial y la abolición de la tortura como estrategia de guerra imperialista

A partir de un análisis de la posición del candidato a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano (Donald Trump), este artículo rastrea la función política que la tortura aún ejerce como dispositivo necropolítico para separar las vidas a cultivar de las vidas a descartar, en el marco de la redefinición discursiva de la supremacía blanca. En una segunda instancia, el artículo procede a investigar el modo en que la propia abolición de la tortura también se enlista en la estrategia de una guerra imperialista.