El enfoque de género en los acuerdos de La Habana: Perspectivas y desafíos para el Movimiento Social

Muchas mujeres colombianas, como las lideresas sociales del suroccidente con las que tuvimos la invaluable oportunidad de hablar, tenemos la convicción de que los acuerdos en La Habana, de ser refrendados, constituyen una posibilidad única en tanto facilitarían la formación de un nuevo escenario político propicio para el avance y el fortalecimiento de las acciones colectivas y para las luchas del movimiento social, de las organizaciones populares, de mujeres, feministas, LGBTI.

La voz que instituye

La cuestión es entonces en qué medida esta lógica a la que Jaramillo se refiere todavía está presente en el modo como se conciben las decisiones asociadas al territorio y a los recursos, y cómo las exigencias del presente tienen que ver, más bien, con hacer valer decisiones autónomas que en todo caso a muchos nos conciernen y que se juegan en el ámbito de lo político.

El SÍ sin memoria carece de sentido

Una campaña del SÍ que resista a la política de amnesia que se plantea desde el Estado, que exponga la responsabilidad del Estado y la señale, que defienda el SÍ como una manera de darle una oportunidad al Estado y sus élites de verdaderamente demostrar que pueden convivir con gente que piensa diferente es una campaña que educaría en la reconciliación, en la transformación de nuestra relación con el alzado en armas y nuestra redefinición como sociedad civil frente al Estado que durante muchos años le ha negado derechos humanos, sociales y políticos a su población.

¿A quién le sirve la expulsión de Ordóñez?

Lo que significa para la Paz es ambiguo y dependerá mucho de la manera en que lo capitalicen quienes le están apostando hoy a la Paz en el país. Por un lado, puede implicar un obstáculo si de ello solo saca provecho la ultraderecha en los términos ya dichos. Pero, por otro, puede implicar que se agite un descontento significativamente amplio con el procurador de parte de distintos sectores sociales.

La paz: tiempo histórico, tiempo de la política

Son estos los tiempos históricos de la política. Son estos los “cuartos de hora” de los pueblos para dirimir futuros históricos. En tiempos de política, de la grande y no de la pequeña que se resuelve en los conciliábulos y recintos del poder, no hay nada preestablecido, todas las bifurcaciones son posibles; sólo deciden las correlaciones de fuerzas, no sólo en términos de antagonismos, sino también de articulación y de cooperación.

Un nuevo comienzo: ¿democratización o tecnocracia?

El voto por el “Sí” al que nos volcamos con un entusiasmo quizás inédito en la historia de nuestro país, será un entramado complejo de visiones contrastantes del futuro del país, de quiénes están llamados a labrarlo y de lo que ese “nuevo comienzo” implica en términos del afianzamiento, o la transformación, de aspectos constitutivos del orden social imperante en nuestra sociedad.

Aclaraciones frente al caso del profesor Beltrán

Si el profesor Sáenz Rovner no estaba de acuerdo con mi tesis, hubiera podido controvertirla en forma argumentada y hubiéramos tenido un debate abierto al respecto, como corresponde en la vida académica. Pero no fue así: como no aprobaba mi planteamiento, prefirió simplemente descalificarlo como “plastilina constitucional” para justificar “echar a un profesor de la universidad nacional”, para luego atacarme como inmoral, maltratador, etc.

Construyendo paz: el género, la raza y la clase, ¿cómo van ahí?

Parto de la siguiente reflexión: desde mi perspectiva, la idea de la construcción de paz, o de paces, parte del reconocimiento de nuestra experiencia en el caos-mundo, esto es, parte del reconocimiento de las “colisiones, intersecciones, refracciones, atracciones, convivencias, oposiciones, conflictos entre culturas de distintos pueblos” y entre distintos grupos sociales. De aquí se desprende la pregunta: ¿cómo construir paz o paces en el marco de nuestra diversidad y heterogeneidad?