Alberto Maldonado Copello

Postconflicto: El país va por buen camino y tiene un rumbo claro

on Sábado, 01 Julio 2017. Posted in Artículos, Edición 108, Alberto Maldonado Copello, Posconflicto, Nacional

108 Maldonado

Evidentemente los economistas modernos observan la existencia de miseria, la pobreza, la desigualdad del ingreso. Pero consideran que esto no es un problema del sistema económico, del sistema de economía basada en el libre mercado, sino de la distribución, como si esto fuera ajeno a la economía.

 

Alberto Maldonado

Fuente de la imagen: http://viva.org.co/

Contrario a lo que afirma Hernando Gómez Buendía en su columna de El Espectador del 23 de junio de 20171, considero que el país va por buen camino y tiene un rumbo claro.

La teoría económica marginalista o moderna que domina el mundo académico y las ideas de mucha gente, plantea que la economía existe para satisfacer las necesidades humanas. Para Samuelson, premio Nobel de Economía, por ejemplo, la economía es el estudio de cómo las sociedades usan recursos escasos para producir bienes y distribuir entre diferentes personas. Y enfatiza que el propósito final de la ciencia económica es mejorar las condiciones de vida de la gente en su vida cotidiana (p. 6)2. La idea subyacente es que existe una economía que busca satisfacer las necesidades de sus habitantes, que existe una sociedad con propósitos comunes. Esta idea es similar al lugar común sobre el papel del Estado, que consiste en señalar que es el representante o garante de los intereses comunes de la sociedad. Es evidente que en estas perspectivas se ignora, u omite intencionalmente, la existencia de diferentes intereses en conflicto y también, por tanto, la existencia de clases sociales que obtienen resultados muy diferentes en el proceso económico.

Las tesis de abril de las FARC y la superación del capitalismo

on Martes, 13 Junio 2017. Posted in Artículos, Edición 107, Alberto Maldonado Copello, FARC, Capitalismo, Nacional, Proceso de paz

107 Maldonado

Si existe acuerdo en el análisis que señala que la causa de la explotación y degradación de las mayoría de personas es el propio capitalismo y su sistema de mercado, se coincidiría con la tesis 48 de las FARC en la necesidad de superar el orden social capitalista. Si no es el socialismo, ¿cuál es el tipo de sociedad que debería promoverse?

 

Alberto Maldonado

Fuente de la imagen: https://larealidadescondida.wordpress.com

En reciente artículo publicado en la Revista Sur analiza Ricardo García las tesis de abril de las FARC1, critica la estrategia por dogmática pero destaca la táctica por realista. El planteamiento central sobre la postura dogmática que critica García se encuentra en la Tesis No 48, llamada “un partido para la superación del orden social capitalista y la construcción de una nueva sociedad”, donde se afirma: “en su condición de partido de la clase trabajadora, el partido tendrá como finalidad estratégica, ética y política, la superación del orden social capitalista y construcción de una nueva sociedad, el socialismo/comunismo”. A continuación, afirman que esta finalidad surge de la comprobación de los límites del capitalismo, de su demostrada incapacidad para resolver los problemas fundamentales del ser humano, tales como el hambre, la pobreza y la desigualdad y la destrucción de la naturaleza.

La plutocracia colombiana y la financiación de la política

on Domingo, 30 Abril 2017. Posted in Artículos, Alberto Maldonado Copello, Edición 104, Rodrigo Uprimny, Capitalismo, William Ospina, Cultura colombiana, Nacional, Democracia

104 Alberto

Rodrigo Uprimny y William Ospina coinciden en que el sistema de gobierno en Colombia es una plutocracia y sueñan con que sea distinto.

 

Alberto Maldonado Copello

Fuente de la imagen: http://www.euribor.com.es/

En su columna del domingo 19 de marzo en El Espectador, titulada “Dinero y Democracia”, Rodrigo Uprimny, después de mencionar las noticias sobre financiaciones de Odebrecht a las campañas de Santos 2010 y Zuluaga 2014 (que permitieron violar los topes electorales) dice que estas “ilegalidades son graves pues distorsionan profundamente la democracia” (p. 30). Señala que el establecimiento de límites a los gastos electorales y a los montos de las contribuciones privadas tienen como finalidad evitar que quienes consigan más aportes financieros tengan ventajas indebidas, y lograr que el acceso al poder político dependa de la voluntad ciudadana genuina y no del apoyo del poder económico. Si no se controlan estos aportes, continúa diciendo, la democracia deja de ser una democracia (gobierno del pueblo) para convertirse en una plutocracia (el gobierno de los ricos), tal como está ocurriendo en su opinión en Estados Unidos, donde ya no rige el principio democrático, una persona un voto, sino el principio plutocrático, un dólar un voto. El asunto es que en Colombia las normas que establecen los límites no se cumplen y además rara vez se sanciona el incumplimiento porque el Consejo Nacional Electoral no tiene la independencia requerida, pues sus miembros los eligen los mismos partidos que incumplen las normas y a quienes debería controlar. Y termina planteando que se requiere una reforma profunda de la organización electoral para que realmente cumpla con sus funciones.

El partido único en Colombia

on Miércoles, 29 Marzo 2017. Posted in Artículos, Alberto Maldonado Copello, Edición 102, Partidos políticos, Cultura colombiana, Nacional

102 Alberto

A diferencia de lo que opinan muchos analistas y columnistas de opinión considero que el sistema de partidos en Colombia es tan coherente, útil y fuerte en defensa del capitalismo que más se parece a un partido único.

 

Alberto Maldonado Copello
Fuente de la imagen: https://www.youtube.com

Dice Héctor Riveros, en reciente columna en La Silla Vacía (http://lasillavacia.com/historia/ver-hijito-aqui-no-se-defienden-los-derechos-de-la-gente-60007), refiriéndose a los partidos políticos, que “todo el mundo reclama deberían ser fuertes y coherentes”. Efectivamente son muchos los analistas y escritores de columnas de opinión que señalan la carencia en Colombia de partidos fuertes, organizados y coherentes, con base en lo cual se formulan diferentes propuestas de mejoramiento. Por ejemplo, Rodolfo Arango, en columna en El Espectador del 5 de febrero, titulada “Partidos fuertes: paz duradera”, señaló que para lograr la paz estable y duradera y un cambio de mentalidad se necesitan “partidos políticos fuertes y democráticos que se alternen en el poder según la voluntad de los electores expresada cada tantos años”. (http://www.elespectador.com/opinion/partidos-fuertes-paz-duradera-columna-678445).

Ediciones anteriores

Ver más ediciones