Hacia el referendo: un análisis sobre Turquía

on Miércoles, 15 Marzo 2017. Posted in Asli Telseren, Artículos, Edición 101, Turquía, Internacional

101 Internacional

El nuevo régimen que se propone  no tiene nada que ver con un régimen presidencial en el que existe una verdadera separación entre los poderes ejecutivos y legislativos.

 

Asli Telseren
Fuente de la imagen: https://actualidad.rt.com

Luego del golpe de estado fallido del 15 de julio de 2016, Turquía pasa por un periodo de tensiones sociales, políticas y económicas. El estado de emergencia que se decretó el 20 de julio de 2016 por un periodo de tres meses sigue vigente en razón de diferentes prórrogas hechas por el gobierno. Se trata de una medida que permite al presidente y al gabinete ministerial gobernar el país a través de decretos, es un periodo problemático para los principios democráticos y el funcionamiento de los mecanismos del derecho. En este contexto, el 16 de abril del presente año se realizará un referendo para cambiar la Constitución.

En este análisis, trataré los efectos de dicho cambio. Primero presentaré el contexto actual en Turquía después del intento de golpe de Estado, luego trataré los cambios propuestos por la nueva Constitución y finalmente mostraré los posibles riesgos que pueden engendrar estos cambios.

Contexto actual en Turquía luego del intento de golpe de Estado

Según las leyes definidas en la Constitución turca de 1982, durante el estado de emergencia se pueden emitir decretos sobre los asuntos que provocaron dicha medida. En este caso es el intento de golpe lanzado por un sector de las Fuerzas Armadas de Turquía, cercano al movimiento de Gülen, definido como la organización terrorista fettullahista (Fetö). En términos más precisos, los decretos que se emiten durante este periodo deben ser dirigidos solamente contra las personas implicadas en el intento de golpe y a los procesos que se derivan de este. De hecho, al inicio del estado de emergencia, las acciones del gobierno se mantuvieron en este marco pero rápidamente comenzaron tener como blanco a toda la oposición.

Luego de haber expulsado de las instituciones estatales a las personas cercanas a Fetö, el turno fue para los universitarios que habían firmado una petición1, en la que se criticaba la política del gobierno en el sudeste de Turquía, la utilización de armamento pesado contra los ciudadanos y se exigía el fin de la violencia en esta región. Se trata de universitarios que han criticado constantemente a los gülenistas y a su reclutamiento masivo en las instituciones estatales, años atrás, durante el gobierno de Akp. Pareciera ser que el gobierno aprovecha el estado de emergencia para, a través de las medidas excepcionales, reprimir los opositores-as visibles y desanimar a otros.

El gobierno y el presidente tomaron la petición como un ataque contra su campo, sin darse cuenta de la necesidad que tienen los universitarios de ser críticos. Es decir que al escoger el camino de las ciencias exactas o sociales, no hay otra manera para avanzar, para producir el saber, para mejorar las situaciones problemáticas. En tales circunstancias se debe ser opositor de todos, no solamente de los gobiernos actuales, también de todas las formas de poder y de todos los detentores, esto es necesario para tener una cierta distancia frente a las diferentes problemáticas.

Hoy, el estado de emergencia ha sido utilizado para transgredir los derechos y las libertades fundamentales garantizadas por la Constitución, así como las convenciones internacionales de las que hace parte Turquía. Es así que la libertad de expresión, de trabajo, de circulación y la libertad académica, son negadas a los universitarios que firmaron la petición. Las acciones en contra de este sector de la academia no se concentran en prohibirles la entrada a los establecimientos educativos donde pueden producir el saber sino también en afectar su visibilidad. En este sentido, la situación del país en este periodo de estado de emergencia, los obstáculos a los mecanismos del derecho, la violencia económica y sicológica que recorre todo el territorio nacional están provocando una inquietud profunda en la ciudadanía que cada vez es más visible.

Es entonces en este contexto que el 16 de abril de 2017 se llevará a cabo un referendo para aprobar una serie de reformas a la Constitución. Se trata del cambio de 18 artículos de la Constitución que permitirá el pasaje de un régimen parlamentario hacia un régimen presidencial. Este referendo se llevará a cabo en un contexto polarizado en el que, a través los discursos de los miembros del gobierno, se estigmatiza a los que votarán por el no.

Cambios propuestos en el referendo y sus riesgos

El objetivo principal de este cambio es el pasaje de un régimen parlamentario a un régimen presidencial, sin embargo surge una pregunta: ¿se trata realmente de un régimen presidencial? Y si no es el caso, ¿de qué se trata entonces? Para responder a esto detengámonos en los cambios que el referendo busca aprobar.

Desde la fundación de la República, Turquía cuenta con un régimen parlamentario en el que el presidente es imparcial, se trata entonces de un estatus en el que no intervienen los partidos políticos. Esto es, al menos en teoría, la garantía de una cierta neutralidad del gobierno del país. El jefe del gobierno es el primer ministro, este y su gabinete son responsables frente al parlamento. Con el referéndum, se busca suprimir el puesto del primer ministro y transferir el poder del gobierno al presidente, que será miembro de un partido político, es decir que su imparcialidad dejará de existir. Se pretende disminuir los deberes y los poderes de la asamblea nacional con respecto al control ejercido sobre el gobierno y a limitar la independencia del poder legislativo.

El cambio que se propone parte del hecho de que el presidente tendrá la mayoría en la asamblea nacional. Para garantizar que esto sea posible las elecciones presidenciales y legislativas tendrán lugar al mismo tiempo. Si el presidente no está de acuerdo con los resultados, esté podrá disolver la Asamblea nacional, poniendo en duda igualmente su mandato, y sin necesidad de justificarse si llama nuevamente a elecciones. Por el contrario, la Asamblea nacional también puede decidir repetir las elecciones, pero bajo la condición de que tres quintas partes de los 600 diputados estén a favor. Sin embargo, una situación como esta no es realista, cuando la mayoría pertenece al partido que está en el poder.

Teniendo en cuenta lo descrito anteriormente, el nuevo régimen que se propone no tiene nada que ver con un régimen presidencial en el que existe una verdadera separación entre los poderes ejecutivos y legislativos. En este caso, al contrario, estamos hablando de la unidad de los dos poderes. Y esto no para aquí, con la reforma el presidente tendrá un fuerte control sobre el poder judicial vía su poder de decisión sobre los miembros del Consejo superior de Jueces y los procuradores, es decir que él podrá escoger 6 miembros de este consejo de los 12 que lo componen, mientras que la otra mitad será escogida por la asamblea nacional, controlada igualmente por el presidente. Entonces, si estos cambios son aceptados, en Turquía no habrá separación entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Esto será un verdadero obstáculo a la libertad. Como ya lo dijo Montesquieu, “No hay libertad si el poder de juzgar no está bien deslindado del poder Legislativo y del poder del Ejecutivo”2.

Aunque el gobierno afirma que él pide un one-man system para agilizar la toma de decisiones, para hacer avanzar la democracia y la libertad, etc., fracasa a la hora de explicar por qué esto es necesario. Desde el 2002 el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) está en el poder, y aunque, en principio, el presidente no pertenece a un partido político, desde el 2007 el gobierno está conformado por antiguos miembros del AKP. Podemos decir que después del intento de golpe de estado, el sistema que se quiere establecer con el referéndum, se instaló de facto. Se puede ver como una tentativa de legitimación de la situación actual en donde el gobierno no reconoce su responsabilidad en la creciente influencia del Fetö en las instituciones del Estado, incluidas las Fuerzas armadas. Y que justifican diciendo que han sido engañados.

Desde todos los puntos de vista, la inexistencia de un control, al menos oficialmente, sobre la rama ejecutiva, puede provocar daños irreversibles tanto en el país como en la región.

A manera de conclusión

Hay una cierta inquietud y duda frente al referendo. Es necesario recordar que en el 2015, cuando las discusiones sobre el cambio del sistema ya habían empezado, en las elecciones del 7 de junio, el AKP había perdido la mayoría de la Asamblea nacional y no hubiese podido ser el partido de gobierno si no se hubieran programado elecciones anticipadas en noviembre del mismo año.

Por ahora, según varias encuestas, el “no” es mayoritario con un porcentaje que fluctúa entre 51% y 57%, sin embargo no hay que confiar en esto. Luego de dos semanas empezó a circular la idea de una posible anulación del referendo. En efecto es posible que se instrumentalice la situación política y los conflictos en la región como pretexto para su anulación, y esto como respuesta al riesgo de que gane el “no”. A través de esto se puede observar que el presidente y el gobierno no están muy contentos con los resultados de las encuestas y luego de lo que pasó en las elecciones de junio del 2015 y del llamado a elecciones anticipadas en noviembre del mismo año, la anulación puede ser posible.

En este periodo es importante recordar la famosa frase de Lord Acton, historiador y filósofo del siglo XIX: “El poder tiende a corromper. El poder absoluto, corrompe absolutamente”3.

***

1https://www.csee-etuce.org/images/Reports/RP_2016Mission_Turkey.pdf

2Montesquieu, De l’esprit des lois, 1748, Deuxième Partie, Livre XI, chapitre 4. http://classiques.uqac.ca/classiques/montesquieu/de_esprit_des_lois/partie_2/esprit_des_lois_Livre_2.pdf (visité le 10 mars 2017)

3“Letter to Bishop Mandell Creighton, April 5, 1887”, in Historical Essays and Studies, (Ed.: J. N. Figgis ve R. V. Laurence, London, Macmillan, 1907. http://history.hanover.edu/courses/excerpts/165acton.html, (visité le 10 mars 2017)

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones