Animalismo

¿Tratar humanamente a los animales?

on Miércoles, 14 Junio 2017. Posted in Artículos, Edición 107, Daniel Pardo, Animalismo, Nacional

107 Daniel1

¿Qué sugiere el hecho de que hoy día nos deslicemos con menor resistencia (aunque sea solo una cuestión de corrección política) a reconocer la legitimidad de las luchas de los excluidos históricamente –minorías étnicas, mujeres, disidencias sexuales– y no a asumir la responsabilidad que implica reconocer a los animales no-humanos como sujetos políticos?

 

Daniel Pardo

Fuente de la imagen: https://aquileana.wordpress.com/

…yo soy un burro leñero, / que a veces me ponen preso / …Lo malo que a mí me pasa / es que mi amo es pobrecito… / Yo soy un testigo mudo / de su mísera existencia / y por lo tanto lo ayudo / para bien de mi conciencia. / … Algún día tendré potrero, / donde comer por montón. / Así lo dice mi dueño / en una organización: / “¡Adelante compañeros, / viva la revolución!”.

El burro leñero. Máximo Jiménez

Esta expresión –que se ha usado cada vez más en las disputas sociales en contra del maltrato animal– parece un exabrupto, una disparidad categórica: ¿no son humano y animal dos categorías antitéticas? ¿Por qué y cómo darle un trato humano justamente a lo que no lo es? Sin embargo, detenerse en ella y tomarla seriamente permite encontrar más de lo que parece: enuncia que lo humano no es una cualidad que alguien posea, sino que se trata de algo que puede predicarse de la manera en que se establecen relaciones con otros y otras en el mundo; es decir que, en lugar de ser una característica innata de un sujeto, lo humano –lo propiamente humano– es una cualidad móvil que puede atribuirse en contextos determinados. Esta es una diferencia fundamental con implicaciones políticas radicales, pues si no podemos legitimar más la relación jerárquica de los seres humanos con los demás animales en virtud de una característica singular transhistórica, encontramos que esta relación solo puede tener un nombre sin riesgo de mistificación alguna: se trata de una forma dominación política. Vayamos por partes.

***

¿Se puede estar en contra de la Tauromaquia sin ser vegetariano?

on Martes, 31 Enero 2017. Posted in Artículos, Edición 98, Corrida de toros, Animalismo, Cultura colombiana, Nacional, Andrés Felipe Parra Ayala

98 Parra

La tauromaquia no es condenable porque afirme una superioridad del hombre contra los animales, sino porque la desfigura y la presenta de un modo que no se corresponde con su propia forma de ser. 

 

Andrés Felipe Parra
Fuente de la imagen: http://aladecolibri.blogia.com/

Frente al regreso de la Tauromaquia a Bogotá los medios de comunicación han tenido una actitud pusilánimemente tibia. Tras la reapertura de la Plaza de Santamaría y las protestas que tuvieron lugar en sus inmediaciones, los medios han tomado partido por el “civismo”, el “diálogo” y el “consenso”. Lo cierto es que cuando están en juego los intereses de los poderosos, la neutralidad deviene norma moral del mezquino.

Algunas reflexiones a propósito de la nueva Ley de Protección Animal

on Domingo, 14 Febrero 2016. Posted in Artículos, Ley de Protección Animal, Edición 75, Nicolás Jiménez Iguarán, Animalismo, Nacional

75 Nicolas

Por ahora es necesario superar dos simplismos: por un lado, el sentimentalismo que nos lleva, a lo mucho, a ser “amigo de los animales” y a defender “mascotas”, condenando fuertemente el maltrato animal contra unas especies, pero legitimando el maltrato contra otras. Y por el otro, no podemos reducir la lucha por la liberación animal y los derechos de los animales a una cruzada moral e individualista sin trascendencia social y política.

 
Nicolás Jiménez Iguarán
Fuente de la imagen: http://multiayuda.com/

«El sentimentalismo [es] un mal equilibrio del sentimiento, una inconsistencia que conduce a los hombres a atacar un abuso mientras ignoran o condonan otro allí donde también es de desear una reforma»

Henry S. Salt, Los derechos de los animales

¿Son los derechos de los animales un deber del individuo o una responsabilidad de la sociedad? ¿Es el movimiento por los derechos animales una cruzada moral o un movimiento social con una agenda política?

Kim Stallwood

Norm Phelps dice algo que es muy cierto: “intentar ganar la lucha por la liberación animal persuadiendo al mundo entero de volverse vegano es una tarea eterna”1. Esto no quiere decir que el veganismo no sea un imperativo ético, sino que para producir realmente una transformación hay que hacer algo más que mesas informativas.

Con consulta o sin consulta las corridas de toros se tienen que acabar

on Miércoles, 30 Septiembre 2015. Posted in Artículos, Corrida de toros, Edición 66, Nicolás Jiménez Iguarán, Animalismo, Consulta popular, Nacional

66 NicolasJ

El movimiento animalista convenció al país, con argumentos, acerca de la necesidad de prohibir las corridas de toros. A pesar de los ataques mediáticos se posicionó en el debate público y logró articular su discurso con el tema de paz. Por ahora, no ha logrado conquistar el instrumento que había proyectado alcanzar para que se prohíban las corridas de toros en Bogotá, pero se ha ido abriendo un camino importante.

 
Nicolás Jiménez Iguarán
@xnicoveganx
Fuente de la imagen: ww.elespectador.com

El pasado 24 de septiembre el Consejo de Estado revocó el aval que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca le había dado a la consulta antitaurina en Bogotá. Esta decisión no resulta sorprendente. Los taurinos siempre han jugado sucio. Son matones de profesión y politiqueros desahuciados que no pueden vivir sin sangre. El poder de quienes ejercen la violencia y se otorgan el derecho a matar, les permite imponer y perpetuar sus intereses. Esa ha sido la historia de Colombia por más de 50 años. La posibilidad de erradicar democráticamente la tauromaquia está viciada por los aparatos de poder reaccionarios que las élites ganaderas y paramilitares de este país han dirigido durante décadas.

La parábola de Pepe y Pablo

on Sábado, 01 Marzo 2014. Posted in Artículos, Mauricio Rivera, Ciencia y tecnología, Animalismo, Edición 28, Nacional

28 RiveraPienso que hay cierto tipo de impulso prometéico en todos los seres humanos. Ciertamente existe uno en el caso de los micos de Patarroyo, como también había uno en el sueño de Pablo Escobar de crear un “jardín del Edén en el que ninguna fiera se comiera a otra especie”. Un impulso similar fue el que llevó a sus verdugos –y a aquellos de Pepe el hipopótamo- a inmortalizar ese momento en que fueron más grandes que la vida.
 
Mauricio Rivera
Fuente de la imagen: www.monkeyland.co.za 

Al leer la noticia de que el Consejo de Estado le había revocado a Manuel Elkin Patarroyo el permiso para experimentar con monos de la especie Aotus Vociferans, provenientes de la amazonía colombiana, decidí traducir (y actualizar) un artículo que había escrito en inglés en el año 2010. En su momento, la noticia que me había inspirado a escribirlo fue la de la caza de uno de los hipopótamos de Pablo Escobar, de nombre Pepe, por parte de un escuadrón del ejército colombiano.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones