Antonio José Pinzón

“Un delincuente de barrio ante la justicia” C.U.I: 0000-000-0000-00, N.I.:000.000*

on Miércoles, 29 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 102, Antonio José Pinzón, Derecho penal, Cultura colombiana, Nacional

102 Antonio

No hay alternativa a la privación de la libertad en la prisión. Miyer pasa a ser uno más, uno de los casi 120.000 internos intramurales de Colombia, otro delincuente que entra a llenar esos contenedores de seres humanos infestados de indignidad que se supone serían remediados, en alguna medida, por la nueva ley.

 

Antonio José Pinzón
Fuente de la imagen: http://www.uninorte.edu.co/

“Las políticas dominantes no miran ni apelan a los buenos sentimientos. No apuntan, tampoco, a la conciencia del que se ha equivocado, tratando de persuadirlo, tratando de que advierta su falta y la remedie, o se convenza de la necesidad de abandonar el camino criminal en el que ha ingresado. Tales políticas no miran a la comunidad y su relación con el que ha delinquido. No tratan de reparar puentes rotos, sino impedir que vuelva a cruzarlos. (…) No están interesadas en la reparación, sino en la venganza; su insumo no es la generosidad sino el miedo”

Roberto Gargarella

Dos hombres y dos mujeres mayores, de entre 55 y 65 años esperan en los bancos de la sala de audiencias. A la llegada de la Juez, todos se ponen de pie, y se anuncia a los carceleros que traigan al recluso de las celdas del sótano: es el día de la sentencia de Miyer.

“Una medida de aseguramiento no se le niega a nadie”

on Martes, 14 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, Antonio José Pinzón, Derecho penal, Nacional, Medios de comunicación

101 Antonio

Más allá del posible desliz terminológico en la forma en que los medios presentaron la noticia al confundir la captura con la imposición de una medida de aseguramiento (esto partiendo de la buena fe de quien advirtió el peligro que representa esta iniciativa), lo cierto es que esta manifestación pone en evidencia una forma particular de interpretar el papel de la prisión en la sociedad y una noción de seguridad separada de las realidades sociales e institucionales de nuestro contexto y del respeto por los Derechos Humanos.

 

Antonio Pinzón
Fuente de la imagen: http://caracol.com.co/

Encabezo este escrito con una afirmación bastante difundida entre los abogados litigantes y funcionarios que se desempeñan alrededor de los procesos penales. En Colombia, de manera similar a lo que ocurre en el resto de la región, las medidas de aseguramiento, particularmente la de detención preventiva en centro de reclusión, suelen funcionar como regla general y no como excepción. En nuestro caso, por ejemplo, 38.356 personas se encuentran privadas de la libertad en calidad de procesadas, esto es, un 32,3% del total de la población de centros de reclusión a cargo del INPEC1. Sin entrar en detalle sobre este y otros aspectos relativos a la realidad de nuestro sistema penal y penitenciario, quisiera hacer referencia a una noticia reciente que hace parte de su agenda mediática en el país: el viernes 03 de marzo, desde Pereira, el Fiscal General Néstor Humberto Martínez invitó al nuevo Ministro de Justicia a retirar un Proyecto de Ley que desde su punto de vista pondría en riesgo la seguridad ciudadana al impedir, según algunos medios, que se capture a una persona sin un certificado del INPEC que garantice que se le recluirá en condiciones de dignidad2.

Llevar a la práctica “un nuevo enfoque” en materia de Política de Drogas: una necesidad apremiante más allá del discurso

on Jueves, 14 Abril 2016. Posted in Artículos, Política de Drogas, Edición 79, Drogas, Narcotráfico, Antonio José Pinzón, Política criminal, Nacional

79 Pinzon

Este documento presenta un contexto que plantea la necesidad de que el tema no solo se aborde teórica y conceptualmente desde otra perspectiva, sino que, sobre todo, se trate efectivamente de una manera distinta como parte de una política de salud pública orientada a eliminar, o al menos reducir, los efectos violentos y estigmatizadores derivados del consumo y de las políticas y actuaciones reales de las instituciones estatales.

 
Antonio José Pinzón
 
Fuente de la imagen: www.adnradio.cl

Tal como lo han indicado distintos documentos institucionales e independientes1, el enfoque represivo del tratamiento a la producción, distribución y consumo de sustancias psicoactivas (SPA) ha tenido efectos nefastos en la realidad colombiana: desde la excesiva criminalización de campesinos de zonas marginadas que, como parte de sus actividades productivas y en el contexto de violencia ejercida por grupos armados vinculados a ese negocio, se dedican al cultivo de hoja de coca, hasta el desmesurado encarcelamiento de consumidores y jóvenes distribuidores –en muchos casos adictos- que se encuentran en posesión de cantidades insignificantes de marihuana, “perico” o “basuco”. La guerra emprendida contra las drogas desde los años sesenta ha sido el fundamento de una serie de medidas represivas por parte de los gobiernos en Colombia, otros países del hemisferio y el mundo, donde a finales del siglo XX las SPA y sus consumidores se presentan como el chivo expiatorio a quien se culpa de los males de la sociedad y de la degradación moral.

Objeción de conciencia y servicio militar obligatorio: situación y perspectivas

on Sábado, 14 Febrero 2015. Posted in Artículos, Objeción de conciencia, Edición 51, Servicio militar, Antonio José Pinzón, Nacional, Juventud

51 Antonio

¿Se pretende acabar con las tendencias militaristas en la sociedad, abolir las instituciones militares, el servicio militar, las actividades militares en favor de un gobierno ilegítimo o simplemente garantizar el derecho individual de quienes por motivaciones filosóficas o religiosas no encuentren apropiado participar en ciertas actividades?

 
Antonio José Pinzón
Fuente de la imagen: www.taringa.net

No voy a recorrer decenas de miles de kilómetros para asesinar a gente que nunca me llamó negro (…)Gente que nunca me linchó, nunca me corrió con perros, nunca violó a mi madre, nunca me esclavizó ni me privó de la libertad (…)Acá no me quieren, pero sí quieren que vaya a pelear allá

Muhammad Alí, al oponerse a participar en actividades militares en Vietnam.

Desde hace varios años que el tema de la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio (SMO) ha empezado a posicionarse políticamente en la agenda pública y en las exigencias de organizaciones juveniles, religiosas, pacifistas y antimilitaristas del país. Entre los principales motivos que se aducen para oponerse al SMO se encuentran convicciones filosóficas y religiosas contra todo tipo de violencia, la distribución desigual del cumplimiento de un deber legal que implica sufrimiento y desarraigo para los reclutados y sus familias, y la pérdida de legitimidad de la fuerza pública en el contexto colombiano, relacionada con repetidas violaciones a Derechos Humanos y connivencia con grupos ilegales en la persecución a comunidades y movimientos sociales.

Movimiento Nacional Carcelario: un nuevo escenario de organización y lucha por la dignidad

on Sábado, 01 Noviembre 2014. Posted in Artículos, Movimiento Nacional Carcelario, Edición 44, Antonio José Pinzón, Nacional

44 Antonio

Si el Sistema de Prisiones no cumple los objetivos que formalmente se le han asignado, y no puede brindar condiciones de vida aceptables a las personas, debe disminuirse drásticamente su población tomando como criterios el daño social ocasionado por las conductas y las situaciones de vulnerabilidad social en que se encuentran muchas personas actualmente confinadas.

 
Antonio José Pinzón
Fuente de la imagen: http://radiomacondo.fm/

Los presos de Colombia hemos perdido nuestra libertad pero aun conservamos nuestra dignidad.

Internos de Palogordo, Girón.

 

Desde el pasado lunes 20 de octubre internas e internos de diversos establecimientos carcelarios y penitenciarios de alta y mediana seguridad del país aglutinados en el Movimiento Nacional Carcelario –MNC- han entrado en una jornada de huelga y desobediencia para denunciar las indignas condiciones de vida y exigir soluciones prontas a la “crisis”1 que viven los sistemas penal y de prisiones de nuestro país.

¿Superar el hacinamiento?

on Jueves, 15 Mayo 2014. Posted in Artículos, Antonio José Pinzón, Política criminal, Código Penitenciario, Edición 33, Derecho penal, Nacional

33 AntonioLo que se puede afirmar es que existiendo una política que privilegia la criminalización como respuesta a las situaciones de marginación, resulta prácticamente imposible esperar un cambio significativo en lo cuantitativo, y menos en lo cualitativo, en términos de superar el hacinamiento y que la prisión tenga un impacto positivo en las personas que la llegan a habitar.
 
Antonio José Pinzón
Fuente de la imagen: http://www.vanguardia.com

En enero de este año se informaba que con la entrada en vigencia del “nuevo Código Penitenciario” se acabaría, o al menos se reduciría de una manera significativa, el problema del hacinamiento carcelario con la posibilidad de acceso a la libertad de entre 7.000 y 9.000 personas1. Además de eso, se pregonaba también el mejoramiento de las condiciones de acceso a la justicia, la salud y condiciones laborales dignas para las personas privadas de la libertad. Algunas de las críticas a la reforma se enfocaron en el problema de que esta “ola de libertades” podría incrementar repentinamente las situaciones de violencia y criminalidad en el país o dar pie a la impunidad, a lo que las autoridades respondieron que esto no ocurriría, porque la Policía colaboraría con el INPEC en la vigilancia a quienes salieran con ocasión de la reforma2, y en principio no se concederían libertades, sino que las condenas se cumplirían en los domicilios de estas  personas3. Así mismo, el Ministro de Justicia sostuvo que no se darían libertades a diestra y siniestra, sino que habría criterios relativos a la gravedad de la conducta para su concesión.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones