Crisis educativa

El sistema educativo en Colombia, un problema por resolver

on Jueves, 08 Junio 2017. Posted in Diomer Fonseca, Artículos, Edición 106, Financiamiento de la educación, Paro nacional, Nacional, Crisis educativa

106 Diomer

La lucha del magisterio colombiano es de largo aliento, es por la dignidad docente, es por el derecho a la educación, es porque el Estado ha relegado a la educación a un segundo, tercer o cuarto plano, es porque a los educadores nos importa más el país que a los políticos.

 

Diomer Fonseca

Fuente de la imagen: http://caracol.com.co/

El sistema educativo colombiano refleja la situación de un país que por años ha sido manejado con desidia por las mismas clases sociales acomodadas en el poder desde el nacimiento de la Republica (siglo XIX), donde se relega a la educación al último de los planos posibles y se piensa en el país desde las frías cifras del llamado crecimiento económico.

De inequidades, exclusiones, pilos y otros demonios

on Sábado, 13 Mayo 2017. Posted in Artículos, Edición 105, Financiamiento de la educación, ICETEX , Susana Barradas, Nacional, Crisis educativa

105 BarradasUna propuesta como Ser Pilo Paga no cuenta con los mínimos esperados desde los fundamentos de una justicia social, ni con la evidencia de efectividad suficiente para aspirar a ser política de Estado.

 

Susana Barradas

Fuente de la imagen: http://www.colombia.com/

Se conoció esta semana que el programa Ser Pilo Paga será convertido en política de Estado1. Se anunció, además, la intención de realizar unos ajustes a las condiciones actuales de los créditos del ICETEX, de tal suerte que quienes llegaran a ser beneficiarios de éstos, comenzarían a pagar su deuda sólo después de iniciar una relación laboral y con unas cuotas fijadas según el valor de sus ingresos2. Lo anterior, se supone, representaría una estrategia para garantizar un mayor acceso y cobertura en la enseñanza superior universitaria, en un país con un sistema de financiación pública rudimentario. Si bien las limitaciones e incluso la toxicidad para la democracia de los créditos-beca y programas como Ser Pilo Paga han sido ampliamente expuestos en los medios en los últimos tres años, tal no ha redundado en un espacio de debate nacional sobre el tema. Precisamente por eso se redobla ahora el desasosiego en vista de esta nueva avanzada.

¿Es el SNET un riesgo?

on Miércoles, 29 Marzo 2017. Posted in Artículos, SNET, Lina María López Castillo, Edición 102, Nacional, Crisis educativa

102 Lina

El SNET y la implementación del MNC representan una reforma a punta de decreto de la Ley 30, orientada exclusivamente a responder a las lógicas de necesidad de las empresas más grandes del país, bajo un criterio de definición de currículos que niega el reconocimiento de los saberes que dice proteger.

 

Lina María López Castillo
Fuente de la imagen: http://sindicalfederal.com.ar/

Con el fracaso de la reforma a la Ley 30 en el año 2011, la reestructuración del sistema educativo en Colombia no se fue a la caneca de la basura. El Gobierno actual ha venido dando reiteradas puntadas para asegurar sus metas en el sector educación al cambiar el lenguaje y descomponer sus objetivos originales en cambios mucho más modestos y apalancados, según disponga el viento político, para sacar adelante lo que hace seis años quedó empantanado. Recientemente se ha inaugurado una nueva fase de este proyecto, pues el gobierno Santos ha sacado del cajón el proyecto del Sistema Nacional de Educación Terciaria (SNET), que ya estaba incluido en su Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018. En el contexto del proceso de paz, el SNET se promueve como una propuesta para la implementación de los acuerdos en tanto mecanismo para el desarrollo de líneas de formación técnica a nivel rural para quienes reingresen a la vida civil.

Santos, el pilo de la estafa maestra II

on Miércoles, 29 Marzo 2017. Posted in Artículos, Andrés Camilo Rodríguez, Edición 102, Posconflicto, Nacional, Crisis educativa, Gobierno de Santos

102 Camilo

La jugada maestra del “Ser Pilo Paga”, y donde se encuentra todo el engaño, consiste en que el programa intenta demostrar interés por parte del Gobierno Nacional en aumentar la cobertura y generar inclusión en la educación superior, pero no es extensible a todo el estrato 1 y 2, tan solo logra atender a 40.000 de 1,2 millones de estudiantes pobres.

 

Andrés Camilo Rodríguez
@ACamiloRR
Fuente de la imagen: https://www.las2orillas.com.co

El presente artículo es una continuación de (SANTOS, EL PILO DE LA ESTAFA MAESTRA) en donde se analizó el programa “Ser Pilo Paga” en cuanto a cobertura e inclusión, concluyendo que el Gobierno Nacional diseñó un programa en el que no se garantiza la estadía de los más pobres en la educación superior. Lo anterior ha obligado a que muchos estudiantes –siendo los más vulnerables del país- cancelen el valor de la matrícula por sus propios medios. Además, se demostró que el Gobierno Nacional tiene una intención en aumentar la cobertura en la educación pública sin generar un incremento presupuestal ni pagar los 11,5 billones de pesos en deuda que se tiene con las universidades públicas del país. En el presente escrito se estudiará su viabilidad futura en torno al financiamiento y su posibilidad real de incluir a los estudiantes más pobres del país.

Santos, el pilo de la estafa maestra

on Lunes, 13 Marzo 2017. Posted in Artículos, Andrés Camilo Rodríguez, Edición 101, Posconflicto, Nacional, Crisis educativa, Gobierno de Santos

101 AndresCamilo

Si el Gobierno considera que no hay recursos para la educación habría que preguntar sobre los 8 billones de pesos en corrupción del caso Reficar o los impuestos que evaden los ricos en paraísos fiscales. Es momento de cesar los ataques contra la educación superior pública y diseñar de la mano con la comunidad universitaria planes de política pública y leyes que permitan hacer de la educación un derecho fundamental para una Colombia en paz.

 

Camilo Rodríguez
Economía Unal
@AcamiloRR
Fuente de la imagen: http://www.cronicadelquindio.com/

“Las balas escribieron nuestro pasado, la educación escribirá nuestro futuro”, es la frase impresa sobre el balígrafo con el que se firmó el Acuerdo de paz entre las FARC EP y el Gobierno colombiano. Esta corta pero contundente frase demuestra la importancia de la educación en el escenario de posacuerdo. El presente artículo estará dividido en dos partes que buscan analizar la política pública del programa “Ser Pilo Paga”, su relación con la política de financiamiento y de bienestar, sus consecuencias sobre la educación superior pública y su viabilidad en el posacuerdo. En la primera parte se analizará la problemática de cobertura e inclusión y, en la segunda, la viabilidad futura del programa.

La UN se cae ¿Con qué la curaremos?

on Lunes, 05 Septiembre 2016. Posted in Artículos, Leonel Vinasco, Camilo Rodríguez, Edición 89, Financiamiento de la educación, Universidad Nacional de Colombia, Nacional, Crisis educativa

89 UN

Es momento de que el Gobierno Nacional y su política educativa le declare la paz a las universidades, hay que dejar de engañar a la comunidad universitaria con recursos insuficientes además de estar evadiendo su responsabilidad social y política.

 
 
Camilo Rodríguez
Estudiante Economía Unal
 
Leonel Vinasco
Estudiante Ing. Mecatrónica Unal
Fuente de la imagen: http://www.eltiempo.com

Desde hace unos años el Gobierno Colombiano ha desarrollado una política de financiación especial para el desarrollo de infraestructura de las universidades, esta política –llamada estampilla universitaria- cobra un impuesto a la construcción pública y es dirigido principalmente para el desarrollo de infraestructura de las universidades. En el presente artículo se analizará esta propuesta de financiación para la infraestructura, su relación con la economía y sus implicaciones en la educación.

¿Precariedad infinita?: la universidad y el trabajo

on Domingo, 31 Julio 2016. Posted in Artículos, Edición 86, Hernán Alejandro Cortés, Universidad, ICETEX , Nacional, Crisis educativa

86 Alejandro

Vale la pena preguntarse entonces por el lugar y el hacer de la academia, y eso, necesariamente, implica re-pensar la universidad en el marco de las relaciones económicas del mundo contemporáneo, pues, como lo señalaba Noam Chomsky, la universidad fue tomada por asalto y parece no tener la fuerza suficiente para resistir el ataque del mercado en su versión neoliberal.

 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: http://argentina.indymedia.org

Señalar que “vivimos en tiempos de crisis” puede ser la tarea fundamental de los académicos, un diagnóstico que a menudo se lanza al viento y cuyo eco solo resuena para todos cuando grandes catástrofes llegan a las ventanas de los noticiarios. Los filósofos, sociólogos, antropólogos y demás especímenes académicos han aprendido a vivir con la crisis a cuestas; sin embargo, los diagnósticos sobre ésta se convierten en largos monólogos, difíciles de entender para los no iniciados, de manera que su advertencia sobre la crisis queda relegada al olvido. Quizá el pecado de los académicos es el de no poder comunicar sus padecimientos con claridad, el de crear un lenguaje para una élite del pensamiento a la que solo pueden acceder quienes han gozado de una capacitación previa en el arte de entender. La precariedad infinita de la universidad en general y de las humanidades en particular es la de su falta de acceso, bien sea por condiciones internas (como el lenguaje, la hiper-especialización y la ultra-capacitación) o externas (como las políticas de educación, las formas de gobierno o la banalidad del contenido y formato de los medios de comunicación masivos). No existe un único culpable en este juego de precariedad, son múltiples factores los que agudizan la situación de las universidades y el lugar que ocupan en la sociedad, algo que se ha repetido por décadas y que parece no cambiar a pesar de los avisos de alerta.

A propósito del papel de la Universidad Nacional de Colombia en la construcción de la paz

on Martes, 21 Junio 2016. Posted in Artículos, Edición 84, Universidad Nacional de Colombia, Nacional, Crisis educativa

83 Unal

El momento del país exige hechos de generosidad. Convocamos al diálogo amplio entre integrantes de la comunidad académica y de cara a la opinión pública, para comenzar a reconocer estas diferencias sin la mutua descalificación, para debatir razonadamente sobre las causas y soluciones de la crisis del sistema universitario así como para deliberar acerca del papel de las universidades públicas, y en particular de la Universidad Nacional de Colombia, en la construcción de paz en el escenario del pos acuerdo.

 
 
Fuente de la imagen: https://listovative.com

Como profesoras y profesores de la Universidad Nacional de Colombia y de otras instituciones de educación superior del país, consideramos que la polémica en torno al reconocimiento que la Facultad de Ciencias Humanas le otorgó al doctor Miguel Ángel Beltrán como egresado de Sociología en la celebración de los 50 años de la Facultad reafirma la necesidad de plantear un debate de la mayor importancia, aplazado dentro y fuera del alma mater acerca de la inherente relación entre la academia, la ciencia y la política; y entre la universidad y la sociedad.

El conocimiento situado o la “objetividad” que defiendo

on Miércoles, 27 Abril 2016. Posted in Artículos, Santiago Gómez Obando, Edición 80, Calidad académica, Mauricio García, Investigación nacional, Nacional, Crisis educativa

80 Obando

El carácter racional, objetivo, provisional, argumentativo, metódico, sistemático, analítico, empírico, delimitado, acumulativo y generalizable que el discurso científico esgrime como rasero normativo frente a otras formas de saber y conocimiento, pareciera otorgarle una superioridad incuestionable e incontestable.

 
Santiago Gómez Obando
Fuente de la imagen: www.barometropolitico.com

Acabo de leer la respuesta de Mauricio García en este portal. Al respecto, quisiera empezar por expresarle mi agradecimiento al profesor García por tomarse el tiempo de continuar un debate que suscitó, en primer lugar, su cuestionamiento a la realización de la “Semana Camilo Torres” en la Universidad Nacional de Colombia. Dado que considero que entre García y yo existe coincidencia en relación con lo que él denomina “discusión sobre los métodos de investigación”, quisiera aprovechar este texto para aclarar cuál es mi postura en relación con a) el problema de la verdad en las ciencias sociales y b) la relación entre actividad académica y actividad política. Al respecto, cabe aclarar que centraré mi atención sobre todo en el primer aspecto, teniendo en cuenta que, en su último artículo García me acusa de adherir “a la versión contemporánea del idealismo extremo”.

Academia, métodos de investigación y política

on Lunes, 25 Abril 2016. Posted in Artículos, Mauricio García Villegas, Santiago Gómez Obando, Edición 80, Investigación nacional, Nacional, Crisis educativa

80 Garcia

No estoy diciendo que la academia sea pura y separada de la política; simplemente que los buenos productos en el mundo académico no necesariamente son los que contribuyen a las causas sociales en las que creemos sino los que mejor nos ayudan a entender la realidad social en la que vivimos, incluso, repito, cuando ese entendimiento va en contra de nuestros valores y de nuestras convicciones.

 
Mauricio García Villegas
 

Santiago Gómez Obando publicó hace poco en estas páginas un artículo titulado “Los límites del empirismo en las ciencias sociales”. Con este escrito Gómez expone su punto de vista sobre un debate que se inició con una columna que publiqué en El Espectador sobre “La semana Camilo Torres”, en la Universidad Nacional y a la cual reaccionó Sebastián Espinosa. El debate ha girado en torno a dos cosas: 1) la relación entre teoría e investigación empírica en las ciencias sociales y 2) la relación entre militancia política y academia. En este texto me concentro en el primero de estos puntos, aunque digo algo sobre el segundo.

[12 3 4 5  >>  

Ediciones anteriores

Ver más ediciones