Democracia

El retroceso de la democracia en Brasil*

on Miércoles, 14 Junio 2017. Posted in Artículos, Edición 107, Dilma Rousseff, Brasil, Sarah Mailleux Sant’Ana, Internacional, Democracia, Medios de comunicación

107 Sarah

Los grupos dominantes quieren evitar las Directas Já porque estas representan no solamente la elección de un nuevo presidente, sino también una amenaza para la agenda reaccionaria establecida por la derecha en este último año de gobierno. El pánico está ligado igualmente a una tercera elección de Lula, razón por la cual hay un esfuerzo concertado desde hace más de un año por condenarlo e impedir que se vuelva a presentar a las elecciones.

 

Sarah Mailleux Sant'Ana

Fuente de la imagen: http://www.revistasur.cl/

El golpe de Estado de 2016, que separó del poder a Dilma Rousseff, elegida democráticamente como presidenta de Brasil, demostró que las clases dominantes brasileras respetan el proceso de la democracia electoral solo cuando este les conviene. Las concesiones y concertaciones con la izquierda aseguraron su respaldo durante casi una década, pero cuando sus privilegios comenzaron a ser amenazados la situación se volvió insoportable. Luego de que todos los esfuerzos de la derecha por impedir la elección de la presidente Dilma Rousseff no dieran resultado, estos se concentraron en su desestabilización, en los impedimentos para que gobernara y, finalmente, en la remoción de su cargo para instaurar un gobierno de derecha. Esta situación puso al país y la gobernabilidad bajo la tutela de los más ricos, estableciendo una barrera entre la responsabilidad de los gobernantes y el interés de la mayoría, conduciendo al país a una crisis institucional gravísima, al final del Estado de derecho brasilero (que es un Estado naciente desde la constitución de 1988) y a la destrucción del proceso democrático.

Necesitamos un antídoto contra el miedo

on Miércoles, 14 Junio 2017. Posted in Tatiana Roncancio, Artículos, Edición 107, Internacional, Democracia, Participación política

107 Tatiana

Es urgente que de manera sustentada y seria comencemos a averiguar cómo contrarestar el miedo paralizante. De otro modo, seguiremos entre la desesperación y la desesperanza.

 

Tatiana Roncancio

Fuente de la imagen: http://www.desdeelexilio.com/

Da la sensación de que en los últimos años cada resultado de una consulta electoral es peor que el anterior. El recuento del último año y medio es devastador: a final de 2015, Macri derrotó a Daniel Scioli, 51.4% de los votos frente al 48.6%; el 12 de mayo de 2016, el Senado brasileño aprobó el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff (55 senadores a favor, 22 en contra); en junio de ese mismo año la consulta a los ciudadanos del Reino Unido acerca de su permanencia en la Unión Europea dio como resultado que el 51.9% de los votantes se manifestó a favor de abandonarla, contra un 48.1% que se manifestó a favor de permanecer; luego, en el plebiscito del 2 de octubre en nuestro país, ganó la oposición a los acuerdos de paz con el 50.23% de los votos, frente al 49.76% que se manifestó a favor de su refrendación; el año terminó con la elección en Estados Unidos de Donald Trump como presidente número 45 de ese país. Este año asistimos a la ratificación en Turquía del régimen opresivo de Erdogan en las urnas, con un 51.4% de los votantes, frente a un 48.6% que votó en contra.

Carta a nuestras defensoras y defensores de Derechos Humanos en Colombia

on Miércoles, 31 Mayo 2017. Posted in Artículos, Edición 106, Sociedades violentas, Jessica Fajardo Carrillo, Nacional, Derechos Humanos, Democracia

106 Jessica

Defensoras y Defensores de la Colombia Profunda, acompañados por nuestras hermanas y hermanos de la Argentina, les enviamos estas palabras, porque en esta República aprendimos que los desaparecidos pueden hacer temblar la tierra, que la lucha no termina con la llegada de la democracia o de la paz, que a los genocidas hay que perseguirlos hasta lugares “inalcanzables” para hacer justicia y que respondan por esos delirios que tanto daño han hecho a nuestro tejido social, porque si ustedes desaparecen, nuestros lazos también.

 

Jessica Fajardo 

Fuente de la imagen: http://radiomacondo.fm/

“El futuro llegó hace rato / ¡todo un palo, ya lo ves! / veámoslo un poco con tus ojos… / ¡el futuro ya llego! / ¡Yo voy en trenes! / (No tengo donde ir…) / Algo me late / y no es mi corazón. / ¿Cómo no sentirme así? / ¡Si ese perro sigue allí! / ¿Que podría ser peor? / (Eso no me arregla…) / ¡Eso me arregla a mí!”

El 7 de febrero de 1948, en Bogotá, acontece la Marcha del Silencio y una Oración emerge ante tanto sufrimiento y destierro. Jorge Eliécer Gaitán reclama al soberano, porque es la sangre la que ha llevado las arcas de aquellos que creen que han vencido, aquellos delirantes que creen haber ganado una guerra y creen que merecen el botín, condenando nuestras vidas y nuestros territorios a existir como sus propiedades. Ahora somos presos de contradicciones, pues la ley nos dice que nacemos con Derechos, la ley dice que somos iguales y autónomos, pero estos delirantes marcan una cruel diferencia despojándonos de una vida digna. Sin embargo, no han logrado despojarnos de nuestra palabra política, latente en la Oración de Gaitán: “Nosotros, señor Presidente, no somos cobardes. Somos descendientes de los bravos que aniquilaron las tiranías en este suelo sagrado. ¡Somos capaces de sacrificar nuestras vidas para salvar la paz y la libertad de Colombia!”1.

Revocatoria y democracia: el difícil camino de la participación ciudadana en Colombia

on Martes, 16 Mayo 2017. Posted in Artículos, Edición 105, Revocatoria, Enrique Peñalosa, Mauricio Katz, Consulta popular, Nacional, Democracia, Participación social

105 Katz

Los defensores del Alcalde manifiestan un rechazo absoluto a la revocatoria con argumentos baladíes, como que Peñalosa es un gran administrador, urbanista y conocedor como ninguno de la ciudad y su problema es que no sabe comunicar o que es mal político. Si todo esto fuera cierto, no habría de que preocuparse porque convocados los ciudadanos en un proceso electoral, con una buena campaña de información, ratificarían su mandato.

 

Mauricio Katz

Fuente de la imagen: www.marchapatriotica.org

Los resultados de la Consulta Minera en Cajamarca y el aparentemente exitoso proceso de recolección de firmas para la revocatoria del mandato del Alcalde de Bogotá D.C., Enrique Peñalosa Londoño, han despertado una ola inusitada de descalificaciones por ciertos sectores políticos y económicos, hacia las formas de participación democrática contempladas en la constitución de 1991, justo en el momento en que la implementación de los Acuerdos de Paz y particularmente del punto 2 (“Participación política: Apertura democrática para construir la paz”) reclaman de la sociedad colombiana más y mejor democracia con ampliación de la participación ciudadana.

Cajamarca: tensión entre la voluntad popular y los intereses económicos

on Domingo, 30 Abril 2017. Posted in Artículos, Edición 104, Diego Mauricio Barragán, Consulta popular, Ambientalismo, Economía colombiana, Nacional, Democracia, Minería

104 Barragan

En Cajamarca, la elección fue simple: se eligió la vida, el agua, la tierra; los ciudadanos eligieron lo que han sido (campesinos), lo que son (personas que hacen valer sus derechos) y lo que quieren ser, que no es otra cosa que tener un lugar donde vivir como lo hicieron sus antepasados cuando llegaron a las montañas de la Cordillera Central colombiana, encontrando en Cajamarca no sólo un lugar donde trabajar, sino un lugar donde construir una vida, tejer lazos sociales y proyectar un futuro para ellos, sus familiares, sus amigos y sus paisanos.

 

Diego Mauricio Barragán*

Fuente de la imagen: http://agenciadenoticias.unal.edu.co/

Los discursos sobre la minería son reiterativos. En países en donde los ciudadanos tienen un nivel de vida digno, las actividades, sus consecuencias y las empresas mineras han sido duramente criticadas por la ciudadanía, gobiernos y organizaciones sociales. Por contraste, en países en donde los ciudadanos apenas subsisten y viven en condiciones adversas, la explotación de los recursos naturales se propone como un camino para salir de la pobreza. Las alternativas para enfrentar la explotación de los recursos naturales han sido determinadas, en pocos casos como Cajamarca, por los ciudadanos, y, en la mayoría, por gobiernos, personas o empresas que tienen intereses económicos concretos. La primera pregunta que aparece es: ¿qué pasa con la tierra y con los nativos donde se hacen estas intervenciones?

La plutocracia colombiana y la financiación de la política

on Domingo, 30 Abril 2017. Posted in Artículos, Alberto Maldonado Copello, Edición 104, Rodrigo Uprimny, Capitalismo, William Ospina, Cultura colombiana, Nacional, Democracia

104 Alberto

Rodrigo Uprimny y William Ospina coinciden en que el sistema de gobierno en Colombia es una plutocracia y sueñan con que sea distinto.

 

Alberto Maldonado Copello

Fuente de la imagen: http://www.euribor.com.es/

En su columna del domingo 19 de marzo en El Espectador, titulada “Dinero y Democracia”, Rodrigo Uprimny, después de mencionar las noticias sobre financiaciones de Odebrecht a las campañas de Santos 2010 y Zuluaga 2014 (que permitieron violar los topes electorales) dice que estas “ilegalidades son graves pues distorsionan profundamente la democracia” (p. 30). Señala que el establecimiento de límites a los gastos electorales y a los montos de las contribuciones privadas tienen como finalidad evitar que quienes consigan más aportes financieros tengan ventajas indebidas, y lograr que el acceso al poder político dependa de la voluntad ciudadana genuina y no del apoyo del poder económico. Si no se controlan estos aportes, continúa diciendo, la democracia deja de ser una democracia (gobierno del pueblo) para convertirse en una plutocracia (el gobierno de los ricos), tal como está ocurriendo en su opinión en Estados Unidos, donde ya no rige el principio democrático, una persona un voto, sino el principio plutocrático, un dólar un voto. El asunto es que en Colombia las normas que establecen los límites no se cumplen y además rara vez se sanciona el incumplimiento porque el Consejo Nacional Electoral no tiene la independencia requerida, pues sus miembros los eligen los mismos partidos que incumplen las normas y a quienes debería controlar. Y termina planteando que se requiere una reforma profunda de la organización electoral para que realmente cumpla con sus funciones.

La democratización en Colombia: el gran desafío

on Martes, 14 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, FARC, ELN, Nacional, Democracia, José David Copete, Conflicto armado, Participación política, Proceso de paz

101 Copete

El punto clave en la superación del remedo de democracia al que asistimos refiere a la potenciación de las comunidades mediante ejercicios de poder popular que se expresen tanto cualitativa como cuantitativamente y se desplieguen en lo institucional y lo extra institucional.

 

José David Copete
Fuente de la imagen: https://prensapcv.wordpress.com

La actual situación política colombiana evoca tanta esperanza como prevención. Las oportunidades de generar cambios de profundo calado, que se abren con la posibilidad de implementar el acuerdo firmado con las Farc-Ep y de arribar a uno con el ELN, se cubren con un denso manto de incertidumbre cuando recurrimos a la historia de nuestro país. La población colombiana pareciera sufrir en sus carnes uno de los castigos ejemplares que, condensado en el mito de Sísifo, hace traer a colación la mitología griega. Desde diversos escenarios se promulga la democracia liberal representativa como la única forma de democracia posible, planteando que no hay forma democrática superior y que, por consiguiente, los esfuerzos de las sociedades se deben dirigir hacia el fortalecimiento de la democracia existente.

100 ediciones dedicadas a la opinión crítica

on Domingo, 26 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 100, Posconflicto, Nacional, Democracia, Medios de comunicación, Palabras al Margen

100 editorial

Es un tiempo de muchos desafíos, de construcción de paz, de superación de desigualdades, de mayor respeto por los derechos humanos, de profunda democratización. Un periodo en el que la presencia activa de medios de comunicación independientes se hace urgente para materializar espacios de expresión y participación política, en los que se puedan pensar los numerosos retos de la paz en Colombia.

 

Palabras al Margen

Hoy, 01 de marzo de 2017, Palabras al margen publica su edición # 100. Hemos recorrido un camino de más de cuatro años de trabajo bajo criterios de calidad e independencia, con el propósito de brindar análisis relevantes de la realidad nacional e internacional, en una forma accesible y para un público amplio. Nos hemos esforzado siempre por consolidarnos como un espacio que acerque la academia crítica a la opinión pública y que contribuya a la construcción de un país más democrático.

El miedo a la democracia

on Martes, 14 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 99, ELN, Nacional, Democracia, Proceso de paz, Carlos Andrés Manrique

99 1 CarlosMan

El tema de la participación directa de la sociedad civil en el escenario de la mesa de negociación entre el gobierno nacional y la última insurgencia de inspiración marxista que sobrevive en el continente, es un tema serio. Quienes ocupando posiciones privilegiadas de poder lo minimizan condescendientemente por su falta de “realismo”, están en verdad muy desconectados de la realidad del mundo en el que viven, y de cómo esa realidad nos exige repensar las formas de construcción de lo común desde la gente, desde abajo, desde los territorios, más allá del modelo ya históricamente en ocaso de la democracia liberal representativa, tal y como se ha instituido de manera dominante en las sociedades occidentales.

 

Carlos A. Manrique
Fuente de la imagen: www.alfcmenifee.org

La mesa de diálogo con el ELN se instaló en Quito, y mientras que casi nadie pone en duda la importancia decisiva que tiene, para la construcción de paz con justicia social, la participación masiva de la sociedad civil en lo que allí se acuerde, muchos en cambio dudan sobre su plausibilidad: su cómo, su cuándo, su hasta dónde, y sus efectos. Dicha participación, como lo reiteró el vocero de esta insurgencia Pablo Beltrán en su discurso durante la instalación de la mesa, es la apuesta central con la que esta insurgencia busca que el proceso de negociación que conduzca eventualmente a su desarme, pueda catalizar una democratización del país que favorezca a los sectores históricamente más marginados y excluidos, y pueda ser un espacio donde se amplifique su voz y se defienda su dignidad. Ningún pronunciamiento en los circuitos de opinión pública, ni en los discursos oficiales del gobierno, pone en duda que dicha participación sea importante: ¿Cómo objetar a que la gente participe activamente en las reflexiones sobre los destinos comunes, cuando se abren instancias de deliberación política? ¿Cómo objetar a un llamado que parece responder de manera tan básica e inequívoca a los principios de la democracia, cuando nos llamamos una democracia? Habría que ser medio canalla para objetar a esto. Y, sin embargo, la objeción viene luego de manera solapada e indirecta: esa certeza inicial contrasta de manera llamativa con la profunda incertidumbre que se cierne en torno a cómo, cuándo, con qué alcance y efectos habrá de darse dicha participación, y con el escepticismo adusto que esa incertidumbre genera.

Guerra, paz y movilización social

on Martes, 07 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 99, Julio Quiñones Páez, Nacional, Democracia, Gobierno de Santos, Conflicto armado, Movimientos sociales

99 Julio

Desde la perspectiva de estos autores la posibilidad de evitar las guerras pasa, en último término, por la activación de una variable política entendida como acción desde arriba. No obstante, y a despecho de su peso específico intelectual, ni Einstein ni Freud logran percatarse de que ya en la realidad de su tiempo se venían desarrollando procesos sociales y políticos que ponían en entredicho esa fe en la autonomía del Estado como garante de la paz.

 

Julio Quiñones Páez
Profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia
Fuente de la imagen: http://www.adequacao.com.br/

En su discurso de aceptación del Premio Nobel de Paz el pasado 10 de diciembre, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, movido quizá por la emoción del momento y refiriéndose al fin de la guerra en Colombia, última del hemisferio occidental, compartía una inquietud que calificaba de “audaz”, a saber: “si la guerra puede terminar en un hemisferio, ¿por qué no pueden algún día los dos hemisferios estar libres de ella? Tal vez, hoy más que nunca, podemos atrevernos a imaginar un mundo sin guerra. Lo imposible puede ser posible” (Santos, 2016).

[12 3 4 5  >>  

Ediciones anteriores

Ver más ediciones