Edición 6

El trabajo de las mujeres, desigualdad indignante

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Trabajo y mujeres, Conflictos laborales, Desigualdad social, Libardo Sarmiento Anzola

6 LibardoLos programas sociales hacia las mujeres tienen un marcado carácter asistencial-clientelar y buscan mantenerlas en la triple condición de dependencia, pobreza y madre, sin pretender transformar su problemática y desigual condición ciudadana y laboral.
 
Libardo Sarmiento
Fuente: http://tdhinfancia.blogspot.com.es

En el sistema patriarcal-capitalista las mujeres afrontan relaciones de dominación, opresión, discriminación, violencias y explotación, expresión de una desigualdad estructural. En relación con los hombres, las mujeres trabajan más tiempo y obtienen menos ingresos; el mercado, en cuanto educación y dedicación, es más exigente con ellas y las excluye con rapidez; las tareas de producción (bienes y servicios) y reproducción (de la vida y su cuidado) son responsabilidad femenina; los programas sociales hacia las mujeres tienen un marcado carácter asistencial-clientelar y buscan mantenerlas en la triple condición de dependencia, pobreza y madre, sin pretender transformar su problemática y desigual condición ciudadana y laboral. Las brechas que coexisten en el mundo laboral son generadas por la constante repetición de estas indignantes e injustas relaciones sociales, económicasy culturales.

“Paz jurídico-social” y “paz transformadora”

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Congreso de los pueblos, Proceso de paz, Laura Quintana Porras

6 LauraEl trabajo de experimentación política, que se realiza actualmente en organizaciones como el Congreso de los pueblos, no permite meramente insistir en que los movimientos sociales participen del proceso de negociación y sean tenidos en cuenta en los proyectos institucionales de construcción de paz, sino que allí en tales experiencias ya se están produciendo reconfiguraciones de estructuras políticas y sociales.
 
Laura Quintana
Fuente: http://tallerdeencuentros.blogspot.com.es
En los debates recientes sobre el actual proceso de paz se suele distinguir con razón entre una posición reductiva para la cual el propósito de la negociación es la dejación de las armas por parte de la guerrilla y su inserción en la institucionalidad democrática (proceso reducido a la “desmovilización” y al cese del conflicto armado)1, y entre una visión más compleja que asume que el proceso debe incluir y traer consigo reformas estructurales de la sociedad, que remedien los grandes problemas de inequidad económica y política del país (enfoque jurídico-social del proceso)2.

Los saboteadores de la paz

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Proceso de paz, Andrés Felipe Parra Ayala

6 ParraEs curioso y paradójico que este tipo de discursos de los saboteadores se basen en un deseo y anhelo profundo de paz para, no obstante, negar la paz. Esta contradicción se da, sin embargo, en el marco de la opinión pública de una sociedad que quiere terminar un conflicto sin aceptar que existe ese mismo conflicto y negando, por ende, los mecanismos y procesos más o menos establecidos para su resolución.
 
Andrés Felipe Parra
Fuente: www.semana.com
Nadie se opone a la paz. La palabra paz llena los anaqueles de la opinión pública con soterrada abundancia. Como horizonte, la paz parece unir tanto a las fuerzas del Estado, de la insurgencia y de la sociedad. Parece ser imposible que alguien no quiera la paz, hasta el punto que incluso los señores de la guerra la buscan indefectiblemente. Pero esta evidencia resulta ser limitada y contradictoria en Colombia: si bien todos queremos la paz, varios sectores dominantes de la opinión pública no quieren o no creen en el actual proceso de paz. Sin duda, el expresidente Uribe Vélez es quien recoge con más fuerza este tipo de ideas, pero no se puede negar que hay un clima de opinión más o menos generalizado de escepticismo hacia el proceso.

Sobre la crisis de la universidad colombiana

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Paro universitario, Crisis educativa, Germán Paul Cáceres

7 German1La crisis de la universidad pública se explica en buena parte en los fundamentos de la matriz socio-educativa del país, que provoca el estallido frecuente de conflictos semestre tras semestre, como el paro de trabajadores con el que la Universidad Nacional inauguró el 2013 y que pone de manifiesto el gravoso déficit presupuestal que agobia al sistema universitario público.
 
Germán Paul Cáceres
Fuente: http://www.eltiempo.com

La matriz socio-educativa: herramienta conceptual para la comprensión del tema

Desde una aproximación de lo que se podría denominar la matriz socio-educativa en Colombia, se pueden discutir sobre algunas de las causas principales de la crisis de su sistema universitario público y, especialmente, de su crisis de financiamiento.

¿Una política contra el Estado?

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Congreso de los pueblos, Movimientos sociales, Proceso de paz, Christian Fajardo

6 ChristianPensar el presente implica más que una reconstrucción de los hechos, requiere un ejercicio en el que podamos poner en relación procesos que se presentan como separados. Implica que concibamos los puntos que se hablan en la Habana como interdependientes y entrecruzados, significa mezclar y encontrar las conexiones entre la distribución de la tierra y lo que implica la participación política en el Estado.
 
Christian Fajardo
Fuente: www.webislam.com
Hace más de siglo y medio Marx y Engels, en La ideología alemana, nos dijeron que la separación entre actividades dignas, como la política, y actividades menos dignas, como el hecho de alimentarse, obedece a una forma alienada de existencia, es decir a una forma no auténtica de caracterizar los asuntos humanos. No hace falta un maestro instructor de las masas para comprender que cuando hacemos una separación tal, relegamos a un conjunto de seres humanos a desempeñar ese tipo de labores como si fueran menos dignas, contrario a las actividades “humanas” que podemos realizar una vez somos libres; es decir, para cualquiera es obvio que separar y clasificar las actividades humanas inevitablemente genera que unos se dediquen a pensar y otros a trabajar o que se dividan los asuntos y formas de actuar humanos hasta tal punto que creemos que la esfera de la necesidad y de la política no tienen relación alguna. ¿No se necesita luego del trabajo de muchos para que unos pocos se dediquen a los asuntos comunes?

La participación política: ¿hacia la democracia del siglo XXI?

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Participación y tecnología, Democracia, André-Noël Roth, Participación política

6 Andre RothLas formas posibles de participación política de la ciudadanía y las instituciones que las apoyan han variado a través del tiempo, en buena parte por las posibilidades que permiten las tecnologías de comunicación e información. Con las redes e internet se abre un campo para seguir profundizando la democracia renovando las instituciones democráticas con nuevos dispositivos.
 
André-Noël Roth
Fuente: http://managementdemocratico.com

El mundo ha sufrido más de los dirigentes y autoridades que de las masas (J. Dewey, 1927)     

Con el inicio de las discusiones del tema de la participación política, el proceso de negociación entre la delegación del gobierno de Santos y la de las Farc en la Mesa de Conversaciones de la Habana entra en una nueva fase que, si se aprovecha la oportunidad, puede ser histórica para la democracia del siglo XXI. En efecto, el segundo punto considera la revisión de los “Mecanismos democráticos de participación ciudadana, incluidos los de participación directa, en los diferentes niveles y diversos temas”. Pensar instituciones democráticas para el siglo XXI pasa por una redefinición de las relaciones entre gobernantes y gobernados, entre Estado, administración y ciudadanía. Teniendo como horizonte la superación de las formas y de los mecanismos institucionales imaginados en el siglo XVIII en otro contexto, podría ser la oportunidad histórica de profundizar seriamente las prácticas de democracia participativa institucionalizándolas, y poniendo así a Colombia a la delantera de la construcción de un nuevo modo de gobierno más democrático.

Vida diaria y construcción de paz

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Congreso de Paz, Andrea Marcela Cely, Congreso de los pueblos, Movimientos sociales

6 AndreaUn mandato popular que sale de espacios de deliberación a nivel nacional recoge en sí mismo la historia que cada persona trae de su vida, de su organización y las decisiones que desde allí se envían como lectura del territorio y propuesta para que desde las organizaciones mismas se generen condiciones de cambio.
 
Andrea Marcela Cely
Fuente: http://notiagen.wordpress.com
Dando continuidad a la iniciativa de poner en diálogo las columnas, los comentarios de los lectores e incluso algunas respuestas que llegan indirectamente, considero que es necesario seguir con lo planteado en Planes de vida, mandatos populares y construcción de paz.

Congreso de los Pueblos: experiencias de una nueva izquierda democrática

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Anders Fjeld, Congreso de Paz, Congreso de los pueblos, Movimientos sociales

6 AndersEsta izquierda se caracteriza por una voluntad de experimentación abierta y colectiva, una voluntad que se confronta y juega con las tensiones irreductibles y los procesos heterogéneos que atraviesan sus espacios y lógicas.
 
Anders Fjeld
Tener y dejar abierto un espacio democrático y plural para construir y llevar una lucha política popular es un desafío que se debe confrontar sin parar y experimentar con sus propias contradicciones irreductibles y con los encuentros heterogéneos que recorren y fragmentan sus lugares, sus estrategias y sus proyectos. Se trata de una izquierda que se construye a partir de nuevos cimientos después de las decepciones históricas de los partidos de vanguardia y de la estrategia de apoderamiento del Estado como medio principal para conducir la revolución.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones