Edición 94

Incoherencia moral y consistencia programática de los negacionistas

on Jueves, 01 Diciembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, FARC, Darío Restrepo, Álvaro Uribe, Uribismo, Nacional, Proceso de paz

94 Dario

Los negacionistas siempre se opusieron a la negociación del gobierno de Santos con las FARC, porque consideraron que tras 8 años de confrontación abierta durante Uribe, la guerrilla estaba debilitada y los intereses que representaba el gobierno se habían fortalecido en el campo económico y político. Ya no había que negociar, mejor era continuar con la confrontación abierta, hasta forzar la renuncia de la causa insurgente, sin ceder nada a cambio.

 

 
Darío I Restrepo
Profesor de la Universidad Nacional de Colombia
Fuente de la imagen: http://jumpahead.education/

El acuerdo fundamental en la dirigencia de “la campaña del NO” es el negacionismo y la más sobresaliente de las negaciones es la existencia del conflicto armado en Colombia. Uribe presidente incluso prohibió a los funcionarios hablar del conflicto interno, que no era otra cosa que una “amenaza terrorista” contra la población y el Estado, de parte de bandas narcoterroristas que debían ser sometidas. Si no hay conflicto, no hay causas que lo justifiquen, o aunque sea que lo expliquen, ni tampoco “actores de la violencia”, que es la manera colombiana de señalar las prácticas irregulares de las agencias de seguridad del Estado, y la participación de políticos y empresarios en la financiación y apoyo de los ejércitos contrainsurgentes.

¿Es Álvaro un hablamierda?

on Jueves, 01 Diciembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, Donald Trump, Alejandro Vesga, Álvaro Uribe, Nacional, Medios de comunicación

94 Vesga

La relación de Álvaro con la verdad es problemática. Su discurso es incongruente y ventajoso. Le han dicho mentiroso, embustero y mezquino. Daniel Coronell le dice oportunista e hipócrita. Santiago Gamboa lo acusa de ser el precursor en Colombia de la política de la “post-verdad”. Sin embargo, no todo discurso deshonesto es mentiroso. El discurso deshonesto, sobre todo en política, puede llevarse a cabo mediante mecanismos sutiles de desubicación, manipulación y engaño. Conocerlos será útil para contrarrestarlos.

 

 
Alejandro Vesga
Fuente de la imagen: http://www.vanguardia.com/

Si a mí me dicen: “es que la justicia transicional permite o que tengan pocos días de cárcel o cero días de cárcel”, yo a eso no me opongo. Si a mí me dicen: “en aras de la paz no los pueden condenar a 40 años, sino a ocho”, ¿cómo me opongo? ... Si a mí me dicen: “incluso puede llegar a que no tengan un día de cárcel”, no me opongo"

Álvaro Uribe, 2012, Entrevista Canal Capital

Cuando alguien es incongruente, cuando juega con la verdad, cuando su discurso no parece preocuparse por reportar, le decimos que habla mierda o, mejor, que deje de hacerlo. Harry Frankfurt reconoció el valor de este término y le dedicó uno de los mejores ensayos filosóficos escritos en las últimas décadas del siglo pasado—claro que en inglés no se habla mierda, sino bull-shit, pero me permito la licencia. ‘Hablar mierda’ captura una categoría de actos de habla particular que se distingue de otras formas de deshonestidad discursiva.

Latinoamérica, Trump y la actualización de las dominaciones

on Miércoles, 30 Noviembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, Donald Trump, Sebastián Espinosa, América Latina, Discriminación, Nacional

94 Sebastian

Los escenarios que se abren con la implementación de los acuerdos de paz, deben tener, por parte de los sectores críticos y de izquierda, una lectura antineoliberal, antiracista, antimachista y antiextractivista. El despliegue de la resistencia dependerá en gran medida del enfoque con el cual se construyan estos escenarios de implementación de los acuerdos y construcción de paz.

 

 
Sebastián Espinosa
Fuente de la imagen: http://elpsicoasesor.com/

La historia se repite cada cierto tiempo; se actualizan sus tendencias y se despliegan otras. “Actualizar” no es únicamente incorporar elementos nuevos, diferentes o que antes no estaban; es, fundamentalmente, poner en acto algo que estaba presente. “Desplegar”, por otro lado, significa extender, ampliar, hacer emerger algo que estaba plegado, oculto. El cierre del giro a la izquierda en Latinoamérica, la victoria de Trump y el triunfo del No en Colombia, expresan estos dos tipos de movimiento.

Que el genocidio no se repita

on Miércoles, 30 Noviembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, Genocidio, Marcela Rodríguez Guzmán, FARC, Acuerdos de la Habana, Nacional, Proceso de paz

94 MarcelaR

Muchas de las medidas de protección que realmente necesitan las organizaciones sociales no dependen de los esquemas de seguridad que se disputan los políticos o que algunos usan como símbolo de ascenso social. Entre otras cosas, porque hemos constatado que el Estado colombiano ha usado estos mismos esquemas para realizar acciones de inteligencia e incluso atentar contra la vida de las y los líderes.

 

 
Marcela Rodríguez Guzmán
Fuente de la imagen: http://www.victoriaholguin.com/

La firma de los nuevos acuerdos de la Mesa de Negociación Gobierno- FARC- estuvo antecedida por un fin de semana bañado en sangre de militantes del movimiento social, particularmente de Marcha Patriótica, que ha denunciado más de 124 asesinatos de sus miembros desde su fundación.

Cuando no hay mal menor

on Miércoles, 30 Noviembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, Elecciones 2016, Donald Trump, Hillary Clinton, Ann Spanger, Estados Unidos, Internacional

94 Ann

Por donde se mire, entre el magnate y la ex-secretaria del Estado no había mal menor. Ahora que muchos han salido a protestar contra la feroz amenaza que representa Trump, la pregunta incómoda e inevitable es: ¿por qué no sucedió antes? Desde el momento en el que Sanders salió de la contienda electoral, la catástrofe por venir era evidente.

 

 Ann Spanger
Hillary Clinton departiendo con su amigo y mentor Henry Kissinger. Fuente de la imagen: The Nation

Sin mayor sorpresa algunos recibimos la noticia de que el showman, magnate, xenofóbico y misógino candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Donald J. Trump, ganó las últimas elecciones a través de la mayoría en el voto electoral (que no es lo mismo que el voto popular, en el cual fue derrotado por dos millones de acuerdo a un conteo reciente). Trump, cuya deplorable campaña estuvo rodeada por varios miembros del Tea Party, numerosos grupos neonazis a nivel nacional e internacional (como el griego Amanecer dorado) o por el periódico oficial del Ku Klux Klan, The Crusader, ganó con un discurso cargado de odio contra los inmigrantes, en particular latinos y musulmanes, y teñido con comentarios denigrantes hacia las mujeres, la comunidad LGTBI y los diversos grupos étnicos que componen a la sociedad norteamericana. En una montaña rusa de odios y simpatías, consiguió que el mundo del espectáculo (al que pertenece y del que proviene), hiciera eco de todos sus disparates hasta catapultarlo. ¿Increíble? ¿Absurdo? ¿Irracional? No. Mucho menos cuando su contrincante era la candidata con menos credibilidad política del Partido Demócrata. Por encima de Bernie Sanders, Hillary Clinton fue privilegiada por la casta demócrata hermanada con los grupos económicos más poderosos del mundo.

Justicia penal y restauración ambiental

on Miércoles, 30 Noviembre 2016. Posted in Artículos, Adolfo Franco Caicedo, Edición 94, Justicia, Derecho penal, Ambientalismo, Nacional

94 Adolfo

Necesitamos datos de entidades públicas y privadas sobre temas ambientales. La falta de éstos es un obstáculo para el ejercicio ciudadano de la defensa del ambiente, pues nos obliga a la confianza ciega de que la administración estatal lo está haciendo y de manera óptima.

 

 
Adolfo Franco Caicedo
Fuente de la imagen: http://www.lookfordiagnosis.com/

Bastante se ha discutido sobre la orientación cada vez más restaurativa –en vez de retributiva- que debería asumir el sistema penal. De acuerdo con la definición que propuso el Consejo Económico y Social de la Organización de las Naciones Unidas, el modelo de justicia restaurativa es “todo proceso en que la víctima, el delincuente y, cuando proceda, cualesquiera otras personas o miembros de la comunidad afectados por un delito, participen conjuntamente de forma activa en la resolución de cuestiones derivadas del delito, por lo general con la ayuda de un facilitador. Entre los procesos restaurativos se puede incluir la mediación, la conciliación, la celebración de conversaciones y las reuniones para decidir sentencias”1.

View from the U.S.: Donald Trump is Our President-Elect

on Miércoles, 23 Noviembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, Donald Trump, Todd May, Estados Unidos, Internacional

94 Todd1

We here in the States are moving into a very difficult period.  And, because of the reach of U.S. power, the incoming administration is likely to make things worse around the world in ways we do not yet know.  However, if we are prepared to display commitment and a bit of courage, align ourselves with one another and with those who support us around the world, we have a chance both to confront the worse abuses that are to come and, on a more positive note, to build a movement that could sustain itself for years to come.  And, after all, what other choice do we have?

 
 
Todd May
Fuente de la imagen: http://www.capital.cl/

[Spanish version]

So, the unthinkable has happened here in the U.S. Donald Trump, a racist, xenophobic narcissist who is also an admitted sexual abuser, has been elected president. The reasons for this are many. Some of these reasons we can be sympathetic with. The situation for white working class people in the U.S. (and elsewhere) is often dire. In fact, while the mortality rate for most Americans continues to decline, for whites without a college degree it is increasing, mostly due to suicide and drug use. In addition, Trump’s opponent was widely considered to be a weak candidate, out of touch with the traditional Democratic working class base. The Democrats have long taken African Americans for granted, figuring that they had no choice but to vote for Democrats. Increasingly, they are taking the white working class for granted as well by favoring neoliberal policies and abandoning any commitment to a welfare state.

Panorama desde EE.UU.: Donald Trump es nuestro presidente entrante

on Miércoles, 23 Noviembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, Donald Trump, Todd May, Estados Unidos, Internacional

94 Todd1

En los EE.UU. estamos entrando en un periodo muy difícil. Y, debido al alcance del poder estadounidense, es probable que la administración entrante empeore las cosas en todo el mundo de formas que aún no conocemos. Sin embargo, si estamos dispuestos a mostrar compromiso y un poco de coraje, alinearnos unos con otros y con aquellos que nos apoyan en todo el mundo, tenemos la oportunidad de enfrentar los peores abusos que vienen y, de un modo más positivo, de construir un movimiento que podría sostenerse por los años venideros. Después de todo, ¿qué otra opción tenemos?

 
 
Todd May
Fuente de la imagen: http://www.capital.cl/

[English version]

Lo impensable pasó aquí en los EE.UU. Donald Trump, narcisista, racista y xenófobo, agresor sexual admitido, ha sido elegido presidente. Las razones son múltiples. Podemos simpatizar con varias. La situación para la clase trabajadora blanca en el país (incluso en otros lugares) es a menudo grave. De hecho, mientras que la tasa de mortalidad para la mayoría de los americanos continúa disminuyendo, para los blancos sin un título universitario ha ido ascendiendo, debido sobre todo al suicidio y la toxicomanía. Además, la oponente de Trump era ampliamente considerada como una candidata débil, sin contacto con la base trabajadora del Partido Demócrata. Desde hace mucho tiempo, los Demócratas han dado por sentado el voto de los afroamericanos, pensando que no tenían otra opción que votar por ellos. Cada vez más, han dado por sentado que cuentan con el voto de la clase blanca trabajadora, mientras favorecen políticas neoliberales y abandonan todo compromiso con el Estado de Bienestar.

Un nuevo acuerdo y unos nuevos desacuerdos: Modelo Zidres en el punto 1

on Miércoles, 23 Noviembre 2016. Posted in Artículos, Edición 94, Laura Gabriela Gutiérrez , Zidres, Acuerdos de la Habana, Nacional, Desarrollo rural

94 LauraG

El campesinado podrá acceder a aquel espacio ubicado exactamente en medio del subsuelo que pertenece a la Nación y, por consiguiente, en muchos casos, a quienes solicitan títulos mineros, y la superficie que será aprovechada principalmente por los grandes productores a través de los contratos de uso, pues son quienes, en palabras de Ramírez, fomentarán el verdadero desarrollo rural. Ahora estar entre el subsuelo y la superficie es, literalmente, como estar entre la espada y la pared.

 
 
Laura Gabriela Gutiérrez
Fuente de la imagen: https://www.minagricultura.gov.co

Marta Lucía Ramírez, una de las voces de aquel No que se autoproclamó como auténtico intérprete de la pasividad post votación del grupo de personas que rechazó el Acuerdo Final, manifestó esta semana en entrevista con Yolanda Ruiz que aun cuando estaban inconformes con el nuevo acuerdo, aplaudían y veían con buenos ojos las modificaciones al punto 1 que establecían un modelo de “competitividad y fomentaban el verdadero desarrollo rural”.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones