Gobierno de Santos

Santos, el pilo de la estafa maestra II

on Miércoles, 29 Marzo 2017. Posted in Artículos, Andrés Camilo Rodríguez, Edición 102, Posconflicto, Nacional, Crisis educativa, Gobierno de Santos

102 Camilo

La jugada maestra del “Ser Pilo Paga”, y donde se encuentra todo el engaño, consiste en que el programa intenta demostrar interés por parte del Gobierno Nacional en aumentar la cobertura y generar inclusión en la educación superior, pero no es extensible a todo el estrato 1 y 2, tan solo logra atender a 40.000 de 1,2 millones de estudiantes pobres.

 

Andrés Camilo Rodríguez
@ACamiloRR
Fuente de la imagen: https://www.las2orillas.com.co

El presente artículo es una continuación de (SANTOS, EL PILO DE LA ESTAFA MAESTRA) en donde se analizó el programa “Ser Pilo Paga” en cuanto a cobertura e inclusión, concluyendo que el Gobierno Nacional diseñó un programa en el que no se garantiza la estadía de los más pobres en la educación superior. Lo anterior ha obligado a que muchos estudiantes –siendo los más vulnerables del país- cancelen el valor de la matrícula por sus propios medios. Además, se demostró que el Gobierno Nacional tiene una intención en aumentar la cobertura en la educación pública sin generar un incremento presupuestal ni pagar los 11,5 billones de pesos en deuda que se tiene con las universidades públicas del país. En el presente escrito se estudiará su viabilidad futura en torno al financiamiento y su posibilidad real de incluir a los estudiantes más pobres del país.

Santos, el pilo de la estafa maestra

on Lunes, 13 Marzo 2017. Posted in Artículos, Andrés Camilo Rodríguez, Edición 101, Posconflicto, Nacional, Crisis educativa, Gobierno de Santos

101 AndresCamilo

Si el Gobierno considera que no hay recursos para la educación habría que preguntar sobre los 8 billones de pesos en corrupción del caso Reficar o los impuestos que evaden los ricos en paraísos fiscales. Es momento de cesar los ataques contra la educación superior pública y diseñar de la mano con la comunidad universitaria planes de política pública y leyes que permitan hacer de la educación un derecho fundamental para una Colombia en paz.

 

Camilo Rodríguez
Economía Unal
@AcamiloRR
Fuente de la imagen: http://www.cronicadelquindio.com/

“Las balas escribieron nuestro pasado, la educación escribirá nuestro futuro”, es la frase impresa sobre el balígrafo con el que se firmó el Acuerdo de paz entre las FARC EP y el Gobierno colombiano. Esta corta pero contundente frase demuestra la importancia de la educación en el escenario de posacuerdo. El presente artículo estará dividido en dos partes que buscan analizar la política pública del programa “Ser Pilo Paga”, su relación con la política de financiamiento y de bienestar, sus consecuencias sobre la educación superior pública y su viabilidad en el posacuerdo. En la primera parte se analizará la problemática de cobertura e inclusión y, en la segunda, la viabilidad futura del programa.

Post acuerdo y lucha contra la corrupción

on Lunes, 13 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, Corrupción, Andrés Camacho, FARC, Posconflicto, Nacional, Gobierno de Santos, Proceso de paz

101 Camacho

La lucha por la implementación del Acuerdo de paz, es la lucha por un cambio de paradigma para el país, por la posibilidad de una mejor Colombia, por el tránsito hacia un cambio cultural, político, social, económico, ambiental y humano.

 

Andrés Camacho
@andrescamachomp
Fuente de la imagen: http://alponiente.com/

El 24 de noviembre de 2016 Santos y 'Timochenko' firmaron el Acuerdo de paz definitivo, compuesto por 310 páginas producto de las conversaciones en La Habana a lo largo de más de 4 años y de una revisión e inclusión de propuestas debidas a los resultados del plebiscito. El 13 de diciembre la Corte Constitucional aprobó ‘fast track’ para implementar el Acuerdo alcanzado con las FARC-EP y, casi un mes después, el 28 de diciembre de 2016, es aprobada en el Congreso de la República la primera ley que da vía libre a la implementación, la Ley de Amnistía, con la cual se garantiza el alivio jurídico requerido por más de 5.000 prisioneros de las FARC – EP. Luego, la primera semana de febrero de 2017, cerca de 7.000 insurgentes iniciaron su última marcha, lo cual significó el movimiento de tropas insurgentes más grande desde la revolución mexicana. Así se fueron ubicando las unidades guerrilleras en las Zonas Veredales de Transición y Normalización – ZVTN, pero los problemas no se hicieron esperar. No solo las ZVTN aún no se encuentran listas. También, y casi después de dos meses, la Ley de Amnistía aún no tiene efectiva aplicación. Es así como entre contratiempos, fallas y demoras, el cronograma para la implementación del Acuerdo ha iniciado su aplicación. Vivimos días que parecen años y acontecimientos que parecen sacados de una novela. El 1 de marzo de 2017 pasará a la historia como el día en el cual arrancó la dejación de armas por parte de las FARC – EP después de 53 años de confrontación armada con el Estado colombiano.

Guerra, paz y movilización social

on Martes, 07 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 99, Julio Quiñones Páez, Nacional, Democracia, Gobierno de Santos, Conflicto armado, Movimientos sociales

99 Julio

Desde la perspectiva de estos autores la posibilidad de evitar las guerras pasa, en último término, por la activación de una variable política entendida como acción desde arriba. No obstante, y a despecho de su peso específico intelectual, ni Einstein ni Freud logran percatarse de que ya en la realidad de su tiempo se venían desarrollando procesos sociales y políticos que ponían en entredicho esa fe en la autonomía del Estado como garante de la paz.

 

Julio Quiñones Páez
Profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia
Fuente de la imagen: http://www.adequacao.com.br/

En su discurso de aceptación del Premio Nobel de Paz el pasado 10 de diciembre, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, movido quizá por la emoción del momento y refiriéndose al fin de la guerra en Colombia, última del hemisferio occidental, compartía una inquietud que calificaba de “audaz”, a saber: “si la guerra puede terminar en un hemisferio, ¿por qué no pueden algún día los dos hemisferios estar libres de ella? Tal vez, hoy más que nunca, podemos atrevernos a imaginar un mundo sin guerra. Lo imposible puede ser posible” (Santos, 2016).

Votar sí al mejor acuerdo posible y con la esperanza de una Colombia mejor

on Jueves, 29 Septiembre 2016. Posted in Artículos, Edición 90, Plebiscito, FARC, Nacional, Régis Bar, Proceso de Justicia y Paz, Gobierno de Santos

90 Regis

Privilegiar la continuación del conflicto armado, a pesar de las numerosas futuras víctimas que este conllevaría, para no renunciar a una idea personal de la "justicia" y un deseo pasional de ver a los guerrilleros castigados, no sólo representaría una falta política sino también una actitud en contravía de la ética.

 
 
Régis Bar
@RegBarF
Fuente de la imagen: http://sipse.com/

No cabe la menor duda de que el Acuerdo general logrado entre el gobierno y las FARC "para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" constituye un evento histórico y trascendental. Este representa la posibilidad de dar por terminado un conflicto armado oficialmente viejo de 52 años, que ha generado millones de víctimas y ha dejado profundas secuelas para el país. No es casualidad que el proceso de paz y la noticia del Acuerdo hayan generado un consenso a nivel internacional de apoyo y de celebración, pues representan una especie de oasis en medio de una coyuntura planetaria convulsionada y conflictiva. En este marco, el hecho de que este importantísimo acuerdo pase por una etapa de "refrendación popular", antes de poder ser implementado, debería representar una "formalidad" y un momento para que el pueblo colombiano pueda expresar su entusiasmo por la paz.

Es lo mismo pero no es igual, aunque también puede ser diferente (Respuesta a la opinión “más leída”)

on Jueves, 29 Septiembre 2016. Posted in Artículos, Edición 90, Plebiscito, Lucas Restrepo, FARC, Nacional, Gobierno de Santos, Proceso de paz

90 Lucas1

La opción política por la que optaron las FARC-EP y el Gobierno, frente a un horizonte de destrucción mutua o de mediocridad normalizada y continua, fue precisamente la que tanto defendió Uribe: la reconfiguración de la “unidad social” en torno a la recuperación de la soberanía Estatal. Ahora bien, el Acuerdo Final problematiza la cuestión de “la unidad” introduciendo una representación del “espacio común” como un espacio plural, heterogéneo, esto es, representando “la diferencia” como un problema político y no como una forma de ruptura de dicha unidad, como una amenaza, como una monstruosidad incluso.

 
Lucas Restrepo
@lucas-restrepo
Fuente de la imagen: http://rpp.pe

La tesis de “la lucha de clases”, tanto en términos teóricos como históricos, nos explica que el proceso agonístico que enfrenta a dos partes irreconciliables puede bien producir el efecto “dialéctico” del desarrollo de una sociedad completamente nueva, pero también el efecto apocalíptico de la completa destrucción de la civilización. La lógica que se funda en dicha tesis es más un esfuerzo por pensar el efecto dialéctico y menos una reflexión sobre el momento agonístico, sus características y sus posibilidades. Dicha “suspensión” en la reflexión sobre los procesos sociales como momentos agonísticos nos impidió, por mucho tiempo, pensar las dinámicas de formación, reforma y destrucción de ciertas formas de vida en beneficio de otras, sin que el resultado hubiera sido necesariamente una “sociedad mejor”. Si bien la representación que nos hacemos de nuestro tiempo es esencialmente normativa, como lo cree Habermas, hace un tiempo ya que la historia nos ha puesto “al borde del abismo”.

Un nuevo comienzo: ¿democratización o tecnocracia?

on Miércoles, 14 Septiembre 2016. Posted in Artículos, Edición 89, Tecnocracia, Plebiscito, Acuerdos de la Habana, Nacional, Democracia, Gobierno de Santos, Proceso de paz, Carlos Andrés Manrique

89 Manrique

El voto por el “Sí” al que nos volcamos con un entusiasmo quizás inédito en la historia de nuestro país, será un entramado complejo de visiones contrastantes del futuro del país, de quiénes están llamados a labrarlo y de lo que ese “nuevo comienzo” implica en términos del afianzamiento, o la transformación, de aspectos constitutivos del orden social imperante en nuestra sociedad.

 
 
Carlos Andrés Manrique
Fuente de la imagen: http://imagendiplomatica.com

Entre los tres emotivos discursos de De la Calle, Iván Márquez y Santos que los colombianos escuchamos, conmovidos, el pasado 24 de agosto, anunciando la firma del Acuerdo Final, llaman la atención algunas diferencias significativas, leídas entre líneas, en cuanto a cómo parece concebirse, acá en la Casa de Nariño y allá en La Habana, ese nuevo comienzo para nuestra sociedad que la palabra “paz” anuncia. ¿Qué porvenir se vislumbra con esta palabra? ¿Qué actores están llamados a labrarlo? ¿Qué es lo que implica “comenzar de nuevo”?

El SÍ sin memoria carece de sentido

on Lunes, 05 Septiembre 2016. Posted in Artículos, Edición 89, Joanna Castro, Plebiscito, FARC, Nacional, Memoria histórica, Gobierno de Santos

89 Joanna2

Una campaña del SÍ que resista a la política de amnesia que se plantea desde el Estado, que exponga la responsabilidad del Estado y la señale, que defienda el SÍ como una manera de darle una oportunidad al Estado y sus élites de verdaderamente demostrar que pueden convivir con gente que piensa diferente es una campaña que educaría en la reconciliación, en la transformación de nuestra relación con el alzado en armas y nuestra redefinición como sociedad civil frente al Estado que durante muchos años le ha negado derechos humanos, sociales y políticos a su población.

 
 
Joanna Castro
Antropóloga Social y Máster en Antropología y en Estudios de Paz y Conflicto
Fuente de la imagen: http://www.heavens.com.ar

Ambas campañas, la del Sí y la del No, están enfocando todas sus energías en las FARC como el demonio contra el cual hay que seguir guerreando y acabar en lo militar (la del NO, aunque ahora expliquen la campaña como un intento de “renegociar”) o acabar desarmándolos a través de los acuerdos (la del Sí).

Autoridad, democracia y plebiscito: ¿cómo militar por la paz sin ser santista?

on Martes, 31 Mayo 2016. Posted in Artículos, Edición 82, Plebiscito, Uribismo, Nacional, Democracia, Gobierno de Santos, Proceso de paz, Christian Fajardo

82 Christian

En esa medida habría que oponerse a la paz de Santos. No equiparando santismo y uribismo, sino más bien poniendo de manifiesto que la democracia construida desde el Estado no es más que una oligarquía disfrazada. 

 
Christian Fajardo
Fuente de la imagen: http://planetsave.com/

Uno de los dogmas que se va haciendo evidente en el proceso de construcción de paz en Colombia consiste en que, una vez pasada la página del conflicto armado, resulta necesario crear una verdadera autoridad estatal. Al menos hay dos perspectivas predominantes de aproximarse al asunto. La primera de ellas es la del uribismo, la segunda es la del santismo.

Refrendaciones a debate

on Domingo, 15 Mayo 2016. Posted in Artículos, Acuerdos especiales, Edición 81, Plebiscito, FARC, Acuerdos de la Habana, Jaime Rafael Nieto, Nacional, Gobierno de Santos, Proceso de paz

81 Nieto1

Para quienes imaginamos un proceso de paz más allá de la negociación del conflicto armado interno, la convocatoria y realización de una Asamblea Nacional Constituyente se convierte en una consigna de primer orden, pues representa la oportunidad histórico-política de refundar el orden constitucional y político colombiano sobre nuevas bases, fundamentalmente de carácter democrático popular y de justicia social, a partir de la convocatoria y deliberación del constituyente primario que es el pueblo.

 
Jaime Rafael Nieto
Fuente de la imagen: www.publimetro.co

El debate plebiscito o constituyente como mecanismos opuestos refrendatarios de los acuerdos de paz que por momentos ha agitado la controversia entre el Gobierno Nacional y las guerrillas de las Farc en el transcurso del proceso de negociación de La Habana, parece finalmente superado. La fórmula que al parecer se abre paso definitivamente es la de los “acuerdos especiales” consagrados en los convenios de Ginebra, relacionados con la humanización de conflictos internos en los que se enfrenta el poder del Estado con un grupo o grupos de insurgencia.

[12 3 4 5  >>  

Ediciones anteriores

Ver más ediciones