Hernán Alejandro Cortés

¿Bogotá mejor para todos y lucha de clases? ¡Sí, por favor!

on Sábado, 13 Mayo 2017. Posted in Artículos, Edición 105, Bogotá mejor para todos, Hernán Alejandro Cortés, Bogotá, Nacional

105 Hernan1Ante la actualidad habrá que defender las firmas y el sentimiento de indignación en la calle con vistas a la articulación de un movimiento ciudadano con vocación de poder. Así pues habrá que pensar que la Bogotá mejor para todos requiere que pensemos en la lucha de clases como forma de pensar la política, ganarle el espacio a esa rosca que se ha beneficiado pasa descreer y crear nuevas formas de gobierno es una apuesta del ciudadano de a pie, así que ¡sí, por favor!

 

Hernán Alejandro Cortés

Fuente de la imagen: http://www.elespectador.com/

El título del famoso texto de Žižek, ¿Lucha de clases o posmodernismo? ¡Sí, por favor! (2011) está inspirado en un chiste de los hermanos Marx: a uno de los hermanos se le ofrece ¿té o café?, a lo que responde diciendo, ¡sí, por favor! La respuesta satírica que se niega a adoptar una posición puede servir hoy para analizar la encrucijada en la que nos encontramos en la capital bogotana. Peñalosa fue elegido como Alcalde Mayor bajo la premisa de “recuperar Bogotá”, un slogan de campaña que logró calar entre un cierto sector de la población votante que aún cree que lo peor que le pudo pasar a la ciudad fue caer en las manos del populismo mesiánico, perezoso y corrupto de la Bogotá Humana.

Gramáticas de lo común: ¿un nuevo proyecto político?

on Lunes, 27 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 100, Hernán Alejandro Cortés, Nacional, Participación política, Movimientos sociales

100 Hernan

Creo que un nuevo movimiento político en Colombia debe, en lugar de entregarse a representar al pueblo, ponerse en la tarea de construir uno. Para ello es necesario que la organización territorial tenga propósitos particulares, planes de acción y de desarrollo comunitarios en los que se exprese una voluntad colectiva.

 

Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: https://aldia.microjuris.com

Durante las primeras semanas de enero del presente año, tuvo lugar una reunión en la ciudad de Cali que aspiraba a la creación de un nuevo proyecto político; ¡toda una quijotada la de los participantes al creer que en un par de días sería posible articular tamaña empresa! Para crear un nuevo movimiento político el problema no es la falta de voluntad, la hay y de sobra; la he visto en los barrios, los campos y hasta en las universidades. Sin embargo, el exceso de la voluntad peca de un optimismo ciego y, generalmente, no es posible avanzar sin una justa dosis de pesimismo de la inteligencia, como diría Gramsci. Y digo una justa dosis, porque —en el otro extremo— el pesimismo de los exmilitantes de base y de los organizadores es tan fuerte que tiende a difuminar el horizonte de creación de nuevos escenarios; la experiencia parece eclipsar la voluntad. Tras asistir a la reunión me quedó un sin sabor, una especie de incomodidad reflexiva que me obliga a expresar varias ideas para masticar esta quijotada de un nuevo movimiento político.

Re-pensar una izquierda democrática en Colombia: un ethos común

on Sábado, 17 Diciembre 2016. Posted in Artículos, Edición 95, Hernán Alejandro Cortés, Izquierda colombiana, Nacional, Democracia

95 Cortes

Resulta necesario contagiarnos de un ethos común, es decir, de una forma de conducirnos en la que el otro debe ser parte indispensable del proceso de construcción individual y colectivo, debemos apostarle a re-organización de nuestros afectos en lo mínimo, en construir camaradería, compañerismo, hermandad para solidificar las bases de una organización conjunta, debemos imaginar horizontes de vida distintos, debemos cuidarnos mutuamente para hacer lo imposible.

 

 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: http://suzou.net

Los recientes acontecimientos nacionales y mundiales han marcado un tiempo nuevo para el pensamiento y la acción. No caeré en el reduccionismo de decir que el ascenso de Trump al poder en EEUU, la “derechización” de algunos países de la Unión Europea, la oposición al proceso de paz en Colombia y la caída de algunos de los gobiernos del socialismo del siglo XXI, responden a una misma causa. Cada caso tiene una serie de variables que son difíciles de discernir. Sin embargo, es posible considerar que el ambiente de la época se ha enrarecido de una forma bastante inusual, de manera que las vacunas liberales contra la barbarie hoy se usan como armas en un decidido combate entre élites. El voto, el parlamento y la justicia son cada vez más botines de las corporaciones y menos escenarios de disputa democrática. La crisis orgánica de la democracia liberal nos ha mostrado que el ejercicio de la política tiene unos límites imprecisos y que es, cada vez más, un juego movido por la avaricia y el interés privado. Las instituciones democráticas flaquean y el viejo edificio de la representación ha sido capturado por los pálidos reflejos de nuestros deseos más oscuros: poder, avaricia, e individualismo.

Desbordar el sentido común: un movimiento popular para la paz

on Sábado, 01 Octubre 2016. Posted in Artículos, Edición 90, Hernán Alejandro Cortés, Acuerdos de la Habana, Nacional, Organizaciones populares, Proceso de paz

90 Cortes

Creer que la paz se alcanzará a punta de reformas administrativas del Estado es una completa ingenuidad. Construir una paz estable y duradera tiene que ver más con agenciar las prácticas cotidianas con escenarios donde la lógica del diálogo, de la diferencia y de la reflexión estén en el primer orden.

 
 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: http://m.eluniversal.com.co

[debemos] empezar otra vez por el principio y amar como nunca el país que merecemos para que nos merezca.

Gabriel García Márquez

La patria amada aunque distante

Las crisis no se resuelven fácilmente, éstas implican que hay que abandonar las certezas de un mundo anterior y cambiar el tablero de juego, de manera que esto nos lleve a la configuración de un nuevo sentido común. Sin duda, los Acuerdos de La Habana han traído cosas positivas al país, pero quizá el mejor de todos sus efectos es la reafirmación de una expectativa sobre lo nuevo, los Acuerdos han abierto un escenario en el que hay algo por-venir. Si bien los Acuerdos de La Habana no resuelven todos los problemas del país, es innegable que estos le han legado a los colombianos un horizonte en el que se juega una lógica diferente en el campo de lo político. El acuerdo de voluntades de La Habana nos ofrece una idea interesante: que la lógica de la política puede vencer la lógica de las armas. Los colombianos no podemos ser tan ingenuos para creer que después del 2 de octubre todo cambiará, sin embargo, es posible ver que en las calles, en los cafés y en la vida pública en general se empiezan a jugar una serie de discusiones importantes para la transformación de la agenda política.

¿Precariedad infinita?: la universidad y el trabajo

on Domingo, 31 Julio 2016. Posted in Artículos, Edición 86, Hernán Alejandro Cortés, Universidad, ICETEX , Nacional, Crisis educativa

86 Alejandro

Vale la pena preguntarse entonces por el lugar y el hacer de la academia, y eso, necesariamente, implica re-pensar la universidad en el marco de las relaciones económicas del mundo contemporáneo, pues, como lo señalaba Noam Chomsky, la universidad fue tomada por asalto y parece no tener la fuerza suficiente para resistir el ataque del mercado en su versión neoliberal.

 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: http://argentina.indymedia.org

Señalar que “vivimos en tiempos de crisis” puede ser la tarea fundamental de los académicos, un diagnóstico que a menudo se lanza al viento y cuyo eco solo resuena para todos cuando grandes catástrofes llegan a las ventanas de los noticiarios. Los filósofos, sociólogos, antropólogos y demás especímenes académicos han aprendido a vivir con la crisis a cuestas; sin embargo, los diagnósticos sobre ésta se convierten en largos monólogos, difíciles de entender para los no iniciados, de manera que su advertencia sobre la crisis queda relegada al olvido. Quizá el pecado de los académicos es el de no poder comunicar sus padecimientos con claridad, el de crear un lenguaje para una élite del pensamiento a la que solo pueden acceder quienes han gozado de una capacitación previa en el arte de entender. La precariedad infinita de la universidad en general y de las humanidades en particular es la de su falta de acceso, bien sea por condiciones internas (como el lenguaje, la hiper-especialización y la ultra-capacitación) o externas (como las políticas de educación, las formas de gobierno o la banalidad del contenido y formato de los medios de comunicación masivos). No existe un único culpable en este juego de precariedad, son múltiples factores los que agudizan la situación de las universidades y el lugar que ocupan en la sociedad, algo que se ha repetido por décadas y que parece no cambiar a pesar de los avisos de alerta.

Golpes y mareas: menos realidades y más creaciones

on Martes, 31 Mayo 2016. Posted in Artículos, Juan Carlos Monedero, Edición 82, Hernán Alejandro Cortés, Crisis política, Izquierda colombiana, Nacional, Participación política

82 Hernan

Para que la izquierda luche con fuerza y de manera democrática se necesita que los movimientos sociales sean como las mareas del mar, que irrumpan y se estén reinventado constantemente, que sus demandas sean el poder constituyente que construirá esos múltiples sentidos de los que brotará una voluntad común.

 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: https://www.maxisciences.com

“Seguir hablando de izquierdas y derechas, solo sirve a la derecha”

Juan Carlos Monedero

Hace algunas semanas tuvo lugar una interesante conferencia de Juan Carlos Monedero en la Universidad de la Salle. Preparé mis cosas, despaché a mis estudiantes con algo de afán y asistí a la conferencia con muchas ansias de escuchar a uno de los líderes y fundadores de Podemos en España. Pero la sorpresa más grata no fue la de encontrarme a Juan Carlos en el auditorio, sino a algunos de los jóvenes líderes de la izquierda en Colombia, más que a Monedero, quisiera escribirles a ellos, pues ese día salieron enrostradas una serie de verdades a las que no podemos dar la espalda si queremos re-pensar la “izquierda” en Colombia. Espero que entre los apuntes que ellos tienen estén algunas de las cuestiones que quiero trabajar en esta columna. Pues, más que re-pensar eso que en algún tiempo se llamó izquierda, lo que debemos hacer es imaginar las promesas de un nuevo sentido común, al que, sinceramente, no sé si llamar “izquierda”.

Del engaño de Peñalosa a la falacia del técnico

on Sábado, 30 Abril 2016. Posted in Artículos, Conocimiento técnico, Gerardo de Francisco Mora, Edición 80, Hernán Alejandro Cortés, Alcaldía de Bogotá, Enrique Peñalosa, Bogotá, Nacional

80 Gerardo

La obsesión con los técnicos es una señal del agotamiento del sistema democrático en Colombia y en todo el mundo; es momento de re-politizar las relaciones sociales, volver a Schmitt, Gramsci, Laclau y Mouffe, y crear los antagonismos propios de la vida en comunidad.

 
Gerardo de Francisco Mora1
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: www.www.simtresa.com

El día ciento uno del gobierno de Enrique Peñalosa fue uno de los más difíciles para la administración distrital. Además del tradicional ajetreo que produce la rendición de cuentas y de la baja aprobación de la “Bogotá Mejor para Todos”, surgió un problema que ni el más experto de los técnicos habría imaginado. En el periódico El Espectador, un par de columnistas invitados2 descubrieron que Enrique Peñalosa no tenía el título de doctorado que orgullosamente exhibía. Pero, lo más paradójico del asunto fue la forma en la que se enfrentó el problema, la versión oficial dijo que se trataba de un simple error, tan simple, que se prolongó por treinta años sin que nadie se percatara.

¿La democracia está sobrevalorada?: Sobre el valor del conflicto y la indignación

on Lunes, 14 Marzo 2016. Posted in Artículos, House of Cards , realpolitik, Edición 77, Hernán Alejandro Cortés, Partidos políticos, Nacional, Democracia, Participación política

77 Hernan

Lo primero que hay que hacer en este juego en el que no se tiene parte es agudizar el conflicto social, exponer y desnudar a esa casta mafiosa que se ha tomado las instituciones para su beneficio, con el fin de hacerle frente a las reglas del juego y extender la calle para el regocijo de todos.

 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: https://www.netflix.com

En el capítulo dos de la segunda temporada de la famosa serie norteamericana House of Cards, el temido congresista Frank Underwood mira a la cámara por un instante; con su mano en la Constitución y haciendo el juramento para asumir como vicepresidente de los Estados Unidos, deja salir de su boca una lapidaria frase que bien podría servir como sentencia de bienvenida en el congreso colombiano: “democracy is so overrated” (la democracia está sobrevalorada). Underwood sabe que el ejercicio democrático no es una cosa diferente a una puesta en escena, en la que se aparenta realizar una tarea en pro de la universalidad, de lo común. Este astuto “político” sabe muy bien que la democracia no es otra cosa que un juego entre las corporaciones económicas, las élites y la ciudadanía, en la que, unos ignoran las reglas que los otros plantean. Aludiendo a una especie de antropología negativa, la política expuesta en House of Cards no es otra cosa que la de “hunt or be hunted” (cazar o ser cazado).

La Comisión de la Verdad ¿hacia una nueva política de la verdad?

on Domingo, 20 Diciembre 2015. Posted in Artículos, Hernán Alejandro Cortés, Comisión de la Verdad , Edición 71, Justicia, Acuerdos de la Habana, Nacional

71 Hernan

Pero así como la Comisión tiene la tarea de producir lo que, siguiendo a Foucault, podríamos llamar una nueva política de la verdad, dicho producto puede convertirse en un conjunto de hojas sin ningún valor si los movimientos sociales, las instituciones educativas, las organizaciones barriales y la sociedad en general no asumen la tarea de re-pensar el conflicto en virtud de sus condiciones históricas, de repensarlo como una condición que determina lo que es la sociedad hoy.

 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: www.batanga.com

“Lo que yo estoy haciendo es una práctica conceptual de la vida que es decir la verdad, las cosas hay que llamarlas por la verdad, en este país no llamamos las cosas de verdad nunca, ni en política, ni en la vida real”

Jaime Garzón (Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=1Vow2NrQKiw&feature=youtu.be)

El pasado 15 de diciembre se celebró en La Habana una ceremonia en la que el gobierno nacional y las FARC-EP daban parte a la prensa nacional e internacional del cierre del punto 5 en la agenda de negociación, el Acuerdo sobre las víctimas del conflicto. Las respuestas no se hicieron esperar; los ya gastados discursos guerreristas se centraron en la impertinencia del acuerdo y en el inminente advenimiento de una paz con impunidad, incluso llegando a convocar a un “paro electoral” ante la decisión del plebiscito por la paz. Por otro lado, los sectores que apoyan el proceso remarcaban la importancia del acuerdo en vista de la irreversibilidad del mismo. Más allá de las rencillas y de los corrillos, que algunas veces carecen de argumentos, lo que está en juego en este escenario es el desarrollo de tres puntos cruciales, no solo para el éxito del proceso, sino para la construcción de cualquier ejercicio democrático: Justicia, Verdad y Reparación.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones