ICETEX

De inequidades, exclusiones, pilos y otros demonios

on Sábado, 13 Mayo 2017. Posted in Artículos, Edición 105, Financiamiento de la educación, ICETEX , Susana Barradas, Nacional, Crisis educativa

105 BarradasUna propuesta como Ser Pilo Paga no cuenta con los mínimos esperados desde los fundamentos de una justicia social, ni con la evidencia de efectividad suficiente para aspirar a ser política de Estado.

 

Susana Barradas

Fuente de la imagen: http://www.colombia.com/

Se conoció esta semana que el programa Ser Pilo Paga será convertido en política de Estado1. Se anunció, además, la intención de realizar unos ajustes a las condiciones actuales de los créditos del ICETEX, de tal suerte que quienes llegaran a ser beneficiarios de éstos, comenzarían a pagar su deuda sólo después de iniciar una relación laboral y con unas cuotas fijadas según el valor de sus ingresos2. Lo anterior, se supone, representaría una estrategia para garantizar un mayor acceso y cobertura en la enseñanza superior universitaria, en un país con un sistema de financiación pública rudimentario. Si bien las limitaciones e incluso la toxicidad para la democracia de los créditos-beca y programas como Ser Pilo Paga han sido ampliamente expuestos en los medios en los últimos tres años, tal no ha redundado en un espacio de debate nacional sobre el tema. Precisamente por eso se redobla ahora el desasosiego en vista de esta nueva avanzada.

¿Precariedad infinita?: la universidad y el trabajo

on Domingo, 31 Julio 2016. Posted in Artículos, Edición 86, Hernán Alejandro Cortés, Universidad, ICETEX , Nacional, Crisis educativa

86 Alejandro

Vale la pena preguntarse entonces por el lugar y el hacer de la academia, y eso, necesariamente, implica re-pensar la universidad en el marco de las relaciones económicas del mundo contemporáneo, pues, como lo señalaba Noam Chomsky, la universidad fue tomada por asalto y parece no tener la fuerza suficiente para resistir el ataque del mercado en su versión neoliberal.

 
Hernán Alejandro Cortés
Fuente de la imagen: http://argentina.indymedia.org

Señalar que “vivimos en tiempos de crisis” puede ser la tarea fundamental de los académicos, un diagnóstico que a menudo se lanza al viento y cuyo eco solo resuena para todos cuando grandes catástrofes llegan a las ventanas de los noticiarios. Los filósofos, sociólogos, antropólogos y demás especímenes académicos han aprendido a vivir con la crisis a cuestas; sin embargo, los diagnósticos sobre ésta se convierten en largos monólogos, difíciles de entender para los no iniciados, de manera que su advertencia sobre la crisis queda relegada al olvido. Quizá el pecado de los académicos es el de no poder comunicar sus padecimientos con claridad, el de crear un lenguaje para una élite del pensamiento a la que solo pueden acceder quienes han gozado de una capacitación previa en el arte de entender. La precariedad infinita de la universidad en general y de las humanidades en particular es la de su falta de acceso, bien sea por condiciones internas (como el lenguaje, la hiper-especialización y la ultra-capacitación) o externas (como las políticas de educación, las formas de gobierno o la banalidad del contenido y formato de los medios de comunicación masivos). No existe un único culpable en este juego de precariedad, son múltiples factores los que agudizan la situación de las universidades y el lugar que ocupan en la sociedad, algo que se ha repetido por décadas y que parece no cambiar a pesar de los avisos de alerta.

¡Probar la gratuidad! Avital Ronell y Fiódor Dostoyevski a propósito de los créditos condonables del ICETEX

on Sábado, 28 Febrero 2015. Posted in Artículos, Edición 52, Financiamiento de la educación, ICETEX , Economía de la educación , Nacional, Crisis educativa, Andrés Fabián Henao

52 Henao

En este artículo adelanto otra hipótesis interpretativa a propósito de los créditos condonables del ICETEX y su retórica de la fe, que me parecen legibles como una suerte de sado-masoquista perversión de la economía ética del don, en donde la deuda impagable hace a la víctima de su sistema excluyente responsable por su propia exclusión, sobre la base de la codificación del pensamiento mediante la violenta maquinaria de la prueba.

 
Andrés Fabián Henao
Fuente de la imagen: www.portafolio.co

Incluso en sus más alucinatorias condiciones de satisfacción, el ego siente que algo podría estar ausente; se vuelve inseguro y debe entonces dar comienzo a la maquinaria de la prueba

(mi traducción del epígrafe con el que comienza el texto de Avital Ronell, The Test Drive, 2005)

Precisamente en donde el valor es asignado, la donación alcanza sus incalculables proporciones. Para el Idiota, calcular en absoluto es determinar su propia deuda inconmensurable

(mi traducción, Avital Ronell, Stupidity, 2002, p. 203)

La violenta historia de una pulsión

En este artículo quisiera ofrecer una crítica distinta a la ya elaborada por Andrés Felipe Parra y Germán Paul Cáceres en este portal a los 10 mil créditos condonables del ICETEX, la reencauchada propuesta gubernamental de responder a la crisis de la educación pública superior mediante su privatización, ahora comercializada con el violento eufemismo “ser pilo paga”1.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones