Juan Carlos Celis

¿Frente Amplio por la Paz?

on Lunes, 26 Mayo 2014. Posted in Artículos, Juan Carlos Celis, Edición 34, Elecciones 2014, Nacional, Movimientos sociales

34 CelisLa propuesta de Frente Amplio por la Paz toma fuerza como propuesta de rearticulación de las izquierdas, si y solo si los movimientos sociales se sienten incluidos y encuentran una mayor posibilidad para impulsar sus negociaciones con el Estado, pero también si ese Frente Amplio es capaz de aliarse con las derechas que han calculado que con la paz les va mejor, lo que significa más que una alianza electoral abierta, es decir, la constitución de un movimiento amplio por la paz más allá de los movimientos sociales y las izquierdas.
 
Juan Carlos Celis
 

Como nunca antes las izquierdas colombianas están no tanto ante una decisión, sino frente al reto de proyectar una propuesta sensata de cara al país. Una propuesta para la coyuntura, más allá de las proyecciones de una constituyente por la paz, o de la candidatura para el 2015 de Clara López a la alcaldía de Bogotá, o a la presidencia en el 2018 de Gustavo Petro, o aliarse por un ministerio, o votar en blanco para crecer en la oposición.

“Esto no es una desgracia, es una vergüenza”, nota de protesta sobre el paisaje político colombiano

on Martes, 15 Abril 2014. Posted in Artículos, Juan Carlos Celis, Edición 31, Elecciones 2014, Nacional, Participación política

31 CelisLos empresarios nativos y transnacionales ven en la debilidad del gobierno y las graves dificultadas de la reelección del candidato presidente, una inmensa oportunidad para hacer del fin del conflicto armado una ocasión para expandir sus negocios y generar otros nuevos, incluso aceptando integrar a un contingente importante del campesinado a la economía monetaria, al mercado, al consumo.
 
Juan Carlos Celis
 

Desde hace un buen rato les había prometido este artículo a los amigos de Palabras al Margen, el lío era que no me salía. Es que me venía sintiendo frente a un panorama político muy interesante pero que a la vez me postraba en la impotencia. Un panorama donde pese a las esperanzas de los diálogos secretos en La Habana (aunque se rumora que la carpeta de desacuerdos es tan voluminosa como la de acuerdos), la movilización campesina, indígena y afrodescendiente se da, pero sin respuestas desde La Casa de Nariño, las víctimas son movilizadas pero revictimizadas, un movimiento por el derecho a la salud está en las calles pero sin resonancia en Palacio y pasillos congregacionales, y para contrastar la esperanza, que es lo último que se pierde, una izquierda dividida y sobreviviendo en el parlamento, la alcaldía de Bogotá usurpada, y en selvas y montañas, con movimientos truncos como la MANE ausente de una reforma educativa que se viene negociando de espaldas a los universitarios y la sociedad, junto a otros totalmente ausentes como los trabajadores sindicalizados, o paralizados ante el desastre como los ambientalistas, y las feministas entrampadas en las instituciones (¿patriarcales?), y, como si fuera poco, a otras guerrillas, que por fin han tomado la decisión de la paz, nadie les para bolas.

María de los Ángeles Cano Márquez, para rememorar

on Miércoles, 19 Diciembre 2012. Posted in Memoria, María Cano, Mujeres luchadoras, Juan Carlos Celis

Juan Carlos Celis Ospinajuan
Profesor de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá


Seguimos a la espera de la biografía, la novela o la película sobre la mujer que hizo la historia que reclama el presente. La década de los veinte le dio a Colombia la entrada al siglo XX. En ella se cerraron nueve lustros de República Conservadora –“república fósil”, según Baldomero Sanín Cano–. El país había vivido entre cuarteles y conventos. La Universidad de los Estados Unidos de Colombia se cerró. La educación estuvo en manos de curas y monjas; se volvió al centralismo, del cual aun no salimos; y el Estado, en la de militares, patricios y gramáticos.

Sin embargo, en 1919 todo empezó a cambiar. Con la masacre de los artesanos el 16 de marzo en Bogotá se inauguró el siglo XX en Colombia. Un siglo corto, que no habría de concluir en el 68 mundial sino entre los acontecimientos del movimiento estudiantil de 1971, pues todo nos llega a destiempo, igualmente nos llegará tarde el reconocimiento de la importancia de los movimientos sociales de los años veinte y el de su más emblemática líder: María Cano.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones