Julián Cortés

¡Para sembrar la paz hay que aflojar los medios! Reflexiones sobre lo que pasó en las pasadas elecciones

on Martes, 01 Diciembre 2015. Posted in Artículos, Edición 70, Julián Cortés, Izquierda colombiana, Nacional, Medios de comunicación, Movimientos sociales

70 Julian

Urge que los movimientos sociales sumemos nuestros esfuerzos en la creación de una ley de medios que democratice la propiedad de estos, y el escenario de La Habana es más que propicio para esto, donde en el segundo preacuerdo de participación política se habla de la necesidad de la democratización de los medios.

 
Julián Cortés
Fuente de la imagen: www.semanariovoz.com

Los escarabajos de Lomehuz son unos diminutos insectos que viven en algunos hormigueros. Ellos dominan muy bien el lenguaje de las hormigas. Las hormigas muy solidarias y laboriosas al primer pedido de este parásito entregan el alimento que han recolectado. Ellas se golpean de manera especial entre sí para pedir alimento, los escarabajos, muy hábiles, han aprendido este lenguaje de gestos y obtienen la comida de las hormigas con facilidad. Sin embargo, los benditos escarabajos son muy voraces y obligan a batallones enteros de hormigas a alimentarlos. Los escarabajos tienen mechones de pelos dorados en su cuerpo que secretan una sustancia que al ser consumida por las hormigas hace que estas pierdan todo el sentido común. Esta sustancia es como una exhalación, un sudor o tal vez la misma mierda del escarabajo. Las hormigas, al perder su sentido común, empiezan a alimentar al escarabajo y a sus larvas con tal ahínco que las desgraciadas dejan de dar comida a sus compañeras e incluso a sus propias larvas. Finalmente caen en un envilecimiento total, de tal modo que terminan alimentando a los escarabajos con sus propios huevos hasta quedar sin descendencia y en caso extremo, ellas estarían dispuestas a salvar las larvas del escarabajo más que a las propias1.

Álvaro Uribe Vélez y su arte de gobernar

on Martes, 14 Julio 2015. Posted in Artículos, Julián Cortés, Edición 61, Álvaro Uribe, Cultura colombiana, Nacional, Medios de comunicación

61 Julian

AUV creó este discurso apocalíptico para administrar hábilmente el miedo de los colombianos y lo volvió hegemónico al hacer que el miedo y odio natural de las élites a las FARC-EP, fuese el sentido común de buena parte de los colombianos.

 
Julián Cortés
Fuente de la imagen: www.uniminuto.edu.co

Durante los ocho años (2002-2010) del gobierno de Álvaro Uribe Vélez (AUV) se presentó una de las etapas más fuertes de manipulación mediática que ha tenido el país; en la que se podría decir, la mayoría de los colombianos llegaron a “amar” al entonces presidente. Buena parte de los ciudadanos aprobaban sus políticas y otros lo mostraban como el mejor presidente que ha tenido Colombia en toda su historia republicana. Los grandes medios privados por su parte no estimaban esfuerzos en exaltar las políticas de Uribe, que aunque nefastas en sus resultados, para buena parte de la población eran mostradas como grandes aportes para la democracia. Con el apoyo de los medios, AUV logró ubicar el tema de la seguridad como hito principal de sus gobiernos dejando a un lado los grandes problemas sociales que tenemos los colombianos. El hambre, la miseria, la exclusión, el desempleo, la falta de acceso a la educación y a la salud, eran problemas aplazados por el entonces presidente, mientras dedicaba buena parte del presupuesto nacional en combatir lo que él consideraba el gran problema de Colombia: la insurgencia armada, en especial la guerrilla de las FARC-EP.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones