Laura Quintana Porras

¿Más allá del populismo?

on Martes, 14 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, Populismo, Chantal Mouffe, Nacional, Laura Quintana Porras

101 Laura

Al cuestionar que el proyecto de la democracia radical tenga que pensarse desde el populismo no pongo en cuestión que la figura del pueblo tenga que ser reinventada y movilizada como figura polémica de un sujeto colectivo disensual que pone en cuestión las fronteras y criterios establecidos de lo común, pues esto es algo crucial en una comprensión radical de la democracia.

 

Laura Quintana
Fuente de la imagen: http://runrun.es/

Sugerir, si quiera, en la forma de una pregunta abierta, la necesidad de un “ir más allá del populismo” no deja de producirme un cierto escozor, una prevención, un tartamudeo de los signos, que casi que se rehúsa a dejar aparecer la interrogación por escrito. Pues no quiero estar del lado de quienes usan la noción “populismo” como un calificativo negativo para desvirtuar y deslegitimar toda demanda, exigencia o conquista popular, que se revindique o se haga valer como tal. Sin embargo, en días pasados, tras oír a Chantal Mouffe en su breve visita a Bogotá1, esta pregunta se acentuó aún más, y no pude ya evitar dejarla asomar por escrito, quizás aun tentativamente.

La desolación de La tierra y la sombra

on Viernes, 14 Agosto 2015. Posted in Artículos, La tierra y la sombra, Edición 63, Cine, Cultura colombiana, Nacional, Laura Quintana Porras

63 Laura

La película concluye con un doble final: el final de la abuela, como figura de arraigo, de raíces que se rehúsan a quedar sin tierra, aunque esta tierra sea ya de desolación y de muerte, de sombras y espectros derrotados; y el final de los otros tres, que deciden desplazarse. Y entonces, me pregunto: ¿cómo situarse ante todo este dispositivo que el film construye para desplegar un tal paisaje de desolación? ¿Cómo nos deja esta película si pensamos en alguno de sus efectos ético-políticos?

 
Laura Quintana
Fuente de la imagen: www.cromos.com.co

Un hombre aparece caminando sin prisa por un camino polvoriento que recorre los cañaduzales, mientras se va anunciando un camión que viene a alta velocidad, y hace apartar al hombre del camino para no ser arrollado por el vendaval de polvo que el camión deja a su paso, y que en todo caso lo alcanza, pues termina cubriendo todo el ambiente de la primera escena. Nos enteramos de que el hombre regresa a la que fuera su casa, varios años después, para reencontrar a su hijo enfermo, y a una tierra que parece también ir enfermando, arrasada por la monotonía de los cañaduzales y la ceniza de las quemas de caña; esas que también al parecer han afectado los pulmones del hijo, reducido día y noche a yacer en la oscuridad asfixiante de un pequeño cuarto, para intentar resguardarse del polvo y de la ceniza. Sabemos luego también que el enfermo ha sido sustituido en el trabajo por su madre y su esposa y que el trabajo en la plantación es muy duro, y mal remunerado, cuando lo es. Y aquí y allá vemos, deambulando por las escenas del film, la figura de un niño cuya vida, en despuntar, riñe con las imágenes de una tierra que parece condenada a una muerte inevitable y lenta.

¿El tiempo de la reconciliación?

on Sábado, 13 Septiembre 2014. Posted in Artículos, Reconciliación, Edición 41, Nacional, Proceso de paz, Laura Quintana Porras

41 Laura

Creo que podremos ser de otro modo cuando en lugar de domesticar al otro, por ejemplo, a la alteridad del pasado, podamos aprender a vivir con lo excesivo e indominable que lo atraviesa, que es la otra cara de las alteraciones que nos promete.

 
Laura Quintana
Fuente de la imagen: www.porrua.mx

La remembranza puede convertir lo inconcluso (la dicha) en algo concluido, y lo concluido-­ (el sufrimiento) en algo inconcluso.
Walter Benjamin


En estos días, desde registros políticos muy distintos y desde experiencias de vida sin duda muy diversas (desde organizaciones de víctimas de la violencia en Colombia, pasando por declaraciones gubernamentales, hasta los mismos actores armados), se insiste casi a diario en la necesidad que tenemos en Colombia de propiciar la reconciliación. Y seguramente dados los actores tan distintos que la emplean, los usos de esta noción han de ser así mismo diferentes y en algunos casos incluso inconmensurables, como seguramente lo es el proyecto de sociedad que en cada caso se defiende y en vista del cual habríamos de buscar la tan mentada reconciliación.

“La soledad de América Latina” y el orgullo de ser colombiano

on Jueves, 01 Mayo 2014. Posted in Artículos, Gabriel García Márquez, Edición 32, Nacional, Laura Quintana Porras

32 LauraNos han bombardeado por estos días con noticias varias que despliegan múltiples declaraciones, homenajes, columnas de opinión, a veces rimbombantes u oportunistas, sobre el reciente fallecimiento del escritor colombiano Gabriel García Márquez, y esta columna que escribo aquí no pretende contribuir a este bombardeo mediático que, en estos días de “duelo nacional”, ha venido creando un cierto consenso sobre la importancia de la obra y la figura de Gabo.
 
Laura Quintana
Fuente de la imagen: http://mundoasombroso.com/ 

..porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra

Quisiera abrir más bien un cierto disenso en este relativo consenso en los recientes homenajes a la figura de García Márquez, no para negar la riqueza de pliegues, hondura y poeticidad de su literatura pero sí para problematizar algunas interpretaciones sobre sus repercusiones políticas y sociales; interpretaciones que de hecho a mi modo de ver le niegan fuerza y radicalidad política a una escritura que llegó a ser también arriesgada, galopante, desestabilizante, visceralmente desconfiguradora.

¿Una lengua de la paz?

on Jueves, 14 Noviembre 2013. Posted in Artículos, Edición 21, Nacional, Democracia, Proceso de paz, Laura Quintana Porras

21 LauraInterpreto que esa “nuestra democracia” que aparece en el acuerdo no se refiere a una democracia nuestra ya dada, que ya nos pertenece, sino a una que está en proceso de ser re-creada, desde y más allá de la mesa de negociación, a través de “robustecimientos”, “ampliaciones”, pero también de modificaciones significativas del lenguaje, las prácticas y los mecanismos de gestión social, de organización política, y de auto-comprensión cultural que están muy arraigados en nuestra interpretación de lo “real”.
 
Laura Quintana
Fuente: www.lr21.com.uy

Una reciente columna de Antonio Caballero, titulada significativamente “una lengua, un país”, propone una clave de lectura interesante para interpretar, desde un cierto ángulo, el reciente acuerdo sobre participación política logrado hace unos días en la Habana. Ante todo, este artículo llama la atención sobre la manera en que en el acuerdo las FARC y el gobierno dicen haber “convenido” en unos temas que permiten la profundización y robustecimiento de “nuestra democracia, ampliando los derechos y garantías para el ejercicio de la oposición, al igual que espacios de participación política y ciudadana”. Frente a una declaración como esta, Caballero constata: “¿Nuestra? Por primera vez en medio siglo los guerrilleros de las FARC dicen que comparten algo con los representantes del Estado, y ese algo es nada menos que la democracia […]”. Se trata de un acuerdo en el uso de una palabra fundamental que Caballero considera es “a la vez revolucionario y contrarrevolucionario”, y que supone, a su modo de ver, “un paso trascendental en la reconciliación de los colombianos”1.

¿Los verdaderos retos de la participación política?

on Sábado, 29 Junio 2013. Posted in Artículos, Edición 12, Nacional, Participación política, Proceso de paz, Laura Quintana Porras

12 Laura¿Qué es lo que está realmente en juego con el segundo punto en la mesa de negociación entre el gobierno y las FARC? En gran medida está en juego el reto de democratizar la democracia sin demonizar la representación, o idealizar las instancias de democracia directa, ni mucho menos rehabilitar la dicotomía entre “democracia directa o representación”.
 
Laura Quintana
Fuente: www.opinion22.com.ar
En estos días comienza propiamente en la Habana la discusión sobre el segundo punto de la agenda de los diálogos de paz, dedicada a la espinosa cuestión de la participación política. Un tema que el gobierno ha asumido como el reto de que las FARC cambien “las balas por los votos” y de establecer, en palabras del jefe del equipo de negociación del gobierno, “reglas que permitan el tránsito de las FARC a una fuerza política sin armas”1. .

“Paz jurídico-social” y “paz transformadora”

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Congreso de los pueblos, Proceso de paz, Laura Quintana Porras

6 LauraEl trabajo de experimentación política, que se realiza actualmente en organizaciones como el Congreso de los pueblos, no permite meramente insistir en que los movimientos sociales participen del proceso de negociación y sean tenidos en cuenta en los proyectos institucionales de construcción de paz, sino que allí en tales experiencias ya se están produciendo reconfiguraciones de estructuras políticas y sociales.
 
Laura Quintana
Fuente: http://tallerdeencuentros.blogspot.com.es
En los debates recientes sobre el actual proceso de paz se suele distinguir con razón entre una posición reductiva para la cual el propósito de la negociación es la dejación de las armas por parte de la guerrilla y su inserción en la institucionalidad democrática (proceso reducido a la “desmovilización” y al cese del conflicto armado)1, y entre una visión más compleja que asume que el proceso debe incluir y traer consigo reformas estructurales de la sociedad, que remedien los grandes problemas de inequidad económica y política del país (enfoque jurídico-social del proceso)2.

Negociación, construcción de paz y la acción política de los movimientos sociales

on Martes, 18 Diciembre 2012. Posted in Artículos, Edición 1, Nacional, Conflicto armado, Movimientos sociales, Proceso de paz, Carlos Andrés Manrique, Laura Quintana Porras

foto negociacion construccion de paz mov socialesMás allá, entonces, de la importante y oportuna distinción entre la negociación con miras al término del conflicto armado, y la construcción de paz, tal vez haga también falta pensar mejor las imbricaciones entre estos dos procesos, en la medida en que algunos de los obstáculos que se pueden presentar en el primero, tienen que ver con condiciones de posibilidad de la futura construcción de paz en un sentido más amplio.
 
Carlos Manrique y Laura Quintana
 

 

Quizás uno de los puntos más álgidos en los debates que se han suscitado en torno al esperanzador desarrollo de la mesa de negociación entre las delegaciones del gobierno y de las FARC, tiene que ver con dos maneras distintas de entender el proceso mismo de la negociación, y el papel de éste en otro proceso más amplio, de mayor alcance y profundidad, que es el de la así llamada “construcción de paz”.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones