Literatura

Junto a la chimenea: cierres y aperturas de ciclos con detalles y motivos al calor de una hoguera

on Miércoles, 14 Diciembre 2016. Posted in Artículos, Edición 95, César Duque, Literatura, Expresiones contraculturales, Internacional

95 Cesar

Así como el ejercicio de leer una novela es en esencia distinto del de leer poesía o piezas dramáticas, pues estos últimos son ejercicios grupales por excelencia, leer novelas, ensayos, historias, conversaciones o discusiones, significa para el lector estar a distancia de la leña que se consumió en otro momento, pues permanece viva en el lector más allá de la distancia.

 

César Duque
Fuente de la imagen: http://todoscontraelarte.blogspot.com.co/

Walter Benjamin escribió en Ibiza entre abril y mayo de 1933 un comentario crítico sobre la novela de Enoch Arnold Bennett titulada The Olde Wives’ Tale (1908), la historia de tres generaciones que formaron parte de una familia de comerciantes de Potteries viviendo los cambios tecnológicos y sociales de finales del siglo XIX e inicios del XX*.

Cerrar ciclos y abrir los nuevos con detalles y motivos: qué se puede regalar para este fin de año*

on Domingo, 20 Diciembre 2015. Posted in Artículos, Edición 71, Cine, César Duque, Literatura, Cultura colombiana, Expresiones contraculturales, Nacional, Memoria histórica

71 Cesar

Es mérito de la obra el solo hecho de que su autor, Miguel Ángel Beltrán Villegas, la haya publicado después de haber resistido, persistido, insistido y existido, después de todo lo que le ha hecho el procurador Alejandro Ordóñez. Eso es suficiente para leerlo, reseñarlo, conseguirlo y regalarlo. ¿Qué mejor regalo que un documento escrito con un mensaje de esperanza para el proceso de paz, por un profesional serio y persistente en su lucha por la libertad del pensamiento crítico?

 
César Duque
Fuente de la imagen: http://www.fiesta.uncomo.com

Si usted acostumbra dar algún obsequio a fin de año y aún está buscando un regalo, aquí le presentamos varias opciones de la “industria” independiente. Muy buenas colecciones de libros, recomendados musicales y estrenos de película para ir a ver en cines. Estos son, a mi juicio, los mejores obsequios de la “industria cultural” para cerrar un año de trabajo en la construcción de un nuevo mundo.

Eros agónico en la era “del placer”

on Martes, 29 Septiembre 2015. Posted in Artículos, Sexualidad, Byung-Chul Han , Edición 66, Ann Spanger, Capitalismo, Literatura, Neoliberalismo, Nacional

66 Ann

Todas nuestras experiencias vitales están profundamente trastocadas bajo este régimen: la sexualidad, en particular, es sometida a la regla pornográfica que, en nuestros días, se ha convertido en la fuente de normalización del sexo. Aquí y allá vemos cómo se comercia con los atributos sexuales pues hace parte de las presuntas libertades que ofrece el sistema, la ‘libertad del placer’.

 
Ann Spanger
Fuente de la imagen: http://eldesafilador.com

“En tiempos recientes se ha proclamado con frecuencia el final del amor.” Con esta frase Byung-Chul Han abre el ensayo La agonía del Eros, publicado en 2012 y traducido al español en 2014. Numerosas teorías sociológicas intentan explicar este “fenómeno” del mundo contemporáneo y algunas apuntan [1] a que la exacerbada libertad de elección y la oferta inagotable, hacen insostenible al amor. Han añade: no solamente una abundancia de oferta y de libertad para discriminarla ponen al amor en crisis, es el discurso predominante del éxito, la eficacia y el rendimiento el que termina acribillándolo. En una sociedad en la que es una prioridad aferrarse y reafirmar de forma permanente nuestro ego, Eros no tiene lugar. La razón es que la experiencia erótica es, fundamentalmente, una experiencia de la alteridad.

Sintiendo y viviendo el terrorismo de Estado: La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza

on Lunes, 31 Agosto 2015. Posted in Artículos, Edición 64, Falso positivo judicial, Terrorismo, Edgar Ricardo Naranjo, México, Literatura, Nacional, Crímenes de Estado , Medios de comunicación

64 Ricardo

La maquinaria del ministerio de Guerra (policía, fiscalía) como en el cuento de Orwell aceleró su funcionamiento y en el nombre de la estabilidad social enviaron a la cárcel a los(as) 13 presuntos responsables. ¿De qué delito? Hasta ahora nadie lo sabe. ¡El gran hermano te vigila pero también te castiga!

 
Edgar Ricardo Naranjo
Fuente de la imagen: http://pixgood.com

Leyendo con atención e interpretando las letras de una de las obras más reconocidas del escritor británico George Orwell, 1984, logré sumergirme en el mundo de Winston Smith, el personaje principal de este fatídico relato, en el que se vislumbran las estructuras de poder de un aparato estatal  que aparentemente no tenía una forma material, pero que se inmiscuía en la vida cotidiana de todos los habitantes.

La búsqueda insaciable

on Lunes, 31 Agosto 2015. Posted in Artículos, Eduardo Gómez, Edición 64, Sandra Jaramillo, Literatura, Cultura colombiana, Expresiones contraculturales, Nacional

64 Sandra

El contenido específico de la novela de Eduardo es una razón más que suficiente para animar a su lectura, dado que las problemáticas que pone sobre la mesa son unas que nos conciernen a todos los seres humanos: la pregunta por lo que somos, la sexualidad que nos rige, la amistad que nos afecta y nos forma, el devenir de la sociedad de la que hacemos parte, etc.; pero la forma en la que esta novela está construida, la forma de la que da cuenta el autor, es un tema absolutamente necesario de iluminar para contribuir así con la discusión sobre cómo narramos lo que narramos.

 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: http://conjuradosnovela.blogspot.com

“¿Cuál es la señal de la libertad realizada? No sentir vergüenza de sí mismo”

F. Nietzsche.

Con este epígrafe comienza la novela publicada ya hace un par de años por Eduardo Gómez, un intelectual colombiano insuficientemente leído, insuficientemente conocido en nuestro país. Un hombre rigurosamente formado en el contexto de la Alemania socialista en plena guerra fría, que tuvo de primera mano la experiencia de la vida cotidiana en ese contexto marcado por la tradición artística moderna en un sentido fuerte con representantes como Bertolt Brecht. Contando con el acumulado de su larga trayectoria como poeta y como profesor de letras en varias universidades de relevancia académica en Colombia, Eduardo asume el reto de re-escribirse a través de una autobiografía novelada o de una novela autobiográfica que se constituye en su opera prima en este género. Lo hace con la valentía de quien asume el epígrafe nietzscheano y la entereza de quien desde el altillo de su madurez se compromete con las generaciones venideras para aportar un punto de vista comprometido de forma clara y directa con ideales “inactuales”.

Después de La Vorágine

on Jueves, 14 Mayo 2015. Posted in Artículos, La Vorágine, Edición 57, Gabriel García Márquez, Mauricio Rivera, Literatura, Cultura colombiana, Nacional

57 Rivera

Hoy en día es imposible analizar el presente y futuro de las selvas que en el pasado inspiraron a Rivera, sin antes indagar acerca de los efectos que en ellas causa la industria del petróleo.

 
Mauricio Rivera
Fuente de la imagen: www.banrepcultural.org

Nota: Este escrito surge del borrador de una aplicación para el desarrollo de un proyecto de documental con el Fondo de Desarrollo Cinematográfico de Colombia.

Antes de la irrupción de Gabriel García Márquez en la historia de la literatura colombiana, había dos novelas que sobresalían entre las piezas literarias producidas en estas tierras, por ser las más emblemáticas y representativas de una sociedad que, luego de tres siglos de dependencia colonial, buscaba entre una colcha de retazos multilingües cualquier muestra de cultura que le sirviera para fortalecer la incipiente noción de nacionalismo que las jóvenes repúblicas latinoamericanas importaban desde Europa y los Estados Unidos, como importaban radios, muebles, pieles y sedas finas, sin comprender las implicaciones sociales, políticas y económicas de aquel nuevo orden mundial.

Cien años de soledad y la estirpe en Colombia*

on Domingo, 15 Junio 2014. Posted in Artículos, Sandra Jaramillo, Edición 35, Gabriel García Márquez, Literatura, Cultura colombiana, Nacional

35 SandraCien años de soledad nos habla de Colombia. Nos habla de la estirpe que en nuestro país puede reinar y de la autodestrucción que entre nosotros puede llegar a ser posible si la historia se vive como no-historia, si nos seguimos negando al pasado como memoria y al futuro como una construcción colectiva que sean capaces de ir más allá de la soledad y la oscuridad que impone la pasión del odio.
 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: bancaynegocios.com

No había ningún misterio en el corazón de un Buendía, que fuera impenetrable para ella [Pilar Ternera], porque un siglo de naipes y de experiencia le había enseñado que la historia de la familia era un engranaje de repeticiones irreparables, una rueda giratoria que hubiera seguido dando vueltas hasta la eternidad, de no haber sido por el desgaste progresivo e irremediable del eje”.
Gabriel García Márquez. Cien años de soledad.

La lectura de Cien Años de Soledad es quizá una de las pocas cosas que se nos presentan como obligadas para todo colombiano, culturalmente hablando, es decir, en lo relativo a eso formativo que pasa más allá de la escuela. Y quizá por tal razón, la relación con la novela (llamada novela por el momento, sin dejar de considerar valiosa la discusión más especializada que intenta dirimir si se trata de una narración que también es muestra de la crisis de la novela moderna tras la segunda mitad del siglo XX) y con el autor esté más cerca del maniqueísmo que reza amores y odios, que de la lectura cuidadosa de su obra. Así pues, la reciente muerte y la euforia periodística que sorprende con desgarramientos sentimentales que en pocas semanas olvida, me llevó a una lectura –culturalmente obligada- de la que parece casi un himno nacional.

Cómo representar la violencia: sobre Los ejércitos de Evelio Rosero

on Domingo, 15 Junio 2014. Posted in Artículos, Evelio Rosero, Edición 35, Literatura, Nacional, Andrés Fabián Henao

35 HenaoLa violencia no se puede representar, Rosero lo sabe, y es precisamente por eso que la propia representación debe incluir, como uno de sus rasgos constitutivos, el de su propia imposibilidad. De ahí el enigmático epígrafe que Rosero incluye de Molière: “¿No habrá ningún peligro en parodiar a un muerto?” ¿Cómo representar la masacre si el lenguaje resulta insuficiente frente al hecho que describe, si la representación encierra el riesgo de parodiar al muerto? Rosero lo sabe y asume el riesgo con responsabilidad, por eso Ismael solo puede reír con una risa que ya no controla (p. 157, 186, 195 y 203), la risa con la que los ejércitos creen que se burla de ellos cuando en realidad llora.
 
Andrés Fabián Henao
Fuente de la imagen: www.tusquetseditores.com

‘Su nombre’, repiten, ¿qué les voy a decir?, ¿mi nombre?, ¿otro nombre?, les diré que me llamo Jesucristo, les diré que me llamo Simón Bolívar, les diré que me llamo Nadie, les diré que no tengo nombre y reiré otra vez, creerán que me burlo y dispararán, así será
(Evelio Rosero, Los ejércitos, Barcelona: Tusquets, 2010, p. 203)

Mi versión del libro corresponde a la segunda edición en Fábula de Tusquets de julio de 2010. Primero el título, Los ejércitos de Evelio Rosero. Segundo la ilustración en su cubierta, una fotografía artística de Kamil Vojnar. El protagonista de este libro es Ismael. Es él quien narra lo que sucede en Los ejércitos. Geraldina es, imagino yo, la mujer que aparece retratada en la ilustración de Vojnar, como si estuviera huyendo de la violencia. Rosero le dedica el libro a Sandra Páez y la violencia lo habita desde el puro principio, cuando Rosero nos deja saber, con la forma plural del artículo definido, los, sobre la inexistencia en Colombia del monopolio legítimo de la violencia por parte del Estado, en el que Max Weber quiso ver el rasgo distintivo del Estado moderno.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones