Memoria histórica

Lugares de la memoria como escenarios para una pedagogía pública

on Martes, 30 Mayo 2017. Posted in Artículos, Políticas públicas, Edición 106, Pedagogía, Martha Cecilia Herrera, Sociedades violentas, Nacional, Memoria histórica

106 Martha

En los lugares de la memoria se despliegan estrategias en torno a una pedagogía de la memoria pública por medio de la acción ciudadana. La adecuación y fortalecimiento de estos sitios representan uno de los mayores retos que tienen, en el campo de las políticas públicas, sociedades afectadas por un pasado traumático en materia de violencia política.

 

Martha Cecilia Herrera

@malaquita17

Fuente de la imagen: Bogotá. Avenida circunvalar. Foto Carol Pertuz

Al lado de una de las cubas descansaba boca arriba una pequeña cara de tono marfileño de un muchacho que al morir tendría unos dieciocho años. Sus ojos oscuros, ligeramente oblicuos, no estaban cerrados, sino apenas entornados. Los labios carnosos, del mismo color que la cara, habían adoptado la expresión de una sonrisa triste y paciente. Las cejas regulares y bien dibujadas se alzaban hacia las sienes como con incredulidad. En esta situación singularísima, que habría superado su capacidad de entendimiento, esperaba el veredicto del mundo

Nalkowska  

La serie de acontecimientos referidos a violencia política enmarcados en la historia reciente latinoamericana muestran la emergencia de instancias de socialización relacionadas con los sitios de la memoria, los cuales aluden a lugares que, por lo general, fungieron como escenarios de represión, desaparición y muerte de opositores políticos. Estos han sido reivindicados, posteriormente, durante el advenimiento de regímenes democráticos, como instancias de recordación, verdad, justicia y reparación, con base en las luchas emprendidas por las víctimas y las organizaciones en torno a su defensa, en los casos de Chile, Argentina, Uruguay, Perú y Colombia, entre otros países.

Cuando los recuerdos nos inundan sin aviso: Algunas reflexiones sobre los traumas personales, colectivos e históricos

on Martes, 30 Mayo 2017. Posted in Artículos, Antoon De Baets, Edición 106, Internacional, Memoria histórica

106 Baets

Necesitaremos la erudición histórica para reconocer traumas históricos auténticos, y rechazar a otros que se etiqueten abusivamente como tales. Esta es una misión importante para historiadores responsables que estén interesados en crímenes atroces, y los traumas y legados multigeneracionales que se deriven de ellos.

 

Antoon De Baets*

Universidad de Groningen

Fuente de la imagen: http://pijamasurf.com/

Hay una distinción importante entre los traumas personales, colectivos e históricos. En general, los seres humanos están orientados más hacia el futuro que hacia el pasado -una visita al dentista mañana se teme mucho más que si exactamente la misma visita al dentista se hubiera hecho ayer-. El filósofo moral británico Derek Parfit llamó a este fenómeno universal “el sesgo hacia el futuro”1. El sesgo hacia el futuro es válido para todas las experiencias personales, a excepción de experiencias que despiertan orgullo y vergüenza. Como argumenté en mi libro Responsible History (2009; Historia responsable), cuando experimentamos el orgullo y la vergüenza es muy posible, y en ocasiones inevitable, que experimentemos un “sesgo hacia el pasado”. Si dejo de lado las experiencias de orgullo y me concentro en las experiencias de vergüenza, humillación y violación de la dignidad, debo pensar en el caso particular de todos aquellos que sufrieron tanto en el pasado que perciben una felicidad futura o cualquier sufrimiento en el futuro como algo pálido y hasta trivial. Este es el caso de muchos sobrevivientes de genocidios y otros crímenes atroces tales como los crímenes de lesa humanidad, los crímenes de guerra y la depuración étnica. Estos sobrevivientes hablan del pasado como si este aún no hubiera desaparecido.

El acontecimiento Gaitán. Para una filosofía de la historia colombiana

on Jueves, 06 Abril 2017. Posted in Memoria, Artículos, Jorge Eliecer Gaitán, Nacional, 9 de abril, Memoria histórica, Edwin Cruz

103 Edwin

En contienda hay varios proyectos de comunidad política y no todos son partidarios de una asunción del pasado; por el contrario, la mayoría de los proyectos quieren dar permanencia a la discontinuidad, dejar el pasado en el pasado más que hacerlo presente. Se trata de proyectos de comunidad política excluyentes, que pugnan por mantener una masa manipulable, obediente a toda costa, aunque sus ocurrencias sean cada día más absurdas.

 

Edwin Cruz
Fuente de la imagen: https://fronterainformativa.wordpress.com

Ninguna mano del pueblo se levantará contra mí y la oligarquía no me mata, porque sabe que si lo hace el país se vuelca y las aguas demorarán cincuenta años en regresar a su nivel normal

Jorge Eliécer Gaitán

En “El problema de América”, el filósofo venezolano Ernesto Mayz Vallenilla sostuvo que la desesperada búsqueda de la “originalidad”, presente hasta hace unas décadas en América Latina, constituía un “síntoma de fragilidad y precariedad históricas, de inconsistencia e indefinición, de no sentirse aún plenamente realizado –de ‘no-ser-todavía’”. Esa “radical inseguridad” e “indefinición” frente a la Historia esconde así un problema ontológicoi.

En memoria del pescador Lucho Arango ¿Qué está pasando con los liderazgos sociales en Colombia?

on Lunes, 13 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, Ana María Quintero, Posconflicto, Protesta social, Nacional, Memoria histórica, Conflicto armado

101 AnaM

En una Colombia en donde la participación política ha estado restringida, en donde el poder político ha estado demasiado tiempo concentrado en élites económicas y sociales que a su vez conforman élites políticas intolerantes al cambio, el espectro de oportunidades para la participación y la trasformación social que abre la implementación de los acuerdos de paz en los territorios puede ser visto como una amenaza.

 

Ana María Quintero
Fuente de la imagen: www.pdpmm.org.co

Luis Alberto Arango Crespo, más conocido como Lucho Arango, era una luz para su gente, un gran líder defensor del medio ambiente y de los pescadores artesanales del Magdalena Medio. Como presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales y Acuicultores de El Llanito (APALL), desde 1998, lideró el movimiento de pescadores del Magdalena Medio, denunció el irrespeto de las rondas del río por parte de los empresarios de la palma que sembraban hasta la orilla del río Magdalena; la modificación de los caños por cuenta de los ganaderos para ampliar los potreros; el uso de medios externos para inundar terrenos para la cría de búfalos; y el uso del trasmallo, una técnica de pesca ilegal que va en detrimento del equilibrio ecológico en la medida en que daña la ciénaga y deja sin pesca a la comunidad. Lucho también criticó a empresas como Ecopetrol, que contaminaban quebradas, ríos y ciénagas, y a las instituciones estatales por su negligencia para hacer cumplir las leyes que protegen los cuerpos hídricos de la región. Incluso denunció a los propios pescadores que recurrieron al trasmallo como técnica de pesca (Centro Nacional de Memoria Histórica, 2014, pág. 25).

Por el río voy llegando y quiero que alguien me esté esperando. Por el río voy llegando vidita mía te quiero allí

on Martes, 07 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 99, Martha Cecilia Herrera, FARC, Posconflicto, Nacional, Memoria histórica, Conflicto armado, Proceso de paz

99 Martha

Es primordial llevar a cabo estrategias que posibiliten la expresión en el campo de la memoria pública de las subjetividades de quienes estuvieron involucrados y afectados de modos diversos en y por el conflicto armado.

 

Martha Cecilia Herrera
Fuente de la imagen: http://www.radiosantafe.com/

Un país es una historia en común y esa historia tiene un montón de relatos.

Jesús Martín-Barbero.

Si fuéramos capaces de empezar las clases diciendo de dónde vengo yo, de dónde vienes tú. 

Jesús Martín-Barbero.

Con motivo de los acuerdos de paz con las Farc muchos excombatientes retornarán a la vida civil. Desde comienzos del mes de febrero nos han llegado imágenes de muchos de ellos desplazándose por los ríos en barcazas, atravesando trochas, caminos y carreteras, para llegar a las zonas de concentración1, en donde se iniciarán los procesos que los conducirán, de una o de otra manera, a su transformación subjetiva, para dejar de ser guerreros y ser ahora sujetos que harán uso de los recursos legales de la política para expresarse en la arena pública y, al mismo tiempo, hacer suyos los deberes y derechos que les implica ser ciudadanos con las debidas garantías que da un estado social de derecho. ¿Qué tan preparados estamos como sociedad para darles acogida? ¿Cuál es la hospitalidad que les podemos brindar para comprender su anterior trayectoria y respaldarlos en sus nuevos proyectos de vida? ¿Somos conscientes de que este es un proceso de larga duración que no se resolverá de manera mágica y que a cada uno de nosotros nos corresponde poner nuestro granito de arena desde ahora y durante muchos años más?

La memoria y el olvido en tiempos de posconflicto

on Martes, 31 Enero 2017. Posted in Artículos, Edición 98, Comisión de la Verdad , Sylvia Cristina Prieto, Posconflicto, Nacional, Memoria histórica, Conflicto armado

98 Prieto

Hacer memoria en tiempos de posconflicto, no pasa por la reconstrucción plana de hechos, relatos e historias traumáticas, sino por recordar y asimilar para enaltecer la vida. La memoria debe potenciar el presente y el futuro, debe robustecer el potencial creativo que es consustancial al ser humano y esto pasa necesariamente por dejar atrás lo que no se puede digerir, o mejor, por dejar en la oscuridad aquello a lo que no le podemos dar nuevos sentidos vivificantes y esperanzadores.

 

Sylvia Cristina Prieto
Fuente de la imagen: https://flametender.wordpress.com

Es cierto que necesitamos la historia, pero la necesitamos de un modo distinto a la del ocioso maleducado en el jardín del saber…Esto quiere decir que necesitamos historia para la vida y para la acción

(Nietzsche, 1999, p. 39).

Durante el primer semestre de este año, el Gobierno colombiano radicará el Proyecto de Ley para la creación de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Reconciliación y la No Repetición. Como lo establece el punto cinco del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, este mecanismo extra-judicial será fundamental no solo para esclarecer lo ocurrido durante la guerra, y por esta vía, reconocer a las víctimas y determinar las responsabilidades de los distintos actores en el conflicto armado, sino también para promover la convivencia y la reconciliación de una sociedad dolida y fracturada.

Del Acuerdo No Nos Sacan: las pugnas en torno a la memoria histórica y los derechos de las minorías

on Sábado, 29 Octubre 2016. Posted in Artículos, Mujeres luchadoras, Edición 92, Martha Cecilia Herrera, Comunidad LGBTI, Nacional, Memoria histórica

92 Martha

Bajo la consigna del “Acuerdo no nos sacan” los grupos de mujeres y comunidades LGTBI evocan no sólo sus derechos sino también sus memorias y la legitimad de ellas en clave histórica, reivindicando que en materia de verdad, justicia y reparación se requiere enarbolar la bandera de NUNCA MAS la discriminación de género y de orientación sexual, provenga de donde provenga.

 
 
Martha Cecilia Herrera
Fuente de la imagen: Martha Cecilia Herrera, Plaza de Bolívar, 21/10/2016

El transcurrir del siglo XX puso de plano el resurgir de la memoria y las luchas en torno a ella, fenómeno en el cual intervinieron diversos procesos de descolonización que pusieron en entredicho las modalidades políticas y económicas a través de las cuales Occidente y los países hegemónicos dominaron vastos sectores del mundo e impusieron sus cosmovisiones, a la vez que usufructuaron las riquezas de los territorios que fueron sometidos. La eclosión de las memorias que habían sido sofocadas a lo largo de siglos y que irrumpieron con fuerza durante el siglo XX apunta a dos tipos de despliegues que señalan el quiebre de las lógicas coloniales y neocoloniales en el despuntar del siglo XXI.

El SÍ sin memoria carece de sentido

on Lunes, 05 Septiembre 2016. Posted in Artículos, Edición 89, Joanna Castro, Plebiscito, FARC, Nacional, Memoria histórica, Gobierno de Santos

89 Joanna2

Una campaña del SÍ que resista a la política de amnesia que se plantea desde el Estado, que exponga la responsabilidad del Estado y la señale, que defienda el SÍ como una manera de darle una oportunidad al Estado y sus élites de verdaderamente demostrar que pueden convivir con gente que piensa diferente es una campaña que educaría en la reconciliación, en la transformación de nuestra relación con el alzado en armas y nuestra redefinición como sociedad civil frente al Estado que durante muchos años le ha negado derechos humanos, sociales y políticos a su población.

 
 
Joanna Castro
Antropóloga Social y Máster en Antropología y en Estudios de Paz y Conflicto
Fuente de la imagen: http://www.heavens.com.ar

Ambas campañas, la del Sí y la del No, están enfocando todas sus energías en las FARC como el demonio contra el cual hay que seguir guerreando y acabar en lo militar (la del NO, aunque ahora expliquen la campaña como un intento de “renegociar”) o acabar desarmándolos a través de los acuerdos (la del Sí).

Pedagogía de la memoria sobre la violencia política y formación de maestros y maestras desde el ámbito universitario*

on Miércoles, 31 Agosto 2016. Posted in Artículos, Universidad Pedagógica Nacional, Pedagogía, Martha Cecilia Herrera, Edición 88, Sociedades violentas, Acuerdos de la Habana, Cultura colombiana, Nacional, Memoria histórica

88 Cecilia

Debemos entender la memoria no solo como la mera capacidad física de almacenar y evocar hechos del pasado, sino como un proceso a partir del cual se organizan temporalmente las vivencias alrededor de una trama que les da sentido y permite su comprensión.

 
 
Martha Cecilia Herrera
Universidad Pedagógica Nacional
Grupo de investigación Educación y Cultura Política
Fuente de la imagen: http://www.cuentoparanoolvidar.com/

Como es sabido, los contextos de violencia política llevan consigo múltiples heridas en los planos materiales y simbólicos, afectando el tejido social, la vida cotidiana y las subjetividades de quienes se han visto afectados o involucrados por los hechos de violencia política. Colombia no ha sido la excepción y ahora, en la actual coyuntura, ante lo que parece ser un hecho cierto que conduce, a partir de las negociaciones con las Farc y a mediano plazo con el Eln, a la búsqueda de acuerdos de paz con estos grupos, el Estado y la sociedad se encuentran frente a los retos derivados de un porvenir marcado por un contexto de posacuerdos, los cuales abarcan tanto la aplicación de medidas de memoria, verdad, justicia y reparación, como el diseño de planes de infraestructura, desarrollo y calidad de vida en las regiones más afectadas por el conflicto, así como la reinserción de quienes engrosan las filas de la guerrilla, dentro de los cuales se encuentra un número significativo de niños, niñas y jóvenes. A esto habría que agregar, de manera prioritaria, la creación de una conciencia ciudadana sobre los hechos ocurridos y el compromiso social para que estos no vuelvan a suceder, en el marco de sociedades que pugnan por configurar órdenes sociales democráticos y regidos por culturas políticas de carácter inclusivo y participativo.

El duelo y la paz

on Lunes, 29 Febrero 2016. Posted in Artículos, Edición 76, Sylvia Cristina Prieto, Sociedades violentas, Víctimas, Nacional, Memoria histórica, Conflicto armado, Proceso de paz

76 Sylvia

El duelo es entonces un asunto que oscila entre lo individual y lo colectivo. Cuando se pierde a alguien, no solo se apaga la vida de otro, se suspende todo un trazo de la vida en común que debe ser reparado, esta reparación no obstante, requiere de una serie de estructuras sociales e institucionales que la viabilicen.

 
Sylvia Prieto
Fuente de la imagen: http://www2.esmas.com

Ya había escrito antes sobre lo difícil que resulta construir una sociedad reconciliada y en paz cuando no todas las vidas importan, o mejor, cuando algunas muertes se celebran y otras se lloran; en esta ocasión quisiera profundizar esta tesis resaltando la importancia de doler todas las muertes para sanar y reconstruir la vida en común. Me refiero en concreto a la importancia de hacer duelos, de ritualizar la muerte, de procesar cuidadosamente la interrupción de la vida y de darle su justo lugar. Para sustentar mi argumento pretendo vincular dos categorías que quizás a primera vista parezcan inconexas: el duelo y la paz.

[12 3  >>  

Ediciones anteriores

Ver más ediciones