Fuero militar

¿Justicia transicional o fuero penal militar?

on Miércoles, 14 Mayo 2014. Posted in Artículos, Justicia transicional, Edición 33, Sebastián Ronderos, Nacional, Fuero militar, Proceso de paz

33 RonderosDe no asumir seriamente un proceso transicional profundo, nos veremos enfrentados a una mara-truchización –si se me permite el término- de la violencia en Colombia, alejándonos aún más de un proyecto nacional democrático, inclusivo y garantista de derechos, que nos permita construir, debatir, deliberar y transformar los conflictos por medios pacíficos.
 
Sebastián Ronderos
Fuente de la imagen: http://www.occidente.co 

¿La contraparte? Cómo así que la contraparte. Si la contraparte son unos asesinos, entonces vos también sos otro porque vos sos la contraparte de la contraparte. ¡O qué! ¿Es que podés ser contraparte sin contrapartirte?
Fernando Vallejo

En la medida que se desarrolla la agenda en las mesas de negociación y se acerca la contienda electoral, incrementa el ruido sobre los niveles de impunidad que el acuerdo negociado pueda significar para ciertos sectores estrechamente implicados en el desenlace del conflicto armado, despertando fuertes posturas reaccionarias. Desde representantes de los grandes terratenientes ganaderos como María Fernanda Cabal, quien condena a García Márquez y todo lo que huela a izquierda al infierno, hasta el propio ministro de defensa, Juan Carlos Pinzón, quien constantemente arremete en contra del proceso, llamando a la paz desde la guerra y exaltando al ejército como el futuro de la paz en Colombia.

¿Negociando la paz con el enemigo adentro? El poder de perjuicio de los militares en Colombia

on Miércoles, 14 Mayo 2014. Posted in Artículos, Interceptaciones, Fuerzas militares, Edición 33, Nacional, Gobierno de Santos, Fuero militar, Proceso de paz

33 RegisLas "chuzadas" a los negociadores del gobierno en La Habana y al propio presidente, así como la obsesión de los militares por el fuero militar y su apoyo cada vez más evidente al uribismo, muestran que existe dentro de la institución castrense una oposición al gobierno actual y a su principal bandera, los diálogos de paz con la guerrilla.
 
Régis Bar
Fuente de la imagen: http://www.vanguardia.com 

El mes de febrero pasado, las Fuerzas Militares de Colombia fueron puestas en el ojo del huracán por una serie de revelaciones relacionadas con prácticas ilícitas. Primero se publicaron los resultados de una larga investigación periodística sobre intercepciones presumiblemente ilegales por parte del Ejército, luego se destapó un aparente tráfico de influencias a través de grabaciones de audios en posesión de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes y, finalmente, se descubrió que el correo electrónico personal del presidente Santos había sido espiado. Aunque estas noticias fueron objeto de una gran cobertura mediática, es preciso volver a analizarlas, dada la complejidad de estas informaciones, el pronto "olvido" en que han caído, y sobre todo su trascendencia para el futuro del país, en particular del proceso de paz.

Paz y guerra: los nadie y soldados

on Lunes, 15 Julio 2013. Posted in Artículos, Edición 13, Nacional, Manuel Humberto Restrepo, Conflicto armado, Fuero militar

13 ManuelLa paz de Colombia no se hace renovando las alianzas de la muerte. No aporta a la paz alistar nuevos soldados. El Estado tiene que desarticular la máquina de muerte. El fuero militar no es una herramienta de Paz, es contrario a ella, es una garantía de impunidad, ratifica el derecho a matar.
 
Manuel Humberto Restrepo
Fuente: www.miamidiario.com

La guerra tiende a convertir a los humanos en instrumentos de odio, de venganza. Su objetivo se orienta a destruir el cuerpo, la conciencia, la voluntad. La guerra crea por sobre toda regla el derecho a matar que prevalece sobre todos los demás. La guerra rompe el tejido social, la confianza en el otro, las bases de la convivencia, el afecto, la solidaridad. Además impone mecanismos asociados a la trampa, a la astucia, a la simbiosis del ser doble (uno en sus deseos y palabras y otro en sus acciones). La guerra es la mejor apuesta de quienes concentran la riqueza y a través de ella imponen una cultura política y unos modos de vivir bajo la estética del terror. En ella, las leyes son usadas como herramientas para silenciar, subordinar, someter, aplacar, amenazar, controlar y eliminar adversarios políticos.

Kafka, la excepcionalidad y el ‘fuero militar’

on Jueves, 14 Marzo 2013. Posted in Artículos, Edición 5, Nacional, Proceso de Justicia y Paz, Parapolítica, Andrés Fabián Henao, Fuero militar, Movimientos sociales

5 AndresFMi hipótesis consiste en sostener que el ‘fuero militar’ que se discute actualmente en Colombia representa una innovación autoritaria, en la que no se busca simplemente garantizar la impunidad sino institucionalizar la acusación falsa como política de Estado.
 
Andrés Fabián Henao
Fuente: http://confidencialcolombia.com
Mauricio García Villegas asegura que “el estado de excepción se convirtió, por lo menos hasta 1991, en un instrumento ordinario de la política gubernamental” (Normas de Papel, página 228). Esto quiere decir que hasta 1991 el país vivió más años bajo la figura del estado de sitio que fuera de ella, que dicha excepcionalidad resultó legalizada por el Congreso—que se encargó de convertir al ejecutivo en un legislador de hecho—, que se criminalizó el control político y jurídico del exceso represivo del Estado y que los delitos civiles pasaron a ser parte de la justicia militar.

Los alcances del fuero militar a la luz de la masacre de Santo Domingo

on Miércoles, 30 Enero 2013. Posted in Artículos, Edición 2, Nacional, Crímenes de Estado , Violación derechos humanos, Emilse Galvis, Fuero militar

2 EmilseEl fallo de la Corte constituye, por un lado, uno de los tantos desacuerdos que existen entre el Estado colombiano y las disposiciones de algunas organizaciones internacionales que han hecho seguimiento a la violación de derechos humanos en el país. Y por el otro, es una prueba fehaciente de que hechos tan atroces como una masacre podrían llegar a ser justificados como un daño colateral en el marco de la guerra.
 
Emilse Galvis

Fuente: http://documentalamarillo.blogspot.com

Como es sabido, el pasado 18 de diciembre de 2012 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) condenó al Estado colombiano por el caso de la “masacre de Santo Domingo”. La sentencia, que ya había sido objeto de varias audiencias, puso de manifiesto la clara responsabilidad de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) por la muerte de 17 civiles, incluidos 6 niños, en diciembre de 1998, en Tame (Arauca). En efecto, esta masacre ha resultado ser un caso paradigmático a la hora de pensar los umbrales de la justicia penal militar, puesto que fue precisamente por este acontecimiento que el gobierno, y el Congreso de la República, abrieron las puertas al debate sobre la reforma al fuero militar en 2001. En ese momento, más que un apoyo a las víctimas, el Estado dio rienda suelta al debate en defensa de los militares juzgados quienes, en palabras de Roy Barreras, fueron “víctimas de un falso positivo judicial"1.

La Paz y el Fuero Militar

on Domingo, 16 Diciembre 2012. Posted in Artículos, Edición 1, Nacional, Fuero militar, Proceso de paz, Andrés Felipe Parra Ayala

foto la paz y el fuero militarMás allá de lo que podría considerarse como un caso de hipocresía y de un doble discurso sobre la paz de la clase dirigente (dominante) de nuestro país, creo que se debe plantear que esta contradicción es un indicador y un buen reflejo de la idea de paz que tiene el propio gobierno.
 
Andrés Felipe Parra Ayala

La reciente aprobación de la reforma constitucional al Fuero Militar ha preocupado a algunos analistas jurídicos y a defensores de Derechos Humanos. Entre los puntos más polémicos de la reforma se encuentra el hecho de que deberá ser la propia Justicia Penal Militar la que evalúe si un delito cometido por un militar en servicio activo corresponde a una acción que se enmarca dentro de las acciones habituales de guerra o si es, en cambio, un delito de lesa humanidad. Todo esto supone una primacía de la Justicia Penal Militar sobre la Justicia Ordinaria, pues depende de los militares que los casos tengan conocimiento de los jueces ordinarios. De acá que el reconocimiento que se le da a la Justicia Ordinaria como facultada para juzgar delitos de lesa humanidad no termine operando en la práctica, ya que la remisión de los casos depende de la Justicia Penal Militar.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones