Proceso de paz

Juntar Voces de paz para superar la mentira y la politiquería guerreristas

on Miércoles, 14 Junio 2017. Posted in Artículos, Edición 107, Sectores populares, Protesta social, Nacional, José David Copete, Movimientos sociales, Proceso de paz

107 Copete

Las Voces de paz que se despliegan hoy en el marco de la protesta social deben acompasarse al exterior y, ante todo, al interior de la institucionalidad colombiana en aras de democratizarla y cerrar el camino a quienes quieren perpetuar la guerra con base en la mentira y la politiquería.

 

José David Copete

Fuente de la imagen: http://m.elcolombiano.com/

En los últimos meses se vienen levantando distintas voces que evidencian profundas problemáticas sociales y políticas en nuestro país. Diversas movilizaciones y protestas sociales se han desplegado, poniendo en evidencia problemáticas sociales que aquejan a millones de colombianos y que se deben resolver para avanzar en la construcción de la paz. La potencialidad de la activación de las expresiones políticas de la ciudadanía debe irrigarse por la sociedad y enfocarse en los escenarios institucionales en los que hoy la mentira, la politiquería y el espíritu guerrerista le apuestan a la continuidad de un país en el que se han normalizado la discriminación, la violencia y la pauperización.

Las tesis de abril de las FARC y la superación del capitalismo

on Martes, 13 Junio 2017. Posted in Artículos, Edición 107, Alberto Maldonado Copello, FARC, Capitalismo, Nacional, Proceso de paz

107 Maldonado

Si existe acuerdo en el análisis que señala que la causa de la explotación y degradación de las mayoría de personas es el propio capitalismo y su sistema de mercado, se coincidiría con la tesis 48 de las FARC en la necesidad de superar el orden social capitalista. Si no es el socialismo, ¿cuál es el tipo de sociedad que debería promoverse?

 

Alberto Maldonado

Fuente de la imagen: https://larealidadescondida.wordpress.com

En reciente artículo publicado en la Revista Sur analiza Ricardo García las tesis de abril de las FARC1, critica la estrategia por dogmática pero destaca la táctica por realista. El planteamiento central sobre la postura dogmática que critica García se encuentra en la Tesis No 48, llamada “un partido para la superación del orden social capitalista y la construcción de una nueva sociedad”, donde se afirma: “en su condición de partido de la clase trabajadora, el partido tendrá como finalidad estratégica, ética y política, la superación del orden social capitalista y construcción de una nueva sociedad, el socialismo/comunismo”. A continuación, afirman que esta finalidad surge de la comprobación de los límites del capitalismo, de su demostrada incapacidad para resolver los problemas fundamentales del ser humano, tales como el hambre, la pobreza y la desigualdad y la destrucción de la naturaleza.

Erradicar a las buenas o a las malas

on Domingo, 14 Mayo 2017. Posted in Artículos, Edición 105, Marcela Rodríguez Guzmán, FARC, Nacional, Conflicto armado, Desarrollo rural, Proceso de paz

105 Marcela

El pulso entre los Acuerdos de la Habana y el sector militarista que representa Uribe, es en todo caso, una ventana de oportunidad en la que actores tan distintos como el Gobierno y las FARC comprendan que el asunto no es erradicar a las buenas o a las malas; más bien de decantar estrategias más apropiadas para la transformación de la vida en el campo, que permitan permanecer en él en condiciones dignas.

 

Marcela Rodríguez

Fuente de la imagen: www.elespectador.com

Aunque Francisco nació en un resguardo de las tierras bajas, llegó al Naya recién cumplió 15 años. Su familia buscaba tierras fértiles para cultivar en medio de la inclemente cordillera occidental que une el Océano Pacífico con las tierras del valle del río Cauca. Desde entonces, Francisco se ha dedicado a la agricultura y las tareas de la escuela de una de las comunidades indígenas. Le gusta sembrar yuca, pero solamente lo hace para su familia.

Para seguir construyendo la estrategia y afrontar la «batalla (político-cultural) de ideas»

on Viernes, 14 Abril 2017. Posted in Artículos, Edición 103, Andrés Felipe López, FARC, Nacional, Proceso de paz

103 AndresFelipe

La actual «politización» de la sociedad, producto del proceso de paz, es un avance que como bien lo explica el profesor Estrada introduce en el debate público temas del Acuerdo final y que harán parte de la futura «batalla (político-cultural) de ideas» que apenas empieza a decantarse.

 

Andrés Felipe López
Fuente de la imagen: http://robohub.org/

A medida que transcurren los días y meses posteriores a la firma del cese de hostilidades definitivo entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional, así como el comienzo de (al menos en términos jurídicos) la implementación de los acuerdos, se va despejando con más claridad la complejidad de lo que viene de acá en adelante. Una base social que emerge para defenderlos, pero también una serie de grupos (mediáticos, políticos, empresariales) que no quieren perder privilegios y mucho menos dar verdad, justicia y reparación.

Lo nacional-popular y la paz

on Viernes, 31 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 102, FARC, Acuerdos de la Habana, Jaime Rafael Nieto, Nacional, Proceso de paz

102 Jaime1

Pero lo más importante, es que dicha construcción de paz pasa necesariamente por la construcción de un amplio consenso social y político, nacional y regional, sin el cual sus posibilidades reales de implementación se verían truncas y sometidas a la amenaza continua de ser reversadas por coaliciones políticas enemigas del proceso, como el uribismo, el vargasllerismo, los generales en retiro agrupados en Acore, grupos empresariales e incluso instituciones del propio Estado como la Fiscalía General de la Nación en cabeza de su director, Néstor Humberto Martínez.

 

Jaime Rafael Nieto
Fuente de la imagen: https://actualidad.rt.com

Hay sectores de opinión para quienes el proceso de paz culminó en noviembre cuando las FARC y el Gobierno del Presidente Santos firmaron en el Teatro Colón de Bogotá el Acuerdo Final de paz. En consecuencia, lo que sigue es una fase puramente técnica e institucional de implementación de lo pactado. De esta opinión participan desde ciudadanos del común expuestos a una estrategia bien diseñada de desinformación y manipulación de los grandes medios, hasta el propio Gobierno y congresistas, convirtiendo esta opinión en lo que pareciera ser parte de una estrategia más general orientada a minimizar o a socavar los alcances reales del Acuerdo Final. De esta manera, lo que se pretende es reducir el pos-acuerdo o su fase de implementación a un asunto de trámite, sustraído de cualquier dimensión política. Aunque por razones diferentes, hay que reconocer que sectores de la izquierda y las campañas presidenciales de Claudia López, Jorge Robledo y Sergio Fajardo, participan de esta opinión bajo el supuesto de que el tema crucial del país en la coyuntura actual no es la paz sino el combate contra la corrupción. Nada más equivocado ni más peligroso al mismo tiempo.

Fortalecer la JEP, exigir su cumplimiento, materializar el acuerdo

on Jueves, 30 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 102, Jurisdicción Especial para la Paz, Manuel Garzón, Acuerdos de la Habana, Nacional, Proceso de paz

102 Manuel

Los incumplimientos al Acuerdo buscan generar tensiones al interior de la insurgencia, romper su cohesión y reventar el proceso; también desincentivar el apoyo de la sociedad civil a lo ya alcanzado. En ese contexto, debilitar aún más la JEP, tachándola como un escenario ilegítimo de impunidad estatal, además de injusto, no parece ser lo más pertinente, adecuado ni oportuno. Al contrario, el proceso debe ser rodeado, fortalecido y rescatado de quienes pretenden vituperarlo.

 

Manuel Garzón
Fuente de la imagen: http://www.pares.com.co

Tras un trámite dilatado y tortuoso, el Congreso de la República aprobó el Acto Legislativo que introduce en la Constitución Política el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no Repetición, compuesto principalmente por la Comisión para el esclarecimiento de la Verdad, la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, y la Jurisdicción Especial para la Paz. Lo aprobado, entonces, fue el Sistema Integral; en consecuencia, los análisis que se hagan al respecto deben tener en cuenta esa integralidad.

La democratización en Colombia: el gran desafío

on Martes, 14 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, FARC, ELN, Nacional, Democracia, José David Copete, Conflicto armado, Participación política, Proceso de paz

101 Copete

El punto clave en la superación del remedo de democracia al que asistimos refiere a la potenciación de las comunidades mediante ejercicios de poder popular que se expresen tanto cualitativa como cuantitativamente y se desplieguen en lo institucional y lo extra institucional.

 

José David Copete
Fuente de la imagen: https://prensapcv.wordpress.com

La actual situación política colombiana evoca tanta esperanza como prevención. Las oportunidades de generar cambios de profundo calado, que se abren con la posibilidad de implementar el acuerdo firmado con las Farc-Ep y de arribar a uno con el ELN, se cubren con un denso manto de incertidumbre cuando recurrimos a la historia de nuestro país. La población colombiana pareciera sufrir en sus carnes uno de los castigos ejemplares que, condensado en el mito de Sísifo, hace traer a colación la mitología griega. Desde diversos escenarios se promulga la democracia liberal representativa como la única forma de democracia posible, planteando que no hay forma democrática superior y que, por consiguiente, los esfuerzos de las sociedades se deben dirigir hacia el fortalecimiento de la democracia existente.

Post acuerdo y lucha contra la corrupción

on Lunes, 13 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, Corrupción, Andrés Camacho, FARC, Posconflicto, Nacional, Gobierno de Santos, Proceso de paz

101 Camacho

La lucha por la implementación del Acuerdo de paz, es la lucha por un cambio de paradigma para el país, por la posibilidad de una mejor Colombia, por el tránsito hacia un cambio cultural, político, social, económico, ambiental y humano.

 

Andrés Camacho
@andrescamachomp
Fuente de la imagen: http://alponiente.com/

El 24 de noviembre de 2016 Santos y 'Timochenko' firmaron el Acuerdo de paz definitivo, compuesto por 310 páginas producto de las conversaciones en La Habana a lo largo de más de 4 años y de una revisión e inclusión de propuestas debidas a los resultados del plebiscito. El 13 de diciembre la Corte Constitucional aprobó ‘fast track’ para implementar el Acuerdo alcanzado con las FARC-EP y, casi un mes después, el 28 de diciembre de 2016, es aprobada en el Congreso de la República la primera ley que da vía libre a la implementación, la Ley de Amnistía, con la cual se garantiza el alivio jurídico requerido por más de 5.000 prisioneros de las FARC – EP. Luego, la primera semana de febrero de 2017, cerca de 7.000 insurgentes iniciaron su última marcha, lo cual significó el movimiento de tropas insurgentes más grande desde la revolución mexicana. Así se fueron ubicando las unidades guerrilleras en las Zonas Veredales de Transición y Normalización – ZVTN, pero los problemas no se hicieron esperar. No solo las ZVTN aún no se encuentran listas. También, y casi después de dos meses, la Ley de Amnistía aún no tiene efectiva aplicación. Es así como entre contratiempos, fallas y demoras, el cronograma para la implementación del Acuerdo ha iniciado su aplicación. Vivimos días que parecen años y acontecimientos que parecen sacados de una novela. El 1 de marzo de 2017 pasará a la historia como el día en el cual arrancó la dejación de armas por parte de las FARC – EP después de 53 años de confrontación armada con el Estado colombiano.

La inconveniencia de priorizar la lucha contra la corrupción sobre la implementación de la paz

on Martes, 28 Febrero 2017. Posted in Artículos, Corrupción, Edición 100, Elecciones 2018, Nacional, Régis Bar, Proceso de paz

100 Regis

No cabe duda de que la lucha contra la corrupción en Colombia debe ser considerada como una tarea primordial. Sin embargo, es motivo de preocupación el modo en que, en medio de la coyuntura marcada por el gran escándalo del caso Odebrecht, se pretende priorizar esta lucha en detrimento del proceso de paz que, con el inicio de la fase de implementación, entra en su momento más delicado y decisivo.

 

Régis Bar

@RegBarF

Fuente de la imagen: https://twitter.com/andrescamachomp/

En los últimos meses, el tema de la corrupción ha llamado de manera espectacular la atención de los colombianos, al punto de llegar al primer plano de la agenda mediática y política del país. Una conjunción de varios factores importantes permite explicar esto, en particular la refrendación del acuerdo de paz del Teatro Colón –que puso fin a la secuencia incierta que provocó el resultado del plebiscito–, el aterrizaje del caso Odebrecht en Colombia y sus continúas revelaciones de corrupción, y el lanzamiento de precandidaturas presidenciales que hacen de la lucha contra la corrupción el eje central de su plataforma política.

El miedo a la democracia

on Martes, 14 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 99, ELN, Nacional, Democracia, Proceso de paz, Carlos Andrés Manrique

99 1 CarlosMan

El tema de la participación directa de la sociedad civil en el escenario de la mesa de negociación entre el gobierno nacional y la última insurgencia de inspiración marxista que sobrevive en el continente, es un tema serio. Quienes ocupando posiciones privilegiadas de poder lo minimizan condescendientemente por su falta de “realismo”, están en verdad muy desconectados de la realidad del mundo en el que viven, y de cómo esa realidad nos exige repensar las formas de construcción de lo común desde la gente, desde abajo, desde los territorios, más allá del modelo ya históricamente en ocaso de la democracia liberal representativa, tal y como se ha instituido de manera dominante en las sociedades occidentales.

 

Carlos A. Manrique
Fuente de la imagen: www.alfcmenifee.org

La mesa de diálogo con el ELN se instaló en Quito, y mientras que casi nadie pone en duda la importancia decisiva que tiene, para la construcción de paz con justicia social, la participación masiva de la sociedad civil en lo que allí se acuerde, muchos en cambio dudan sobre su plausibilidad: su cómo, su cuándo, su hasta dónde, y sus efectos. Dicha participación, como lo reiteró el vocero de esta insurgencia Pablo Beltrán en su discurso durante la instalación de la mesa, es la apuesta central con la que esta insurgencia busca que el proceso de negociación que conduzca eventualmente a su desarme, pueda catalizar una democratización del país que favorezca a los sectores históricamente más marginados y excluidos, y pueda ser un espacio donde se amplifique su voz y se defienda su dignidad. Ningún pronunciamiento en los circuitos de opinión pública, ni en los discursos oficiales del gobierno, pone en duda que dicha participación sea importante: ¿Cómo objetar a que la gente participe activamente en las reflexiones sobre los destinos comunes, cuando se abren instancias de deliberación política? ¿Cómo objetar a un llamado que parece responder de manera tan básica e inequívoca a los principios de la democracia, cuando nos llamamos una democracia? Habría que ser medio canalla para objetar a esto. Y, sin embargo, la objeción viene luego de manera solapada e indirecta: esa certeza inicial contrasta de manera llamativa con la profunda incertidumbre que se cierne en torno a cómo, cuándo, con qué alcance y efectos habrá de darse dicha participación, y con el escepticismo adusto que esa incertidumbre genera.

[12 3 4 5  >>  

Ediciones anteriores

Ver más ediciones