Proceso de paz

La democratización en Colombia: el gran desafío

on Martes, 14 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, FARC, ELN, Nacional, Democracia, José David Copete, Conflicto armado, Participación política, Proceso de paz

101 Copete

El punto clave en la superación del remedo de democracia al que asistimos refiere a la potenciación de las comunidades mediante ejercicios de poder popular que se expresen tanto cualitativa como cuantitativamente y se desplieguen en lo institucional y lo extra institucional.

 

José David Copete
Fuente de la imagen: https://prensapcv.wordpress.com

La actual situación política colombiana evoca tanta esperanza como prevención. Las oportunidades de generar cambios de profundo calado, que se abren con la posibilidad de implementar el acuerdo firmado con las Farc-Ep y de arribar a uno con el ELN, se cubren con un denso manto de incertidumbre cuando recurrimos a la historia de nuestro país. La población colombiana pareciera sufrir en sus carnes uno de los castigos ejemplares que, condensado en el mito de Sísifo, hace traer a colación la mitología griega. Desde diversos escenarios se promulga la democracia liberal representativa como la única forma de democracia posible, planteando que no hay forma democrática superior y que, por consiguiente, los esfuerzos de las sociedades se deben dirigir hacia el fortalecimiento de la democracia existente.

Post acuerdo y lucha contra la corrupción

on Lunes, 13 Marzo 2017. Posted in Artículos, Edición 101, Corrupción, Andrés Camacho, FARC, Posconflicto, Nacional, Gobierno de Santos, Proceso de paz

101 Camacho

La lucha por la implementación del Acuerdo de paz, es la lucha por un cambio de paradigma para el país, por la posibilidad de una mejor Colombia, por el tránsito hacia un cambio cultural, político, social, económico, ambiental y humano.

 

Andrés Camacho
@andrescamachomp
Fuente de la imagen: http://alponiente.com/

El 24 de noviembre de 2016 Santos y 'Timochenko' firmaron el Acuerdo de paz definitivo, compuesto por 310 páginas producto de las conversaciones en La Habana a lo largo de más de 4 años y de una revisión e inclusión de propuestas debidas a los resultados del plebiscito. El 13 de diciembre la Corte Constitucional aprobó ‘fast track’ para implementar el Acuerdo alcanzado con las FARC-EP y, casi un mes después, el 28 de diciembre de 2016, es aprobada en el Congreso de la República la primera ley que da vía libre a la implementación, la Ley de Amnistía, con la cual se garantiza el alivio jurídico requerido por más de 5.000 prisioneros de las FARC – EP. Luego, la primera semana de febrero de 2017, cerca de 7.000 insurgentes iniciaron su última marcha, lo cual significó el movimiento de tropas insurgentes más grande desde la revolución mexicana. Así se fueron ubicando las unidades guerrilleras en las Zonas Veredales de Transición y Normalización – ZVTN, pero los problemas no se hicieron esperar. No solo las ZVTN aún no se encuentran listas. También, y casi después de dos meses, la Ley de Amnistía aún no tiene efectiva aplicación. Es así como entre contratiempos, fallas y demoras, el cronograma para la implementación del Acuerdo ha iniciado su aplicación. Vivimos días que parecen años y acontecimientos que parecen sacados de una novela. El 1 de marzo de 2017 pasará a la historia como el día en el cual arrancó la dejación de armas por parte de las FARC – EP después de 53 años de confrontación armada con el Estado colombiano.

La inconveniencia de priorizar la lucha contra la corrupción sobre la implementación de la paz

on Martes, 28 Febrero 2017. Posted in Artículos, Corrupción, Edición 100, Elecciones 2018, Nacional, Régis Bar, Proceso de paz

100 Regis

No cabe duda de que la lucha contra la corrupción en Colombia debe ser considerada como una tarea primordial. Sin embargo, es motivo de preocupación el modo en que, en medio de la coyuntura marcada por el gran escándalo del caso Odebrecht, se pretende priorizar esta lucha en detrimento del proceso de paz que, con el inicio de la fase de implementación, entra en su momento más delicado y decisivo.

 

Régis Bar

@RegBarF

Fuente de la imagen: https://twitter.com/andrescamachomp/

En los últimos meses, el tema de la corrupción ha llamado de manera espectacular la atención de los colombianos, al punto de llegar al primer plano de la agenda mediática y política del país. Una conjunción de varios factores importantes permite explicar esto, en particular la refrendación del acuerdo de paz del Teatro Colón –que puso fin a la secuencia incierta que provocó el resultado del plebiscito–, el aterrizaje del caso Odebrecht en Colombia y sus continúas revelaciones de corrupción, y el lanzamiento de precandidaturas presidenciales que hacen de la lucha contra la corrupción el eje central de su plataforma política.

El miedo a la democracia

on Martes, 14 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 99, ELN, Nacional, Democracia, Proceso de paz, Carlos Andrés Manrique

99 1 CarlosMan

El tema de la participación directa de la sociedad civil en el escenario de la mesa de negociación entre el gobierno nacional y la última insurgencia de inspiración marxista que sobrevive en el continente, es un tema serio. Quienes ocupando posiciones privilegiadas de poder lo minimizan condescendientemente por su falta de “realismo”, están en verdad muy desconectados de la realidad del mundo en el que viven, y de cómo esa realidad nos exige repensar las formas de construcción de lo común desde la gente, desde abajo, desde los territorios, más allá del modelo ya históricamente en ocaso de la democracia liberal representativa, tal y como se ha instituido de manera dominante en las sociedades occidentales.

 

Carlos A. Manrique
Fuente de la imagen: www.alfcmenifee.org

La mesa de diálogo con el ELN se instaló en Quito, y mientras que casi nadie pone en duda la importancia decisiva que tiene, para la construcción de paz con justicia social, la participación masiva de la sociedad civil en lo que allí se acuerde, muchos en cambio dudan sobre su plausibilidad: su cómo, su cuándo, su hasta dónde, y sus efectos. Dicha participación, como lo reiteró el vocero de esta insurgencia Pablo Beltrán en su discurso durante la instalación de la mesa, es la apuesta central con la que esta insurgencia busca que el proceso de negociación que conduzca eventualmente a su desarme, pueda catalizar una democratización del país que favorezca a los sectores históricamente más marginados y excluidos, y pueda ser un espacio donde se amplifique su voz y se defienda su dignidad. Ningún pronunciamiento en los circuitos de opinión pública, ni en los discursos oficiales del gobierno, pone en duda que dicha participación sea importante: ¿Cómo objetar a que la gente participe activamente en las reflexiones sobre los destinos comunes, cuando se abren instancias de deliberación política? ¿Cómo objetar a un llamado que parece responder de manera tan básica e inequívoca a los principios de la democracia, cuando nos llamamos una democracia? Habría que ser medio canalla para objetar a esto. Y, sin embargo, la objeción viene luego de manera solapada e indirecta: esa certeza inicial contrasta de manera llamativa con la profunda incertidumbre que se cierne en torno a cómo, cuándo, con qué alcance y efectos habrá de darse dicha participación, y con el escepticismo adusto que esa incertidumbre genera.

Por el río voy llegando y quiero que alguien me esté esperando. Por el río voy llegando vidita mía te quiero allí

on Martes, 07 Febrero 2017. Posted in Artículos, Edición 99, Martha Cecilia Herrera, FARC, Posconflicto, Nacional, Memoria histórica, Conflicto armado, Proceso de paz

99 Martha

Es primordial llevar a cabo estrategias que posibiliten la expresión en el campo de la memoria pública de las subjetividades de quienes estuvieron involucrados y afectados de modos diversos en y por el conflicto armado.

 

Martha Cecilia Herrera
Fuente de la imagen: http://www.radiosantafe.com/

Un país es una historia en común y esa historia tiene un montón de relatos.

Jesús Martín-Barbero.

Si fuéramos capaces de empezar las clases diciendo de dónde vengo yo, de dónde vienes tú. 

Jesús Martín-Barbero.

Con motivo de los acuerdos de paz con las Farc muchos excombatientes retornarán a la vida civil. Desde comienzos del mes de febrero nos han llegado imágenes de muchos de ellos desplazándose por los ríos en barcazas, atravesando trochas, caminos y carreteras, para llegar a las zonas de concentración1, en donde se iniciarán los procesos que los conducirán, de una o de otra manera, a su transformación subjetiva, para dejar de ser guerreros y ser ahora sujetos que harán uso de los recursos legales de la política para expresarse en la arena pública y, al mismo tiempo, hacer suyos los deberes y derechos que les implica ser ciudadanos con las debidas garantías que da un estado social de derecho. ¿Qué tan preparados estamos como sociedad para darles acogida? ¿Cuál es la hospitalidad que les podemos brindar para comprender su anterior trayectoria y respaldarlos en sus nuevos proyectos de vida? ¿Somos conscientes de que este es un proceso de larga duración que no se resolverá de manera mágica y que a cada uno de nosotros nos corresponde poner nuestro granito de arena desde ahora y durante muchos años más?

Entrevista fallida a un guerrillero plural

on Martes, 31 Enero 2017. Posted in Artículos, Edición 98, Juan Sebastián Urdaneta , Cultura colombiana, Nacional, Conflicto armado, Medios de comunicación, Proceso de paz

98 Sebastian

Si el hombre asume un rol de acuerdo a su contexto, entonces no será rudo cuando no haya guerra que lo demande, ni brindará por sus muertos cuando no los tenga, y trabajará la tierra cuando así convenga. Interpretará el papel que le toque, en dónde el Partido lo mande, pero esta vez sin un fusil al hombro.

 

Juan Sebastián Urdaneta
Fuente de la imagen: http://lauraferrero.com/

En las montañas del Meta, por citadino que suene, debo decir que hablé por vez primera con un guerrillero. Quiero decir, un guerrillero rural, de campo de batalla, porque guerrilleros ilustrados abundan en la ciudad. Y que no se alerte a la Fiscalía, que guerrilleros y paramilitares hay en casi todas las regiones rurales del país y encontrárselos es más un asunto de probabilidad que de perspicacia. Me encontraba yo en medio de no sé dónde, en el calor sofocante, con el bloqueador mal regado por toda la cara, transpirando por los rincones y con la camisa dentro del pantalón: un rolo promedio, inofensivo, inocente.

Implementación del Acuerdo de Paz y Gobierno de Transición: apuestas y necesidades para el año que empieza

on Martes, 31 Enero 2017. Posted in Artículos, Edición 98, Manuel Garzón, FARC, Acuerdos de la Habana, Nacional, Proceso de paz

98 Manuel

La experiencia internacional demuestra cómo la etapa más compleja y peligrosa de un proceso de paz es su implementación. De allí entonces la necesidad de asegurar la conformación de un Gobierno de Transición que permita consolidar el Acuerdo para la Terminación del Conflicto Armado; para a partir de allí, construir las condiciones que materialicen el desarrollo de una Paz Estable y Duradera; hacia un país incluyente, democrático y pluralista.

 

Manuel Garzón
Fuente de la imagen: http://www.biblogtecarios.es/

A diferencia de otros procesos de paz que resultaron fallidos, el llevado a cabo en La Habana entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP pudo ser finalmente acordado por diversos factores; por parte de un sector importante y mayoritario de la dirigencia tradicional: la voluntad genuina de terminar el conflicto armado, el reconocimiento de la necesidad de brindar garantías de participación política legal a la insurgencia y el respaldo institucional de las Fuerzas Armadas. Todo ello supeditado a la convicción económica sobre la rentabilidad y las ventajas de tener un país sin confrontación armada, que permita un incremento de la inversión -principalmente extranjera- para el desarrollo de megaproyectos agroindustriales, minero-energéticos y de infraestructura, entre otros.

Un nuevo acuerdo, unos nuevos desacuerdos: ¿Qué pasará con la Ley 160 de 1994 durante la implementación de los acuerdos?

on Domingo, 15 Enero 2017. Posted in Artículos, Edición 97, Laura Gabriela Gutiérrez , Zidres, Acuerdos de la Habana, Nacional, Desarrollo rural, Proceso de paz

97 Laura

Esta discusión sobre la modificación del actual modelo de desarrollo rural se dio durante la aprobación de la Ley de Zidres en el Congreso de la República. Quienes promovieron esta iniciativa hicieron una presentación maniquea de los bajos resultados de la Ley 160 en la consecución de sus propios objetivos, principalmente el de dotación de tierras, y concluyeron que había que descartarla como modelo de regulación y adjudicación de la propiedad rural. Entre tanto, los detractores de las Zidres desvirtuaron estas afirmaciones a través de estudios serios que daban cuenta de que el problema de la ley agraria no es el modelo sino su falta de ejecución y la corrupción del Incoder en la adjudicación de las tierras.

 

Laura Gabriela Gutiérrez
Fuente de la imagen: https://www.minagricultura.gov.co

En una columna anterior, la penúltima de esta serie sobre las modificaciones al Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc, mencionaba los eventuales riesgos de la creación de una comisión de expertos en asuntos de tierras que formule recomendaciones de reformas normativas y de política pública, por el impacto que estas podrían tener en la Ley 1448 de 2011 (Restitución de Tierras) y en la Ley 160 de 1994 (Regulación Agraria). Habiendo evacuado el tema de restitución, me concentraré en esta última columna en los riesgos de la reforma a la Ley 160.

La intensificación de la represión a líderes sociales en torno a la firma de la paz: Un debate crucial para Colombia

on Domingo, 15 Enero 2017. Posted in Artículos, Edición 97, Sociedades violentas, Conflictos sociales y políticos, Julie Massal, Nacional, Derechos Humanos, Organizaciones populares, Movimientos sociales, Proceso de paz

97 Massal1Aunque es todavía difícil conseguir datos claros y reconocidos por todas las partes, el nivel de homicidio y amenaza de los líderes sociales y defensores de los derechos humanos se ha vuelto objeto de atención tanto de la prensa más mediática como del Gobierno, que al menos lo menciona y lo discute, aunque le falta construir políticas públicas para la resolución de tan preocupante asunto. El hecho que este problema tan preocupante se haya hecho presente en el debate público en sí mismo es un avance destacable, aunque falta mucho camino por recorrer.

 

Julie Massal
Fuente de la imagen: http://ensegundos.do/

Un reciente escándalo surgió en Colombia a raíz de la publicación de las fotos de algunos observadores de la misión de verificación de la ONU bailando con guerrilleras de las FARC durante las fiestas de fin de año. Se consideró en algunas esferas del poder que no era apropiado dicho comportamiento porque rompía con la neutralidad esperada de miembros de un organismo internacional encargado de apoyar el proceso de paz y en particular la desmovilización guerrillera. No deja de sorprender que este llamado a la neutralidad ocurra hacia un organismo que trabaja en la reinserción de un grupo guerrillero que ha firmado no uno sino dos acuerdos de paz en el lapso de los últimos cuatro meses, el segundo siendo aún menos conforme a sus intereses, para lograr al fin la paz después de décadas de guerra. Un grupo que dejó, por tanto, de ser un enemigo, y que, sin embargo, sigue siendo objeto de sospecha o de cierta estigmatización. ¿Viejos reflejos de guerra?

Sobre la definición de una estrategia: desde la implementación hacia la transición

on Sábado, 14 Enero 2017. Posted in Artículos, Edición 97, Andrés Felipe López, FARC, ELN, Acuerdos de la Habana, Nacional, Proceso de paz

97 AndresLopezCreo que este momento pasa por identificar qué sectores están dispuestos a trabajar en pro de construir una transición democrática y a partir de la elaboración de un programa que tenga como base fundamental el Acuerdo de La Habana y los posibles avances de negociación con otras fuerzas armadas de oposición, apostar por este gobierno de transición que fije como base primera una verdadera apertura democrática.
 
Andrés Felipe López
Fuente de la imagen: http://compartirpalabramaestra.org/

El espacio político abierto por las negociaciones en La Habana y el Acuerdo de paz entre Gobierno y FARC debería ser aprovechado de cara a lo que viene. Lo que viene en lo inmediato es (esperamos) la apertura oficial de negociaciones directas entre el ELN y el Gobierno Nacional, la defensa de los acuerdos de La Habana en el Congreso a través del movimiento ciudadano "Voces de Paz " y, más aún, lo que siempre hemos denominado implementación de los Acuerdos, que no significa otra cosa que la puesta en práctica de esa apertura política en las diferentes regiones.

[12 3 4 5  >>  

Ediciones anteriores

Ver más ediciones