Racismo

La tortura como dispositivo necropolítico de división racial y la abolición de la tortura como estrategia de guerra imperialista

on Domingo, 31 Julio 2016. Posted in Artículos, Tortura, Donald Trump, Edición 86, Racismo, Estados Unidos, Internacional, Andrés Fabián Henao

86 Henao1

A partir de un análisis de la posición del candidato a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano (Donald Trump), este artículo rastrea la función política que la tortura aún ejerce como dispositivo necropolítico para separar las vidas a cultivar de las vidas a descartar, en el marco de la redefinición discursiva de la supremacía blanca. En una segunda instancia, el artículo procede a investigar el modo en que la propia abolición de la tortura también se enlista en la estrategia de una guerra imperialista.

 
Andrés Fabián Henao
Fuente de la imagen: http://expansion.mx

La llamada alta cultura—filosófica, forense, la de los discursos y prácticas cívicas—es del mismo molde, desde el puro comienzo, desde la antigüedad clásica, que el deliberado intento de causar sufrimiento humano

(mi traducción de Dubois, 1991: 4)

La técnica de la tortura sistemáticamente incluye, como un elemento central de su aparato de terror, su reduplicación en el universo de los signos (…) La tortura produce discurso para producir silencio. Produce lenguaje para poder fabricar la ausencia del mismo (…) La gran victoria del torturador es la de definir el lenguaje en el que la atrocidad será nombrada

(énfasis del autor, mi traducción de Avelar, 2004: 28, 46 y 49)

La tortura como dispositivo necropolítico, o “vamos a traer un infierno peor que el ‘waterboarding’” (mi traducción de las palabras de Donald Trump)

La defensa pública de la tortura por el principal candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, marca un cambio en la lógica discursiva de la supremacía blanca en los Estados Unidos, mas no en su práctica. Hace dos años, cuando el Comité de Inteligencia del Senado publicó su reporte sobre la tortura1, rebautizada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) con el eufemismo de “técnicas de interrogación aumentadas” (“enhanced interrogation techniques”), declararse partidario del “waterboarding2 parecía constituir un cierto límite del discurso público, uno al que se le encargaba la función imperialista de separar el “ellos” del “nosotros”, la violencia del “salvaje” de aquella del “civilizado”. Dicho límite resuena incluso en las propias palabras del entonces presidente George W. Bush, quien afirmó, tras la circulación de las fotografías que retrataban la tortura sufrida por los prisioneros iraquíes a manos de la CIA y el resto del establecimiento militar estadounidense en Abu Ghraib, que dicho “trato no [reflejaba] la naturaleza del pueblo americano”3.

El color de la res publica estadounidense: Black Lives Matter, Frank B. Wilderson y un evento sintomático en la campaña de Hilary Clinton

on Jueves, 14 Abril 2016. Posted in Artículos, Hilary Clinton, Edición 79, Racismo, Estados Unidos, Internacional, Andrés Fabián Henao

79 Henao1

En este artículo ofrezco una interpretación a propósito de un evento que considero sintomático en la campaña de Hilary Clinton. Se trata de la interrupción de una de sus recolectas de dinero en Carolina del Sur por Ashley Williams, activista del movimiento social Black Lives Matter, y lo que dicha interrupción hace visible. A partir de una lectura inter-textual de dicho evento con las memorias de Frank B. Wilderson III, sostengo que “los asuntos” públicos del establecimiento blanco de los Estados Unidos dependen de la exclusión del cuerpo negro, una exclusión que el movimiento social Black Lives Matter resiste a partir de la demanda que articula su propio nombre.

 
Andrés Fabián Henao
Fuente de la imagen: www.financialspots.com

A la verdadera pregunta, cómo se siente ser un problema? Raramente doy una respuesta

(W.E.B. Dubois, The Souls of Black Folks [1903])

Durante una recolecta de dinero en Charleston (Carolina del Sur) en la noche del miércoles 17 de Febrero, Ashley Williams, activista del movimiento social, Black Lives Matter, interrumpió a la candidata presidencial del Partido Demócrata, Hilary Clinton. Dicha interrupción supuso una contradicción cognitiva imposible de ignorar para la audiencia, pues al mismo tiempo que escuchaba a la candidata presidencial hablar de inclusión social, se veía confrontada con el cartel que Williams sostenía y en el que la activista citaba las palabras de Clinton en 1996, cuando sostuvo: “tenemos que llevarlos hasta el talón”. Con esas palabras Clinton se refirió a la juventud negra, a quién calificó de “súper-depredadores”. Williams le pidió a Clinton que se disculpara públicamente con la comunidad negra por sus racistas declaraciones y sobre todo por su rol en la consolidación del encarcelamiento masivo que traducía materialmente el “llevarlos hasta el talón”, ampliamente documentado como decisivo en la consolidación del nuevo sistema de segregación racial en los Estados Unidos (Alexander, 2013)1. En lugar de pedir la muy postergada disculpa, que Clinton sigue sin ofrecer, Williams fue expulsada del evento por el servicio secreto, no sin antes escuchar de boca de la candidata, mientras la sacaban del recinto, “¡volvamos a los asuntos!” (“Back to the issues!”).

Abolir las prisiones! Y si al despertar Sócrates hubiera encontrado a Mumia Abu-Jamal en lugar de Critón?

on Martes, 15 Diciembre 2015. Posted in Artículos, Mumia Abu-Jamal , Sócrates , Edición 71, Racismo, Estados Unidos, Internacional, Andrés Fabián Henao

71 Henao

En este artículo argumento que de cara a la realidad de segregación racial en los Estados Unidos el argumento de Sócrates en el Critón, a propósito del respeto a las leyes de la ciudad, no se sigue. Sustituyendo a Critón por Mumia Abu-Jamal en un imaginario diálogo trans-histórico sobre la justicia en relación con la ley, en este artículo defiendo una praxis política más radical y contestataria de cara a la coyuntura actual del encarcelamiento masivo de la gente negra en los Estados Unidos.

 
Andrés Fabián Henao
Fuente de la imagen: www.cubadebate.cu

Y si las leyes dijeran: ¿Fue ese el acuerdo entre nosotros, Sócrates, o fue el de respetar los juicios a los que llegare la ciudad?

(Sócrates)

La prisión es un asalto al alma, cada segundo, una degradación del ser, cada día, y una opresiva sombrilla de acero y ladrillo que transforma los segundos en horas y las horas en días

(Mumia Abu-Jamal)

Otro interlocutor para Sócrates!

Hay que admitirlo, Critón es un idiota! Quizás esto ayude a explicar por qué Sócrates lo nombró como el apoderado de sus escasos bienes, después de su ejecución, pues son los bienes materiales lo primero que el filósofo griego desprecia en una filosofía orientada a transformar las prioridades de los ciudadanos de una preocupación por el bolsillo a una preocupación por el alma.

La asfixia, el estado racista y la movilización social en defensa de las vidas negras

on Miércoles, 14 Enero 2015. Posted in Artículos, Racismo, Edición 49, Política criminal, Internacional, Andrés Fabián Henao

49 Henao

¿Cómo existir para los otros cuando el aire por el que circula la voz está contaminado con gas lacrimógeno? El movimiento social y la protesta popular constituyen una respuesta, se trata de multiplicar la singularidad de la voz rechazada por el estado racista en la pluralidad de todas esas gargantas congregadas en las calles. Se grita “¡no puedo respirar!” para transformar la asfixia del estado racista, para limpiar el aire contaminado ya no con el aire acondicionado del capital corporativo sino con el que circula, impropio, por las gargantas en común de la protesta popular.

 
Andrés Fabián Henao
Fuente de la imagen: www.laportadacanada.com

No puedo respirar…

(las últimas palabras pronunciadas por Eric Garner antes de ser asfixiado letalmente por la policía)

No es que los de Indochina descubrieran una cultura propia y entonces organizaran la revuelta. Esto sucedió ‘simplemente’ porque para ellos se volvió imposible respirar en más de un sentido del término

(mi traducción de Frantz Fanon, Peau Noir, Masques Blancs, 1971, pp. 182-183)

 

La asfixia y el estado racista

Eric Garner, un hombre afro-americano desarmado de 43 años fue asesinado por la policía de Nueva York el 17 de julio del 2014, después de que la policía le aplicara una llave ilegal, denominada “chockehold”, cuyo objetivo es interrumpir el paso del aire a los pulmones.

O todxs liberándonos, o todxs como estamos!

on Domingo, 14 Diciembre 2014. Posted in Artículos, Patriarcado, Racismo, Edición 47, Capitalismo, Economía colombiana, Nacional, José David Copete

47 Copete

En la actualidad, la gran mentira del libre mercado no se la creen ni quienes la defienden a capa y espada desde los distintos ministerios y cargos públicos. No es nada desfasado afirmar que Colombia es un paraíso de monopolios. Es más, la figura del cartel, reservada para señalar a los señores del narcotráfico, se corresponde con la realidad de gran parte del empresariado colombiano.

 
José David Copete
Fuente de la imagen: www.deperu.com

Las últimas semanas han estado llenas de tensiones e irrupciones de diverso tipo que ponen de presente que la historia, antes que haber finalizado, nos enfrenta a fenómenos históricos que se creían sepultados y/o superados. Aun cuando el fin de las ideologías es publicitado a los cuatro vientos, emergen densas problemáticas que aisladas dicen poco, pero vistas desde la perspectiva sistémica evidencian la integralidad de la decadencia del actual modelo hegemónico de sociedad. Como categóricamente dijera Malcolm X, “no puede haber capitalismo sin racismo”. Pero trayendo a colación a Angela Davis, huelga resaltar que el capitalismo y el racismo se retroalimentan y nutren con el patriarcado.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones