Sandra Jaramillo

Blancanieves

on Jueves, 31 Marzo 2016. Posted in Artículos, Edición 78, Estética, Sandra Jaramillo, Medellín, Violencia contra la mujer, Nacional

78 Sandra

Lo que con esto quiero señalar es que la cirugía plástica goza de tanta fama hoy porque en buena medida se entronca con una demanda subjetiva muy fuerte y, en este sentido, no es una absoluta novedad sino un desarrollo de la técnica que han puesto en ejercicio los seres humanos casi desde siempre, y que se ha volcado mucho más a la imagen propia desde que en la escena de la historia fue apareciendo como protagonista el individuo.

 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: http://mimiradacr.com/

Para: Tere, la Mona.

Espejito en la pared, dime una cosa: ¿quién es de este país la más hermosa? Respondió el espejo: Señora Reina, tú eres como una estrella, pero Blancanieves es mil veces más bella". Se espantó la Reina, palideciendo de envidia y, desde entonces, cada vez que veía a Blancanieves sentía que se le revolvía el corazón; tal era el odio que abrigaba contra ella. Y la envidia y la soberbia, como las malas hierbas, crecían cada vez más altas en su alma, no dejándole un instante de reposo, de día ni de noche”.

Colombia, y especialmente Medellín resaltan hoy en los catálogos turísticos del mundo no sólo por las muchas y magníficas razones que hacen de nuestro país y de nuestra ciudad sitios dignos de ser visitados, sino también por una razón que poco ha de enorgullecernos: ser un paraíso de mujeres lindas y para hacer mujeres lindas. Y no es, no puede ser, motivo de orgullo porque esa promesa encarna un contenido viciado y perverso, unificar en un único y pobre sentido la idea de lindura: curvas, ausencia total de grasa, extrema esbeltez, rasgos faciales que –supuestamente- son seductores. Esto ya lo sabemos.

La búsqueda insaciable

on Lunes, 31 Agosto 2015. Posted in Artículos, Eduardo Gómez, Edición 64, Sandra Jaramillo, Literatura, Cultura colombiana, Expresiones contraculturales, Nacional

64 Sandra

El contenido específico de la novela de Eduardo es una razón más que suficiente para animar a su lectura, dado que las problemáticas que pone sobre la mesa son unas que nos conciernen a todos los seres humanos: la pregunta por lo que somos, la sexualidad que nos rige, la amistad que nos afecta y nos forma, el devenir de la sociedad de la que hacemos parte, etc.; pero la forma en la que esta novela está construida, la forma de la que da cuenta el autor, es un tema absolutamente necesario de iluminar para contribuir así con la discusión sobre cómo narramos lo que narramos.

 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: http://conjuradosnovela.blogspot.com

“¿Cuál es la señal de la libertad realizada? No sentir vergüenza de sí mismo”

F. Nietzsche.

Con este epígrafe comienza la novela publicada ya hace un par de años por Eduardo Gómez, un intelectual colombiano insuficientemente leído, insuficientemente conocido en nuestro país. Un hombre rigurosamente formado en el contexto de la Alemania socialista en plena guerra fría, que tuvo de primera mano la experiencia de la vida cotidiana en ese contexto marcado por la tradición artística moderna en un sentido fuerte con representantes como Bertolt Brecht. Contando con el acumulado de su larga trayectoria como poeta y como profesor de letras en varias universidades de relevancia académica en Colombia, Eduardo asume el reto de re-escribirse a través de una autobiografía novelada o de una novela autobiográfica que se constituye en su opera prima en este género. Lo hace con la valentía de quien asume el epígrafe nietzscheano y la entereza de quien desde el altillo de su madurez se compromete con las generaciones venideras para aportar un punto de vista comprometido de forma clara y directa con ideales “inactuales”.

Colombia sí tiene pensadores

on Miércoles, 14 Enero 2015. Posted in Artículos, Pensadores colombianos, Estanislao Zuleta , Edición 49, Sandra Jaramillo, Intelectuales, Nacional, Memoria histórica

49 Sandra

Zuleta tiene un lugar en la historia de nuestro país, puesto que su visión y su pensamiento han logrado afectar a varias generaciones, siendo reconocido por muchos como un maestro que sigue generando efectos a través de la obra que ha logrado recuperarse transcribiendo sus innumerables conferencias.

 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: correvedile.com

A veces, con acelerado desenfado, diagnosticamos a Colombia como una sociedad en la que la intelectualidad ha tenido escasa presencia, falsedad de la que los mismos colombianos terminamos convenciéndonos y convenciendo en el extranjero, en donde, como recientemente decía una articulista, se sigue referenciando a Colombia por los mismos tres clichés desastrosos; ciertos pero insuficientes para dar cuenta de una sociedad compleja. Ahora, en esta historia nacional está en disputa el elemento de la historia intelectual que empieza a buscar su lugar, y por eso hicieron presencia colombianos en el Segundo Congreso de Historia Intelectual que, en noviembre de 2014, se llevó a cabo en Buenos Aires - Argentina y que había nacido dos años atrás en Medellín (Colombia), animado por algunos profesores de la Universidad de Antioquia que no se resignaron a que siguiéramos siendo la "república bananera" en la que la intelectualidad supuestamente no ha tenido lugar.

En “Al Margen”

on Martes, 14 Octubre 2014. Posted in Artículos, Edición 43, Sandra Jaramillo, Medellín, Cultura colombiana, Nacional

43 Sandra

Esta valiosa fiesta que seguiremos defendiendo de los grilletes de la excesiva mercantilización de la cadena del libro, es una clara experiencia que muestra que las sociedades y sus prácticas no son más que la resultante de la constante tensión de fuerzas entre concepciones y poderes diversos.

 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: http://delaurbe.udea.edu.co/

Recientemente se ha llevado a cabo la Fiesta del libro y la cultura en la ciudad de Medellín, un evento multitudinario que se celebra en el frondoso escenario del Jardín Botánico. Un evento sin duda valioso que reporta 349.858 visitas en nueve días, un evento que se sostiene gratuito no sólo porque Medellín sea un deficiente escenario para el consumo cultural como recién lo ha dicho un columnistas1, sino porque ha habido fuerzas sociales que propenden porque se sostengan algunas prácticas que posibiliten que a una fiesta de éstas, en la que se invierte buena parte del presupuesto de la ciudad, es decir, alrededor de 2000 millones2, tengan acceso muchos de los que no pueden pagar por un ingreso.

Cuerpo: el paisaje del yo

on Jueves, 31 Julio 2014. Posted in Artículos, Discriminación, Diversidad sexual, Edición 38, Sandra Jaramillo, Comunidad LGBTI, Nacional

38 Sandra

Hay vidas que ya tienen resuelto el quién soy, el quién seré, el qué debo hacer, el cómo me debo presentar, el cómo me puedo expresar. Y seguramente estas vidas son las más frecuentes porque se trata de aquellas que hacen congruencia con un modelo de civilización interesado en que operemos funcionalmente en el orden que nos ha sido dado, antes que interesado en que creemos las condiciones para proponer un nuevo orden que permita la coexistencia de órdenes diversos.

 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: www.agedcareguide.com.au

“Agathe se había examinado a sí misma con atención; casualmente, empezó por la cara, porque sus ojos se sintieron atraídos por ella y ya no pudo apartarlos del espejo. Fue retenida como cuando uno no quiere marcharse, pero recorre cien pasos una y otra vez hasta un objeto que se ha hecho visible el último momento, al cual quiere uno dirigirse definitivamente, y al final acaba por dejarlo correr. Así fue retenida Agathe sin vanidad, ante el paisaje de su “yo”, situado frente a sus ojos como un velo de cristal”1.

Cien años de soledad y la estirpe en Colombia*

on Domingo, 15 Junio 2014. Posted in Artículos, Sandra Jaramillo, Edición 35, Gabriel García Márquez, Literatura, Cultura colombiana, Nacional

35 SandraCien años de soledad nos habla de Colombia. Nos habla de la estirpe que en nuestro país puede reinar y de la autodestrucción que entre nosotros puede llegar a ser posible si la historia se vive como no-historia, si nos seguimos negando al pasado como memoria y al futuro como una construcción colectiva que sean capaces de ir más allá de la soledad y la oscuridad que impone la pasión del odio.
 
Sandra Jaramillo
Fuente de la imagen: bancaynegocios.com

No había ningún misterio en el corazón de un Buendía, que fuera impenetrable para ella [Pilar Ternera], porque un siglo de naipes y de experiencia le había enseñado que la historia de la familia era un engranaje de repeticiones irreparables, una rueda giratoria que hubiera seguido dando vueltas hasta la eternidad, de no haber sido por el desgaste progresivo e irremediable del eje”.
Gabriel García Márquez. Cien años de soledad.

La lectura de Cien Años de Soledad es quizá una de las pocas cosas que se nos presentan como obligadas para todo colombiano, culturalmente hablando, es decir, en lo relativo a eso formativo que pasa más allá de la escuela. Y quizá por tal razón, la relación con la novela (llamada novela por el momento, sin dejar de considerar valiosa la discusión más especializada que intenta dirimir si se trata de una narración que también es muestra de la crisis de la novela moderna tras la segunda mitad del siglo XX) y con el autor esté más cerca del maniqueísmo que reza amores y odios, que de la lectura cuidadosa de su obra. Así pues, la reciente muerte y la euforia periodística que sorprende con desgarramientos sentimentales que en pocas semanas olvida, me llevó a una lectura –culturalmente obligada- de la que parece casi un himno nacional.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones