Trabajo y mujeres

El Primero de Mayo y el trabajo invisible

on Domingo, 30 Abril 2017. Posted in Clase obrera, Artículos, Edición 104, Juliana Robles, Nacional, Trabajo y mujeres

104 Juliana

La lucha por el trabajo digno, razón por la que salimos el primero de mayo, no solo es la lucha por la idea abstracta de un único tipo de trabajador hallado en los “espacios convencionales” del trabajo. Es la lucha por unas condiciones de trabajo dignas para las mujeres en su vida cotidiana. Un reconocimiento de los cuerpos dobles que nos rodean y trabajan por nosotros.

 

Juliana Robles

Fuente de la imagen: http://espapeliculas.com/

El primero de mayo es y ha sido históricamente uno de los espacios de reivindicación y lucha de diversos movimientos de trabajadores. Las distintas movilizaciones conjugan multiplicidad de sectores unidos en el clamor por la reivindicación del trabajo digno y justo. Con ello, se trata de un espacio de resistencia y encuentro histórico de las izquierdas en el mundo y de las clases trabajadoras en sus variadas manifestaciones. A propósito de este día y de las movilizaciones, propongo un tema fundamental que no deja de ser pertinente para la fecha: el trabajo femenino y las mujeres trabajadoras.

Más mujeres en política

on Viernes, 14 Agosto 2015. Posted in Artículos, Fernanda Espinosa, Mujeres luchadoras, Edición 63, Partidos políticos, Estudios de género, Nacional, Trabajo y mujeres

63 Fernanda

La participación de mujeres en la política, electoral y social, sigue siendo reducida. Además de la exclusión estructural, con instrumentos legales e ilegales se afectan liderazgos femeninos. Sin embargo, el país está en la posibilidad de potenciar a quienes representan un cambio en la política.

 
Fernanda Espinosa
@ferespinosamo
Fuente de la imagen: http://quidnoticias.com

La esfera política sigue siendo un ámbito predominantemente masculino. Actualmente, las mujeres representan solo el 22% de los parlamentarios en el mundo. En Colombia, solo el 18% del actual Congreso son mujeres (23 senadoras y 28 representantes), mujeres gobernadoras y alcaldesas son solo el 9% y en los concejos municipales solo el 16% pertenece al género femenino1. La abstención es mayoritariamente femenina, recordemos que el voto femenino solo fue permitido en 1957, tarde comparado con el resto del mundo. En los movimientos sociales la mayoría de vocerías y liderazgos públicos son masculinos,  es decir, la participación de mujeres en la esfera política sigue siendo reducida.

¿Colombia hacia la paridad política?

on Sábado, 29 Noviembre 2014. Posted in Artículos, Edición 46, Estudios de género, Andrea del Pilar Naranjo , Nacional, Trabajo y mujeres, Participación política

46 Andrea

Es necesario un sistema y un proceso de sanción ante el incumplimiento de los mínimos legales y un desarrollo institucional efectivo en procura de la progresividad de los derechos de representación de las mujeres en los cuerpos decisorios nacionales.

 
Andrea del Pilar Naranjo
Fuente de la imagen: www.olapolitica.com

Las principales desigualdades que obstaculizan el pleno ejercicio de la auto representación, la autonomía en las decisiones y la participación equitativa de las mujeres en la política tienen que ver con los grados de concentración de poder, con la forma en que se distribuye el mismo, con los recursos que se emplea para no reasignarlo, con los canales de acceso para manejarlo y con los costos (económicos, simbólicos, sociales) que acarrea
Observatorio de Género de la coordinadora de la Mujer, Bolivia, 2006

La nueva reforma constitucional al equilibrio de poderes integra la propuesta de establecer un margen más amplio de participación de género en las listas de los partidos políticos. Sin embargo, este avance enfrenta varios obstáculos. Este texto pretende, en el marco de la iniciativa, presentar algunas perspectivas y desafíos de la paridad política como derecho en Colombia.

El trabajo de las mujeres, desigualdad indignante

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Trabajo y mujeres, Conflictos laborales, Desigualdad social, Libardo Sarmiento Anzola

6 LibardoLos programas sociales hacia las mujeres tienen un marcado carácter asistencial-clientelar y buscan mantenerlas en la triple condición de dependencia, pobreza y madre, sin pretender transformar su problemática y desigual condición ciudadana y laboral.
 
Libardo Sarmiento
Fuente: http://tdhinfancia.blogspot.com.es

En el sistema patriarcal-capitalista las mujeres afrontan relaciones de dominación, opresión, discriminación, violencias y explotación, expresión de una desigualdad estructural. En relación con los hombres, las mujeres trabajan más tiempo y obtienen menos ingresos; el mercado, en cuanto educación y dedicación, es más exigente con ellas y las excluye con rapidez; las tareas de producción (bienes y servicios) y reproducción (de la vida y su cuidado) son responsabilidad femenina; los programas sociales hacia las mujeres tienen un marcado carácter asistencial-clientelar y buscan mantenerlas en la triple condición de dependencia, pobreza y madre, sin pretender transformar su problemática y desigual condición ciudadana y laboral. Las brechas que coexisten en el mundo laboral son generadas por la constante repetición de estas indignantes e injustas relaciones sociales, económicasy culturales.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones