¿Cómo sacar una cita en una EPS sin morir en el intento?

on Miércoles, 14 Octubre 2015. Posted in Artículos, Diego Mauricio Barragán, EPS , Edición 67, Sistema de salud, Nacional

67 Barragan

Si un paciente viene con una orden para un examen o una intervención de un médico que no pertenece a la red de la EPS, se niega; no importa que el médico esté legalmente inscrito para desarrollar su profesión en Colombia.

 
Diego Mauricio Barragán
Fuente de la imagen: www.opinionysalud.com

Sacar una cita en una Entidad Prestadora de Salud (EPS), ilustra la situación de las personas que requieren atención en salud en Colombia. Los padecimientos pueden ir desde algo ambulatorio hasta la cercanía a la muerte; no obstante, si una persona solicita ayuda médica es porque tiene un malestar que afecta su vida, independiente de la gravedad. El trámite es solicitar una cita, es decir, programar un encuentro en un lugar, en un día y en una hora con especialistas en medicina que pueden ayudar a atenuar o terminar con su dolencia. Entre los especialistas y los pacientes se encuentran las EPS, su función es reemplazar al Estado sirviendo de intermediarias. Esto implica administrar el dinero que pagan los pacientes o el Estado, cancelar los honorarios a los auxiliares y los profesionales de la salud y pagar por los servicios de los hospitales y las clínicas. Es otras palabras, las EPS son el contacto, entre las dolencias de los pacientes, el personal médico y la infraestructura de salud, que establece el camino adecuado para que las personas superen sus dolencias o las toleren en su vida diaria.

De un tiempo acá, se han escuchado voces de pacientes en los medios de comunicación, luchando por obtener una cita en una EPS. Un paciente de 90 años lleva seis meses pidiendo una cita para el control de próstata, con él se encontraban personas que llevaban 6 horas esperando atención y no sabían en cuánto tiempo podían acceder a su encuentro con el médico (Citynoticias, 2013, abril 3). Tres pacientes con dolencias distintas, insuficiencia cardiaca, tratamiento oncológico y cáncer de próstata, fallecieron por no recibir sus tratamientos a tiempo en tres EPS distintas (El Espectador, 2012, septiembre 28). Trecientos pacientes en una clínica en el norte de Bogotá, lo único que podían hacer era gritar y quejarse debido a que llevaban 10 horas a la espera de una cita médica o la autorización de un examen (Redacción Bogotá, 2013, abril 3). Don Chepe, quien durante 15 años recibió tratamiento de diálisis, murió en la sala de espera de una EPS aguardando la autorización para su tratamiento (Segura, 2012, Octubre 17). En los medios de comunicación, en los estrados judiciales y en la cotidianidad colombiana, son múltiples las ilustraciones de la distancia entre los pacientes y los profesionales o los tratamientos que pueden ayudarlos a soportar sus dolencias.

En momentos en que el problema toma dimensiones imposibles de ignorar, los medios de comunicación hacen que la atención pública mire las situaciones que viven los pacientes. Allí entran funcionarios estatales de diferente nivel, ministros, secretarios, personeros, procuradores, congresistas o cualquier otro que tenga algún contacto con el sector de la salud y quiera aparecer ante las cámaras o estar en el centro de debate. Pacientes sentados en el piso, haciendo filas interminables, que llevaban horas esperando, le dijeron al personero de Bogotá, que el único medio para que la EPS comenzara a atender fue su llegada (El Espectador, abril 4 de 2013).

Los funcionarios hacen hallazgos interesantes (Redacción Salud, 2013, abril 04), se indignan ante las cámaras, por lo que ven a su paso y piden explicaciones a los administradores del lugar (Redacción Bogotá, 2013 abril 3) (El Espectador, 2013, abril 4); tratan de encontrar a los culpables, preguntan: ¿quiénes son los responsables de la situación?, ¿quién asigna las citas?; sin embargo, casi nunca encuentran respuestas (Gossain, 2013, enero 25). Entonces, surge un choque de poderes, el ministro responsabiliza de los problemas a los secretarios de distrito o de los departamentos, ellos pueden devolver la acusación al ministro o responsabilizar a un funcionario de menor rango (Redacción Salud, 2013, abril 04); y así, se trasladan de una persona a otra la responsabilidad. La crisis se convierte en un show mediático, se presentan casos aberrantes de falta de atención con población vulnerable, como niños, enfermos crónicos y personas de la tercera edad. Los medios de comunicación hacen descripciones desoladoras, los pacientes quedan con sus padecimientos y su atención queda en el aire.

Pero, ¿cuál es el problema? Lo que sustentó la Ley 100 de 1993 fue la mala calidad de los servicios de salud, la mala atención, la formulación de medicamentos que no estaban disponibles y las colas desde las 4 de la mañana para obtener una cita (Nullvalue, 2003, junio 27). Las EPS se proponían como el remedio a todos los males, de los cuales era culpable el Instituto de los Seguros Sociales (ISS); por ello, se debía acabar. Se acabó el ISS, pero continuaron los mismos problemas para acceder a una cita. La diferencia fue que el Estado trasladó a particulares la intermediación de los recursos de la salud, donde ellos toman su comisión. Entre menos atención a los usuarios, menos costos, mayores son las ganancias. Ese es el negocio. Establecer la mayor cantidad de obstáculos para mantener la mayor cantidad de recursos bajo su poder.

Sacar una cita se convierte en una odisea, pues el paciente se encuentra en una situación de salud deficiente y debe enfrentarse a un aparato administrativo que debe negar su atención para cuidar y acumular los recursos. Las EPS niegan los servicios, los medicamentos o las intervenciones a pacientes y no pagan las cuantiosas deudas que tienen con los hospitales y clínicas; dejándolos al borde del colapso financiero y operacional (El Espectador, abril 4 de 2013). El problema son los intermediarios que no permiten que los pacientes accedan a las consultas, los medicamentos y los tratamientos, a pesar de que los dineros que manejan las EPS provienen de los pacientes; por principio se niega cualquier atención para que los pacientes desistan y puedan aumentar los recursos; incluyendo, el no pago a clínicas y hospitales por sus servicios.

Las EPS establecen un modus operandi con los pacientes. Se privilegia la medicina curativa sobre la preventiva (Redacción Salud, 2013, abril 04), las campañas para prevenir enfermedades e incentivar en las personas hábitos de vida sanos generan costos que las EPS no asumen; impera la medicina curativa. Aquí es donde se encuentran las salas de espera en las unidades de urgencias congestionadas de personas con variadas dolencias, espacios que no son adecuados para recibir un número grande de pacientes. Por la cantidad de pacientes, las EPS diseñan un procedimiento para evitar atender la mayor cantidad de personas y mantener para sí los recursos de los pacientes y el gobierno; una estrategia es establecer procedimientos administrativos que el paciente debe desarrollar en lugares alejados de su residencia, incluso en ocasiones en otras ciudades (Gossain, 2013, enero 25). Ciertamente, para que autoricen una cita con un especialista deben ir de un lugar a otro, de una fila a otra y lidiar con sus propias dolencias como paciente; el objetivo es que las personas desistan de solicitar citas o exámenes.

Si un paciente viene con una orden para un examen o una intervención de un médico que no pertenece a la red de la EPS, se niega; no importa que el médico esté legalmente inscrito para desarrollar su profesión en Colombia (El Espectador, 2013, marzo 25). Si un paciente no tiene la información completa, es ilegible o no tiene los formularios con los requisitos establecidos, se niegan (Redacción Salud, 2009, junio 27). Entonces, la medicina se orienta hacia lo curativo, para ello se establecen una suerte de trámites, caracterizados por la demora y la dilatación, que deben sufrir los pacientes para acceder a citas con médicos, entrega de medicamentos o procedimientos quirúrgicos (El Espectador, 2011, mayo 27). El núcleo es que los pacientes dejen su paciencia a un lado y desistan; así las EPS conservan y aumentan el dinero del que disponen.

Los dramas observados sitúan a los pacientes en el centro del círculo. Las EPS no les pagan a las clínicas y hospitales, las clínicas y hospitales no les pagan a los médicos, los médicos hacen lo que pueden y los pacientes quedan en el aire (Gossain, 2013, enero 25). Las clínicas y los hospitales no tienen recursos e instalaciones, pero deben atender a los pacientes; los centros de atención en salud se convierten en escenarios de dramas, como un hospital donde en urgencias se dispone de 11 camas y normalmente se atienden 100 pacientes (El Espectador, 2013, abril 3). La situación parece no tener un horizonte claro, cada vez los pacientes quedan relegados de los servicios de salud y cada vez aumentan sus contribuciones mensuales a los mismos. Sacar citas con médico general es difícil, con un especialista complicado y con subespecialista es casi imposible; luchar por la aprobación de un procedimiento un tanto complejo que implique un gasto para la EPS es difícil. El caso de Don Chepe, es un ejemplo, su vida dependía de la autorización que hiciera la EPS de medicamentos y procedimientos que hacían parte del Plan Obligatorio de Salud (POS), pero no lo hicieron y murió. Ante este panorama, es difícil saber cómo pedir una cita a una EPS sin morir en el intento, la única alternativa, la señaló el Gran Combo de Puerto Rico en 1985: “no hay mejor medicina que tener resignación”.

Bibliografía

-Citynoticias (2013, Abril 3) Hombre de 90 años lleva 6 meses esperando una cita. CityTV. Disponible en: http://www.citytv.com.co/videos/927182/video-hombre-de-90-anos-lleva-6-meses-esperando-una-cita

-El Espectador (2011, Mayo 27) Corte exige a EPS no poner tantas trabas a sus pacientes. El Espectador. Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-273163-corte-exige-eps-no-poner-tantas-trabas-sus-pacientes

-El Espectador (2012, Septiembre 28). Corte ordena investigar a tres EPS por falta de atención a pacientes con cáncer. El Espectador. Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-378053-corte-ordena-investigar-tres-eps-falta-de-atencion-pacientes-can

-El Espectador (2013, Abril 3) Hospital Santa Clara tiene 11 camillas para 100 pacientes en urgencia. El Espectador. Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/articulo-413833-hospital-santa-clara-tiene-11-camillas-100-pacientes-urgencia

-El Espectador (2013, Abril 4) Hacinamiento, pacientes en el piso y enormes filas halló Personería en hospitales. El Espectador. Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/articulo-414063-hacinamiento-pacientes-el-piso-y-enormes-filas-hallo-personeria

-El Espectador (2013, Marzo 25) EPS no pueden negar servicios ordenados por médicos externos. El Espectador. Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/nacional/articulo-412473-eps-no-pueden-negar-servicios-ordenados-medicos-externos

-Gossain, J (2013 Enero 25) Visita a la Nueva EPS, el camino que lleva al infierno. El Tiempo. Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12547281

-Nullvalue (2003, Junio 27). Pacientes Rajan A Eps. El Tiempo. Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-991870

-Redacción Bogotá (2013, Abril 3) 'EPS se volvieron barreras de acceso': Distrito, ante crisis de salud. El Tiempo. Disponible en: http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12724165.html

-Redacción de Salud (2009, Junio 27) Las EPS siguen negando servicios a los pacientes. El Tiempo. Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-5539749

-Redacción Salud, (2013, Abril 04) Crisis de la salud enfrenta al Distrito y la Nación. El Tiempo. Disponible en: http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/salud/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12726266.html

-Segura, C. (2012, Octubre 17) Una víctima mortal de la crisis de las EPS. El Espectador. Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/articulo-381803-una-victima-mortal-de-crisis-de-eps

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones