Democracia mediatizada: propia de un país telecrático y antidemocrático

on Domingo, 01 Junio 2014. Posted in Artículos, Iván Jiménez Cárdenas, Edición 34, Nacional, Medios de comunicación

34 IvanEl modelo telecrático que nos rige, el cual busca gobernar através de los medios de información, hace creer a las personas que están participando políticamente cuando en realidad solo son objeto de consumo reaccionario, lo cual es propio de un modelo global hegemónico muy bien explorado por el gobierno corporativo norteamericano y que aquí, en el país de Colón, hemos bien copiado, pues en efecto ha habido una manipulación de la verdad y la censura a las opciones políticas divergentes.
 
Iván Jiménez Cárdenas
Fuente de la imagen: http://www.elmundo.es

Claramente nuestras decisiones cotidianas están profundamente marcadas por los elementos culturales, políticos, sociales, económicos y militares que, desde los medios de información, se emiten diariamente. Pero estos elementos no son neutrales, generan hábitos y costumbres, por cuanto son pensados y expresados con el fin de anclarse en nuestras mentes y corazones por grupos económicos aliados a los gobiernos de los cuales son parte y con quienes mantienen su propio interés. Lo que llaman "democracia" en el país de Colón (Colombia), está en función de defender el libre mercado de tendencia neoliberal, y del cual se benefician las oligarquías arraigadas en el bipartidismo (liberal-conservador), ya que enseñan: a amar al patrón, a creer en que el estado de las cosas es lo previsible y que la riqueza de unos pocos es lo natural. Aceptar estos valores significa manejar nuestra cotidianidad, en alto grado mediatizada.

El modelo telecrático que nos rige, el cual busca gobernar através de los medios de información, hace creer a las personas que están participando políticamente cuando en realidad solo son objeto de consumo reaccionario, lo cual es propio de un modelo global hegemónico muy bien explorado por el gobierno corporativo norteamericano y que aquí, en el país de Colón, hemos bien copiado, pues en efecto ha habido una manipulación de la verdad y la censura a las opciones políticas divergentes. Esto imposibilita desarrollar una política pública de comunicación ciudadanía, como acceder al manejo y financiamiento de espacios masivos de información al movimiento popular, por cuanto lo que le importa a las élites tradicionales nacionales es vetarlos mediáticamente evitando a cualquier costo divulgar sus pensamientos, los cuales se enfocan en generar modelos socio-económicos más equitativos y solidarios. Ese modelo telecrático que asumió USA y que hoy varios países retoman, fue desarrollado en la Alemania Nazi por el ministro de propaganda Joseph Goebbels, cuando desde el Ministerio de Educación Popular y Propaganda (1933-1943) controló la literatura, el cine, el arte, la televisión y la radio, encaminando a la población a asumir patrones culturales y políticos contra los enemigos del Tercer Reich, profundas creencias en los principios del nazismo y la figura de Hitler. Tal cual como los medios tradicionales en el país de Colón, enaltecen la “seguridad y prosperidad democrática”, el bipartidismoy a los "prohombres de la patria".

El caso comunicacional de USA nos muestra la fusión entre el Estado con las cadenas televisivas y radiales, agencias de noticias y corporaciones económicas a modo de engranaje, para que la información y la publicidad que se emitan, tanto educativa como comercial, contengan un mensaje filtrado y controlado dirigido a defender y avalar el status-quo más la doctrina neo-conservadora1, buscando con ello construir una plataforma de información tanto interna como externa que lleve a cada rincón de su país y del mundo su pensamiento, su estética y la "bondad" de sus guerras e invasiones; o sea, America Life, como bien lo representa la USIA (Agencia de Informaciones de los Estados Unidos), encargada de aceitar esa relación y de elaborar la necesaria propaganda que desestabilice o promueva mala prensa a gobiernos u organizaciones en el mundo divergentes de los valores políticos y económicos de esa potencia. En ese sentido, el objeto del proyecto político estatal se enfoca en desarrollar una “guerra cultural”.

En nuestra Abya Yala, la que usurparon y llamaron América en honor al conquistador Américo Vespucio, siguiendo la herencia colonial. Todavía existen medios de información tradicional que manejan el control de la parrilla comunicacional, los cuales están aliados a los gobiernos neoliberales y grupos de injerencia y boicot de derecha. Cadenas como: OGlobo (Brasil), Televisa, TV Azteca y Univisión (México), El Nacional, El Universal, Venevisión y Globovisión (Venezuela), Clarín y La Nación (Argentina), Mercurio y Copesa (Chile) y La Razón (Bolivia), realizan y asisten a reuniones que en conjunto hacen con la reaccionaria “Sociedad Interamericana de Prensa”, y la mal llamada semánticamente “Fundación Internacional para la Libertad”, de origen peruano pero fundada en Madrid en el 2002. Estas empresas y asociaciones, junto al “Centro de Divulgación del Conocimiento para la Libertad” (CEDICE), acuerdan libretos, contratos multimillonarios, proponen y apoyan mandatarios funcionales a sus intereses que están contra las necesidades de los pueblos. Apoyan todos los golpes de estado (Venezuela 2002, Honduras 2009, Ecuador 2010, Paraguay 2012) y acciones de desestabilización contra los avances sociales de nuestro continente mestizo, afro y aborigen, como se evidencia en los últimos encuentros conjuntos que la derecha internacional mediática ha realizado en Venezuela y Perú durante los años 2009 y el 2012 respectivamente.

El caso de Colombia es aun más dramático, situándolo como uno de los más antidemocráticos en el mundo, al no permitir sus élites la democratización de la información ni mucho menos la distribución de la riqueza. Los grupos económicos tienen sus propias cadenas televisivas, las cuales amparan políticamente al establecimiento, por ello sus miembros son parte del gobierno o de quienes manejan la contratación pública, la cual utilizan favorablemente a modo de clientela.

Sin orden de jerarquías, el poder político mediático se concentra en la Casa Editorial El Tiempo de la familia aristócrata y presidencial. Imprimen hasta hace poco el único periódico de circulación diaria a nivel nacional y de este conglomerado es accionista el grupo Planeta, quienes manejan más de cien medios y editoriales. Es de señalar que la Casa Editorial del Tiempo está aliada a los medios de comunicación tradicionales masivos regionales como lo son El Colombiano en Antioquia (conservador), Vanguardia Liberal en Bucaramanga (liberal), El País en Cali (conservador), El Heraldo en Barranquilla (liberal), El Siglo en Bogotá (conservador), La Patria en Manizales (conservador) y la Tarde en Pereira, contando también con City TV y el canal ET (liberal).

Sarmiento Angulo es dueño del grupo que lleva su nombre y de la cadena RCN radio y televisión, y es miembro de la Sociedad Latinoamericana de Radiodifusión SOLAR, conectada con medios de información en casi la totalidad de la subregión.

El grupo Santo Domingo, de igual manera maneja parte del poder político y económico nacional, colocando presidentes, senadores, ministros y alcaldes; es dueño de cientos de empresas de construcción, financiera, cervecera, petrolera, hotelera y celular, entre otras. De su propiedad es Caracol TV, la Revista Cromos, el diario El Espectador y la emisora Blu Radio manejada por otro “periodista” al servicio de los intereses corporativos: Néstor Morales. Es importante afirmar que antes de la venta al Grupo Prisa de Caracol Radio, era dueña de más de cien (100) emisoras a nivel nacional y casi la misma cantidad de afiladas, con otras a nivel continental.

Mientras que Caracol Radio es de propiedad del grupo Prisa de España, tiene en su poder más de mil cuatrocientas (1400) emisoras de radio, editoriales y programadoras de televisión. Ahí se muestra el señor “Julito”, quien con lujo transmite desde cualquier lugar del mundo, asegurando ser igual a cualquier persona del común. Es hijo de Julio Sánchez Vanegas que dirigió producciones JES. Hoy con la emisora la W F.M., tiene a coequipero al cachaco ex Ministro de Comunicaciones Alberto Casas Santamaría, quien cuando lo fue en el período del expresidente Cesar Gaviria (1990 – 1994), utilizó el poder público para beneficiar a lo privado otorgándole mayor número de horas de emisión por televisión a la programadora JES, logrando posesionarla entre las de mayor ganancia económica2; hoy “Julito” le devolvió el favorcito poniéndolo como locutor.

A nivel militar, existe el Sistema de Emisoras con más de noventa (90) estaciones a nivel nacional, en las que tienen preponderancia las del ejército, las cuales son parte de esta manipulación ideológica incrustada desde la doctrina de la Seguridad Nacional del Departamento de Estado Norteamericano que hoy continua y se fortifica con la Seguridad Democrática. Como resultado, tenemos la creación de la primera escuela de guerra de guerrillas en Abya Yala el 6 de diciembre de 1955, con la Escuela de Lanceros en Tolemaida-Colombia, compartiendo igual año con el envió de la primera comisión de entrenamiento contraguerrillas a Fort Bening USA de oficiales del Ejército Nacional, y que para ese mismo año, no por casualidad, crean la primera emisora del Ejército en el gobierno del general Rojas Pinilla (1943-1957)3, dando inicio a la guerra mediática que se ha perfeccionado hasta nuestros días.

***

1Es un proyecto de invasión global USA, que un grupo de asesores por 40 años de los gobiernos de la Casa Blanca, hicieron visible en 1997 con la publicación del documento: Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, en el cual se dan los lineamientos básicos para la toma de recursos mineros en cualquier parte del mundo, la expansión imperial global de USA al dominar la tierra y el espacio exterior. Para lograrlo pueden recurrir al uso de bombas nucleares si es necesario. Están basados en el paulatino fortalecimiento de la política exterior de USA.
2En Revista Semana, 2008. http://www.semana.com/wf_ImprimirArticulo.aspx?IdArt=49005.
3En http://seccionquinta.blogspot.com/2011/06/red-de-emisoras-del-ejercito-nacional.html.

Comentarios (4)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones