El narcotráfico aún es una maldición en el fútbol de Colombia (Segunda Parte)

on Miércoles, 14 Enero 2015. Posted in Artículos, John Alexander Castro , Narcotráfico, Edición 49, Fútbol, Economía colombiana, Nacional

49 John

Y en el fútbol, es pertinente reflexionar sobre la incidencia de los capos de la droga, en la década del ochenta y del noventa, en los equipos de fútbol ya que esa huella aún pesa sobre los hombros de los hinchas.

 
John Alexander Castro
Fuente de la imagen: www.futbolred.com

Josef de Souza, jugador de São Paulo, aseveró que Atlético Nacional “es un buen equipo, que tiene grandes cualidades y sabemos que tiene buenos jugadores como Pablo Escobar y otros”. Posteriormente, Ezequiel Fernández Moores escribió una columna bajo el título “El cartel”. En el artículo vinculó a Nacional de Medellín con Pablo Escobar. Las afirmaciones, malintencionadas o no, me llevaron a escribir una columna en la que resaltaba algunos de los “mágicos” triunfos de Atlético Nacional de Medellín y la participación de dirigentes deportivos, señalados de pertenecer al crimen organizado. Luego numeré las crecientes victorias futbolísticas de Nacional, mientras la Organización Ardila Lulle era propietaria del equipo y patrocinadora del torneo profesional en el que participaba el equipo.

Las afirmaciones, malintencionadas o no, tocaron, nuevamente, una herida que dejó el narcotráfico en distintos entornos de Colombia. Por ese motivo, es fundamental señalar la, posible, influencia que los narcotraficantes pudieron ejercer en los equipos de fútbol. Este nuevo artículo lo escribo porque en el fútbol espectáculo no son suficientes buenos jugadores, un cuerpo técnico reconocido y una buena estrategia, ya que es necesario un empujón más, ya sea legal o ilegal. En consecuencia, las relaciones entre el deporte y la economía son inevitables. En esta nueva columna señalaré algunos de los triunfos de América y las relaciones del equipo con Miguel Rodríguez Orejuela.

Entre 1948 y 1978, América de Cali no fue campeón del fútbol profesional colombiano. No obstante, los hinchas escarlatas responsabilizaban a Benjamín Urrea Monsalve por la falta de títulos. Él lanzó "la maldición de Garabato" sobre América y por eso, no podía ser campeón. Pero en 1979, América de Cali logra su primera estrella. Luego logra los títulos de 1982, 1983, 1984, 1985, 1986, 1990, 1992, 1996/97, 2000, 2001 y 2002-I. Además, obtuvo el subcampeonato de la Copa Libertadores de América en 1985, 1986, 1987 y 1996.

Sin embargo, los logros deportivos de América se han relacionado con la participación de Miguel Rodríguez Orejuela, pues desde 1980, él se convirtió en uno de los propietarios de este equipo. Miguel Rodríguez fue uno de los fundadores y jefes del Cartel de Cali, al lado de Gilberto Rodríguez. En la década del ochenta, los narcotraficantes encontraron en los equipos de fútbol una oportunidad para limpiar los capitales adquiridos en sus negocios ilegales. Además, los equipos les concedieron un escenario para demostrar su poder económico e intimidatorio. Por ese motivo, es posible que entre 1981 y 1994, los equipos protagonistas del fútbol profesional colombiano fueron América de Cali, Atlético Nacional, Millonarios y Santa Fe.

De otra parte, el 31 de mayo de 1989, en el estadio Nemesio Camacho “El Campín”, Nacional ganó la Copa Libertadores, por primera vez en su historia, y fue el primer equipo colombiano en hacerlo. Frente a la Copa Libertadores alcanzada por Nacional, Fernando Rodríguez Mondragón –sobrino de Miguel Rodríguez–, en el documental Los dos Escobar (2010), dirigido por Jeff Zimbalist y Michael Zimbalist, señala:

“Mi tío no mataría a nadie para ganar un partido de fútbol. Pero Pablo Escobar mataría a quien hiciera falta para ganar un partido. Esa era la diferencia entre el Cartel de Cali y el Cartel de Medellín. Pablo Escobar era más poderoso porque era más despiadado. Amenazaba a todo el mundo y decía: gana el Nacional o acaban todos muertos. Y por eso ganó el Nacional. Pablo Escobar sabía lo que hacía y consiguió aquello que mi padre y mi tío no consiguieron, el campeonato, la Copa Libertadores”.

En el mismo año, el 1 de noviembre fue secuestrado el árbitro Armando Pérez, por supuestos representantes de seis equipos de fútbol. Al día siguiente fue liberado con dos amenazas: América y Santa Fe no pueden ser campeones y los árbitros que piten mal serán asesinados. Posteriormente, la amenaza fue cumplida. El 15 de noviembre, en Medellín, fue asesinado Álvaro Ortega, juez que pitó el partido entre Deportivo Independiente Medellín y América. Por ese motivo, el 17 de noviembre, el presidente de la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano (Dimayor), Alex Gorayeb, anunció la decisión de cancelar el torneo de 1989. Por tanto, en 1990 Nacional fue el único equipo colombiano en participar en la Copa Libertadores. Aunque pudo hacerlo por ser el campeón de 1989.

En 1996 América fue incluido en la Lista Clinton y en 2013 fue retirado. La Lista Clinton fue creada en 1995 y es elaborada por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Esta oficina emite un registro de personas o empresas vinculadas al narcotráfico. De esa manera, les impide tener negocios comerciales o realizar transacciones financieras con Estados Unidos. Y quienes tengan vínculos con personas o empresas vinculadas con el tráfico de drogas, cometen un delito. Finalmente, Miguel Rodríguez Orejuela fue extraditado a Estados Unidos en 2005. Y aunque América logró el título de 2008-II, el 17 de diciembre de 2011, el equipo escarlata descendió a la segunda división del fútbol profesional Colombiano. Actualmente se mantiene en esa categoría.

Por último, Caracol Televisión inició una nueva narco-novela: “El señor de los cielos”, que trata sobre la vida delictiva de Amado Carrillo Fuentes, líder del Cártel de Juárez. Caracol Televisión busca mantener los altos índices de sintonía en el horario nocturno. No obstante, y a pesar de la crisis económica que ha evitado el dinero del narcotráfico en Colombia, es fundamental entender las consecuencias que ha traído ese dinero, pues es una verdad que aún no queremos comprender. Y en el fútbol, es pertinente reflexionar sobre la incidencia de los capos de la droga, en la década del ochenta y del noventa, en los equipos de fútbol ya que esa huella aún pesa sobre los hombros de los hinchas.

Comentarios (24)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones