El narcotráfico aún es una maldición en el fútbol de Colombia (Tercera Parte)

on Sábado, 31 Enero 2015. Posted in Artículos, John Alexander Castro , Narcotráfico, Edición 50, Fútbol, Economía colombiana, Nacional

50 John

Lo fundamental del debate sobre el narcotráfico es su aceptación en distintos entornos de Colombia. Asimismo, conocer quiénes han resultado beneficiados de esta práctica ilícita pues sólo se han responsabilizado a funcionarios corruptos que se han aliado con grandes capos de la droga, quienes fueron asesinados o capturados.

 
John Alexander Castro
Fuente de la imagen: http://www.semana.com

En la década del setenta, la crisis financiera de la mayoría de los equipos de fútbol en Colombia era evidente. Pues los ingresos fueron inversamente proporcionales a los egresos. Posiblemente, la crisis económica, afrontada también en el país, permitió las “mágicas” inversiones de “nuevos y excéntricos ricos”. Los nombres de Miguel Rodríguez Orejuela, Pablo Escobar Gaviria, Pablo Correa, Héctor Mesa, Darío Ocampo, Hernán Botero, Edmer Tamayo Marín, Gonzalo Rodríguez Gacha, Fernando Carrillo, Phanor Arizabaleta, Octavio Piedrahita, José Manuel Cruz Aguirre, Pablo Correa Arroyave, Eduardo Enrique Dávila Armenia, Genaro Cerquera Baquero, entre otros, empezaron a escucharse en los entornos futbolísticos de Colombia.

Por ese motivo, Rodrigo Lara Bonilla, el 16 de diciembre de 1983, manifestó que dineros provenientes del narcotráfico estaban circulando en distintos equipos del Fútbol Profesional Colombiano. Los equipos señalados fueron Nacional, Millonarios, Santa Fe, Medellín, América y Pereira. La denuncia le costó, quizá, la vida: el 30 de abril de 1984 lo asesinaron. Octavio Piedrahita Tabares fue sindicado de organizar a los sicarios que perpetraron el crimen. Piedrahita fue baleado, el 8 de junio de 1988.

En las dos columnas anteriores1, presenté algunos vínculos entre narcotraficantes del Cartel de Medellín y del Cartel de Cali con Nacional y América, respectivamente. En esta nueva, y última columna, señalo la relación entre narcotraficantes del Cartel de Cali y del Cartel de Medellín con los equipos de Santa Fe y de Millonarios.

Santa Fe

Entre 1948 y 1975, Santa Fe logró seis títulos en el Fútbol Profesional Colombiano. No obstante, ha sido vinculado con negocios ilegales. Guillermo Cortés, periodista conocido como La Chiva, denunció que dineros provenientes del narcotráfico estaban ingresando al equipo. Por eso se retiró de la institución. A finales de la década del setenta, el Grupo Inverca Limitada tomó el control de Santa Fe. Fernando Carrillo Vallejo, principal accionista del grupo, figuraba como esmeraldero. Aunque estaba acusado de traficar con drogas. En el año de 1985, la Superintendencia de Sociedades reveló que los dineros, producto de las taquillas de Santa Fe, eran trasladados a la cuenta bancaria del Grupo Inverca. Posteriormente, Phanor Arizabaleta, integrante del Cartel de Cali, se convirtió en uno de los propietarios del equipo cardenal.

En la década de los ochenta, los “extraños” arbitrajes se hicieron frecuentes. Por ejemplo, en el partido que Quindío enfrentó a Santa Fe en Armenia, el 20 de octubre de 1988, el árbitro Luis Fernando Gil concluyó el encuentro en el minuto 58 del segundo tiempo, 13 minutos después del tiempo reglamentario. El partido concluyó cuando Sergio Angulo anotó el gol del empate. Otro evento curioso fue en el encuentro que Santa Fe enfrentó a Pereira, el 30 de abril de 1989, en la ciudad de Bogotá. El árbitro Manuel Castro validó un gol que nunca entró a la portería y le dio la anotación a Héctor Ramón Sosa. Asimismo, por méritos o influencias, el 30 de junio de 1989, en el estadio Nemesio Camacho “El Campín”, Santa Fe derrotó a Unión Magdalena, 2 a 1, coronándose, por primera vez, campeón de la Copa Colombia. Por último, jugadores fundamentales de Santa Fe fueron transferidos, entre 1989 y 1990, a América, equipo propiedad de Miguel Rodríguez Orejuela, uno de los líderes del Cartel de Cali: Fredy Rincón, Sergio Angulo, Wilmer Cabrera, Jorge Raúl Balbis y Eduardo Niño. Santa Fe no recibió dinero por la transacción. En los “pasillos se rumora”, insisto son rumores, que fue un regalo de Phanor Arizabaleta a Miguel Rodríguez.

Cesar Villegas –principal aportante e integrante de la junta directiva y presidente del club en 1985-1986 y 1996– fue acusado del delito de enriquecimiento ilícito y de ser el testaferro de Arizabaleta. Villegas fue asesinado el 4 de marzo de 2002 como resultado de diez impactos de bala a quemarropa. El abogado defensor de Villegas, Luis Eduardo Méndez Bustos –presidente de Santa Fe entre 2003 y 2007–, pagó una condena en Estados Unidos por obstrucción a la justicia. Asimismo, los narcotraficantes Efraín Hernández, Don Efra y Daniel Barrera, El Loco, han sido relacionados con Santa Fe. Sin embargo, los nexos no fueron comprobados y toda posible huella del narcotráfico en Santa Fe desapareció con la conversión a Sociedad Anónima, que promovió la Ley 1445 de 2011, que precisa que los clubes profesionales deben ser Sociedades Anónimas según el Código de Comercio. Por último, Santa Fe logró su séptimo título en 2012-1 y su octavo campeonato en 2014-2. También obtuvo la Súper Liga en 2013 y 2015.

Millonarios

Entre 1948 y 1978, Millonarios de Bogotá logró once títulos en el Fútbol Profesional Colombiano. Millonarios es conocido como el Embajador y el Ballet Azul. Este último apelativo fue dado por el locutor Carlos Arturo Rueda, en los años cincuenta, para referirse a la calidad y al estilo de juego que mostraban los futbolistas en la cancha. En esta década los embajadores tenían en sus filas a Adolfo Pedernera, Alfredo Di Stéfano, Néstor Raúl Rossi, Julio Cozzi, Antonio Báez, entre otros, quienes fueron parte de la época de El Dorado en el Fútbol Profesional Colombiano.

No obstante, la historia de Millonarios se ha visto relacionada con negocios ilegales. Edmer Tamayo Marín, presidente del equipo entre 1983 y 1986, fue señalado de ser el propietario de un cargamento de cocaína. Los intereses de Tamayo fueron representados por Germán y Guillermo Gómez. Y alrededor de 1982, Gonzalo Rodríguez –extinto narcotraficante y jefe militar del Cartel de Medellín– llegó a Millonarios. El dinero de Rodríguez fue dispuesto para contratar jugadores, pagar sus sueldos y tener el 29,15% de los aportes en Millonarios, convirtiéndolo en uno de sus propietarios. Germán Gómez fue presidente entre 1986 y 1989 y Millonarios, por méritos o influencias, logró el campeonato de 1987 y 1988.

Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano, fue asesinado el 15 de diciembre de 1989, en un operativo desarrollado por la Policía Nacional. Después de la muerte de Rodríguez, el rumbo deportivo y administrativo de Millonarios se desestabilizó notablemente. El 22 de junio de 1992, Guillermo Gómez, vicepresidente del equipo, fue asesinado en Bogotá. Posteriormente, en 1999, el 29,15% de los derechos, propiedad de los herederos de El Mexicano, pasaron a manos de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) a través de la extinción de dominio. Así el equipo quedó limpio de todo vínculo con el narcotráfico. Sin embargo, la situación no mejoró con la llegada del nuevo milenio. En 2004, Guillermo Santos Calderón renunció a la presidencia del equipo cuando éste alcanza un déficit de nueve mil millones de pesos. Entonces, la DNE se acoge a la Ley de Quiebras para salir de la crisis y en consenso es nombrado presidente Juan Carlos López, quien permaneció en este cargo hasta el 2010, posición que aprovechó para convertirse en uno de los máximos aportantes. En el mismo periodo aparece la sombra de otro nuevo aportante mayoritario: el entrenador Luis Augusto García.

Durante la gestión de estos dirigentes, el embajador llegó a ocupar posiciones que pusieron en peligro su puesto en la máxima categoría del fútbol colombiano y alcanzar una deuda que superó los treinta mil millones de pesos; la crisis deportiva y financiera era inevitable. Pero en el momento más oscuro de la institución bogotana aparece el nombre de José Roberto Arango. La tarea de este empresario era sacar a Millonarios de la Ley de Quiebras y transformarlo en Sociedad Anónima. Por eso, fue elegido presidente en mayo de 2010, pese a que en Colombia no existía la posibilidad de transformar una sociedad sin ánimo de lucro a una anónima.

Arango continúo con su labor y es creado Azul & Blanco S.A., entidad que propone adquirir la marca Millonarios, los derechos deportivos de los jugadores de la nómina profesional y la deuda que superó, realmente, los cuarenta mil millones de pesos. A partir del 7 de marzo de 2011, Azul & Blanco pone en venta acciones para que la propuesta hecha se haga realidad, el 20 de abril se constituye Millonarios Fútbol Club con 4.125 inversionistas; con la Resolución 005 de mayo 2011 de la DIMAYOR se autoriza el traspaso del derecho de afiliación de la Corporación Deportiva (entidad sin ánimo de lucro) al nuevo Millonarios Fútbol Club. Y el 23 de junio de 2012, en la asamblea de socios, el equipo pasó a llamarse Millonarios Fútbol Club Sociedad Anónima.

Finalmente, Millonarios volvió a ser campeón. Primero de la Copa Colombia, el 27 de octubre de 2011. Luego, el 16 de diciembre de 2012, logró la estrella número 14. Finalmente, la memoria y el recuerdo trágico sobre Gonzalo Rodríguez Gacha fueron renovados en la serie de televisión “Alias el Mexicano”, la cual fue emitida por RCN Televisión entre 2013 y 2014. Las narco novelas promueven, en el imaginario popular, a hombres “machos” y mujeres “hembras” que pueden conseguir lo que desean con su dinero y con su cuerpo, respectivamente. A pesar que su final siempre sea la muerte o la vejez solitaria. Aunque lo fundamental del debate sobre el narcotráfico es su aceptación en distintos entornos de Colombia. Asimismo, conocer quiénes han resultado beneficiados de esta práctica ilícita pues sólo se han responsabilizado a funcionarios corruptos que se han aliado con grandes capos de la droga, quienes fueron asesinados o capturados. En otras palabras, romper la ley del silencio y saber de los pactos hechos por los narcotraficantes con políticos influyentes, altos rangos de la policía y el ejército, empresarios, ganaderos y terratenientes. Pues hoy, el narcotráfico sigue siendo una maldición…

***

1Ver: http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/nacional/item/el-narcotrafico-aun-es-una-maldicion-en-el-futbol-de-colombia-segunda-parte?category_id=585 y http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/nacional/item/el-narcotrafico-aun-es-una-maldicion-en-el-futbol-de-colombia?category_id=585

Comentarios (21)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones