El "posconflicto" que prepara el gobierno, ¿en contravia de la construcción de la "paz territorial"?

on Sábado, 01 Noviembre 2014. Posted in Artículos, Edición 44, Posconflicto, Acuerdos de la Habana, Nacional, Régis Bar, Territorio , Proceso de paz

44 Regis

Detrás de la fábula de la convivencia entre la pequeña economía campesina y los grandes proyectos agroindustriales se esconde un proceso destructor de explotación a ultranza de los territorios, donde los pequeños campesinos tendrían que convertirse en empleados para sobrevivir. Existe un verdadero riesgo de muerte lenta del pequeño campesinado colombiano, por ser considerado como un obstáculo al desarrollo general de la nación. Así podríamos asistir a una especie de "despojo civilizado", ya no por culpa de la barbarie de los paramilitares sino como consecuencia de la "modernización" del país.

 
Régis Bar
Fuente de la imagen: www.panoramio.com

En esta primera semana del mes de noviembre, el presidente Santos va a estar en uno de sus ejercicios favoritos, hablar en el exterior de la "nueva Colombia" que estaría emergiendo bajo sus auspicios. En efecto, Santos estará de gira exprés en Europa en busca de recursos para el financiamiento del "posconflicto". Casi desde el principio de su primer mandato como presidente, Santos se ha esforzado para presentar al mundo una nueva imagen positiva de Colombia: la de un país emergente en vía acelerada de desarrollo y modernidad, listo a inscribirse en la globalización. Esta nueva narrativa ha pasado, entre otros, por la creación de la entidad Marca País Colombia1, la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europa, o la puesta en marcha del proceso de adhesión a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE).

Esta estrategia de seducción se ha fortalecido con el inicio de las negociaciones con la guerrilla de las FARC, permitiéndole a Santos presentarse como el hombre de la paz. Desde el inicio oficial de las negociaciones en La Habana, Santos ha usado y abusado del concepto de "posconflicto" para describir lo que sería la Colombia después de la firma de un acuerdo con las FARC. Este concepto se ha vuelto una especie de fórmula mágica que evoca un mañana lleno de promesas para el país. Cabe anotar que la utilización del término "posconflicto" surge poco después del reconocimiento oficial del conflicto armado interno, pues no hay que olvidar que antes el actual presidente compartía la tesis de Uribe de que Colombia es una democracia enfrentando una "amenaza terrorista".

El corto período entre el reconocimiento del conflicto armado y la oficialización de las negociaciones con las FARC, destinadas a ponerle fin, puede contribuir al hecho de que Santos no haya desarrollado un verdadero discurso sobre el conflicto mismo y sus causas. En efecto, parece que el presidente pasó directamente de negar el conflicto a anticipar su fin, sin pasar por un tiempo de reflexión profunda sobre su naturaleza. En consecuencia, el actual presidente pinta un futuro de prosperidad en una Colombia en paz usando un concepto de "posconflicto" que resulta ser vacío, sin un contenido realmente político. Los interrogantes sobre de la esencia del conflicto interno y la reflexión acerca de la manera de resolverlo, los deja principalmente a los negociadores de La Habana, que actúan como delegados oficiales del gobierno, encargados de acordar con los representantes de las FARC los cambios que el país requiere para lograr la paz. Por esto resulta pertinente enfocarse sobre el discurso que maneja este equipo negociador.

Uno puede encontrar una buena ilustración de cómo el equipo negociador del gobierno concibe el proceso de paz en dos discursos pronunciados por Sergio Jaramillo, Alto Comisionado de Paz, el primero2 en mayo de 2013 en la Universidad Externado y el segundo3 en abril de este año en la Universidad de Harvard. En estos discursos, Jaramillo explica cómo está construido todo el camino que va desde el reconocimiento del conflicto armado hasta la transición hacia una Colombia en paz. Se trata de una especie de hoja de ruta, dividida en tres fases: la fase previa, la fase de negociación y la fase de construcción de la paz. Con respecto a esta última fase, Jaramillo usa el concepto de "paz territorial" para significar que la paz tiene que pasar por una verdadera transformación de las zonas rurales del país.

Este concepto de "paz territorial" es de suma importancia porque hace una clara distinción entre fin del conflicto y construcción de la paz, reconoce que una transformación rural profunda es una condición sine qua non de la paz, y afirma que esta transformación sólo puede tener lugar con una participación auténtica de la gente en las regiones. Así Jaramillo reconoce que la paz va más allá de la terminación del conflicto armado al afirmar que se requiere una "transformación de las condiciones que han mantenido vivo el conflicto". Paralelamente, habla de "justicia territorial" para la gente en el campo, comprendida como "todo lo que hay que hacer en los territorios para restablecer y proteger los derechos de propiedad sobre la tierra", "con los bienes y capacidades para hacer uso de ella". Finalmente, hace referencia al "gran ejercicio de participación y construcción conjunta de la paz" que se necesita para llevar a cabo tal transformación, diciendo que tiene que haber "una verdadera campaña nacional de participación que movilice a la gente en las regiones alrededor de la construcción de la paz (...) con procesos de planeación participativa ‘de abajo hacia arriba’ en los territorios".

Aunque se queda en un nivel teórico, se podría decir que esta visión del proceso de paz expuesta por Sergio Jaramillo, con ese concepto de "paz territorial", es cercana a la posición que defiende el movimiento campesino popular colombiano y gran parte de la izquierda. Por lo menos comparten las tres características expuestas arriba. Sin embargo, la gran pregunta es saber en qué medida esta visión de la paz corresponde a la del gobierno Santos y es coherente con las políticas que está implementando. Varias iniciativas actuales pueden constituir elementos de respuesta a esta pregunta, empezando por el proyecto de Ley de Tierras que cursa actualmente en el Congreso.

Este proyecto, radicado por el gobierno a principios del mes de octubre, pretende hacer crecer la producción agrícola y aumentar el potencial económico de la tierra en el país, sobre todo en las zonas más aisladas. Para este fin, crea la figura de "Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico" (ZIDRE), que son zonas que “demandan elevados costos de adaptación productiva, tienen baja densidad poblacional y altos índices de pobreza, carecen de infraestructura mínima para el transporte y la comercialización de los productos, y, por sus características agrológicas y climáticas, resultan inapropiadas para desarrollar unidades de producción familiar”4. El objetivo detrás de esta nueva figura es impulsar un supuesto nuevo modelo de desarrollo basado en "proyectos asociativos" entre empresarios y campesinos, que permitiría de ahora en adelante que las empresas obtengan y acumulen terrenos baldíos de la nación, en concesión o arriendo, levantando así la prohibición contenida en el artículo 72 de la Ley 160 de 1994.

El contenido de este proyecto de ley parece ir en contra de lo que ya se ha negociado en La Habana, en especial el incentivo a la pequeña economía campesina y la defensa de la figura de las Zonas de Reserva Campesina (ZRC), como también en contra de la "paz territorial" que defiende el negociador Jaramillo, pues no solamente no lucha contra la concentración de tierras sino que la legaliza. Sin embargo, cabe observar que se inscribe de manera lógica en la política agraria implementada hasta ahora por el gobierno Santos. Ante todo, hay que señalar que este proyecto de ley es en realidad el quinto intento5 de modificación del manejo de los baldíos y del espíritu de la Ley 160 de 1994. Intentos pasados fueron liderados, por ejemplo, por el ex ministro de Agricultura Lizarralde, inspirado por su experiencia de gerente de la empresa Indupalma6, o por el nuevo ministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez, que en la época asesoraba7 a la vez al gobierno y al hombre más rico de Colombia, Sarmiento Angulo.

Además, este proyecto de ley hace parte de lo que parece ser un gran plan de reordenamiento territorial en beneficio de los intereses de las empresas y de su seguridad jurídica. El Pacto nacional por el agro y el desarrollo rural, que tuvo lugar justo después del paro agrario del año pasado, el remezón en el Incoder con la despedida de la directora Miriam Villegas y de su subdirectora de tierras Jhenifer Mojica, consideradas demasiado favorables a los derechos de los pequeños campesinos, o la Misión Rural coordinada por el exministro José Antonio Ocampo, son otras partes de este mismo plan. Paralelamente, existen otras iniciativas que aparecen como claros instrumentos de degradación de la vida en los territorios, en consonancia con la ya famosa "locomotora minera". Al respecto se puede mencionar la autorización del uso de la tecnología del fracking8, la idea de las licencias ambientales "exprés"9 para aprobar más rápidamente los proyectos "estratégicos" de infraestructura, minería e hidrocarburos, o la voluntad de reformar el mecanismo constitucional de la consulta previa, que el Vicepresidente Vargas Lleras calificó de "estrategia extorsiva".

Todo lo anterior parece mostrar que existe un abismo entre lo que se está negociando en La Habana, con la autorización oficial del presidente Santos, y las políticas reales que su gobierno está implementando en Colombia. Mientras su equipo negociador está tratando de acordar con los delegados de las FARC una serie de medidas progresistas destinadas a confrontar los nudos gordianos del conflicto interno, su coalición política está poniendo en marcha iniciativas que no solamente podrían agravar esos nudos gordianos sino que también podrían crear otros grandes problemas.

En realidad, la visión que tiene el presidente Santos del "posconflicto" corresponde a la adopción básica de los estándares neoliberales clásicos para los países del sur, para los cuales el único indicador del desarrollo es el crecimiento económico y en donde el bienestar de los pueblos no se tiene en cuenta. Lo que corresponde a un proceso de "normalización" violenta para ajustarse a los patrones de la globalización occidental. Lo que parece alegrar a Santos cuando dice que "el sector privado internacional está interesadísimo en el posconflicto"10 debería representar más bien un gran motivo de preocupación, pues suena como la promesa de un gran saqueo. A través de este proceso, Colombia está tomando el camino de la adopción definitiva del modelo agroexportador, que ha resultado ser catastrófico para todos los pueblos del sur donde se ha implementado. Detrás de la fábula de la convivencia entre la pequeña economía campesina y los grandes proyectos agroindustriales se esconde un proceso destructor, de explotación a ultranza de los territorios, donde los pequeños campesinos tendrían que convertirse en empleados para sobrevivir. Existe un verdadero riesgo de muerte lenta del pequeño campesinado colombiano, por ser considerado como un obstáculo al desarrollo general de la nación. Así podríamos asistir a una especie de "despojo civilizado", ya no por culpa de la barbarie de los paramilitares sino como consecuencia de la "modernización" del país.

Sin embargo, dentro de este panorama desolador, cabe destacar un elemento esencial, el del vigor creciente del movimiento social colombiano y de los múltiples procesos de resistencia popular en los territorios. Ahí se puede hacer una mención especial para el gran proceso de convergencia que constituye la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular. Este proceso surge después del gran paro agrario del año pasado con la convicción de la necesidad de construir una perspectiva colectiva sobre la problemática del sector agrario y un discurso reivindicativo común ante el Estado. La Cumbre Agraria se instala oficialmente entre el 15 y 17 de marzo de este año y reúne tanto a los dos movimientos amplios que son el Congreso de los Pueblos y la Marcha Patriótica, como a los indígenas, con la ONIC, a los afrodescendientes, con el PCN, y a los sindicalistas del agro, con FENSUAGRO. Como consecuencia del paro agrario de mayo de este año, la Cumbre Agraria obtiene por parte del gobierno la creación de una Mesa Unica Nacional para negociar los ocho ejes temáticos de su pliego unitario de exigencias, que fue instalada oficialmente el 3 de octubre pasado.

En conclusión, es necesario admitir que la paz es el objeto de muchas interpretaciones distintas, y a veces opuestas. Hasta ahora, el discurso del presidente Santos se ha enfocado en los indefinidos frutos del posconflicto que recogerá el país y en la promoción de Colombia en el exterior como el futuro nuevo "tigre" de América latina, casi sin pronunciarse nunca sobre el fondo de lo que se está acordando en La Habana. Mientras tanto, su gobierno lleva una política que ha sido criticada por amplios sectores de la sociedad colombiana y que es fuente de numerosos conflictos. En consecuencia, es permitido pensar que, más allá de la apuesta de una hipotética aplicación de los futuros posibles acuerdos pactados entre representantes del gobierno y las FARC en La Habana, la posibilidad de una auténtica paz se juega ahora mismo y en los territorios de Colombia, con la lucha de los sectores populares y agrarios para el cumplimiento de sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales. Por esto la paz requiere que el gobierno le haga realmente caso a un movimiento tan representativo como lo es la Cumbre Agraria, que tiene a la vez una agenda amplia y una gran capacidad de movilización.

***

1 ver artículo : http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/nacional/item/colombia-popular-vs-marca-pais-colombia?category_id=138
2 http://lasillavacia.com/node/43988
3 http://lasillavacia.com/historia/la-ruta-mental-de-la-negociacion-con-las-farc-ii-parte-la-transicion-47145
4 http://www.elespectador.com/noticias/politica/baldios-empresarios-articulo-520374
5 http://lasillavacia.com/historia/salvavidas-para-los-cacaos-pero-solo-hacia-adelante-48764
6 http://www.semana.com/nacion/articulo/ministro-de-agricultura-lizarralde-indupalma-robledo/361994-3
7 http://lasillavacia.com/queridodiario/nestor-humberto-martinez-el-abogado-de-los-baldios-45267
8 El fracking consiste basicamente en inyectar bajo tierra y a alta presión enormes cantidades de agua, arena y químicos para fracturar rocas que albergan petróleo y gas.
9 http://lasillavacia.com/historia/los-seis-temores-sobre-las-licencias-ambientales-expres-48650
10 http://www.pulzo.com/nacion/219636-gobierno-financiaria-posconflicto-asignando-tierras-empresarios-nacionales-y

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones