¿Justicia transicional o fuero penal militar?

on Miércoles, 14 Mayo 2014. Posted in Artículos, Justicia transicional, Edición 33, Sebastián Ronderos, Nacional, Fuero militar, Proceso de paz

33 RonderosDe no asumir seriamente un proceso transicional profundo, nos veremos enfrentados a una mara-truchización –si se me permite el término- de la violencia en Colombia, alejándonos aún más de un proyecto nacional democrático, inclusivo y garantista de derechos, que nos permita construir, debatir, deliberar y transformar los conflictos por medios pacíficos.
 
Sebastián Ronderos
Fuente de la imagen: http://www.occidente.co 

¿La contraparte? Cómo así que la contraparte. Si la contraparte son unos asesinos, entonces vos también sos otro porque vos sos la contraparte de la contraparte. ¡O qué! ¿Es que podés ser contraparte sin contrapartirte?
Fernando Vallejo

En la medida que se desarrolla la agenda en las mesas de negociación y se acerca la contienda electoral, incrementa el ruido sobre los niveles de impunidad que el acuerdo negociado pueda significar para ciertos sectores estrechamente implicados en el desenlace del conflicto armado, despertando fuertes posturas reaccionarias. Desde representantes de los grandes terratenientes ganaderos como María Fernanda Cabal, quien condena a García Márquez y todo lo que huela a izquierda al infierno, hasta el propio ministro de defensa, Juan Carlos Pinzón, quien constantemente arremete en contra del proceso, llamando a la paz desde la guerra y exaltando al ejército como el futuro de la paz en Colombia.

Al igual que Pinzón, el capitán Juan Alfonso Fierro Manríque, presidente de la Asociación de Veteranos de la Armada, afirma que los militares no son ni han sido actores del conflicto armado, sino defensores de la legalidad y las instituciones y, por tanto, merecedores de una instancia “idónea” que tome en cuenta los riesgos en los actos dentro de las zonas de combate, refiriéndose al fuero penal militar.

En la mayoría de procesos transicionales, el crimen más repudiado ha sido la desaparición. En Colombia, sin embargo, el secuestro es puesto como la práctica más aberrante al ser propia de los grupos guerrilleros. Muchos dirían que la cantidad de secuestrados en Colombia por parte de las guerrillas supera con creces cualquier experiencia similar de guerra prolongada, y tendrían razón en hacerlo. Sin embargo, las desapariciones también han desbordado procesos como las dictaduras del cono sur. Para poner el asunto en perspectiva, Colombia cuenta con más desaparecidos que Argentina y Chile juntos.

Esta discusión requiere de un acercamiento teórico. El sudafricano Paul Van Zyl, define la justicia transicional como el esfuerzo por construir paz sostenible tras un periodo de conflicto, violencia masiva o violencia sistemática de los derechos humanos, donde su objetivo implica llevar a juicio a los perpetradores, revelar la verdad acerca de crímenes pasados, brindar reparación a las víctimas, reformar las instituciones abusivas y promover la reconciliación.

Este marco normativo para la restructuración o reconfiguración de órdenes sociales pretende, por medio del balance entre memoria y olvido, reparar códigos sociales quebrantados por sucesos violentos, transformar las causas estructurales y establecer sus máximos responsables.

Para Pablo De Greiff, es también importante generar una perspectiva normativa de la justicia transicional, lo que supone un restablecimiento de las normas o leyes que fueron violadas, generando una conciencia del respeto a las reglas de juego dentro de un Estado Social de Derecho, vinculadas a las víctimas, como ciudadanos con derechos y deberes como cualquier otro.

Lo anterior está ligado al fortalecimiento de la democracia para permitir el ejercicio pleno de los derechos de los ciudadanos y una efectiva administración de justicia, bajo esquemas de legitimidad desde el ámbito práctico y normativo.

El esclarecimiento histórico es imprescindible en el proceso transicional que permita la construcción de un marco para la paz. En este sentido, el fuero penal militar sería un claro impedimento para el esclarecimiento, la reparación y la transformación institucional hacia una concepción garantista de los derechos. Como bien lo reconoce el Centro Internacional para la Justicia Transicional –ICTJ- cuando afirma que el fuero militar contradice la justicia transicional, pues éste corre el riesgo de ser un instrumento de impunidad en lugar de una garantía de justicia, limitando la capacidad de la ciudadanía para hacer a las instituciones rendir cuentas cuando incumplan y/o vulneren los derechos humanos.

El ICTJ agrega: “El sistema de justicia penal militar no está diseñado para investigar este tipo de crímenes de sistema. Si existen vacíos en el conocimiento especializado, éstos pueden ser resueltos mediante los mismos procedimientos que se utilizan en cualquier caso que requiera de un conocimiento especializado”.

El discurso del ministro Pinzón y del capitán Fierro es falaz, pues las FAC han estado íntimamente involucradas en el desenlace del conflicto armado, siendo responsables de crímenes sistemáticos, y además propiciando, por obra u omisión, la actividad criminal del paramilitarismo, que en menos de diez años realizó más masacres que las mismas FARC durante cuarenta.

La justicia transicional debe atravesar a todos los actores del conflicto, incluyendo cuidadosamente a miembros de la clase política tradicional, quienes serán piezas clave cuando una respectiva comisión se dedique a buscar a los máximos responsables de las causas del conflicto armado.

El actual proceso de paz supone una transición sin un fuerte elemento transicional, pues se asume que Colombia es ya un país con pleno ejercicio de derechos y cuenta con unas instituciones suficientemente democráticas y legítimas.

Si bien ha habido un importante proceso en la modernización de las instituciones, éstas siguen siendo instancias cerradas que son utilizadas en función de los intereses económicos y políticos de la misma oligarquía criolla que ha gobernado desde principios del siglo pasado. Su legitimidad se fundamenta en las periódicas e interrumpidas elecciones, donde vota menos de la mitad de la población nacional mayor de edad, acompañadas sin excepción por sus mejores aliados, la corrupción y el clientelismo.

Estamos ad portas de repetir peligrosos errores cometidos en Centroamérica, que tras sus respectivas Comisiones de la Verdad en los años noventa, se consolida como una de las regiones más violentas del planeta, al no desmantelar totalmente los cuerpos de seguridad “paralelos” al Estado, mantener altos niveles de inequidad y continuar la ininterrumpida tendencia hacia la violación de derechos humanos de las poblaciones vulnerables y defensores de Derechos Humanos.

De no asumir seriamente un proceso transicional profundo, nos veremos enfrentados a una mara-truchización –si se me permite el término- de la violencia en Colombia, alejándonos aún más de un proyecto nacional democrático, inclusivo y garantista de derechos, que nos permita construir, debatir, deliberar y transformar los conflictos por medios pacíficos.

***
http://ictj.org/sites/default/files/ICTJ-Colombia-FueroMilitar-Spanish-2012.pdf

http://www.bluradio.com/57090/fuero-penal-militar-o-justicia-transicional-para-miembros-de-ffmm

http://www.razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/6917-fuero-penal-militar-peligros-de-la-reforma.html

De Greiff, Pablo, “Repairing the Past: Compensation for Victims of Human Rights
Violations,” in Pablo De Greiff, ed., The Handbook of Reparations (New York: Oxford, 2006).

De Greiff, Pablo, “Vetting and Transitional Justice,” in Alexander Mayer-Rieckh and Pablo de Greiff, eds., Justice As Prevention: Vetting Public Employees in Transitional Societies (New York: Social Science Research Council, 2007).

Van Zyl, Paul, “Unfinished Business: The Truth and Reconciliation Commission’s Contribution to Justice in Post-Apartheid South Africa,” in M. Cherif Bassiouni, ed., Post Conflict Justice (New York: Transnational Publishers, 2002).

Comentarios (2)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones