La crisis política de los “tradicionales” en el Cauca

on Viernes, 15 Agosto 2014. Posted in Artículos, Crisis política, Cauca, Edición 39, Carlos González, Elecciones 2014, Nacional

39 Carlos

Las elecciones de 2014 reconfiguran el escenario y materializan una crisis política de la élite caucana, que transitó primero a nivel de los gobiernos regionales y ahora parece abarcar otro componente vital del poder político.

 
Carlos González
Fuente de la imagen: http://blog.marketingpoliticoenlared.com

En los últimos años, la política en el Cauca ha mostrado inestabilidad en el sistema de partidos y predominio del personalismo en la política tradicional, un fenómeno no exclusivo de esta circunscripción territorial y con raíces históricas. La evidencia más nítida de este fenómeno la ofrece las elecciones a gobernación departamental, en donde han “gobernado” varios partidos y aparecido políticos transicionales, de la mano de una orientación tradicional. Esta inestabilidad se asocia con la crisis de la política tradicional en el departamento, representada en crisis fiscal crónica por cuenta de un manejo ineficiente de los recursos públicos y la corrupción; y la presencia cíclica de gobiernos no tradicionales y alternativos que cumplen con sanear las deudas aunque sin construir alternativas políticas.

39 Carlos1

Por su parte, este periodo no presentó alteraciones considerables a nivel de la representación, pues la presencia en el Congreso de los políticos caucanos y los partidos Liberal, Conservador, Cambio Radical y de la U, se garantizó sin traumatismos. Sin embargo, la crisis pareció llegar al campo de la representación política en el pasado proceso electoral, vía elecciones al Senado de la República.

El revés de los “tradicionales” en las legislativas 2014

El legislativo ha sido por excelencia un activo político de los tradicionales en el Cauca, no solamente porque la representación política y los votos son factores fundamentales y a veces exclusivos de la organización interna de los partidos, sino porque a través de éstos se hace carrera política y se determina buena parte de la burocracia departamental. Los senadores y representantes son quienes determinan las listas, las candidaturas a los gobiernos locales, y son la intermediación fundamental con el gobierno nacional; son puestos muy influyentes para el funcionamiento del Estado en las regiones.

Los partidos tradicionales en el Cauca siguieron siendo dominantes tras la reforma política de 2003 y particularmente tras la aparición del Partido de la U y Cambio Radical en el espectro político. Una muestra de ello es el 66% de escaños a la Cámara de Representantes en las últimos tres comicios en el departamento (2006, 2010, 2014). Aunque este dato es engañoso, pues en realidad el Partido de la U y Cambio Radical refugiaron a políticos transicionales como Felipe Fabián Orozco, un político local “iragorrista” y representante por dos periodos1, uno a través de Cambio Radical y otro a través del Partido de la U. Sin embargo, las legislativas 2014 indican un cambio de esta tendencia histórica, llegando a complementar la crisis política que arrastran los tradicionales de tiempo atrás.

Senado y Cámara

El caso relevante tiene que ver con lo acontecido en el Senado, en donde Jesús Ignacio García del Partido Liberal, José Darío Salazar del Partido Conservador y la candidata respaldada por Aurelio Iragorri tras su retiro del Senado, Gema López, perdieron y/o no alcanzaron escaños. Por su parte, el otro liberal, Luis F. Velazco, consolidó su votación en el departamento y aparece hoy como la figura más influyente de los tradicionales en Cauca; al tiempo que Paloma Valencia se hace senadora con la lista cerrada del Centro Democrático.

39 Carlos2

De acuerdo con los datos electorales, el revés tiene varias causas, entre ellas: a) la aparición del Centro Democrático y su campaña electoral efectiva en el departamento; b) la importante votación de Humberto Peláez con la lista de Cambio Radical y la propia de la lista Alianza Verde; c) el crecimiento del voto en blanco con relación al 2010; y finalmente, d) la reducción significativa de la votación de los perdedores por fuera del departamento en comparación con 2010. Se configura de esta manera el revés electoral y la crisis política de los tradicionales.

El fenómeno, quizá más importante, de las pasadas legislativas fue la votación del Centro Democrático al Senado y, con ella, la emergencia partidista de la “derecha pura y dura” en el país. Pues bien, en el Cauca este partido obtuvo 25.706 votos que contribuyeron para que la lista cerrada alcanzara 21 escaños, uno de los cuales corresponde a Paloma Valencia, una representante de los intereses de la “tradición aristocrática” payanesa. La campaña del Centro Democrático fue efectiva en tanto logró canalizar los votos suficientes para restar fuerza a la maquinaria liberal-conservadora. Al frente de este proyecto estuvo “el mono” González, un uribista venido del liberalismo e hijo de la clase política caucana. Otro fenómeno importante fue la votación que a la Cámara alta en el Cauca alcanza la lista de Cambio Radical con 17.098 votos y Alianza Verde con 14.633 respectivamente. Estas listas superan con creces las votaciones de estos mismos partidos en 2010.

De otro lado, los resultados electorales estuvieron afectados por el incremento significativo del voto en blanco, el cual pasó de 2,3% a 5,3% en el departamento entre 2010 y 2014. Este dato, al lado del 57,3% de abstención, configura una situación desfavorable para los aspirantes en su conjunto e indica una reducción neta del potencial electoral. Finalmente, los tradicionales no sólo perdieron votos en el Cauca, sino también en otros departamentos, en donde regularmente obtenían votos marginales. Así lo indica el peso porcentual mayor que tienen los escasos votos logrados en el Cauca (Ver Cuadro 3).

Así las cosas, la élite política tradicional del Cauca dejó de obtener cerca de 45 mil votos en su propio departamento y perdió tres escaños en el Senado de la República, algo inédito en la política caucana y que lleva tanto a un reacomodo interno en los partidos, como al establecimiento de un escenario de mayor autonomía para las fracciones locales.

En cuanto a Cámara, esta crisis política se traduce en la pérdida de la curul de Esmeralda Sarria del Partido Conservador y la elección de Oscar Ospina por la Alianza Verde. Esta última figura es un aliado del gobernador Temistocles Ortega quien se abre paso en el camino de consolidar un proyecto no tradicional a nivel de la representación política regional. Por su parte, la elección de John Jairo Cárdenas por el Partido de la U es diciente del quiebre de los compromisos de Cárdenas con Aurelio Iragorri, dado que éste respaldó a su competencia directa en la lista.

En conclusión, las elecciones de 2014 reconfiguran el escenario y materializan una crisis política de la élite caucana, que transitó primero a nivel de los gobiernos regionales y ahora parece abarcar otro componente vital del poder político. Es de esperar que las elecciones locales 2015 sean afectadas por este antecedente y que ello implique nuevas oportunidades, tanto para la emergencia de nuevas articulaciones alternativas, como para la consolidación del proyecto de “derecha pura y dura”, en todo caso, una situación adversa para los tradicionales.

***

1Felipe Fabián Orozco, falleció siendo Representante en 2012. Fue sucedido en su cargo por John Jairo Cárdenas.

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones