La Paz y el Fuero Militar

on Domingo, 16 Diciembre 2012. Posted in Artículos, Edición 1, Nacional, Fuero militar, Proceso de paz, Andrés Felipe Parra Ayala

foto la paz y el fuero militarMás allá de lo que podría considerarse como un caso de hipocresía y de un doble discurso sobre la paz de la clase dirigente (dominante) de nuestro país, creo que se debe plantear que esta contradicción es un indicador y un buen reflejo de la idea de paz que tiene el propio gobierno.
 
Andrés Felipe Parra Ayala

La reciente aprobación de la reforma constitucional al Fuero Militar ha preocupado a algunos analistas jurídicos y a defensores de Derechos Humanos. Entre los puntos más polémicos de la reforma se encuentra el hecho de que deberá ser la propia Justicia Penal Militar la que evalúe si un delito cometido por un militar en servicio activo corresponde a una acción que se enmarca dentro de las acciones habituales de guerra o si es, en cambio, un delito de lesa humanidad. Todo esto supone una primacía de la Justicia Penal Militar sobre la Justicia Ordinaria, pues depende de los militares que los casos tengan conocimiento de los jueces ordinarios. De acá que el reconocimiento que se le da a la Justicia Ordinaria como facultada para juzgar delitos de lesa humanidad no termine operando en la práctica, ya que la remisión de los casos depende de la Justicia Penal Militar.

No es difícil darse cuenta que la reforma plantea una interpretación fácil y cómoda del problema jurídico del Fuero Penal Militar. Frente a la pregunta de qué acciones comprenden la prestación del servicio, la reforma deja la cuestión abierta para que sean los propios militares los que la decidan en cada caso. 

La prestación del servicio no puede verse como el conjunto de hechos que suceden dentro de un operativo militar. Los delitos ligados a la prestación del servicio deben ser los que atenten contra la reproducción de la estructura castrense y sean violaciones de sus códigos y normas de conducta específicos: la deserción o escupir a un alto mando, son ejemplos de conductas que deben ser juzgadas por los propios militares. Las acciones que se perpetran en contra de civiles y que supongan una violación de derechos no hacen parte de la reproducción de la estructura castrense y deben ser excluidas del Fuero como lo han sugerido algunas de las sentencias de la Corte Interamericana que se refieren al caso. El poner a los propios militares que decidan si una acción corresponde al servicio o no, es volver a la idea abstracta y equívoca –pero sobre todo abusiva contra los civiles- de que las violaciones de derechos, al suceder dentro de un operativo militar, no deben ser competencia de la Justicia Ordinaria.

Parece una gran contradicción que en medio de las negociaciones de paz se apruebe una reforma constitucional que parece hecha para la guerra. Mientras que el gobierno y algunos sectores radicales de derecha piden a la insurgencia seriedad y compromiso con las víctimas del conflicto armado, se ha firmado un cheque en blanco para la impunidad de las Fuerzas Militares. Pero más allá de lo que podría considerarse como un caso de hipocresía y de un doble discurso sobre la paz de la clase dirigente (dominante) de nuestro país, creo que se debe plantear que esta contradicción es un indicador y un buen reflejo de la idea de paz que tiene el propio gobierno.

Para el gobierno, la paz es un sinónimo de la victoria de la institucionalidad del Estado. A primera vista, la idea es completamente acertada: el objetivo central de un diálogo entre la insurgencia y el Estado es que los alzados en armas acepten las reglas del juego de la democracia para exponer sus puntos de vista políticos. La paz comprendería esa aceptación por parte de la insurgencia. Pero en el fondo, hay una idea tramposa aquí: un diálogo entre puntos de vista donde uno de ellos (el del Estado) no puede ser cuestionado.

La cuestión crucial está en que la consolidación de la institucionalidad del Estado es el objetivo a alcanzar en el proceso de paz: si las guerrillas y los actores armados aceptan ser parte de la dinámica democrática, la incidencia del Estado sobre el campo social sería completa y cerrada. Por eso, no se puede cuestionar la institucionalidad del Estado durante el proceso. El significado y el sentido de la democracia imperante no pueden ponerse en tela de juicio durante los diálogos, ya que el proceso busca consolidar esa misma democracia imperante: la inclusión de todos los actores y puntos de vista al proceso electoral.

Es esta la lógica argumentativa del gobierno. De acá que sea comprensible la insistencia en que el modelo económico, la política inversionista y muchos otros temas no están en cuestión. El mensaje a la insurgencia es claro en este sentido: no se puede poner en velo las reglas del juego a las que posteriormente se va a entrar.

Pero este argumento es peligroso. Cuando la paz significa la aceptación de las normas del Estado, ésas normas quedan por fuera del proceso de paz y de negociación. Con esto, el Estado se coloca a sí mismo por fuera del diálogo, estableciendo puntos que no se pueden negociar pues son los que le dan la directriz al proceso. Frente a esta situación, es posible que las víctimas de las acciones delictivas del Estado queden en una situación totalmente vulnerable, ya que sus exigencias de reparación y justicia no podrían ser tramitadas dentro de la mesa, puesto que el Estado no negocia su propia normatividad en el proceso, en tanto la legislación y las reglas del juego de la democracia se construyen en otros lugares, como en el Congreso.

En el Congreso que, precisamente, acabó de aprobar la Reforma Constitucional al Fuero Militar.

Hay una tendencia a que el Estado niegue y oculte sistemáticamente los actos de violencia y de vulneración de derechos que vienen de parte suya. Esta tendencia es la que marca el rumbo de la idea de la paz que tiene el gobierno y la que puede llegar a explicar el nuevo Fuero. Una tendencia que crea la paradoja de la impunidad de quien tiene la obligación de proteger los derechos de los ciudadanos y aun así los viola.

Es tarea urgente de los movimientos sociales y de las víctimas movilizar la palabra para disputar esa idea peligrosa de la paz construyendo un tejido social y popular que exija Justicia por los crímenes del Estado.

Comentarios (8)

  • Juan alarcón

    Juan alarcón

    21 Diciembre 2012 a las 12:14 |
    Muy buen artículo, felicitaciones!
  • Eustacio Gómez

    Eustacio Gómez

    30 Diciembre 2012 a las 12:05 |
    Muy buen artículo. Entiendo el argumento sobre los peligros del fuero militar, pero ¿no cree en todo caso que a mediano plazo la aprobación del fuero tal vez no sea contradictoria con el proceso de paz, sino de hecho un elemento necesario para que éste se dé? ¿Acaso no es posible que para que haya paz se necesite poner esta meta por encima de la justicia y se abra cierta impunidad, no sólo para la guerrilla, sino también para los militares? ¿No es el fuero un primer peldaño en este camino?
  • Manu

    Manu

    03 Enero 2013 a las 16:58 |
    Estimado Eustacio,

    Creo que la ampliación del fuero militar no es un avance, sino una traba para el proceso de paz, porque supone dar a uno de los actores del conflicto "carta blanca", con todo lo que eso supone en materia de violación de derechos humanos de la población civil.

    Casos como los de los "falsos positivos" podrían ampliarse al seguir existiendo estímulos perversos para ello y sumarse la impunidad para llevarlos a cabo.

    Un saludo
  • Eustacio

    Eustacio

    04 Enero 2013 a las 03:44 |
    Yo lo que quiero sugerir es que a las partes les va a convenir la impunidad en algún momento y, por eso, me parece que el fuero militar es otra de las movidas en este sentido. Las farc no han aceptado ni siquiera pensar en mecanismos de justicia transicional, lo que es tanto como decir que en algún momento se va a congelar la justicia en aras de que el proceso funcione.
  • Manu

    Manu

    04 Enero 2013 a las 15:21 |
    Eustacio, creo que la impunidad no es un buen camino para la paz, sino el reconocimiento y reparación para las víctimas, por un lado, y el juicio y castigo para los responsables de crímenes contra la humanidad, por el otro.

    La impunidad no es un buen camino y menos aún cuando es unilateral, como en este caso ¿cuándo se ha hablado de impunidad para la insurgencia? Más bien al contrario, se tiende a criminalizar toda protesta social identificándola con guerrilla. En las cárceles no sólo hay presos de guerra de las FARC y del ELN, sino también numerosos presos políticos y de conciencia.

    No valen dobles varas de medir, tampoco hablar de paz cuando se está preparando más guerra como hace el gobierno, presionado, qué duda cabe, por los sectores más retardatarios del establecimiento, los mayores enemigos de la paz que siempre han existido.
  • Eustacio

    Eustacio

    04 Enero 2013 a las 19:07 |
    Estimado Manu,

    yo en el fondo estoy de acuerdo con su posición. Tampoco creo que la impunidad sea un buen camino para la paz. Pero lo que quiero decir es que hay una situación de hecho: si la guerrilla quiere participar políticamente, el país, jurídicamente, va tener que pensar un mecanismo para que esto sucede y esto puede generar impunidad. No hay que olvidar con quién se negocia y quiénes negocian. Si se piensa en serio la paz en Colombia es necesario saber que habrán concesiones. Si se privilegia la paz sobre la justicia en el caso de la Farc, los militares no perderán un segundo en pedir los mismos beneficios. Ese es el riesgo detrás del proceso.
  • AlfredSub

    AlfredSub

    29 Abril 2017 a las 23:02 |
    wh0cd471682 [url= http://buyamoxicillin247.top/]amoxicillin[/url] [url= http://buymotilium8.top/]motilium[/url] [url= http://lipitor6.top/]generic lipitor prices[/url] [url= http://doxycycline50.gdn/]vibramycin[/url]
  • Erickraw

    Erickraw

    22 Mayo 2017 a las 07:08 |
    wh0cd6431311 [url= http://costofviagra2017.com/]viagra generic drug[/url]

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones