Las protestas en Brasil: el caso de Rio de Janeiro

on Lunes, 15 Julio 2013. Posted in Artículos, Edición 13, Internacional, Camilo Salcedo , Justicia social

13 SalcedoEn los últimos meses se han presentado en Brasil las movilizaciones más grandes de los últimos veinte años en ese país, pero ¿cuál han sido las implicaciones de estas protestas?, ¿qué está sucediendo en el contexto brasilero?, ¿cómo se han empezado a cuestionar cosas que antes no eran cuestionables? El caso de los cambios que se están presentando en ciudades como Rio de Janeiro y las pautas generadas a partir de estas, permite aproximarnos a aspectos de lo que está pasando en la política brasilera.
 
Camilo Salcedo 
Fuente: http://wwwinfolatam.com

En el mes de Junio se presentaron las movilizaciones más grandes de los últimos veinte años en Brasil, con más de un millón de personas en las calles. En un inicio, las manifestaciones se presentaron como producto del aumento del pasaje de bus, siendo el 20 de Junio la de mayor concentraciónen número, en una veintena de ciudades del país1: en Rio de Janeiro (330 mil personas), Sao Paulo (110 mil), Manaus (60 mil), Vitoria (60 mil), Recife (52 mil), Campinas (35 mil), etc. Estas marchas se realizaron después de que los gobiernos estaduales y municipales rebajaran el aumento de los pasajes, por lo cual en su momento posterior se presentó una amplia cantidad de pautas que son difíciles de aprehender.

Por su parte los grandes medios de comunicación (cadena OGlobo), como es de costumbre en varios de los países de América Latina, direccionaron el discurso público de las marchas, en este caso, alrededor pancartas contra la corrupción, la unidad en torno al Brasil y el anti-partidismo, realizando un asalto a la buena fe y a la ingenuidad de la audiencia, y resaltando por un lado, a una gran masa honesta y patriótica, y por otro, a un pequeño reducto de vándalos que necesita de la represión de la policía para que el orden se restituya. De igual forma, hábilmente los grandes medios buscan junto con la derecha, el desgaste del gobierno nacional de cara a las elecciones del 2014, así como por arte de magia la presidenta bajó en las encuestas de opinión después de las manifestaciones.

Por su parte, el gobierno nacional de Dilma Rousseff (Partido dos Trabalhadores-PT) respaldó las manifestaciones y anunció el 21 de Junio “cinco pactos” con los diferentes gobernadores y alcaldes y que fueron: 1) pacto por la responsabilidad fiscal: es decir que nadie gaste más de lo que debe; 2) pacto por la reforma política: basado en un plebiscito que necesita ser convocado por el congreso de la república; 3) pacto por la salud con “importación” de médicos extranjeros en zonas del interior del país y ampliar los cupos para estudiantes de medicina; 4) pacto por el transporte público con inyección de nuevos recursos para su mejora; y 5) pacto por la educación pública en la que se destinaria el 100% de las regalías del petróleo para este sector.

Con estos anuncios pareciera que abre de forma aún limitada la discusión sobre como funciona el Estado brasilero y al mismo tiempo calmó los ánimos de los manifestantes, en la medida que ellos “fueron escuchados por el gobierno”.

Sin embargo, a continuación no se quiere trabajar sobre cómo estas grandes manifestaciones generaron una reacción por parte del gobierno nacional y la clase política brasilera, ni en cómo esos grandes medios de comunicación han trabajado, hablado (y manipulado), sino por el contrario se quiere apuntar sobre cómo ese gran estallido tiene relación con problemáticas concretas de la ciudad y que, como un efecto no previsto de ellas, se ha generado que sectores que antes no se manifestaran, en efecto, se manifiesten, generando pautas que aunque existieran ya en la cotidianidad de las personas, en la medida que era algo que molestaba en la inmediatez de los habitantes de barrios populares (favelas), no se expresaban con manifestaciones públicas.

Así, se va a empezar describiendo el contexto que vive la ciudad de Rio de Janeiro, donde se ha presentado el ingreso de grandes cantidades de capitales en los últimos años, por un lado, por los grandes eventos que la ciudad tiene como el mundial de fútbol y los olímpicos, y por otro, el petróleo, que ha aumentado exponencialmente las exportaciones de la ciudad. Lo anterior va de la mano con la construcción de grandes obras, la política de “pacificación” de favelas y el desplazamiento interno de poblaciones (denunciado inclusive por la ONU2). Como segundo punto, se resalta uno de los efectos de las grandes manifestaciones de junio sobre locales y barrios que muestran cambios, en la medida que abren discusiones que antes no estaban abiertas relacionadas sobre el respeto de sus derechos y en sus prácticas, siendo altamente representativas las manifestaciones en presentadas en favelas como Rocinha, Vidigal y la Maré.

La ciudad de Rio de Janeiro y sus cambios

La ciudad de Rio de Janeiro está viviendo una serie de cambios en los últimos años que pueden resumirse en un aumento de las construcciones para preparar a la ciudad para grandes eventos, aumento de las exportaciones de la ciudad producto del petróleo encontrado en frente de su mar territorial (el “Pré-Sal”), desplazamientos internos en la ciudad producto de aumento de precios de los inmuebles y las remociones, y por último, la política de seguridad de la ciudad concentrada en la “pacificación” de favelas.

Igualmente, de manera muy general, la ciudad de Rio está configurada espacialmente de la siguiente manera: el sur con gran parte de la clase media y alta (lugar donde están sus famosas playas) que cohabitan con favelas en lo alto de sus montañas (cada una con una serie de ricas historias pero que están caracterizadas inicialmente falta de saneamiento básico y servicios públicos, pero que en los últimos años presentan algunos cambios). El norte de la ciudad que comprende una gran planicie con algunos barrios de clase media como Tijuca, y que contiene a gran parte de los trabajadores cualificados de la ciudad. La Zona Oeste y la Baixada Fluminense (alejadas del centro y del norte de la ciudad) son las áreas con mayor concentración de población de la ciudad, invisibilidades por su pobreza y que cuentan con mayores índices de violencia de todo tipo y donde están localizados gran parte de grupos de milicianos de la ciudad (partes completamente abandonadas por el poder público y con profundas dificultades de transporte).

En primer lugar, en la actualidad, la inversión creciente en la construcción producto de los grandes eventos que espera la ciudad ha generado una gran cantidad de remociones de poblaciones3. Según cuentas realizadas por el Comité Popular da Copa e as Olimpiadas, hasta mayo de 2013 se han presentado 3.099 familias removidas y 7843 están actualmente en peligro de remoción4. Por su parte, entre las justificaciones de la alcaldía de Rio de Janeiro para estas se produzcan están: obras de infraestructura para transporte, instalación o reforma de instalaciones deportivas (como la ampliación del Maracaná que ha implicado sobrecostos y remociones en sus alrededores), la “revitalización de la zona portuaria” (morro da Providencia), “área de riesgo” o de “interés ambiental”.

En segundo lugar, en la ciudad de Rio de Janeiro se ha multiplicado por cuatro el valor de las exportaciones en el periodo 2004-2012, con una media de 20% por año (US$ 28,8 billones), impulsado principalmente por las ventas de los segmentos del petróleo y gas, encontradas en una franja que comprende los estados de Sao Paulo, Rio de Janeiro y Espiritu Santo. Esta reserva de petróleo, llamada “Pré-Sal”, produce en la actualidad 300 mil barriles de petróleo al día y aspira en 2017 producir 1 millón de barriles diarios5.  En su orden las exportaciones de la ciudad de Rio de Janeiro se destinan principalmente a Estados Unidos 24%, China 17% e India 11%6.

En tercer lugar, estas grandes obras e inversiones en la ciudad han generado que se presente una situación de “desplazamiento interno” de poblaciones en la dirección sur-norte, en parte, por la especulación inmobiliaria que ha incrementado los precios de los arriendos en toda la ciudad y por otro, por las remociones en la ciudad para las grandes obras. Así, a vísperas de eventos como el mundial de fútbol y los olímpicos, muchos dueños de predios o inmobiliarios, inmersos en la locura especulativa, piden sus apartamentos antes de terminar los contratos obligando a que arrendatarios o paguen mayores arriendos o se desplazasen a partes de la ciudad más baratas y aisladas. Por otro lado, en las remociones se producen múltiples casos donde pobladores son sacados de lugares cercanos a su trabajo, de su familia y de sus vecinos para zonas alejadas de la ciudad.

Por último, se encuentra la política del gobierno estatal y municipal de Rio de Janeiro de ocupación de favelas, por medio de la denominada “Policía Pacificadora”7. Su operación se materializa en la instalación de “batallones”, después de un periodo de intervención de la Força nacional (el ejército nacional). Esta política inició en lo alto de los morros de la Zona Sul a inicios de los años 2000 en las zonas pobres dentro de las zonas ricas y se ha venido expandiendo para el norte de la ciudad. Entorno de este fenómeno de “tomar las favelas tomadas por la mafia” se ha presentado un desplazamiento de las bandas para otras partes de la ciudad, al mismo tiempo que la policía ocupa nuevos barrios intentando controlar el fenómeno que pareciera dispersarse. Igualmente, con el tiempo muchas de las favelas de la Zona Sur han tenido mejores calidades de vida que de aquellos que viven en otras partes como la Zona Oeste y la Baixada, sin embargo las “pacificaciones” y la especulación inmobiliaria ha generado que muchos pobres de la Zona Sur sean expulsados de sus viviendas (tratando de repetir el modelo clásico de periferia donde los pobres viven lejos de los centros de la ciudad, invisibilizándolos como en Sao Paulo y Buenos Aires).

El levantamiento en favelas de Rio de Janeiro

Después del gran estallido del millón de personas en Brasil, se han generado manifestaciones más locales y que permiten realizar un análisis más depurado. Así, existen dos manifestaciones en dos complejos de favelas de Rio de Janeiro que revisten gran importancia: por un lado, la Rocinha e Vidigal y, por otro, complejo de favelas de Maré. Esto debido a que muestran un cambio en prácticas tradicionales que existían en estos lugares: la primera de las manifestaciones giró entorno de una pregunta muy básica “¿para qué hacer grandes obras de infraestructura si en mi favela, no tengo profesores para la escuela, ni médicos que me atiendan en el hospital?” En la segunda (realizada el 2 de julio), aunque con control de la policía militar, se quiso poner en cuestión precisamente eso, el poder que la policía (militar) sobre las poblaciones, como respuesta a que días antes (el 24 de junio) la policía militar mató a nueve personas después de la muerte de un policia en el complejo la Maré.

Las favelas de la Rocinha (la más populosa de la ciudad) y Vidigal (donde juntas viven más de 180 mil personas) quedan incrustadas en medio de las montañas de una de las partes de clase alta de Rio de Janeiro, entre los barrios de Leblon (el barrio más rico de la ciudad) y la Barra de Tijuca (Zona Sur de la ciudad). La manifestación se presentó en esta favela el pasado 25 de junio, en medio del miedo de la elite económica de la ciudad que estaba viendo por primera vez bajar a esa gran masa de personas de las favelas, lo que rompían su tranquilidad con la voz que bajaba de las montañas.

El trayecto de esta marcha fue salir de la favela hasta la casa del gobernador en el barrio Leblon. Su motivo: manifestarse en contra de la construcción de un teleférico contemplado dentro de los proyectos del el Plan de Aceleración del Crecimiento (PAC II)8. Un plan que aunque con grandes obras no soluciona problemas básicos de la población como la falta de profesores en las escuelas y de médicos en sus hospitales. Tal como expresó uno de sus habitantes “el teleférico es para el gringo, no para la comunidad. Nosotros queremos ver alcantarillado, salud, somos contra obras para el inglés ver” o como otra persona consideró “nadie nos preguntó si queríamos ese teleférico”9. Pareciera que ese teleférico sería para expandir, el ya popular “turismo de pobres” que existe en Rio de Janeiro y que es expuesto por agencias de turismo como uno de los atractivos de la ciudad.

Sin embargo, la manifestación muestra un hecho inédito en la historia actual de la ciudad de Rio ¿Qué personas de la favela se manifestaron y expresaron su voz?, ¿Qué provocó que se manifiesten juntos, saliendo desde su barrio y vivienda para poner en cuestión planes de infraestructura que no sirven paravivir mejor?

Por otro lado, la manifestación presentada en el complejo La Maré (donde habitan 130 mil personas)  intentó poner en cuestión el poder militar en la favela pues éste debe estar subordinado al poder civil. Esta concentración nació porque la policía mató a 10 personas de la favela en venganza de la muerte de un policía del BOPE (Batallón de Operaciones Epeciales). No obstante, se presentó en medio un fuerte control de la policía militar (por medio del control de la principal tribuna), que no permitió realizar un acto donde las fuerzas civiles pudieran expresarse libremente ¿Por qué la policía controla actos y se apropia de ellos, si era contra ellos precisamente que era la manifestación por la muerte de moradores de esta favela?

Finalmente, aunque muchos puntos quedan abiertos se puede observar la apertura de cambios, tanto dentro de un remesón de las grandes esferas del gobierno, como dentro de sectores populares que aunque siempre estaban inconformes no se manifestaban como ahora. Igualmente, no se sabe si esta ola de protestas quede ahí como un buen recuerdo, o si por el contrario existan mayores impulsos para que la política no sea una cuestión del Estado, sino que se realiza en la cotidianidad y la movilización. Solo el tiempo y los actores que hacen, construyen y disputan esa historia son los que permitirán saber cómo esta se irá construyendo  y desarrollando, cuando menos se puede decir que la calle vuelve y juega en Brasil.

***

1Ver cifras aproximadas: http://www.ceatrj.org.br/portal/index.php/midia/noticias/46-noticias-ceat/238-maior-mobilizacao-em-mais-de-20-anos-leva-mais-de-1-milhao-de-pessoas-as-ruas-no-brasil
2ONU acusa Brasil de desalojar pessoas à força por conta da Copa e Olimpíadas http://esporte.uol.com.br/ultimas-noticias/efe/2011/04/26/onu-acusa-brasil-de-desalojar-pessoas-a-forca-por-conta-da-copa-e-olimpiadas.jhtm
3http://www.dailymotion.com/video/x10ygs0_copa-popular-contra-as-remocoes_news#.UcGiEfkidjY
4Ver Cuadro: http://rioonwatch.org/wp-content/uploads/2013/05/communities-removed-chart.jpg y página: http://rioonwatch.org.br/?p=6256
5http://www.petrobras.com.br/pt/energia-e-tecnologia/fontes-de-energia/petroleo/presal/
6Ver: http://agenciabrasil.ebc.com.br/noticia/2013-06-02/estudo-traca-perfil-das-exportacoes-fluminenses-e-aponta-oportunidades-de-negocios
7Cabe resaltar que la policía pacificadora estuvo inspirada en el caso de la toma por parte de las fuerzas militares de las comunas de Medellín a inicios de los años 2000 en Colombia.   
8El PAC tiene como objetivo la construcción de grandes obras de infraestructura que buscan la“modernización y desarrollo” del Brasil, se han presentado dos versiones el PAC I (2007-2010) y PAC II (2010-2014). El PAC I están asociados: la Política de Desenvolvimento Productivo (PDP), la Política Nacional de Logística de Transporte (PNLT), la Política Nacional de Transporte Hidroviário (PNTH), el Plano nacional de Viação, el Plano Nacional de Energía 2030 y la Matriz Energética Nacional 2030, la Política Nacional de Aviação Civil (PNAC), el Plano Hidroviário Estratégico, el Plano Nacional de Mineração e o Plano de Ordenamento Territorial. Todos estos dispositivos se vinculan a los mismos ejes de desarrollo y a la misma visión estratégica uniendo macro-políticas, las políticas sectoriales, regionales y territoriales. Así la estructura del PAC I (2007-2010) se dividía en tres ejes: Logística, Energética y Social y Urbana. En el PAC 2, son seis ejes: PAC Ciudad Mejor (enfrentar los principales desafíos de las grandes aglomeraciones urbanas, propiciando mejor calidad de vida); PAC Comunidad Ciudadana (Garantizar la presencia del Estado en los barrios populares, aumentando la cobertura de servicios); PAC Minha Casa Minha Vida (reducir el déficit habitacional, dinamizando el sector de construcción civil y generando trabajo y renta); PAC Agua y Luz para todos (universalizar el acceso a agua y a energía eléctrica); PAC transportes (consolidar y ampliar la red logística, interconectando los diversos modales, garantizando calidad y seguridad); PAC Energia (garantizar la seguridad del suplemento a partir de una matriz energética y desarrollar los descubrimientos en el Pré-Sal (Brasil, 2011, p.31).
9http://noticias.uol.com.br/cotidiano/ultimas-noticias/2013/06/25/antigas-rivais-favelas-da-rocinha-e-vidigal-realizam-protesto-conjunto-no-rio.htm

Comentarios (5)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones