Lucha contra la desigualdad en Bogotá: oportunidades y capacidades para la vida

on Martes, 15 Abril 2014. Posted in Artículos, Mauricio Katz, Bogotá, Edición 31, Bogotá Humana, Gustavo Petro, Nacional, Desigualdad social

31 KatzLa igualdad, de acuerdo a las experiencias internacionales y nacionales, no se alcanza con políticas asistencialistas, que pueden contribuir a la reducción de la pobreza, pero no garantizan necesariamente condiciones de igualdad. Se requieren decisiones redistributivas del ingreso, políticas fiscales progresivas, control de la tasa de cambio y promoción del empleo de calidad, todas ellas del resorte de las autoridades nacionales.
 
Mauricio Katz
Fuente de la imagen: www.bogota.gov.co 

El Séptimo Foro Urbano Mundial, celebrado la semana anterior en Medellín bajo el lema de “Equidad urbana para el desarrollo y ciudades para la vida”, recordó al mundo que la construcción de ciudades más sostenibles, resilientes y equitativas pasa por enfrentar de manera decidida la desigualdad. Como es habitual en este tipo de eventos internacionales, con una asistencia masiva de delegados locales y extranjeros, tanto de gobiernos nacionales, subnacionales y locales, como la representación de la sociedad civil mundial, hubo un consenso amplio al respecto y se presentaron muchas políticas y experiencias que aparentemente contribuyen, desde su espacio y a su escala, a construir urbes más equitativas, aunque la realidad pareciera no corresponder con las presentaciones.

El evento fue reconfortante para la delegación de la administración de Bogotá Humana, porque permitió constatar cómo en las discusiones sobre la equidad, la lucha contra el cambio climático y el papel del Estado, el Plan de Desarrollo Distrital está conectado con las propuestas y discusiones que están al orden del día a nivel global.

En el tema de la desigualdad, podríamos decir que Bogotá Humana avanza en las condiciones que permitan reducir la segregación y la discriminación a través de políticas públicas que brinden a las personas condiciones y oportunidades para desplegar sus capacidades, entendidas como la libertad de decidir cómo vivir dignamente en el marco de sus convicciones políticas, religiosas, culturales y sociales.

La igualdad, de acuerdo a las experiencias internacionales y nacionales, no se alcanza con políticas asistencialistas, que pueden contribuir a la reducción de la pobreza, pero no garantizan necesariamente condiciones de igualdad. Se requieren decisiones redistributivas del ingreso, políticas fiscales progresivas, control de la tasa de cambio y promoción del empleo de calidad, todas ellas del resorte de las autoridades nacionales. En el caso de Bogotá, la administración, reconociendo sus limitaciones, decidió impulsar programas orientados a mejorar las oportunidades para que población de menores ingresos disponga de mayores recursos y acceda a servicios públicos y sociales de calidad, a bajo costos o con gratuidad, con el interés de garantizar los derechos fundamentales y lograr que las personas más pobres puedan desplegar plenamente sus capacidades.

Pasados dos años de gobierno, resulta interesante y pertinente realizar un balance de los logros de Bogotá Humana en relación con la posibilidad de que la población pobre pueda desplegar sus capacidades y acceder a mejores oportunidades de empleo, educación e ingreso.

El Plan de Desarrollo definió como una de sus prioridades la atención, cuidado y educación inicial de los niños y las niñas, porque está comprobado que la primera situación que genera desigualdad y condena a la pobreza es la imposibilidad de los hijos de hogares de menores ingresos de acceder a estos servicios por ausencia de servicios del Estado o por carencia de recursos para pagarlos.

Bogotá Humana, durante 2013, garantizó la atención integral a 180.596 niñas y niños entre 0 y 5 años de edad, cifra que representa un avance del 66.8% de la meta fijada en el Plan de Desarrollo (270.000 mil niñas y niños) y 60.000 más de los que se atendían en 2011. Tres situaciones son importantes en esta cifra. La primera es que 102.136 de estos niños y niñas están vinculados al sistema de salud. La segunda, es que el Sector Cultura, Recreación y Deporte atendió a 31.330 niños y niñas, propiciando una aproximación al arte, la cultura y la lúdica. Finalmente, desde 2013 la Secretaría de Educación Distrital promovió el ciclo de educación inicial gratuita de niñas y niños menores de 3 años, al propiciar que 62.907 de ellos iniciaran su recorrido en las instituciones educativas distritales. Este servicio es sufragado con recursos del Distrito y se espera que muy pronto la nación, a través del sistema general de participaciones, transfiera el dinero necesario para pagar este servicio y se plantee su extensión a todo el país.

Para alcanzar este resultado, la Secretaria Distrital de Integración Social realizó un esfuerzo significativo en el 2013, dando apertura a 36 jardines infantiles denominados Acunar, estableciendo 4.430 nuevos cupos para niños y niñas en los territorios más vulnerables de Bogotá, ubicados en las localidades de: Kennedy (9 jardines), Bosa (5), Ciudad Bolívar (3), Barrios Unidos (3), Suba (3), Tunjuelito (3), Fontibón (2), Usme (2), Puente Aranda (2), Rafael Uribe Uribe (2) y Chapinero y Engativá uno cada una.

Un elemento muy interesante a resaltar es la búsqueda de alternativas de servicio que reconozcan la diversidad cultural, económica y social. Así, se establecieron servicios en ámbitos no convencionalesi para atender 1.751 niños y niñas: 70 niños y niñas entre 0 y 5 años de edad, habitantes de la zona del Voto Nacional (El Bronx), localidad de Los Mártires en la Casa de Desarrollo Infantil La Libelulosa. De esta modalidad también hacen parte 6 “Casas de Pensamiento Intercultural”ii: 1.216 niños y niñas atendidas, de los pueblos Huitoto, Muisca de Suba, Inga, Pijao, Kichwa y Muisca de Bosa, ubicados en las localidades de Bosa, Suba, La Candelaria, Santa Fe y Usme; así como niños y niñas no indígenas de la zona o de estas localidades y 4 Centros de Desarrollo Infantil y Familiariii –CDIF- que atienden 465 niños y niñas habitantes de territorios rurales.

En salud, Bogotá Humana construye un modelo eficaz alternativo a la ley 100. Este modelo de Atención Primaria en Salud atendió directamente, en sus sitios de residencia, a 2.926.694 personas pertenecientes a 941.630 familias de las 20 localidades, en 1.005 microterritorios e igual número de equipos saludables en estratos 1, 2 y 3. Llevar este servicio de salud a las familias representa un logro en términos de superar la segregación y las limitaciones en el acceso a los servicios estatales y de salud. Con esta cobertura se logra tener los mejores resultados históricos a nivel nacional en materia de salud pública, lo que significa reducciones ostensibles de las tasas de mortalidad y morbilidad, salvando especialmente vidas de niñas, niños y mujeres.

Otros aspectos relevantes son: la inmunización contra la Tos ferina de 102.923 madres gestantes o en post parto, la aplicación de 718.573 dosis contra el virus del Papiloma Humano aplicadas entre primeras, segundas y terceras dosis a niñas escolarizadas y no escolarizadas, pasando de 134.997 dosis aplicadas en 2012 a 583.576 dosis en 2013, lo cual representa un incremento del 432%, siendo Bogotá pionera en Colombia con la aplicación gratuita de este tipo de inmunizaciones.

Desde el 2012 Bogotá Humana puso en marcha un modelo de tratamiento a las personas drogodependientes orientado a su dignificación y reintegración social. Este modelo, que reconoce el problema de la drogadicción como de salud pública, significa desplegar atención psicosocial y salud integral sin valoraciones morales y dejando de lado los prejuicios que relacionan consumo de droga con delincuencia, desconociendo que muchos de los drogodependientes son víctimas de las mafias que los condenan al vicio y a las actividades ilícitas. Para 2013, en la ciudad había 4 Centros de Atención Móvil al Drogodependiente –CAMAD, ubicados en el Bronx en la localidad de Los Martires, El Amparo en Kennedy, uno entre las localidades de Antonio Nariño y Rafael Uribe y en la Cárcel Distrital, donde fueron atendidas 9.633 personas con servicios médicos, odontológicos, consulta con psicólogos y asesoría de trabajadores sociales.

Por otro lado, garantizar educación pública de calidad, en buenas condiciones en materia de infraestructura, nutrición, conectividad y con docentes motivados, bien remunerados y capacitados, es una condición para una ciudad equitativa. En el 2013, 883.177 niños, niñas y jóvenes se matricularon en el sistema oficial de educación desde prejardin hasta grado 12; de éstos, 760.845 estudiantes se registraron en colegios oficiales, 82.684 en colegios en convenio y 39.648 en concesión. La ciudad aseguró que 742.302 de sus estudiantes fueran beneficiados con el programa de alimentación escolar, cifra que representa un aumento del 30.4% con respecto al 2011.

Con el propósito de fortalecer el aprendizaje activo, el pensamiento crítico y científico de los estudiantes y el desarrollo de actividades en programas de arte, cultura, patrimonio, deporte y actividad física se creó el currículo para la excelencia académica y la formación integral 40x40, en el cual en el 2013 estaban participando 126.751 niñas, niños y jóvenes de 328 colegios oficiales, 13.964 estudiantes en educación inicial; 45.958 en educación básica; 65.176 en educación media fortalecida y 1.653 en grado 12. De ellos, 50.453 niños, niñas y adolescentes asistían a 14 Centros Locales de Artes para la Niñez y la Juventud –CLAN- que fueron adecuados, dotados y puestos en funcionamiento en las localidades Rafael Uribe Uribe, Ciudad Bolívar, Suba, Engativá, Bosa, Barrios Unidos, Fontibón, Kennedy y Chapinero.

Es muy significativo para la Ciudad que en el 2013 el 60.2% de los colegios oficiales alcanzaran el nivel superior en los resultados de las pruebas Saber 11, lo que significa un aumento del 3.1% frente al 57.1% alcanzado en el 2011, cerrando la brecha entre los resultados alcanzados comparativamente entre colegios oficiales y privados. Igualmente, es de destacar la reducción del 1.2% en la tasa de deserción escolar pasando del 3.9% en el 2011 al 2.7% en el 2013, obteniendo así las cifras más bajas de los últimos 15 años.

Bogotá avanza en el reconocimiento del derecho humano emergente a la conectividad digital y el acceso a la tecnología como herramientas de inclusión, al ampliar el ancho de banda de 2 a 30 Megas en 424 sedes de 327 Instituciones Educativas del Distrito, de las cuales 183 se intervinieron en asocio con la Alta Consejería para las TIC de la Alcaldía Mayor, posibilitando que 641.656 estudiantes puedan beneficiarse.

En materia de capacitación y mejoramiento de las condiciones laborales a los docentes, en el año 2013 2.071 docentes y directivos fueron beneficiarios de la financiación hasta en un 70% de los programas de especialización y maestría, que adelantan en universidades de alta calidad, y la planta docente se amplió con el nombramiento de 883 nuevos maestros y maestras en el marco del Decreto 311 del 11 de julio de 2013.

Estos resultados muestran una ciudad que avanza concretamente en la garantía de derechos y oportunidades a la población más vulnerable, haciendo realidad el postulado de colocar al ser humano como fundamento del desarrollo.

***

iÁmbitos No Convencionales: En este espacio se canalizan las actuaciones de la Secretaría Distrital de la Mujer, del IPES, la Secretaría Distrital de Salud y la Secretaría Distrital de Cultura e IDARTES cambiando las condiciones de desarrollo de los niños, las niñas y sus familias.
iiCasas de pensamiento intercultural: jardines que ofrecen lineamientos pedagógicos específicos para conjugar las diferentes cosmovisiones de las culturas indígenas y no indígenas.
iiiCentros de Desarrollo Infantil y Familiar: incorporan el territorio a las apuestas sociales de no segregación y al mismo tiempo flexibilizan sobre los modelos tradicionales de jardines infantiles involucrando acciones específicas de las zonas rurales de Bogotá.

Comentarios (12)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones