Odebrecht, extractivismo y corrupción en Colombia

on Domingo, 15 Enero 2017. Posted in Artículos, Odebrecht, Edición 97, Extractivismo, Miguel Ramos Jaimes, Cultura colombiana, Ambientalismo, Nacional

97 Miguel

Colombia debe llegar al punto en el que su contratación pública se realice con verdaderos criterios objetivos y se libre del fenómeno de la corrupción, el cual hoy en día se alimenta del modelo extractivista y repercute directamente en el ambiente y los territorios.

 

Miguel Ramos Jaimes
Fuente de la imagen: http://www.nexofin.com/

La maldición de los recursos naturales es el nombre de una teoría que afirma que es contraproducente que la economía de un país dependa mayormente de la explotación de los recursos naturales no renovables, es decir, que impere el modelo extractivista. Una teoría donde se observa que “…países que explotan recursos naturales no renovables, tienen un crecimiento económico menor respecto a aquellos que, al no disponer de este tipo de recursos, estimulan el desarrollo tecnológico que les permite un crecimiento más dinámico1.

Una de las condiciones para que se configure la denominada maldición es que se trate de países con una institucionalidad endeble o nula, que son los más vulnerables a los actos de corrupción, como Colombia, donde los últimos días ha resonado el caso de Odebrecht por la captura de Gabriel García, alto funcionario del gobierno de Uribe.

Valga decir que no fue ninguna sorpresa el hecho de que esa empresa brasilera participara en sobornos para conseguir que le adjudicaran los principales contratos de infraestructura en Colombia. A nivel internacional su corrupción es noticia desde hace alrededor de un año y, además, las comunidades y organizaciones asentadas en los territorios donde opera Odebrecht llevan también meses denunciando las malas prácticas ambientales de esa empresa. Una de las organizaciones que denunció es el Grupo de Estudios Extractivos y Ambientales del Magdalena Medio, que publicó una serie de videos cortos entre julio y diciembre de 2016 que ilustran sobre los impactos ambientales de las obras de Navelena, la sociedad a través de la cual Odebrecht adelanta el Proyecto de Navegabilidad del Río Magdalena.

En los videos se pueden observar denuncias por obras de dragado en la confluencia de los ríos Cimitarra y Magdalena2, por un lado, y los ríos Sogamoso y Magdalena3, por el otro. En todas las irregularidades que se denuncian se puede ver una empresa chapucera que no se preocupa por su calidad, al parecer porque obtiene sus ingresos gracias a la corrupción. La cuestión acá, es que sus chapuzas tienen impactos en el ambiente, lo cual es mucho decir al tratarse de la principal arteria fluvial de Colombia.

Frente a la gravedad de la situación presentada, lo que debería suceder según el ordenamiento jurídico colombiano sería la intervención de las autoridades ambientales, quienes están instituidas justamente para evitar esas irregularidades que afectan el derecho a un ambiente sano. Sin embargo, el mismo fenómeno de corrupción que se viene exponiendo afecta el funcionamiento regular de la institucionalidad en Colombia. Las autoridades, que deberían cumplir su deber y asegurar el derecho fundamental al ambiente sano para toda la ciudadanía, están ocupadas adelantando sus propios actos de corrupción o defendiéndose de acusaciones relacionadas con ello.

El ejemplo más reciente de acusaciones graves de corrupción contra las autoridades ambientales es el de la directora de la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS), acusada de peculado por apropiación y falsedad en documento público. Hay que recordar que Santander es uno de los departamentos más impactados por las actividades de Odebrecht en Colombia, con la intervención en el Río Magdalena ya mencionada y otro megaproyecto de infraestructura como es la Ruta del Sol, una vía que atraviesa el Departamento de sur a norte y que conecta al centro del país con la Costa Caribe.

Así las cosas, se tiene un panorama desolador en materia ambiental para el país, el río Magdalena y el departamento de Santander. Este panorama lo compone la empresa Odebrecht, que de manera sistemática consigue sus contratos con actos de corrupción; los impactos ambientales producidos por la misma empresa y la ausencia sentida de unas autoridades ambientales profundamente cuestionadas por corrupción. Tal vez es momento de que el poder ejecutivo nacional haga uso de la figura jurídica de la caducidad para finalizar los distintos contratos y concesiones que una empresa privada comprobadamente corrupta y corruptora recibió en el país, es impensable que Odebrecht siga recaudando dineros del público en sus peajes mal habidos.

Este caso debe servir de ejemplo para no contratar ni concesionar con empresas que tengan comprobados antecedentes negativos, lo de Odebrecht era de público conocimiento, pero pudo más el soborno que la razón; en la misma región del Magdalena Medio está ubicada otra empresa como es Impala, filial de Trafigura, una firma muy cuestionada en el mundo por sus malas prácticas, especialmente en materia de desechos tóxicos4.

Colombia debe llegar al punto en el que su contratación pública se realice con verdaderos criterios objetivos y se libre del fenómeno de la corrupción, el cual hoy en día se alimenta del modelo extractivista y repercute directamente en el ambiente y los territorios. Afortunadamente existe una creciente consciencia ambiental entre la ciudadanía colombiana, especialmente entre las comunidades campesinas y ancestrales. Esta consciencia ha permitido un mayor nivel de organización y de denuncia de casos como el de Odebrecht y de muchos otros que existen en el país. En el fortalecimiento de esas organizaciones populares reside gran parte de la esperanza de que Colombia se pueda salvar de la debacle ambiental y que pueda aportar a nivel global a parar el cambio climático que amenaza nuestra supervivencia misma como especie humana.

***

1FERRUFINO GOITIA, Rubén. LA MALDICIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES Enfoques, teorías y opciones. Fundación Milenio. La Paz. 2007.

2Ver: Testimonio de Julio Baldovino pescador - impacto del dragado https://www.facebook.com/GEAMagdalenaMed/videos/2078417379049423/. El dragado como problema ambiental y social en el Magdalena Medio https://www.facebook.com/GEAMagdalenaMed/videos/2078365185721309/. El impacto del dragado en el Río Magdalena parte 2 https://www.facebook.com/GEAMagdalenaMed/videos/2078504215707406/.

3Ver: Sobre el dragado del río Magdalena https://www.facebook.com/GEAMagdalenaMed/videos/2178736849017475/.

4Revista La Otra Cara. Rimas Elberto Parra. ¿Qué es IMPALA? y porqué la denuncian los camioneros. 18 de julio de 2016. Ver: http://laotracara.co/nota-ciudadania/que-es-impala-y-porque-la-denuncian-los-camioneros/

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones