¿Qué pasa si Uribe llega al congreso?

on Lunes, 30 Junio 2014. Posted in Artículos, Álvaro Uribe, Edición 36, Uribismo, Nacional, Andrés Felipe Parra Ayala

36 Parra¿Pero Uribe no sería juzgado por la Corte Suprema si se vuelve congresista? La respuesta es que sí sería juzgado, pero no por lo que hizo siendo Presidente de la República. Ninguno de los expedientes que ahora están bajo la Comisión de Acusaciones pasaría a manos de la Corte Suprema de Justicia.
 
Andrés Felipe Parra
Fuente de la imagen: www.lafm.com.co

Independientemente de si Uribe es culpable o no de todo lo que se le acusa, es cierto que es el presidente con más líos y denuncias legales en la historia del país. Según el documento de investigaciones pendientes de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de representantes, el expresidente Uribe tiene hoy en día 236 investigaciones abiertas desde el año 2003, con un distinguido repertorio que contiene la celebración de contratos indebidos, violaciones al Derecho Internacional Humanitario y denuncias penales de todo tipo. La mayoría de ellas provienen de los últimos cuatro años en donde ha doblado la cifra de expedientes rotulados con sus nombres y apellidos.

Pero la cantidad de expedientes está acompañada siempre por un estado poco avanzado de las investigaciones. De las 236 la mayoría están en “etapa preliminar” y los delitos están “por establecerse”, lo que significa que no habrá investigación alguna, por lo menos en una década, pues ni siquiera se sabe qué es lo que se va a investigar a pesar de la cantidad de denuncias.

Con la cantidad de expedientes y problemas legales del expresidente Uribe, crece la expectativa de su futuro judicial después del 20 de julio, día de la posesión de los congresistas electos para la próxima legislatura. El dilema está en quién juzgaría al expresidente Uribe: a los expresidentes los juzga la Comisión de Acusaciones de la Cámara de representantes, mientras que la Corte Suprema de Justicia se encarga de los Congresistas.

La expectativa es tal que los rumores de que Uribe no se posiciona el 20 de julio han crecido y han causado reacciones de distintos personajes de la vida política nacional. Oscar Iván Zuluaga desmintió que Uribe abandonara su cargo por el que fue electo apelando a su seriedad y compromiso con los electores.

Pero Zuluaga se equivoca. No porque Uribe no vaya a posesionarse sino porque impunidad y política son sinónimos para el uribismo. Uribe se hizo elegir congresista y va a posesionarse porque tiene un compromiso no sólo con sus electores sino con su propio futuro judicial. El congreso es para Uribe la oportunidad de asegurar impunidad con una bancada fuerte y copando curules claves en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.

¿Pero Uribe no sería juzgado por la Corte Suprema si se vuelve congresista? La respuesta es que sí sería juzgado, pero no por lo que hizo siendo Presidente de la República. Ninguno de los expedientes que ahora están bajo la Comisión de Acusaciones pasaría a manos de la Corte Suprema de Justicia. Lo que ha señalado la senadora electa Claudia López, que Uribe quedaría bajo la jurisdicción de la Corte Suprema, es cierto, pero es una verdad estéril porque no aporta nada para este caso: Uribe queda bajo la Corte Suprema sólo por los delitos que cometa siendo senador y no por los que haya cometido siendo Presidente.

Así lo establece una sentencia de la Corte Suprema en donde el alcance y los términos de su jurisdicción son cuestiones centrales. Se trata de la sentencia del diecisiete de septiembre de 2008 contra el congresista Humberto Builes Correa, acusado de “Parapolítica”: de tener nexos con el frente Elmer Cárdenas de las autodefensas en el Urabá antioqueño, durante su campaña al Congreso para el periodo 2002-2006.

Para este caso, la Corte decide pasar el expediente a la Fiscalía porque asegura que su jurisdicción sólo concierne a las actuaciones de los congresistas como tales, es decir, a lo que hacen desde el día de su posesión hasta el día que terminan su mandato. La Corte argumenta que los delitos que están siendo investigados no son de su competencia porque pertenecen al periodo de campaña y, por lo tanto, no fueron hechos por un congresista sino por un ciudadano ordinario. Así lo dispuso la Corte:

“Es claro que la conducta que se le imputa, consistente en concierto para delinquir agravado previsto en el artículo 340.2 del Código Penal y cometido cuando hizo campaña política como integrante de una lista al Senado para el período 2002-2006, no guarda relación con las funciones desempeñadas como congresista y que en esa medida decae el fuero constitucional, se dispone remitir el expediente con destino a la Fiscalía General de la Nación”.

Sobre un problema similar se pronunció la Corte Constitucional en la sentencia SU 047 de 1999. Según la Corte Constitucional, las competencias de la Sala de Casación Penal conciernen únicamente a las conductas punibles que estén en relación con las funciones desempeñadas por los congresistas:

“Mientras una persona sea congresista, será investigada por la Corte Suprema por cualquier delito; sin embargo, si la persona ha cesado en su cargo, entonces sólo será juzgada por esa alta corporación judicial si se trata de delitos relacionados con el cargo”.

En cualquier caso, el congresista será juzgado por la Corte Suprema únicamente con lo que tiene que ver con su ejercicio como congresista. En consecuencia, para el caso de Uribe, su fuero de expresidente no se mezcla ni se confunde con su fuero como congresista.

Esto implica para la izquierda apostar por la derrota política del uribismo y no esperar una derrota penal porque el expresidente sea congresista. La derrota política el uribismo y del modelo santista de país pasa por desterrar el discurso –que lastimosamente está también presente en algunos sectores de izquierda- de que la paz es una cuestión accesoria y secundaria para los problemas centrales del país: no se puede hacer paz sin atacar los problemas económicos y sociales de nuestro país y no se pueden atacar estos problemas ignorando el conflicto armado.

Comentarios (250)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones