Una oda para las FARC-EP: El legado de Esquilo

on Lunes, 15 Julio 2013. Posted in Artículos, Edición 13, Nacional, Andrés Fabián Henao, Proceso de paz

13 HenaoDecir que las FARC-EP tienen razones que la democracia debe escuchar no significa olvidar que también han protagonizado una violencia excesiva, como excesiva ha sido también la violencia que han sufrido a manos de militares y paramilitares. Tampoco significa justificarla. El tránsito de la guerra a la política no necesita abreviar su historia para que de la guerrilla solo quede su lucha por la igualdad y el campesinado y no su participación en el narcotráfico y el secuestro.
 
Andrés Fabián Henao
Fuente: www.lapatilla.com

Alabar a los atenienses en Atenas, dice Sócrates, o a los espartanos en Esparta, no es muy difícil, pero alabar a los Atenienses en Esparta o a los espartanos en Atenas requiere gran habilidad retórica; y para Esquilo, alabar a los Persas, frente a quienes ellos pretendían conquistar, no tiene precedente ni imitación” (mi traducción de Seth G. Bernardete en su introducción a Los Persas de Esquilo).

Sabemos que Esquilo participó en la decisiva batalla de Salamina que se libró en el golfo Sarónico en el 480 AC., en donde la alianza de ciudades estado-griegas le asestaron un determinante golpe al ejército de los Persas, con los que Esquilo ya se había batido 10 años antes en la Batalla de Maratón y con quienes, según dicen, volvería a hacer la guerra un año después en la decisiva batalla de Platea. Los Persas (472 AC), de Esquilo, además de ser la tragedia más antigua y una de las pocas que sobrevivió a la destrucción de la sabiduría griega, también es la única tragedia que relata las guerras persas por un testigo directo de los eventos que decide hacerlo desde una posición que no pudo haber tenido en ella. Su recuento de la batalla no sólo sacrifica la precisión histórica en función de la creatividad poética sino que, nacido en la ciudad de Eleusis en Ática, Esquilo habla desde el punto de vista del enemigo, de los persas. Es Esquilo quién inspira la admiración de Sócrates. Sería inadecuado—además de anacrónico—acusar a Esquilo de ‘orientalista’ por querer hablar por el ‘otro’, si quisiéramos extender el término que acuñó Edward Said para hablar del complejo dispositivo institucional y discursivo con el que Occidente reestructura, gobierna y autoriza las visiones y construcciones que se hacen de Oriente. Si las elogiosas líneas con las que Esquilo describe el dolor de los Persas no se corresponden con la división del mundo entre un Occidente civilizado—gobernado por ciudadanos—y un Oriente incivilizado—gobernado por tiranos—, es porque dicha división aún no se ha instalado en el imaginario de los griegos y de todos los que han intentado rastrear sus orígenes políticos y culturales en sus mitos.

Esquilo no habla en nombre de un ‘otro’ que no existe más que en alguna subordinada o inferior forma de lo ‘propio’. Atenas, es cierto, ya valora la limitada libertad que inventó, cuando la democracia instituyó la isonomía—sin abolir la esclavitud o reconocerle derechos a las mujeres—en los tiempos de Clístenes, y permitió que algunos pocos hombres (en todo caso muchos más que antes) pudieran participar sin que su apellido o sus posesiones condicionaran su acceso a la vida pública. Esquilo disfruta de la libertad que le ofrece la democracia y vive un tiempo en el que dicha invención no se ha traducido en el trascendental privilegio histórico que le asigna a Grecia la civilización y a Persia la barbaridad, como también sucedió con Egipto de dónde los griegos importaban los papiros en los que habría de re-escribirse la fractura del mundo en dos (Occidente-Oriente, Norte-Sur, Centro-Periferia, Desarrollado-Subdesarrollado). No hay, en las letras de Esquilo, en su descripción del ‘otro’, ni la superioridad de lo ‘propio’, ni la universalidad indistinta de lo ‘mutuo’. No se percibe en Los Persas de Esquilo a griegos enmascarados, como si la ‘otredad’ de lo ‘otro’ se vaciara en la celebración soterrada de lo mismo. Los persas son diferentes de los griegos, sin que dicha diferencia se traduzca en cuentas, en quienes son más o menos que los otros, superiores o inferiores. Esquilo tampoco exotiza a los persas cuando los ennoblece, como si la diferencia pudiera neutralizarse al resguardarla en un afuera del que los griegos serían inmunes y a la que miran con asombro o con desdén. Todo lo contrario, los griegos contemplan, aprenden y también admiran lo que los Persas dejaron en su retirada, mientras reconocen que sus muertes son tan lamentables como las de los suyos. De modo que el humanismo que los griegos pueden reconocer en sus enemigos, por intermedio del teatro, no necesita borrar las diferencias que existen entre ellos, ni diluir el conflicto que los mantiene enfrentados, como tampoco necesita figurar lo ‘otro’ en la forma de lo ‘propio’. Las líneas de Esquilo no exacerban el odio de los griegos contra quienes saquearon y quemaron Atenas. Tampoco buscan eximirlos de su responsabilidad por las masacres que cometieron a lo largo del río Egeo, ni mucho menos justificar la ambición imperialista que el Rey Darius le heredó a su hijo para que protagonizara el desastre de tantas vidas. La tragedia, que obtuvo el primer lugar en el festival de Dionisos cuando la memoria de los hechos estaba aún viva en el corazón de los atenieneses, quizás cumplió con el rol más modesto, aunque no menos importante, de comprender que el otro también tiene razones y que su versión de la historia también debe ser escuchada.

Desde que Esquilo escribió sus Persas los poetas trágicos no han dejado de advertir los riesgos que tiene extender la lógica militarista del amigo y del enemigo a la política y, aprovechando la libertad que sólo instituye la democracia, han decidido hablar por el enemigo. En la Antígona (441BC) de Sófocles, el pueblo se pronuncia a favor de la princesa tebana y en contra del soberano, que ya se vislumbra como tirano. Antígona ha decidido contrariar el edicto de Creonte, su tío, que ha querido continuar la guerra después de la guerra enterrando al amigo y dejando al enemigo desenterrado. Creonte lo hizo para que a la muerte real, que se infligen los ejércitos, la reemplazara la muerte espectacular: civiles obligados a ver cómo un cadáver es devorado. Antígona habla por el otro, por el hermano que se proponía destruir y esclavizar a Tebas, empresas innobles que de ninguna manera ella justifica. Y la ciudad, que iba a ser su víctima, la escucha, como los atenienses escucharon a Esquilo. También lo hizo Eurípides cuando escribió Las mujeres de Troya (415 BC) para presentar, desde el punto de vista del enemigo, una devastadora crítica al proyecto imperialista de Atenas durante la guerra del Peloponeso. La tragedia tiene lugar después de que Atenas demostrara el exceso de su violencia en Melos (como excesiva fue la violencia de los aqueos contra los troyanos), y estando a punto de embarcarse en una desastrosa expedición a Sicilia (como desastroso fue el retorno de los aqueos a su tierra). Las mujeres de Troya, que obtuvo el segundo lugar, no envía un presagio sino un mensaje, la crítica que debe escucharse en las razones del enemigo, sin que por ello se perdonen o se olviden sus crímenes. Otro ejemplo, más cercano, del legado de Esquilo, lo personifica Martin Luther King cuando intervino el 4 de abril de 1967 en la iglesia de Riverside en New York, para hablar por el pueblo de Vietnam y en contra de la política imperialista de los Estados Unidos. Steven James considera las palabras de King, en Riverside, como ejemplares de la oda (canción lírica que tiene como fin el elogio) al enemigo que caracteriza la tradición política de la tragedia, una en la que el poeta sabe reconocer, como lo hiciera Esquilo, que el enemigo tiene razones que deben ser escuchadas y, como lo hiciera Eurípides, que sus razones incluyen una valiosa crítica para la democracia. En el caso de King, una crítica a la equivocada decisión de los Estados Unidos de apoyar la recolonización Francesa de territorios que nunca fueron suyos y no el movimiento revolucionario que buscaba liberarlos.

A pesar de que ambos elevan una oda al enemigo en situaciones de guerra entre ejércitos materialmente asimétricos—como también es asimétrica la guerra que libran los ejércitos en Colombia—existen diferencias irreducibles en las posiciones de King y de Esquilo. King habla cuando la guerra aún no está decidida porque considera que callar ya no esta permitido y le otorga voz al enemigo desde la posición de quien se considera en el mal (el invasor). Esquilo habla cuando la guerra ya ha sido decidida a su favor pero le otorga voz al enemigo desde la posición de quien se considera en el bien (el invadido). Ambas odas al enemigo nada tienen que ver con la reconciliación ni mucho menos con el perdón de los crímenes que ha cometido el otro. No se busca con ellas negar la enemistad que existe entre colonizador y colonizado ni atribuirse el derecho de perdonar lo imperdonable. La guerra colombiana, a diferencia de la guerra entre los Persas y los Griegos o entre los Estados Unidos y Vietnam, no es resultado de un conflicto externo sino interno, lo que hace más difusa la fractura social. Tampoco es un conflicto que culmina con la derrota militar del otro, razón de más para humanizar a quien muy pronto participará en las instituciones políticas. Si comparte con las otras guerras, que también tiene sus raíces en donde tienen las raíces todas las guerras, en la desigualdad, la falta de participación política y el deseo de unos pocos por acumular todo tipo de capitales para concentrarlos en pocas manos. Si en estos momentos se necesita un poeta trágico que escriba una oda para las FARC-EP, no es para perdonar el tercer cilindro-bomba que disparó la guerrilla contra la iglesia de Bellavista en Bojayá, y que asesinó a setenta y nueve colombianos, entre muchos otros crímenes. Esa oda tampoco podrá perdonarle al estado colombiano, no sólo que le permitiera a los 200 hombres de ‘el Alemán’ que fueran a librar la guerra impunemente contra la población civil a lo largo del río Atrato para que se desatara la tragedia en mayo del 2002, sino también que volviera a confirmarle a los afro-descendientes, como no ha dejado de suceder desde la colonia, que éste Estado Constitucional de Derecho tampoco los ampararía en el contrato social que Hobbes definió con la monstruosa metáfora del Leviatán y que Weber consideró, lograría algún día monopolizar una violencia que sólo el sociólogo alemán podría considerar como legítima, tampoco los habitantes de Bellavista que tuvieron que vivir la pesadilla hobbesiana del ‘estado de naturaleza’ cuando las autoridades públicas desconocieron las advertencias del Procurador regional del Chocó, la Defensoría del Pueblo, OACNUDH y las ocho que le enviaron la Diócesis de Quibdó y demás organizaciones no gubernamentales a propósito de la inminente confrontación armada en la zona.

Tampoco podría el escritor de la otra oda que quizás algún día, y ojalá por medios menos violentos, también habrá de escribirse, perdonar el exterminio de la Unión Patriótica, entre otros crímenes. La oda del enemigo no se escribe para perdonar lo imperdonable. El mensaje de Esquilo no pertenece al universo de la ética sino al de la política. Lo que la oda al enemigo busca es facilitar un tránsito. No del desacuerdo en las balas que se tiran unos contra otros en el campo al dudoso acuerdo que firman con tinta en la mesa, como si las diferencias políticas pudieran quedar reconciliadas en un contrato que siempre excluye más de lo que incluye, sino del conflicto armado al desarmado, una metamorfosis en la que el enemigo ya no es la amenaza existencial de lo ‘otro’ contra lo ‘propio’, que debe presuponer como horizonte que todo lo engloba, sino la diferencia irreducible a partir de la cuál puede transformarse lo que siempre ha sido en lo que podría ser, el status quo de la inequidad colombiana en la re-invención del imaginario social en formas más equitativas y participativas. Es en este sentido que cabe entender la inversión que hiciera Michel Foucault de la famosa frase de Clausewitz, según la cual ya no es la guerra la continuación de la política por otros medios sino la política la que continúa la guerra por otros medios. Una política que sin negar el conflicto constitutivo que divide la polis—que nunca es equivalente a la suma de sus partes—sustituye a los fusiles por las palabras para que, convertida en metáfora, la guerra conserve no ya su inevitable desenlace en la muerte sino su antítesis, la afirmación de la vida en la lucha por la igualdad.

Tanto el estado colombiano como la guerrilla han cometido crímenes excesivos, más excesivos cuando los han cometido no contra las fuerzas del otro sino contra las desarmadas fuerzas de aquellos que decían proteger. Pero también fueron excesivos los crímenes que cometieron los persas y no por ello dejaron de escucharlos los atenienses. Decir que las FARC-EP tienen razones que la democracia debe escuchar no significa olvidar que también han protagonizado una violencia excesiva, como excesiva ha sido también la violencia que han sufrido a manos de militares y paramilitares. Tampoco significa justificarla. El tránsito de la guerra a la política no necesita abreviar su historia para que de la guerrilla solo quede su lucha por la igualdad y el campesinado y no su participación en el narcotráfico y el secuestro. La oda se necesita para que se comprenda a la violencia que reproduce la violencia, las condiciones de las que surge y que, con guerrilla o sin ella, aún persiste. Hacerle una oda a las FARC-EP no es olvidar el dolor de quienes han sufrido su violencia, es una oportunidad política para que la democracia confronte sus propios déficits (la desigualdad, la corrupción, la impunidad) y escuche, en palabras de los enemigos, por qué se sigue repitiendo lo que se repitió nuevamente en Ocaña y en Catatumbo y por qué es necesario, como lo supo Esquilo, que las muertes de unos no sean consideradas como más valiosas que las de otros.

Comentarios (25)

  • Margarita

    Margarita

    16 Julio 2013 a las 07:54 |
    Una pregunta: cuando hablan de la violencia de la guerrilla por qué sólo mencionan a las FARC? O acaso el ELN no trafica, no secuestra y no mata? no colaboró con el ejército contra los campesinos que apoyaban a las FARC en Arauca y Cauca? Si van a decirlo todo, diganlo.
  • Margarita

    Margarita

    16 Julio 2013 a las 07:58 |
    Y no se olviden de Machuca donde los elenos masacraron a 80 personas.
    • Mateo

      Mateo

      19 Julio 2013 a las 16:25 |
      ¡¡¡Tienes razón!!!, el ELN generó una horrible masacre en ese lugar. Según la prensa, esa guerrilla condenó al fusilamiento al autor material pero el terrorista escapó para luego ser recibido con los brazos abiertos en las FARC.
      Puedes verlo en este link: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-339132-abatido-autor-material-de-masacre-de-machuca
      • Margarita

        Margarita

        23 Julio 2013 a las 15:01 |
        los autores materiales de Machuca murieron en el mismo incidente. Ese artículo que usted pasa sirve para lo mismo que esta oda mediocre, para culpar a la FARC de todo. Y el ELN qué? y sus secuestros? y sus asesinatos a mansalva de comunistas? o usted Mateo tiene rabo de paja y tambien quiere echar cortinas de humo? o es que la violencia guerrillera son solo unos para que los otros pasen de agache? cuál es su interés de pasar a los otros de agache?
        • Mateo

          Mateo

          30 Julio 2013 a las 03:17 |
          je je... eres chistosa
  • Juan

    Juan

    16 Julio 2013 a las 14:03 |
    Como quien dice, sigamos pensando como griegos y negociemos con las FARC? Si los Griegos lo hacen es porque es bueno y debemos seguir su ejemplo? Nosotros no pensamos por si mismos, entonces eternamente sigamos a los maestros griegos? Seguiremos rindiéndole culto al origen del pensamiento occidental?
  • Miguel Gualdrón

    Miguel Gualdrón

    16 Julio 2013 a las 15:03 |
    Fabián, me gustó mucho su texto. Me quedó rondando la pregunta de quién podría llegar a escribir esa oda, de quién podría considerar a las FARC como enemigo y al mismo tiempo sentarse a escribir sobre ellos en los términos en los que usted lo pide. Siento que su comparación entre Esquilo y King muestra una cierta imposibilidad contemporánea de la existencia de ese autor, al menos en tanto King no habría hablado en esos términos (Vietnam no era su enemigo, como no era el enemigo del "pueblo" estadounidense, sino de ciertas personas en el gobierno). Esquilo, al haber peleado, al haber defendido una cierta forma de ver el mundo contra otra, sí parece más el enemigo que usted busca para escribir esa oda. Pero en nuestro contexto, no siento que esa oda pudiera ser escrita, precisamente porque falta esa voluntad de referirse al otro en los términos que usted describe tan bien. Me suena que aquél que llegara a escribir esa oda no sería un enemigo, un opuesto, porque de serlo (en nuestro contexto) no podría ver las cosas así. Aceptar que el Estado ha cometido también excesos pone al narrador en una posición distinta a la que se está buscando, tal vez externa al conflicto mismo...
  • Augusto Tamayo

    Augusto Tamayo

    17 Julio 2013 a las 08:57 |
    Me parece atrevido y terrorífico insinuar que el accionar delictivo de las FARC es el simple efecto secundario de una "lucha por la igualdad y el campesinado"... ¡Hágame el hijo de puta favor y se lo dice en la cara a las 2 millones de víctimas directas de los crímenes de estas miserables alimañas!.

    Precisamente porque los delitos que hayan sido cometidos por militares deben ser castigados con severidad y sin clemencia en el marco de las leyes, es que jamás se puede poner en el mismo plano a una caterva de hampones con un estamento constitucional para la defensa del orden establecido.

    ¿Qué tal que les diéramos validez y legitimidad a las propuestas de Adolf Hitler sobre desarrollo económico y social, pasándonos por la galleta su política explícita de aniquilación racial? No señor Henao, respete.
    • Miguel Rojas

      Miguel Rojas

      17 Julio 2013 a las 16:03 |
      Apreciado Tamayo: quien debería hacer el "hijueputa favor" es otro: pero en este caso de aprender a leer y de paso a pensar. Si se fija, nunca en el texto se hace una apología del perdón o del olvido de las atrocidades de los guerrilleros. La reflexión apunta a distinguir el escenario ético del de la política en el seno de nuestra coyuntura. Todos los actores del conflicto han cometido atrocidades, incluidos los estamentos constitucionales de defensa del orden: el que sean constitucionales no implica nada, pues en los casos en que cometen crímenes contra la ciudadanía dejan de ser constitucionales. Si el adjetivo constitucional es una coraza para la impunidad de la fuerza pública, todo esto no ayuda nada a la construcción de la paz y la constitucionalidad se reduce a una palabra y no a la labor de defensa de la vida de los ciudadanos. Lo que hay que comprender es que las actuaciones de la fuerza pública, de las guerrillas y los paramilitares responden al propio conflicto. Por ende, no se puede trazar una línea entre "buenos" y "malos". En el fondo todos han sido buenos y malos al mismo tiempo: el Estado ha exterminado fuerzas políticas opositoras y ha cometido miles de ejecuciones extrajudiciales, las guerrillas han secuestrado, los paramilitares han hecho masacres con la fuerza pública. Me pongo del lado de la reflexión del texto en la que se plantea que una muerte no vale más que otra. La causa de las muertes no está únicamente del lado de las guerrillas: plantearlo de ese modo es absolutamente unilateral. La muerte está del lado de la idea de que hay vidas que no merecen ser vividas y eso se remite a los problemas sociales y políticos que ha tenido el país en su historia. Lo que se debe entender es que estar del lado de la paz no es estar a favor de la guerrilla. Pensarlo así es una falacia. La razón es más que simple: si hay paz deja de existir la guerrilla pues los guerrilleros no actuarán por fuera de la ley para conseguir sus objetivos políticos. Lo que hace que exista la guerrilla es el propio conflicto. La finalización de este implica la finalización de la primera. Es elemental.
      • Augusto Tamayo

        Augusto Tamayo

        17 Julio 2013 a las 22:22 |
        Apreciado Rojas: el que debe aprender a leer es usted. Mi crítica es a una frase explicita del autor que dice que las FARC "luchan por la igualdad y el campesinado" cuando son en realidad los victimarios históricos más salvajes en la historia del campo colombiano.

        También considero que debería revisarse los ojos o acudir a un centro para personas con limitaciones de aprendizaje, porque en mi comentario digo claramente que cualquier militar que haya incurrido en delitos debe ser tratado como un criminal y que debe caerle el peso de la ley "con severidad y sin clemencia".

        Colombia no puede dar el mal ejemplo de discutir la ley (ni mucho menos redactarla) con los jabalíes farianos responsables -entre otras joyas- del mayor número de reclutamiento forzado de menores en la historia del hemisferio, ni tampoco con militares (o ciudadano alguno) responsables de crímenes atroces.
  • Margarita

    Margarita

    17 Julio 2013 a las 10:09 |
    Interesante que el artículo de este sr. esta sirviendo para que los fachas lleguen a volcar su inmundicia... oh, si, las farc ahora son como Hitler, qué grosería. El viejo cuento de los dos demonios sirve para que filósofos mediocres den de comer a los fascistas uribistas-santistas histéricos como Juan y como este otro Tamayo. Su artículo es impresentable es una vaina de derecha paternalista que trata de entender por que los pobres a veces actuan como salvajes. Pero su paternalismo sabe por donde se lo puede meter? por donde le quepa, porque el pueblo campesino colombiano al que usted no conoce ni en pintura es un pueblo verraco que seguira en la lucha aunque su fiolosofia paternalista mezcle todo en el mismo saco.

    Y aun no responde. Por qué deja al ELN afuera de esto? Por qué sólo es con las FARC la vaina? Cual es la razón? digalo todo pues, como dicen ustedes que quieren el derecho a decirlo todo.
    • R. CARVALHO

      R. CARVALHO

      24 Julio 2013 a las 04:12 |
      No me propongo responder a nombre del autor, no obstante quiero compartirle mi reflexión a propósito de su pregunta inicial,

      "cuando hablan de la violencia de la guerrilla por qué sólo mencionan a las FARC?"

      Considero que es lo sustancial de dedicar una oda a las FARC, es un intento por descubrir el otro, negado por una emotividad narcotizada por un odio visceral (sin entrar al debate de justificarlo o no).
      hace meses leí en el tiempo un articulo llamado "quien te enseno a odiar a las FARC", http://www.eltiempo.com/blogs/blogota/2012/11/quien-te-enseno-a-odiar-a-las.php con amabilidad el autor llama a la reflexión, a dejar a un lado el odio visceral del mismo modo que el senor Henao lo hace.

      en este articulo usted leerá, y cito textualmente "Lo que resulta significativo es la elección de enemigos que hizo la sociedad colombiana: poca -o casi nula- animadversión para los narcotraficantes (incluso hasta telenovelas se le hacen y mucho me temo que existe ambigüedad en su condena), una ojeriza tibia hacia los paramilitares (que registran hechos tanto o más condenables que los de la violencia guerrillera) y toda la rabia hacia las Farc (otro filón de análisis es porqué el ELN no despierta tanto furor en contra)."

      Este párrafo en aquella ocasión me llamo la atención y creo muy sinceramente que en el fondo, está la respuesta a su pregunta, las FARC, quizás por su numero mayor de hombres en armas, desde una visión meramente guerrerista del conflicto fueron el principal blanco de la propaganda contrainsurgente.

      Por otro lado, algún aalista podría afirmar que la propaganda del régimen exacerba las acciones bélicas que son cometidas contra flancos no civiles y victimiza sus contenedores también armados. Las FARC podría decirse en este sentido, han cometido acciones muy fáciles de distorsionar y magnificar, no pretendo justificar las acciones insurgentes, solo quiero poner de manifiesto que el regimen ha priorizado la satanizacion de las FARC y ha invisibilizado el accionar político y militar del ELN.

      Una ODA a quienes han sido los monstruos de la historia, me parece lógico, y creo que esa es la razo de mantener la dicotomia gobierno - FARC, reafirmand la invisibilizacion a los elenos.

      Ahora bien, el ELN no ha sido inmune a este tipo de propaganda, y quizás la mas significativa de estas distorsiones ha sido la tragedia de Machuca, la cual usted muy elocuentemente cita como una masacre de 80 personas.

      Resulta injusto decir que fue una masacre a lo que en cualquier otra circunstancia podría denominarse como una tragedia no planificada de haber sido cometida por una actor estatal.

      En Machuca, según propias investigaciones del estado, hubo un inusual fenómeno, posterior a la voladura del oleoducto Cusiana-Coveñas, los gases y el crudo al hacer contacto con el río Pocuné produjo un incendio que concumio cerca de 100 casas, mato a 84 personas y 30 mas que quedaron heridas.

      A riesgo de ser condenado por lo que voy a decir, considero que la motivación de los que cometieron esta acción no era infundir el terror con la masacre de mas de 80 seres humanos, como si lo ha sido en otros casos protagonizado por paramilitares y la misma fuerza gubernamental.

      No obstante, si el grupo de guerrilleros no hubiese dinamitado el tramo del oleoducto estas vidas no se hubiesen perdido, la responsabilidad es de este grupo y por ello lo ha reconocido públicamente y ha tomado sus correcciones según sus estatutos internos.

      Quizas los elenos tienen menos rabo de paja, poco se dice de sus relaciones con el narcotráfico pues nunca se les han encontrado relaciones mas allá del gramaje, segun importantes corporaciones de derechos humanos y analistas del conflicto se les imputa con montajes, reivindican sus secuestros como el del senor canadiense que tienen a cambio de unos títulos mineros de las comunidades en el Sur de Bolívar o la del cabo huertas que dijo que lo habían tratado bien, en contraste a las imágenes de los diputados del valle o de Ingrid Betancourt.

      Cuando se trate de narcotrafico el estado corre el riesgo de ser sentado en el banquillo de los acusados, de minas antipersonas, corre el riesgo de hablar de los bombardeos, al hablar de secuestrados teme hablar de prisioneros de guerra.

      Finalmente, no estoy de acuerdo con la visión final del autor para concluir mi sencillo comentario, no creo que la oda la deba dedicar el establecimiento a la insurgencia, es un conflicto mas complejo que de dos bandos armados, en Colombia hay una guerra entre dos visiones de país, dos orillas antagónicas ideológicamente hablando, porque la oda no puede ser dedicada de aparte de sectores populares a los sectores empresariales?

      Creo que no es suficiente con una sola ODA, todos debemos hacer una oda a nuestro contendiente, reconocer el otro como un interlocutor con el cual vivir sin violencia, no es cosa de terminar el conflicto sino transportarlo a un estadio sin armas, que se de paso a la ética y a las de las ideas, por un nuevo país.
  • Andrés Caicedo

    Andrés Caicedo

    17 Julio 2013 a las 16:13 |
    No veo razón para comentarios soeces. Lo que el artículo dice podría sintetizarse en que es necesario escuchar al otro, en este caso a las Farc, como condición para hacer el tránsito de la guerra a la política. ¿Por qué las Farc y no otro grupo? Me parece obvio, es esa organización la que está sentada negociando. Además, el autor repite hasta el cansancio, hasta la redundancia, que intentar reconocer sus razones no significa perdonar ni justificar. Los que critican la columna por esos motivos, deberían aprender a leer y, de paso, dejar tanto prejuicio estúpido. Esos comentarios no hacen sino darle la razón al autor. Ahora bien, a mí me parece que se abusa un poco del concepto de oda. Primero nos dice que la oda la hacen los enemigos, pero luego con los ejemplos que pone (King) da a entender que una oda puede hacerla cualquiera, no necesariamente el enemigo (el gobierno gringo o Vietnam sobre los gringos). Si uno asume este segundo significado, yo creo que odas a las Farc es lo que sobra. Existen incluso libros que narran su supuesta heroica historia. Lo que cabría preguntar es si una oda, de esas o de cualquier tipo, es suficiente para comprender al otro. Transitar de la guerra a la política no sólo requiere reconocer que el otro tiene razones. Es más, es posible que la guerra se produzca justamente porque se reconoce que el otro tiene razones. En el caso de las Farc, por ejemplo, muchas veces en este medio siglo y punta han salido representantes de las élites a exponer por qué no comparten esas razones: para no ir más lejos, por qué no comparten la exigencia de redistribución de la propiedad territorial, entre otras cosas. Transitar de la guerra a la política requiere más bien una cierta comprensión del otro, lo que implica que por lo menos ya no sea necesaria ni deseable su supresión. En ese sentido, me parece que no es sólo un problema hacia las Farc, aunque ciertamente creo que hay problemas para comprenderlas, sino en general de todos los actores de la política e incluso de todos los colombianos y colombianas. ¿Es posible hacer una oda del uribismo, no sólo reconocer sus razones, sino también llegar a comprenderlos -lo que tampoco implica justificar ni nada de eso?
  • Mateo

    Mateo

    19 Julio 2013 a las 16:18 |
    Un artículo malo que genera comentarios malos. Una reflexión basada en lecturas apresuradas con comentarios de lectores apresurados (con la excepción de Gualdrón y Caicedo) es muy entretenido. Gracias.
  • asSies46c6

    asSies46c6

    19 Septiembre 2016 a las 02:20 |
    [url= http://workfromhomemedicaljobs.top/]work from home medical jobs[/url] [url= http://casinocanada.top/]best online slot sites[/url] [url= http://clubcasino.top/]play casino online[/url] [url= http://adultcam.webcam/]nude live show of japanese men and women[/url] [url= http://freelivesexchat.webcam/]free live sex chat[/url]
  • asSi1yioj7

    asSi1yioj7

    17 Diciembre 2016 a las 19:50 |
    [url= http://albuterol-inhaler.trade/]albuterol[/url] [url= http://buy-baclofen.pro/]baclofen[/url] [url= http://vigara.link/]purchase generic viagra[/url] [url= http://triamterene7.top/]triamterene[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    21 Enero 2017 a las 17:16 |
    wh0cd446196 [url= http://lasix-water-pill.trade/]lasix 20[/url] [url= http://bentyl10mg.pro/]bentyl[/url] [url= http://prednisolone-online.party/]prednisolone online[/url] [url= http://lasuna.party/]lasuna[/url] [url= http://fluoxetine-online.bid/]fluoxetine online[/url] [url= http://buycaverta.us/]caverta online[/url] [url= http://amoxicillinonline.link/]amoxicillin 125mg[/url] [url= http://tetracycline-online.gdn/]tetracycline online[/url] [url= http://methotrexatecost.site/]methotrexate[/url]
  • EugeneSlold

    EugeneSlold

    11 Febrero 2017 a las 22:27 |
    wh0cd170608 [url= http://acyclovir365.us.com/]Acyclovir[/url] [url= http://diamox.us.com/]Diamox By Mail[/url] [url= http://atarax.us/]atarax[/url] [url= http://amitriptyline365.us.com/]amitriptyline sale[/url] [url= http://nolvadex.us.com/]buy nolvadex[/url]
  • EugeneSlold

    EugeneSlold

    13 Febrero 2017 a las 14:41 |
    wh0cd170608 [url= http://inderal.us.com/]Inderal With No Prescription[/url] [url= http://toradol365.us.com/]toradol[/url] [url= http://propranolol365.us.com/]propranolol 120 mg[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    25 Febrero 2017 a las 17:14 |
    wh0cd591448 [url= http://citalopram3.us/]buy citalopram[/url] [url= http://lipitor247.us.com/]Lipitor[/url] [url= http://eurax.us.com/]EURAX[/url]
  • AlfredSub

    AlfredSub

    22 Marzo 2017 a las 23:49 |
    wh0cd87707 [url= http://neurontin365.us.com/]NEURONTIN ONLINE[/url] [url= http://nexiumotc.us.com/]nexium[/url] [url= http://bupropion2016.us.com/]bupropion[/url]
  • Charlesred

    Charlesred

    31 Marzo 2017 a las 12:17 |
    wh0cd886858 [url= http://avalide.top/]Avalide Online[/url]
  • Charlesred

    Charlesred

    02 Abril 2017 a las 20:02 |
    wh0cd895933 [url= http://aygestin.top/]Aygestin[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    05 Abril 2017 a las 11:00 |
    wh0cd379770 [url= http://propecianorx.us.com/]web site[/url] [url= http://prozacnorx.us.com/]PROZAC TABLETS[/url]
  • AlfredSub

    AlfredSub

    07 Abril 2017 a las 17:41 |
    wh0cd484761 [url= http://atarax247.us/]atarax[/url] [url= http://clomid0.top/]clomid[/url] [url= http://rimonabant247.top/]buy rimonabant[/url] [url= http://indocin100.top/]indocin[/url]

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones