¿Una política contra el Estado?

on Lunes, 01 Abril 2013. Posted in Artículos, Edición 6, Nacional, Congreso de los pueblos, Movimientos sociales, Proceso de paz, Christian Fajardo

6 ChristianPensar el presente implica más que una reconstrucción de los hechos, requiere un ejercicio en el que podamos poner en relación procesos que se presentan como separados. Implica que concibamos los puntos que se hablan en la Habana como interdependientes y entrecruzados, significa mezclar y encontrar las conexiones entre la distribución de la tierra y lo que implica la participación política en el Estado.
 
Christian Fajardo
Fuente: www.webislam.com
Hace más de siglo y medio Marx y Engels, en La ideología alemana, nos dijeron que la separación entre actividades dignas, como la política, y actividades menos dignas, como el hecho de alimentarse, obedece a una forma alienada de existencia, es decir a una forma no auténtica de caracterizar los asuntos humanos. No hace falta un maestro instructor de las masas para comprender que cuando hacemos una separación tal, relegamos a un conjunto de seres humanos a desempeñar ese tipo de labores como si fueran menos dignas, contrario a las actividades “humanas” que podemos realizar una vez somos libres; es decir, para cualquiera es obvio que separar y clasificar las actividades humanas inevitablemente genera que unos se dediquen a pensar y otros a trabajar o que se dividan los asuntos y formas de actuar humanos hasta tal punto que creemos que la esfera de la necesidad y de la política no tienen relación alguna. ¿No se necesita luego del trabajo de muchos para que unos pocos se dediquen a los asuntos comunes?

Temo que esta separación se pone de manifiesto cuando en la mesa de negociación de paz se dividen los temas de la agenda como asuntos que no tienen que ver el uno con el otro. En los medios de comunicación se hace énfasis en cómo los puntos que se han dialogado en la Habana se van tachando como si fuera una lista de mercado, es decir, se dice por ejemplo que el punto del tema agrario ya está chuleado y ahora le toca el turno a lo que concierne a los asuntos políticos de la participación. En esta visión de una negociación que está previamente construida y que sólo hay que decidir sobre el cómo se ponen en ejecución ciertos acuerdos como asuntos que se presentan como separados, así lo evidencia Humberto de la Calle Lombana cuando plantea como ilusorio que se dé un cese de las hostilidades en el marco de las conversaciones: “Las discusiones están centradas en los temas que están en la agenda. No habrá materias nuevas de conversación. Por ejemplo el tema de la desmilitarización de zonas rurales no forma parte de la mesa de diálogos, por el contrario no se va a desmilitarizar ni un sólo centímetro de la nación”1.

Una cosa no tiene que ver con la otra, es lo que verdaderamente está sosteniendo el líder de la negociación por parte del gobierno colombiano. O podríamos decirlo de otra forma: los asuntos de la participación política donde se repartirán los cargos públicos entre las partes negociantes es sustancialmente distinto del tema de la distribución de las tierras en Colombia. Mientras el primer punto busca sembrar los precedentes para una política concentrada en el Estado, el segundo plantea las condiciones para que ciertos sujetos tengan un espacio en el que puedan sobrevivir para llevar una vida acogedora en sus zonas de reserva campesina y resguardos indígenas. Esto es lo que me temo, que los asuntos de la política y los de la reproducción de medios de vida se vean separados, como si el uno fuera más digno que el otro, como si los futuros ocupantes de las curules que se les entregarán fueran los representantes de aquellos que no pueden actuar políticamente.

En contraste con lo anterior, diremos entonces que la política no se concentra solamente en el Estado, la política transcurre en sus fronteras y en la vida cotidiana de sus supuestos “súbditos”. Ocurre en las actividades que presuntamente son menos dignas, es decir, cuando producimos nuestros medios de vida, cuando le damos solución a nuestra propia vida y para eso necesariamente nos relacionarnos con-los-otros. Hay política en los límites y fuera del Estado cuando decidimos crear estrategias de producción que no resulten opresivas para nadie y veamos nuestra propia vida como una vida no individual sino continuamente expuesta con la de los otros y las otras.

Tal es la experiencia de múltiples procesos al interior de los movimientos sociales como lo pone de manifiesto Andrea Cely en una reciente columna2. La expresión mandato popular o plan de vida, es la puesta en cuestión de las distinciones con las que juega el diálogo en la Habana, es decir es la interrupción de una interlocución entre partes previamente constituidas que deciden sobre los asuntos que les conciernen a todos y a todas. Siguiendo con La ideología alemana, la interrupción de la agenda es cierto manifiesto del movimiento real de seres cualesquiera que actúan de tal forma como si fueran sujetos políticos. Esto es a lo que apunta el Congreso de los Pueblos cuando dice “abramos la mesa”, lo cual quiere decir: dejemos de hacer divisiones que separan a quienes hablan de lo político y los representados sin voz alguna.

No estoy haciendo una apología de una política en contra del Estado, ni de una democracia contra el Estado3, ya que aquellos mandatos se las tendrán que ver, o más bien, tendrán que interpelar una agenta legislativa estatal mezclando un conjunto de actos y formas institucionales en un mismo escenario. Los actos políticos son, así, un conjunto de prácticas que ponen en relación procesos que para las evidencias comunes no tienen nada que ver. Pensar la política entonces significa poner en relación lo que Andrés Parra en un texto reciente4 evidencia: la reforma al fuero militar no es un caso aislado y fortuito en donde el gobierno se contradice a sí mismo, más bien esta reforma nos muestra una concepción de paz apoyada en un fortalecimiento de las fuerzas militares para ensanchar su fuerza, su capacidad de evadir las normas comunes y facilitar sus operaciones armadas. Como nos lo muestra la Silla vacía5 esta reforma nace ante la queja de los militares que al matar a guerrilleros deben “aguantarse” el trámite consecuente de la fiscalía para comprobar que aquel militar mató en defensa propia.

Estas quejas, al igual que el llanto de aquel militar que fue agredido por los indígenas cuando lo obligaron a abandonar el cerro Berlín6, son la expresión de un conjunto de actos que podemos poner en relación con lo que el gobierno piensa de la paz, una paz sin condiciones, una paz en donde se unen perfectamente también la reforma tributaria y la reforma pensional y así mismo la agenda legislativa en materia de educación.

Pensar el presente implica más que una reconstrucción de los hechos, requiere un ejercicio en el que podamos poner en relación procesos que se presentan como separados. Implica que concibamos los puntos que se hablan en la Habana como interdependientes y entrecruzados, significa mezclar y encontrar las conexiones entre la distribución de la tierra y lo que implica la participación política en el Estado, implica que los hechos aislados como la reforma al fuero militar se relaciona con una voluntad de incrementar el poder de las fuerzas armadas y de dejar en impunidad los Crímenes de Estado. La democracia y los actos políticos de los movimientos sociales que se están gestando no son actos en contra del Estado ni pretenden construir una comunidad fuera de las instituciones, pretenden quitarle el monopolio al estado actual de la política, despolitizar al Estado es la destrucción de su fundamento: la alienación radical de nuestro poder individual en una entidad artificial que se vuelve en contra de nosotros y nosotras mismas.

***

1http://www.elespectador.com/noticias/paz/articulo-411699-desmilitarizacion-de-zonas-rurales-no-esta-agenda-de-paz
2http://www.palabrasalmargen.com/index.php/articulos/item/planes-de-vida-mandatos-populares-y-construccion-de-paz
3Lo cual hace referencia al título de un texto de Miguel Abensour.
4http://palabrasalmargen.com/index.php/articulos/item/la-paz-y-el-fuero-militar
5http://www.lasillavacia.com/historia/los-diez-puntos-mas-polemicos-de-la-ley-de-fuero-militar-42490
6http://m.elespectador.com/noticias/nacional/articulo-383976-soldados-expulsados-indigenas-fueron-condecorados

Comentarios (19)

  • Andrés Caicedo Rojas

    Andrés Caicedo Rojas

    09 Abril 2013 a las 14:41 |
    No entiendo por qué se ven desligados la producción y la política. Por ejemplo, frente al asunto de las zonas de reserva, aunque no sabemos qué fue lo que se acordó y qué fué lo que quedó chuleado, es obvio que en esas zonas se concentrarán las "bases" de un futuro proyecto político, con todo y los problemas que eso pueda tener. Por otro lado, no entiendo cómo de la división ideológica de las actividades vitales se infiere que la política es todo, por una parte, y que en consecuencia no se admitir la representación. Como afirmación en relación con el caso concreto de negociaciones me parece aceptable que se amplie el rango de "interlocutores" o negociadores. Pero como postulado general, me parece irrisorio. El mismo Marx pensó la política como un proceso de representación y no hablemos de los marxistas. Además, para que la gente decida y se involucre en el tema de la paz, no se debería suponer que se amplíe la mesa de negociación de La Habana. Más bien lo que hay que hacer es construir un poder popular lo suficientemente fuerte para decidir, independientemente de esos espacios. Finalmente, ¿se trata de una "despolitización del Estado" o de una politización de lo social? Me parece que el Estado no sólo debe concebirse como el aparato institucional. El Estado, como han afirmado las y los feministas, es ante todo una relación social. Por lo tanto, el Estado está inmerso en las relaciones sociales, no es un espacio circunscrito de lo social. Creo que la discusión debería ser más política y menos administración...
  • Christian Fajardo

    Christian Fajardo

    10 Abril 2013 a las 20:27 |
    Yo simplemente manifesté una preocupación a propósito de la separación de los puntos en la agenda que dan a entender los medios de comunicación, y así mismo pretendía distanciarme de posturas que manifiestan que todo lo económico es político y que todo lo político es económico. La política y la distribución de la propiedad son asuntos diferentes pero ciertamente hay ciertos cruces en donde, por ejemplo, la distribución de la propiedad se presenta como condición de posibilidad para la participación política y así mismo, el hecho de que se haya abierto un espacio de interlocución política en la Habana, es la condición de posibilidad para cuestionar la distribución de la propiedad en Colombia.

    Por el otro lado, el concepto que me interesa no es la política entendida en un sentido ideológico, es decir como un mero asunto de representación. Para Marx existe la pretensión de una emancipación humana que reivindica una suerte de democracia real, que se diferencia de la política centrada en el estado y en la representación, aunque ciertamente los asuntos políticos se las tengan que ver con lo institucional

    Y cuando me refiero al estado no lo concibo solamente como un aparato sino también como una forma de ser con los otros, una forma de existencia que la concibo como alienada en tanto la capacidad política que tiene cualquier individuo queda negada por la mediación de una figura jurídica. Despolitizar al estado significa cambiar esa forma de ser con los otros con el fin de que cualesquiera (mejor que la sociedad) se puedan hacer cargo de los asuntos comunes.

    Finalmente creo que dividir la esfera de la administración de la esfera política es algo muy nocivo. Puede que la política tenga una carga más "contingente" y que la administración tenga un sentido mas "necesario", sin embargo actuar políticamente significa ver los cruces que hay entre estas dos esferas. Los asuntos de la emancipación no le conciernen solamente a la política.
    • Andrés Caicedo Rojas

      Andrés Caicedo Rojas

      10 Abril 2013 a las 23:25 |
      Creo que todo eso que mencionas no está claro en el artículo. Pero también veo un problema de fondo: el análisis político lo haces en función de principios. Me explico: todo análisis político o de cualquier índole se basa en algunos principios. Por ejemplo, cuando se habla de democracia, siempre se alude de alguna forma a un deber ser. Pero no necesariamente se pone siempre una norma para comparar lo que está "pasando", sino, por ejemplo, se alude a los entendimientos que los actores tienen del concepto en cuestión, que obviamente nunca serán unívocos, sino diversos o heterogéneos, es decir, aludirán a diversas "normas" o deberes ser. Creo que el artículo cae un poco en ese problema, analizar en función de principios. Eso es complicado porque sesga el análisis, puesto que es muy difícil que una situación histórica concuerde con concepciones normativas de lo que x o y autor opinó que debe ser la política o lo político. Así por ejemplo, resulta que la concepción que manejas de la política y lo político es completamente normativa. Eso recuerda las eternas discusiones que se daban hace décadas entre las distintas variantes de las izquierdas e incluso hoy: debates basados, no en la interpretación de hechos y significados producidos por actores concretos, sino en determinada norma de conducta o de entendimiento propuesta por algún autor, muchas veces basados en deducciones lógicas. Pero además, impide que exista una comunicación fluida con quien se supone es el lector del análisis. Para no ir muy lejos en esto, hay una serie de conceptos y de implícitos en el artículo, comenzando por la política, lo político, el Estado, etc., sólo comprensibles por quienes beban de las fuentes teóricas de las que tu bebes, hay una cierta jerga, no tanto en las palabras, como en los significados que les atribuyes, que hace muy difícil la comprensión. A veces da la impresión de que el fin del artículo es no ser comprendido. Bueno, no sé, tal vez esté equivocado, pero es lo que me suscita la lectura de tu texto y tu comentario.
  • Christian Fajardo

    Christian Fajardo

    11 Abril 2013 a las 15:30 |
    Me resulta un poco desconcertante tu comentario, pues precisamente uno de mis “afanes” es abandonar toda forma normativa de entender la política y la democracia. A lo que me refería es que la democracia y la política no tienen principio alguno. Todo lo contrario es la interrupción de todo principio, todo deber ser implica ya desde el comienzo cierta exclusión. Cuando un movimiento social reivindica cierto derecho no lo hace en términos de ofrecer un fundamento a su práctica, sino más bien pretende interrumpir el orden de lo decible y lo pensable que crea todo principio, que crea toda ordenación de la comunidad o de la sociedad. Y tienes razón, esta concepción sin fundamentos de la política elimina toda forma de que lo normativo coincida con lo histórico ya que lo histórico es el escenario en donde se gesta la misma práctica política.

    Te quiero poner un ejemplo. Este “concepto” de política que me interesa rastrear en diversos autores como Marx, no es el producto de una reflexión filosófica ensimismada sino es el producto de cierta aproximación a la historia de parte del autor mismo. Se trata de poner a hablar a los actores y a las actrices de la política, seres cualesquiera que no tienen ninguna razón de ocuparse de los asuntos comunes y para mí esto rompe con cualquier concepción no solo normativa sino filosófica de la política. De ahí que pueda decir que despolitizar al estado signifique quitarle el fundamento a la política misma, eliminar esos principios que han sido producto de reflexiones y meramente reflexiones sobre la política. Siempre se queda corta la premisa que responde que socializar lo político es la explicación de la despolitización del estado, cuando más bien lo que está en juego es el poder de quienes “no tienen” títulos o fundamentos para gobernar.
  • Andrés Caicedo Rojas

    Andrés Caicedo Rojas

    11 Abril 2013 a las 16:43 |
    Apreciado Christian: creo que definitivamente no tengo los elementos necesarios para debatir contigo, puesto que desconozco por completo el "juego de lenguaje" en el que estás inmerso. Por ejemplo, tú dices: "la democracia y la política no tienen principio alguno. Todo lo contrario es la interrupción de todo principio, todo deber ser implica ya desde el comienzo cierta exclusión. Cuando un movimiento social reivindica cierto derecho no lo hace en términos de ofrecer un fundamento a su práctica, sino más bien pretende interrumpir el orden de lo decible y lo pensable que crea todo principio, que crea toda ordenación de la comunidad o de la sociedad". ¿Acaso no es esta una concepción normativa de la política de los movimientos sociales? Me parece que sí, y sigues analizando en función de principios. Principios no entendidos en el sentido que le asignas, en sentido filosófico como "fundamento", sino más en el sentido de "convicciones". Sin duda, esa convicción de que la política no tiene fundamentos y, por tanto, los movimientos hacen esto o aquello, está sustentada en una lectura teórica de los movimientos (casi diría idealista, pero eso me metería en otra discusió filosófica contigo, para la cual tampoco estaría preparado). Y lo digo porque es totalmente arbitraria, no interroga el "fenómeno" (lo podríamos llamar de otra forma, para no traer a colación otra discusión filosófica) en cuestión: los movimientos sociales, qué piensan ellos de la política, tiene o no principios o fundamentos, etc. Para mí es obvio que muchos movimientos sostienen que la democracia sí tiene un fundamento: el poder del pueblo, la soberanía popular. De todas formas, creo que dejar de lado estas preguntas es hacer un análisis normativo, en función de una definición apriorística de lo que es o no es la política y no del sentido que eso tiene para quienes participan en ella. Es decir, haciendo ese tipo de análisis uno podría decir la política se limita a las elecciones y la administración estatal y punto. Claro, es una aproximación apriorística distinta a la que propones, pero igual de normativa (evidentemente un liberal querría que así fuera la política y en virtud de esa convicción o principio evalúa la historia). Eso me parece, además de problemático en términos del análisis, complicado en términos políticos, pues si esos análisis basados en principios o convicciones no están lo suficientemente abiertos a los demás principios o convicciones que participan en los movimientos sociales, facilmente se puede caer en el dogmatismo: así por ejemplo, todo lo que postule o se dirija a fundamentar otro tipo de política debe ser rechazado. Por eso comparaba ese tipo de análisis con el que antes hacían los izquierdistas: basados en el principio de la revolución, hacían todo tipo de análisis orientado a eso y terminaban algunos por afirmar, por ejemplo, tal lucha, la de las mujeres o la de los indígenas, no es lo principal o nos puede desviar hacia reivindicaciones "tradeunionistas" o gremiales en vez de revolucionarias. Aclaro: no estoy diciendo que tus convicciones sean esas, evidentemente tu concepción de la política y lo político es completamente distinta, pero sí estoy afirmando que el tipo de análisis político que realizas puede fácilmente conducir a eso. Por otra parte, encuentro cierto "vanguardismo" en estas aproximaciones, pues suponen que es posible interpretar fielmente lo que significa la política, aunque "no coincida con lo histórico", pues ¿quién es el llamado a definir lo que es o no es político, fuera de quienes asumen el compromiso de participar en esa pugna por la definición? Además, si esa noción de lo político sin fundamentos no coincide con lo histórico, ¿cuál es su pertinenecia? Yo pensaría que es el establecimiento de una norma, un deber ser de la política que entra en la disputa por la definición, no sé. Finalmente, creo que cuando hoy se lee a Marx, es imposible leerlo como actor histórico concreto. Marx fue un actor histórico concreto en su tiempo, no ahora. Hoy lo que de él tenemos es su elaboración filosófica hasta cierto punto ensimismada porque pertenece a otro tiempo. Por supuesto, expresa tensiones y condiciones propias de su tiempo, pero no la del nuestro. Mi intención es pensar el nuestro. Ahora bien, considero que de todas maneras esas elaboraciones nos pueden inspirar, mi punto de vista no es contra la teoría o la filosofía, sino sobre las implicaciones que tienen ciertas formas de filosofar y teorizar sobre el análisis y la praxis política
    • Christian Fajardo

      Christian Fajardo

      11 Abril 2013 a las 21:06 |
      Probablemente estoy inmerso en un juego de lenguaje, pero tú también estás inmerso en uno. No creo que estemos en condiciones de concebir que hay una aproximación que tiene un acceso a la realidad de una forma neutral. Crees que dar un sentido a lo político equivale a una concepción normativa de la política. Lo único que digo es que es posible hacer de la política un acto que no tiene un recetario y mucho menos en que la política sea un asunto de académicos que dicen qué es y qué no es lo político. Si algo nos ha enseñado las luchas de múltiples actores políticos es que los fundamentos como el “poder del pueblo” o la “soberanía popular” rompen con el uso común que le damos a esas palabras. Yo no digo que un acto político deba tener ciertos requisitos, lo que digo es más bien que la historia nos enseña que la emancipación ha interrumpido cierto estado de cosas, cierto orden de sentido que parece natural. Hay entonces un desacuerdo entre nosotros dos. Para mí lo normativo no es equivalente a darle un sentido a lo que nos muestra la historia de las luchas emancipadoras. No estoy diciendo que la política provenga de lo que yo quiera que sea, antes me esfuerzo por presentarla tal cual como ha sido y claro está es una perspectiva más. Como lo ponen de manifiesto tus argumentos no hay un final de la discusión que armonicen todos los puntos de vista.

      Ahora bien, lo que digo lo expreso teniendo en cuenta que también he puesto mis esperanzas en que si existe un sentido de lo político consiste en reinventar el mundo común, en experimentar y poner en práctica formas de ser que no son usuales. Las revoluciones dejan de serlo cuando implementan y fuerzan la realidad para acomodarse a un conjunto de categorías. Decir que la política es la ruptura con todo principio no significa sujetar la práctica de los actores políticos a convenciones, todo lo contrario significa abrir el espacio para que cualesquiera pongan en marcha formas “no opresivas” de existencia. El único imperativo que terminaría sugiriendo para la política, y en eso admitiría tu crítica, es que debe reinventar formas de existencia no opresivas.
  • Andrés Caicedo Rojas

    Andrés Caicedo Rojas

    12 Abril 2013 a las 04:19 |
    Creo que sigues dandole vueltas a lo mismo. ¿Cuáles son las implicaciones de esa forma de analizar para el conocimiento de la política y la práxis política? Es en este punto donde se sitúan mis desacuerdos, no en que seas más o menos libertario. Sigo en desacuerdo con aquello de que "Decir que la política es la ruptura con todo principio no significa sujetar la práctica de los actores políticos a convenciones, todo lo contrario significa abrir el espacio para que cualesquiera pongan en marcha formas “no opresivas” de existencia". Afirmar eso es afirmar un deber ser de la política o bien asumir que tu punto de vista es capaz de definir qué es la política sin tomarse el trabajo de preguntar a quienes pugnan por definirla. Pero además, no es cierto que "abra el espacio". Como decías, todo deber ser implica excluir y en ese sentido, estás excluyendo a aquellos que suponen que la política está sujeta a principios o fundamentos, sean de la orientación que sean. Pero también estás excluyendo todo proyecto o práctica política que suponga alguna forma que tú puedas entender como "si opresiva" de existencia. Si eso no es un deber ser y no es normativo, entonces perdí mi plata estudiando filosofía. Lo grave, en términos políticos, es que claramente existen apuestas por formas "no opresivas" de existencia, que suponen que la política sí tiene fundamentos o principios, empezando por el mismo marxismo.
  • TracyErave

    TracyErave

    05 Enero 2017 a las 11:23 |
    [url= http://celebrex.us.com/]celebrex[/url] [url= http://buyamoxicillin.us.com/]buy amoxicillin[/url] [url= http://buybenicar.us.com/]buy benicar[/url] [url= http://buyelocon.us.com/]cheap elocon[/url] [url= http://buyarimidex.us.com/]buy arimidex[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    18 Enero 2017 a las 01:08 |
    wh0cd529674 [url= http://sildalis.lol/]sildalis without prescription[/url] [url= http://amitriptyline-hydrochloride.trade/]purchase of amitriptyline[/url] [url= http://triamterene-hydrochlorothiazide.science/]hydrochlorothiazide[/url] [url= http://buylevaquin.us.com/]buy levaquin[/url]
  • EugeneSlold

    EugeneSlold

    11 Febrero 2017 a las 06:21 |
    wh0cd587968 [url= http://buyrevia.us.com/]revia over the counter[/url] [url= http://bupropion2016.us.com/]bupropion[/url] [url= http://singulair.us.com/]Cheap Singulair[/url] [url= http://furosemide2016.us.com/]Purchase Furosemide[/url] [url= http://baclofen2016.us/]info[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    23 Febrero 2017 a las 00:22 |
    wh0cd83992 [url= http://caverta.party/]caverta prices[/url] [url= http://avalide.top/]recommended site[/url] [url= http://retina365.us.com/]retin-a[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    23 Febrero 2017 a las 06:28 |
    wh0cd83992 [url= http://tadalafil.us.com/]TADALAFIL[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    23 Febrero 2017 a las 09:33 |
    wh0cd83992 [url= http://viagrabuy.us.com/]viagra 25mg[/url] [url= http://cephalexin.us.com/]cephalexin[/url] [url= http://wherecanibuyviagra.us.com/]Viagra Over The Counter[/url] [url= http://diamox.us.com/]acetazolamide er 500 mg[/url] [url= http://kamagraonline.us.com/]kamagra[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    23 Febrero 2017 a las 18:29 |
    wh0cd83992 [url= http://cipro.us.com/]cipro[/url] [url= http://levitrainfo.se/jamforelse.html]levitra vs viagra[/url] [url= http://hydrochlorothiazide365.us.com/]hydrochlorothiazide[/url] [url= http://neurontin2016.us.com/]neurontin[/url] [url= http://buy-indocin.com/]found it for you[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    23 Febrero 2017 a las 21:40 |
    wh0cd83992 [url= http://buylevitra.us.com/]buy levitra[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    24 Febrero 2017 a las 06:23 |
    wh0cd83992 [url= http://sexkuren.com/viagra-kvinnor.html]viagra kvinnor[/url] [url= http://deltasone247.us.com/]Deltasone Pills[/url] [url= http://celebrex2016.us/]Buy Celebrex[/url] [url= http://glucotrol.us.com/]glucotrol[/url] [url= http://biaxin247.club/]click here[/url]
  • TracyErave

    TracyErave

    24 Febrero 2017 a las 15:27 |
    wh0cd83992 [url= http://prednisolone.us.com/]prednisolone with no rx[/url]
  • AlfredSub

    AlfredSub

    30 Abril 2017 a las 00:30 |
    wh0cd528743 [url= http://kamagra3.us/]kamagra[/url] [url= http://benicar2010.top/]benicar[/url] [url= http://buymedrol2011.top/]medrol pak 4mg[/url] [url= http://buyproscar9.top/]proscar[/url] [url= http://tenormin50.gdn/]tenormin for anxiety[/url] [url= http://levitra2010.top/]levitra[/url]
  • RoberZelo

    RoberZelo

    21 Mayo 2017 a las 12:13 |
    Priligy 30 Mg Ohne Rezept [url= http://kama1.xyz/cheap-kamagra-no-rx.php]Cheap Kamagra No Rx[/url] Ordina Kamagra A Buon Mercato Viagra Di Traverso [url= http://kama1.xyz/where-to-order-kamagra.php]Where To Order Kamagra[/url] Viagra Preise In Deutschland Cialis Generika Potenzmittel [url= http://viag1.xyz/viagra-online-cheap.php]Viagra Online Cheap[/url] Keflex For Staff Infection Non Prescription Zithromax [url= http://kama1.xyz/purchase-cheap-kamagra.php]Purchase Cheap Kamagra[/url] Where To Order Clobetasol Buy The Blue Pill Canada [url= http://zol1.xyz/sertraline-no-prescription.php]Sertraline No Prescription[/url] Cocaine Drug Screen Amoxicillin Cytotec Contre Indications [url= http://kama1.xyz/kamagra-sildenafil.php]Kamagra Sildenafil[/url] Cialis 20mg Lilly Deutschland

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Ediciones anteriores

Ver más ediciones